Croa­cia El sal­va­je oes­te… eu­ro­peo

Quen­tin Ta­ran­tino ha ho­me­na­jea­do es­te in­vierno en la gran pantalla al spag­het­ti-wes­tern en “Djan­go des­en­ca­de­na­do”. No­so­tros, en ho­me­na­je tam­bién al eu­ro­wes­tern, pro­po­ne­mos una ru­ta por al­gu­nos de los pa­ra­jes me­nos co­no­ci­dos de las pe­lí­cu­las de in­dios y va

Rutas del Mundo - - VIAJES 007: LUGARES DE PELÍCULA - Faus­to Fer­nán­dez Periodista

To­do em­pe­zó en la ima­gi­na­ción del es­cri­tor ale­mán Karl May (18421912), fa­bu­la­dor de aven­tu­ras en el le­jano Oes­te pro­ta­go­ni­za­das por un per­so­na­je ale­mán (Old Shat­ter­hand) que se ha­cía ami­go de un in­dio, Win­ne­tou, y jun­to a él re­co­rrían los vír­ge­nes Es­ta­dos Uni­dos del si­glo XIX. Ar­ma­do de mu­cha do­cu­men­ta­ción, y mu­cha más fan­ta­sía, Karl May des­cri­bió va­lles ver­des, ca­ño­nes pro­fun­dos, cas­ca­das épi­cas, de­sier­tos y cam­pi­ñas… Pai­sa­jes que el ci­ne ten­dría en cuen­ta, aun­que no yén­do­se a Nor­tea­mé­ri­ca a lo­ca­li­zar­los, sino un po­co más cer­ca, en Croa­cia, y al­gu­nos pa­ra­jes de otros paí­ses en los Bal­ca­nes.

EL PARQUE NA­CIO­NAL DE PLIT­VI­CE

To­do co­men­zó a fi­na­les de los años 50. Horst Wednd­landt y la pro­duc­to­ra ger­ma­na CCCFilm, aso­cia­da a la da­ne­sa Rial­to Film, de­ci­die­ron lle­var a la gran pantalla las no­ve­las del Oes­te de Karl May, y ro­dar­las en localizaci­ones de lo que en la épo­ca era Yu­gos­la­via. De he­cho, se tra­ta­ba del pri­mer con­tac­to en tér­mi­nos de pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en­tre la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na y un país so­cia­lis­ta co­mo la Yu­gos­la­via de Ti­to. La pri­me­ra pe­lí­cu­la ro­da­da fue El te­so­ro del la­go de la pla­ta ( Ha­rald Reinl, 1962), y ese la­go (esos la­gos) con sus mon­ta­ñas de los al­re­de­do­res fue­ron los más de die­ci­séis que realmente se ha­llan en el Parque Na­cio­nal de Plit­vi­ce, en Croa­cia. Pa­raí­so na­tu­ral si­to en la re­gión de Li­ka, Plit­vi­ce pre­sen­ta ca­si un cen­te­nar de ca­ta­ra­tas es­pec­ta­cu­la­res en­cla­va­das en mi­le­na­ria pie­dra do­lo­mí­ti­ca.

Las más de 30.000 hec­tá­reas del Parque (con bos­ques de ha­yas, abe­tos y pi­nos, amén de una fau­na au­tóc­to­na de lo­bos, águi­las, búhos y uro­ga­llos) son un fan­tás­ti­co es­ce­na­rio na­tu­ral. El Plit­vi­ce Ho­tel, den­tro mis­mo del Parque, es ideal pa­ra pa­sar allí unos días, ad­mi­rar

las vis­tas y ex­plo­rar to­da esa na­tu­ra­le­za que el ci­ne ale­mán hi­zo pa­sar por nor­te­ame­ri­ca­na. El vi­si­tan­te pue­de sa­bo­rear, ade­más, de­li­cio­sos pla­tos lo­ca­les en el res­tau­ran­te Lic­ka Ku­ca, en el in­te­rior mis­mo del Parque, o en el fa­mo­so De­ge­ni­ja, en Ra­ko­vi­ca.

