SEIS RE­GLAS DE ORO A SE­GUIR DES­PUÉS DE NA­VI­DAD

SINTIÉNDOLO MU­CHO, NO VOY A HA­BLAR NI DE DIE­TAS DETOX, NI DE ALI­MEN­TOS MILAGROSOS, NI DE NA­DA QUE SE LE ASEMEJE. EN MU­CHOS ME­DIOS TE VENDERÁN LA MO­TO. NO SE­RÁ MI CA­SO EN RUNNER’S WORLD.

Runner's World (Spain) - - Marca Personal - POR ALEX PÉ­REZ

¿QUÉ CON­SE­JOS TE PUE­DO dar pa­ra reha­cer­te de los ex­ce­sos na­vi­de­ños? Cuan­do des­de la re­dac­ción de Runner’s World me hi­cie­ron el en­car­go de es­cri­bir so­bre qué ha­cer con nues­tra die­ta en la post Na­vi­dad, em­pe­cé a pen­sar so­bre el te­ma, a leer ar­tícu­los, a pre­gun­tar a gen­te, a mi­rar li­bros… Creo que ya es­tá to­do di­cho. So­le­mos caer en las mis­mas tram­pas año tras año, re­pe­ti­mos y vol­ve­mos a co­me­ter los mis­mos erro­res. Ani­mal de cos­tum­bres, bue­nas o ma­las: ese es el ser hu­mano.

Pri­me­ro

Hay que te­ner cla­ro que cuan­to más nos pa­se­mos, más nos cos­ta­rá lle­gar al pun­to de par­ti­da. Por lo tan­to es me­jor que, si hay ex­ce­sos, sean los jus­tos, en can­ti­dad y en ca­li­dad. Des­pués de Na­vi­dad no se aca­ba el mun­do; al con­tra­rio, em­pie­za un nue­vo año, de con­ti­nua­ción o de cam­bio, se­gún de­ci­da- mos qué ha­cer con nues­tras vi­das (si nos de­jan). No hay que va­ciar el su­per­mer­ca­do ni co­mer co­mo ham­brien­tos de­pre­da­do­res del Se­ren­ge­ti. Si en las na­vi­da­des te pa­sas de fre­na­da, te acon­se­jo que te plan­tees apli­car los pre­cep­tos del se­gun­do al sex­to pun­to.

Se­gun­do

Tras los ex­ce­sos, nues­tro apa­ra­to di­ges­ti­vo ne­ce­si­ta un pe­rio­do de re­lax pa­ra reha­cer­se de tan­to es­trés. El es­tó­ma­go y sus áci­dos, el hí­ga­do y sus sa­les bi­lia­res, el pán­creas y el in­tes­tino con sus en­zi­mas… ¡han te­ni­do tan­to tra­ba­jo! Pue­de ir fe­no­me­nal plan­tear unos días de ba­ja ac­ti­vi­dad di­ges­ti­va. Tam­bién una die­ta de fá­cil di­ges­tión, con abun­dan­cia de fru­tas y ver­du­ra, po­ca gra­sa, al­gún lác­teo des­na­ta­do y un po­qui­to de pro­teí­na. Y de abun­dan­cia en lí­qui­dos, sua­ves y li­ge­ros, so­bre to­do agua, mu­cha agua. Lí­qui­dos que ayu­den a los ri­ño­nes a fil­trar y eli­mi­nar al­gu­nas de esas sus­tan­cias que cir­cu­lan por la san­gre y que nues­tro or­ga­nis­mo, ob­se­sio­na­do con la lim­pie­za y el or­den, eli­mi­na­rá sin tre­gua.

Ter­ce­ro

Nues­tro metabolismo, an­te la ava­lan­cha de azú­ca­res, gra­sas y pro­teí­na que ha te­ni­do que ges­tio­nar du­ran­te la Na­vi­dad, y al ha­ber des­cen­di­do el rit­mo de en­tre­na­mien­to (y de gas­to ca­ló­ri­co, ob­via­men­te), ha­brá de­ci­di­do ac­ti­var los di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos que nos lle­van a acu­mu­lar reservas ener­gé­ti­cas, so­bre to­do en for­ma de gra­sa cor­po­ral. Pien­sa en que han si­do cen­te­na­res de mi­les de años vi­vien­do en un en­torno ali­men­ta­ria­men­te hos­til y po­bre, y en po­cas dé­ca­das, nos ve­mos so­me­ti­dos a una abru­ma­do­ra ofer­ta de sa­bro­sa co­mi­da (no siem­pre sa­lu­da­ble) a la que nos cues­ta bas­tan­te de­cir que no. He­mos desa­rro­lla­do me­ca­nis­mos pa­ra apro­ve­char mu­cho la co­mi­da, y aho­ra la te­ne­mos dis­po­ni­ble a to­das ho­ras y to­dos los días. A eso se le lla­ma ofer­ta 24/7, 24 ho­ras al día, 7 días a la se­ma­na. Y en Na­vi­dad, más. Pues ha­ga­mos du­ran­te unos días una die­ta más jus­ta de ca­lo­rías de lo que ha­ría­mos en con­di­cio­nes nor­ma­les, y sin ape­nas azú­ca­res, no sea que nos aca­be de vol­ver lo­co a nues­tro su­fri­do pán­creas se­gre­gan­do in­su­li­na. Y ba­ji­ta en gra­sa, pa­ra que nues­tro hí­ga­do no de­ba se­guir pro­du­cien­do sa­les bi­lia­res a to­ne­la­das. Re­lax.

