Una Aus­tra­lia vi­vi­da, re­ple­ta de con­tra­dic­cio­nes

Rutas del Mundo - - GUÍA PRÁCTICA DE COGNAC -

Gabi Martínez no es un via­je­ro que es­cri­be, sino un es­cri­tor que via­ja. Y con ca­da nue­vo li­bro da un pa­so más allá. Sus li­bros no son guías de via­je sino pun­tos de vis­ta: hay un re­la­to, pe­ro so­bre to­do hay una mi­ra­da pro­pia de las co­sas. Hay en to­dos la mis­ma vo­lun­tad de desafío, de lle­gar has­ta los lí­mi­tes de los gé­ne­ros y de los lu­ga­res y dar un em­pu­jon­ci­to a ver qué su­ce­de, con los ries­gos que eso con­lle­va. En su an­te­rior li­bro, Sólo pa­ra gi­gan­tes, nos lle­vó a las zo­nas más es­car­pa­das de Pa­kis­tán tras los pa­sos del ye­ti y del sin­gu­lar na­tu­ra­lis­ta Jor­di Ma­gra­ner, en un li­bro don­de pa­sa­ba de la cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca a la no­ve­la con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con la que un se­ñor de Cá­ce­res pa­sa la fron­te­ra de Por­tu­gal. En es­ta oca­sión via­ja has­ta Aus­tra­lia pa­ra ver qué su­ce­de con la gran ba­rre­ra de co­ral, que no so­lo es un eco­sis­te­ma ex­tra­or­di­na­rio sino uno de los más sen­si­bles de­tec­to­res del es­ta­do de sa­lud del pla­ne­ta. Las vo­ces que están de­nun­cian­do su ve­loz de­te­rio­ro va­ti­ci­nan que pa­ra 2050 el es­ta­lli­do de po­li­cro­mía y vi­da de la ba­rre­ra de arre­ci­fes ha­brá mu­ta­do al blan­co mor­tuo­rio. Gabi nos me­te en su mo­chi­la en Queens­land pa­ra ini­ciar la ru­ta cos­te­ra que se aso­ma a la gran ba­rre­ra, arran­can­do en Bris­ba­ne y fi­na­li­zan­do en el Ca­bo York. Pe­ro, nue­va­men­te, es­te li­bro da un pa­so más y com­po­ne un re­la­to que des­bor­da (in­clu­so di­na­mi­ta) los pa­rá­me­tros ha­bi­tua­les del li­bro de via­jes. En el arran­que nos ofre­ce una ba­te­ría de ci­tas y frag­men­tos bre­ves de opi­nio­nes que nos po­nen en si­tua­ción y nos ofre­cen mi­ra­das com­ple­men­ta­rias, a ve­ces con­tra­pues­tas, des­de cam­pos dis­tin­tos: Char­les Dar­win ( bió­lo­go), Bill Bry­son (es­cri­tor), An­na Bal­de­llou (sub­ma­ri­nis­ta), Paul Mars­hall (Aus­tra­lian Co­ral Reef So­ciety)… To­do el li­bro va a ser un mo­sai­co de frag­men­tos: las pro­pias ob­ser­va­cio­nes de Gabi Martínez, las vi­ven­cias de gen­te co­mo el pes­ca­dor de co­ral Paul Caz­zot­ti y su es­po­sa Iva­na con­ver­ti­dos en per­so­na­jes na­rra­ti­vos, los da­tos téc­ni­cos so­bre geo­gra­fía y eco­lo­gía, los pe­que­ños re­la­tos de la gen­te que se va cru­zan­do for­man una ma­lla de ca­pí­tu­los muy cor­tos que ter­mi­nan crean­do los tra­zos de su pro­pia can­ción. Al prin­ci­pio, es­ta frag­men­ta­rie­dad pue­de echar pa­ra atrás a al­guien que bus­que un re­la­to más uni­for­me o más en­si­mis­ma­do, pe­ro al fi­nal lo­gra que las vo­ces se su­per­pon­gan y va­yan en­ca­jan­do has­ta ha­cer emer­ger una vi­sión de Aus­tra­lia ví­vi­da y re­ple­ta de con­tra­dic­cio­nes (son los más eco­lo­gis­tas del pla­ne­ta, pe­ro a la vez son los que con más ahín­co tra­tan de ma­tar ani­ma­les co­mo el conejo o los sa­pos, con­ver­ti­dos en pla­gas). Las in­mer­sio­nes son en los ga­ri­tos de Tonws­vi­lle, Cairns o Cook Town con una cer­ve­za en la mano, en lu­gar de ha­cer­las en el arre­ci­fe con bo­te­llas de oxí­geno. Por­que los fon­dos que bus­ca ras­trear son otros. La tem­pe­ra­tu­ra que quie­re me­dir no es la del mar, que ya ha­cen los ocea­nó­gra­fos que ci­ta en el li­bro, sino la tem­pe­ra­tu­ra aními­ca de los aus­tra­lia­nos que vi­ven frente a la gran ba­rre­ra. Tra­ta de ver el mun­do a tra­vés de sus ojos, por­que en sus ma­nos va a es­tar la su­per­vi­ven­cia o de­te­rio­ro del en­te ani­mal más gran­de del pla­ne­ta. Tam­bién ve­re­mos a Gabi Martínez aden­trar­se en la na­tu­ra­le­za más vir­gen, co­mo la de la is­la de Hinchinbro­ok y que­dar­se so­lo. Y re­cu­rrir a es­cri­to­res, geó­gra­fos, ca­ma­re­ros y na­tu­ra­lis­tas pa­ra co­ser su ta­piz he­cho de múl­ti­ples ma­te­ria­les, so­lo apa­ren­te­men­te he­te­ro­gé­neos, pe­ro que no lo son tan­to.

Gabi Martínez bus­ca me­dir la tem­pe­ra­tu­ra aními­ca de los aus­tra­lia­nos que vi­ven frente a la gran ba­rre­ra de co­ral.

Al fi­na­li­zar su via­je en el ex­tre­mo del Ca­bo York con­clu­ye: “los co­ra­les tien­den a di­se­ñar una for­ma­ción ca­si con­ti­nua, co­mo si al­gu­na vez hu­bie­ran in­te­gra­do un so­lo cuer­po, co­mo si in­si­nua­ran que to­do for­ma par­te, más o me­nos, de lo mis­mo.” La ba­rre­ra de co­ral tam­bién son los gran­je­ros, los que ex­ter­mi­nan co­ne­jos con di­na­mi­ta, los in­mi­gran­tes asiá­ti­cos, los pes­ca­do­res de co­ral, los uri­na­rios del Night Mar­ket Orien­tal de Cairns o los ac­ti­vis­tas con­ser­va­cio­nis­tas. La po­ro­si­dad na­rra­ti­va que prac­ti­ca Gabi Martínez nos per­mi­te, una vez más, sal­tar la ba­rre­ra del via­je con­ven­cio­nal.

An­to­nio G. Itur­be. Periodista, es­cri­tor y di­rec­tor de la re­vis­ta

Es au­tor de di­ver­sas no­ve­las y li­bros in­fan­ti­les. Su úl­ti­mo li­bro es La bi­blio­te­ca­ria de Ausch­witz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.