Ca­bo de Ga­ta ALMERÍA

Rutas del Mundo - - UN FOTÓGRAFO Y UN DESTINO -

Es­ta es­qui­na su­ro­rien­tal de la Pe­nín­su­la tie­ne al­go de pa­ra­je cós­mi­co, de pla­ne­ta in­ha­bi­ta­do, de mun­do re­cién crea­do. Es la Tie­rra de­te­ni­da en las eda­des geo­ló­gi­cas en que se for­ma­ron las cor­di­lle­ras Bé­ti­cas. Don­de las pla­cas afri­ca­na e ibé­ri­ca se to­can hu­bo erup­cio­nes sub­ma­ri­nas. Y de aque­llas la­vas, es­tas sie­rras ocres, es­tos ba­sal­tos, es­tos nó­du­los y co­lum­nas, es­tas ro­cas ne­gras, blan­cas y ama­ri­llas. Arre­ci­fes de las for­mas más ex­tra­ñas ima­gi­na­bles. Es­ca­le­ras, cor­ni­sas, arcos, des­plo­mes... Es el pai­sa­je ele­men­tal. El de­sier­to y el mar. El sol y el vien­to in­ce­san­te. Vul­cano, Eo­lo y Nep­tuno.

Por suer­te, el tu­ris­mo des­cu­brió el Ca­bo de Ga­ta de­ma­sia­do tar­de, cuan­do ya era parque na­tu­ral. Las po­cas co­sas que hay –fa­ros y ata­la­yas, an­ti­guas mi­nas de oro y mo­li­nos de vien­to, no­rias y al­ji­bes, cor­ti­jos y pue­blos de ai­re mo­runo– ape­nas al­te­ran ese pai­sa­je pri­mor­dial. El via­je­ro har­to de ciu­da­des y com­pli­ca­cio­nes sa­be que me­nos es más y agra­de­ce en el al­ma po­der pa­sear­se des­nu­do de ro­pas y ar­ti­fi­cios por las re­cón­di­tas ca­las y pla­ya­zos sal­va­jes que se su­ce­den sin in­te­rrup­ción a lo lar­go de 60 ki­ló­me­tros, des­de Almería has­ta Car­bo­ne­ras. Así fue, al­gu­na vez, to­do el Me­di­te­rrá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.