A 400 me­tros so­bre el Mar Muer­to se al­za Ma­sa­da, cen­tro de una re­be­lión ju­día con­tra Roma.

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR -

la pun­ta sur, en Ei­lat. La ca­rre­te­ra es bue­na y no ofre­ce más in­con­ve­nien­tes que al­gu­nos pues­tos de con­trol del Ejér­ci­to y las em­pi­na­das cues­tas que po­nen a prue­ba el mo­tor del co­che.

En cuan­to a lo pri­me­ro, lo me­jor es lle­var siem­pre la do­cu­men­ta­ción a mano, una son­ri­sa y un bue­nos días; pa­ra lo de­más, pa­cien­cia, al­gu­nos co­ches de al­qui­ler son au­to­má­ti­cos y el mo­tor se re­sien­te cuan­do el ai­re acon­di­cio­na­do va a to­pe. La ru­ta pa­sa muy cer­ca de pue­blos pa­les­ti­nos, y el se­gu­ro del co­che no cu­bre es­tas zo­nas, de mo­do que me­jor no ten­tar al des­tino.

Una bue­na op­ción es lle­gar­se has­ta Ma­sa­da, a unos cien ki­ló­me­tros de Je­ru­sa­lén, vi­si­tar la for­ta­le­za y tras una bue­na sies­ta acer­car­se has­ta el Mar Muer­to a to­mar­se un ba­ño. Ma­sa­da fue obra de He­ro­des , que la cons­tru­yó en una me­se­ta del de­sier­to de Ju­dea, a 400 me­tros so­bre el ni­vel del Mar Muer­to. Al con­jun­to se ac­ce­de en te­le­fé­ri­co (al­go caro) o a pie. Si se apues­ta por las pier­nas, lo me­jor es lle­gar de ma­dru­ga­da pa­ra es­tar en la cum­bre a la sa­li­da del sol. En la ci­ma hay fuen­tes de agua po­ta­ble pe­ro ca­si siem­pre están ca­lien­tes. Go­rro, pa­ñue­lo, ga­fas de sol y pro­tec­ción so­lar son im­pres­cin­di­bles.

Des­de la for­ti­fi­ca­ción pue­den ver­se aún los res­tos de los ocho cam­pa­men­tos de los más de 10.000 ro­ma­nos que si­tia­ron la ciu­dad, des­pués de una gran re­be­lión ju­día que hu­bo tras la muer­te de He­ro­des, y la ram­pa que usa­ron pa­ra lle­gar has­ta la ci­ma pa­ra to­mar­la.

Tras el es­fuer­zo, qué me­jor que dar­se un ba­ño, aun­que sea al­go par­ti­cu­lar. En el Mar Muer­to hay al­gu­nas pla­yas con ser­vi­cios y has­ta com­ple­jos con pis­ci­na, aguas ter­ma­les y ves­tua­rios. Es una bue­na op­ción. Es­ta­mos en el pun­to más ba­jo de la tie­rra (416,5 mts ba­jo el ni­vel del mar), ro­dea­dos de de­sier­to, y en un mar on­ce ve­ces más sa­la­do que el océano. Uno no se hun­de, cier­to, pe­ro la sal es­cue­ce y sin una du­cha cer­ca­na la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en la mu­jer de Lot no es exa­ge­ra­da. En el bal­nea­rio de Ein Gue­di, a unos 20 ki­ló­me­tros al nor­te de Ma­sa­da, y al la­do de la re­ser­va que lle­va el mis­mo nom­bre, un tre­ne­ci­to con­du­ce a la pla­ya. Sin com­pli­ca­cio­nes. Unas bue­nas chan­clas ata­das (no va­len las del de­do, por­que flo­tan y se van) pue­den evi­tar que aca­bes tu­lli­do al en­trar por la ro­ca sa­la­da.

EX­PLO­RAR EL NOR­TE, EL MAR DE GA­LI­LEA

Tras un tra­ta­mien­to der­ma­to­ló­gi­co con el ba­rro del Mar Muer­to, to­ca cam­biar el pai­sa­je, y de mar. El

El Mar Muer­to, on­ce ve­ces más sa­la­do que cual­quier océano, per­mi­te al ba­ñis­ta flo­tar sin es­fuer­zo al­guno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.