Cuar­to

Apar­te de co­mer, so­le­mos be­ber más de lo ha­bi­tual. Vino, cer­ve­za, ca­va, li­co­res… no son pro­duc­tos ino­cuos. To­das es­tas be­bi­das, fer­men­ta­das o des­ti­la­das, con­tie­nen al­cohol. Y ese al­cohol (eta­nol) es una sus­tan­cia tó­xi­ca que nues­tro or­ga­nis­mo de­be eli­mi­nar. El hí­ga­do es el res­pon­sa­ble de ac­ti­var los me­ca­nis­mos de de­to­xi­fi­ca­ción. A par­te de ocu­par­se de otros me­nes­te­res me­ta­bó­li­cos, aho­ra tie­ne la en­co­mia­ble tarea de eli­mi­nar el eta­nol, an­tes de que nos da­ñe nues­tros pre­cio­sos te­ji­dos ner­vio­sos u otras ma­ra­vi­llo­sas par­tes de nues­tro or­ga­nis­mo. Dé­mos­le un res­pi­ro y tiem­po su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar­se del es­trés al­cohó­li­co. Si con­su­mes al­cohol con fre­cuen­cia, de­ja unos días de ha­cer­lo y ve­rás que bue­nas sen­sa­cio­nes te ge­ne­ra es­to. Qui­zás es un buen mo­men­to pa­ra plan­tear­te re­du­cir o eli­mi­nar del to­do su con­su­mo. Y por cier­to, por mu­cho que te di­gan que un chu­pi­to de whisky o una co­pa de vino son bue­nos pa­ra la sa­lud, no te creas na­da de na­da. La cien­cia ha de­mos­tra­do so­bra­da­men­te que el al­cohol no be­ne­fi­cia en na­da a la sa­lud y que no exis­te un con­su­mo mí­ni­mo que sea se­gu­ro. Aun­que tú no no­tes na­da, tu cuer­po sí. Si be­bes, que sea por otros mo­ti­vos, pe­ro nun­ca por me­jo­rar la sa­lud.

Quin­to

En el ca­so de que ha­yas sus­pen­di­do tu ru­ti­na de en­tre­na­mien­tos por las vacaciones navideñas, vuel­ve a ella a la voz de ¡ya! Si has he­cho ex­ce­sos, acuér­da­te de que tu apa­ra­to di­ges­ti­vo y tu metabolismo de­ben re­cu­pe­rar­se y que ne­ce­si­tan su tiem­po, lo mis­mo que tus múscu­los por la fal­ta de en­treno. Em­pie­za a ro­dar sua­ve­men­te, sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa. En po­cos días re­cu­pe­ra­rás el tono.

Sex­to

Hay per­so­nas que fun­cio­nan por ob­je­ti­vos. Y otras que son muy sim­bó­li­cas. El cam­bio de año es un mo­men­to fe­no­me­nal pa­ra plan­tear­se cam­bios. Pe­ro sea­mos rea­lis­tas, por fa­vor. No hay na­da más frus­tran­te e in­cons­cien­te (con los con­si­guien­tes pe­li­gros) que que­rer es­ca­lar una mon­ta­ña sin el ma­te­rial ade­cua­do ni la pre­pa­ra­ción fí­si­ca y téc­ni­ca ne­ce­sa­rias. Apar­te, nos po­de­mos pe­gar una “le­che” mo­rro­co­tu­da. Los ob­je­ti­vos de­ben es­tar bien de­fi­ni­dos y ser fac­ti­bles. Qui­zás sea el mo­men­to de cam­biar de há­bi­tos de vi­da (en ge­ne­ral) o de plan­tear­nos co­rrer aque­lla ca­rre­ra que tan­ta ilu­sión nos ha­ce. Un ob­je­ti­vo de­por­ti­vo, plan­tea­do en se­rio, te obli­ga a la dis­ci­pli­na y al au­to­cui­da­do. ¡Ven­ga, tú pue­des! Y si ne­ce­si­tas ayu­da en lo die­té­ti­co, ya sa­bes dón­de en­con­trar­me.

¡Buen año 2019, com­pa­ñe­ro runner!

“Por mu­cho que te di­gan que un chu­pi­to de whisky o una co­pa de vino son bue­nos pa­ra la sa­lud, no te creas na­da de na­da”

NUTRICIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.