Des­pués de una ope­ra­ción de her­nia in­gui­nal, ¿có­mo vol­ver a en­tre­nar?

Runner's World (Spain) - - Marca Personal -

Des­de lue­go, si al­go se des­acon­se­ja aho­ra es tra­ba­jar con pe­sas. Cuan­do rue­des no de­be­rás te­ner do­lor, aun­que sí ti­ran­tez. Es nor­mal. Mi con­se­jo: pál­pa­te la zo­na de la ci­ca­triz, pa­ra ata­jar cual­quier fi­bro­sis o du­re­za. Los ejer­ci­cios ini­cia­les de­ben ca­re­cer de re­bo­tes, sal­tos y ca­rre­ra pe­des­tre, pues co­mo bien sa­bes, es un ejer­ci­cio de im­pac­to me­dio-al­to. No tra­ba­jes de in­me­dia­to los ab­do­mi­na­les clá­si­cos. Es un buen mo­men­to pa­ra des­cu­brir la bon­dad de los ejer­ci­cios ab­do­mi­na­les iso­mé­tri­cos de obli­cuos y trans­ver­so ab­do­mi­nal. Se ha­cen con ape­nas con­trac­ción, man­te­nien­do la pre­sión de tres a seis se­gun­dos sin mo­vi­mien­to al­guno. Son los cé­le­bres iso­mé­tri­cos y plan­chas. El pe­da­leo tum­ba­do, con pier­nas fle­xio­na­das a no­ven­ta gra­dos, es un buen ejer­ci­cio. Re­cuer­da que cual­quier mo­les­tia en el ab­do­men o la in­gle de­be guiar­te pa­ra aban­do­nar di­chos ejer­ci­cios. Ayu­da mu­cho rea­li­zar es­te sua­ve for­ta­le­ci­mien­to ayu­dán­do­te de la res­pi­ra­ción. El ti­po de ca­rre­ra a pie con la que em­pe­zar se­rá muy sua­ve, de po­co tiem­po (em­pie­za por diez mi­nu­tos, no más) y en te­rreno fá­cil. La mí­ni­ma mo­les­tia du­ran­te o des­pués de­be guiar­te. Vas a es­tar de cua­tro a seis se­ma­nas tan­teán­do­te. Otros co­rre­do­res que han pa­sa­do por lo mis­mo que tú me han in­for­ma­do de la bon­dad de al­ter­nar la mar­cha me­dia o rá­pi­da con li­ge­ros tro­tes al co­mien­zo de es­ta re­cu­pe­ra­ción. Buen ca­len­ta­mien­to y “co­rrer con ca­be­za” son mis úl­ti­mas re­co­men­da­cio­nes.

Tra­tán­do­se de una zo­na con al­go más de una trein­te­na de múscu­los, a ve­ces es di­fí­cil lo­ca­li­zar el ori­gen del do­lor pél­vi­co que nos na­rras. Cuan­do el po­ten­te glú­teo ma­yor ex­pe­ri­men­ta un fuer­te es­pas­mo por so­bre-es­ti­ra­mien­to o fa­ti­ga, sue­le dar sín­to­mas no só­lo lo­ca­les. El do­lor se ex­tien­de a la zo­na al­ta del mus­lo pos­te­rior y si­mu­la un pro­ble­ma de is­quio­ti­bia­les. Cuan­do otros ro­ta­do­res ex­ter­nos de ca­de­ra co­mo el piramidal son los res­pon­sa­bles, pue­des lle­gar a sen­tir una irra­dia­ción mus­lo aba­jo, re­cor­dan­do al pin­za­mien­to ciá­ti­co (por es­ta ra­zón lo lla­ma­mos pseu­do­ciá­ti­ca o ciá­ti­ca fal­sa, al no re­co­rrer to­da la pier­na aba­jo, has­ta el pie). Si las mo­les­tias se di­ri­gen a la par­te la­te­ral, aun­que par­tie­ran des­de el cen­tro del glú­teo, nos in­di­ca una afec­ta­ción del glú­teo me­diano o del ten­sor de la fas­cia la­ta. Es mu­cho tiem­po pa­ra que el múscu­lo no se ha­ya de­fa­ti­ga­do. El he­cho de no re­cu­per­se es­pon­tá­nea­men­te, con el des­can­so, in­di­ca que ha­brá al­gún fac­tor que agra­va o sos­tie­ne el cua­dro. Tam­bién es nor­mal que en bi­ci o na­dan­do no te mo­les­te, pues son ejer­ci­cios sin im­pac­to al sue­lo, un fac­tor que re­per­cu­te mu­cho en la zo­na glú­tea. Has­ta no te­ner un diag­nós­ti­co fir­me no pue­do acon­se­jar­te tal o cual ejer­ci­cio (sal­vo es­ti­ra­mien­tos es­pe­cí­fi­cos siem­pre que sean in­do­lo­ros, pues en es­ta zo­na ayu­dan mu­cho a ace­le­rar la re­cu­pe­ra­ción) o la elec­tro­es­ti­mu­la­ción, ya que no sa­be­mos si lo que tú ne­ce­si­tas es for­ta­le­cer o cal­mar la zo­na. Es­ta do­len­cia sue­le reac­cio­nar bien al ca­lor, en to­das sus for­mas: cre­ma de ca­len­ta­mien­to, ca­lor se­co con bol­sa de agua, o al­moha­di­lla eléc­tri­ca y par­ches tér­mi­cos (aho­ra vuel­ven a es­tar en bo­ga) pa­ra co­lo­car por en­ci­ma de la ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.