El equi­po de ro­da­je de El te­so­ro del la­go de la pla­ta mon­tó de­co­ra­dos, y cen­tro de ope­ra­cio­nes, en Ri­je­ka, en la bahía de Kvar­ner. Se tra­ta del prin­ci­pal puer­to de Croa­cia, y de uno de los más im­por­tan­tes del Adriá­ti­co. Do­ta­do de ae­ro­puer­to, era sin du­da el lu­gar per­fec­to des­de don­de di­ri­gir la pro­duc­ción. Ade­más, sus pla­yas cer­ca­nas, su bue­na tra­di­ción cu­li­na­ria y el aro­ma ma­ri­ne­ro de la lo­ca­li- dad hi­cie­ron que el equi­po téc­ni­co dis­fru­ta­ra de es­ta opor­tu­ni­dad. No por ca­sua­li­dad, ya des­de fi­na­les del si­glo XIX se ha­bía con­ver­ti­do en el des­tino pre­fe­ri­do de las va­ca­cio­nes de la aris­to­cra­cia aus­tría­ca. Hoy, Ri­je­ka es ade­más ciu­dad uni­ver­si­ta­ria, y ar­zo­bis­pa­do, y cuen­ta con un im­po­nen­te Tea­tro Na­cio­nal y mu­cha ac­ti­vi­dad cul­tu­ral.

La pro­duc­ción se hi­zo en Ri­je­ka, vi­lla ma­ri­ne­ra y con tra­di­ción cu­li­na­ria.

APA­CHES EN LAS CA­TA­RA­TAS DE KR­KA

Aque­lla pri­me­ra adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Karl May fue to­do un acon­te­ci­mien­to en Ale­ma­nia, y en to­da Eu­ro­pa. Los pro­duc­to­res se die­ron p pri­sa en

pro­se­guir la sa­ga con una nue­va aven­tu­ra de Old Shat­ter­hand y Win­ne­tou. Es­ta fue Fu­ria apa­che ( H. Reinl, 1963) y se re­pi­tie­ron es­ce­na­rios en tie­rras croa­tas con es­ce­nas fi lma­das a lo lar­go de la cos­ta del Adriá­ti­co. Los la­gos de Plit­vi­ce ya se ha­bían con­ver­ti­do en es­ce­na­rio re­cu­rren­te (e in­cen­ti­va­do vi­si­tas tu­rís­ti­cas de los ale­ma­nes oc­ci­den­ta­les), así que pa­ra la si­guien­te pe­lí­cu­la ( La úl­ti­ma ba­ta­lla de los apa­ches, Hu­go Fregonese, Po­po­vo Pol­je) se de­ci­dió eri­gir un gran fuer­te de ma­de­ra de 140 x 40 me­tros en un ex­ten­so va­lle.

Si se dis­po­ne de tiem­po, in­clu­so pue­den ha­cer­se ex­cur­sio­nes a lu­ga­res co­mo Ca­lo­vi­ne, Du­de­ci o Pol­ja­ca­ni… Con to­do, el em­pla­za­mien­to más re­cor­da­do y es­pec­ta­cu­lar de la úl­ti­ma ba­ta­lla de los apa­ches fue­ron las ca­ta­ra­tas de Kr­ka, en Skra­din. El Kr­ka (de in­ten­so co­lor azul tur­que­sa) es el río cárs­ti­co más bello de Croa­cia, y cuen­ta con nu­me­ro­sas cas­ca­das na­ci­das de la se­di­men­ta­ción de pie­dra ca­li­za. Na­ce en Knin y mue­re en la en­se­na­da ma­rí­ti­ma de la ciu­dad de Skra­din. Flu­ye en par­te en­tre ca­ño­nes pro­fun­dos y al­ti­pla­ni­cies, for­mán­do­se a su pa­so la­gos y cas­ca­das. Las más gran­des y be­llas son la de Skra­dins­ki buk y la de Ros­ki slap, y no muy le­jos de allí, en el is­lo­te de Vi­so­vac, se pue­de vi­si­tar un her­mo­so mo­nas­te­rio fran­cis­cano con pi­na­co­te­ca e igle­sia. Co­mo alo­ja­mien­to, re­co­men­da­mos el Ho­tel Im­pe­rial, y no de­jar de ver los mo­li­nos de la co­mar­ca.

Más al sur se uti­li­zó otro es­ce­na­rio pa­ra un nue­vo film: las cue­vas de Vje­tre­ni­ca, to­do un sis­te­ma ca­ver­na­rio de im­pre­sio­nan­te be­lle­za. Pa­ra es­ta­ble­cer (en la fic­ción de la pe­lí­cu­la) el prós­pe­ro pue­blo de Gol­den Hill, el equi­po op­tó por Tre­bin­je (ac­tual­men­te en Bos­nia Her­ce­go­vi­na) y por el río Tre­bisn­ji­ca, a 30 ki­ló­me­tros de Du­brov­nik. To­da el área de Po­po­vo Pol­je me­re­ce ser vi­si­ta­da con cal­ma, y pa­ra ello exis­ten ho­te­les de di­fe­ren­tes ca­te­go­rías y pre­cios, pe­ro to­dos muy re­co­men­da­bles, co­mo el Grand Ho­tel Po­sa­vi­na o el Ho­tel Pirg que es­tá cer­ca de la fron­te­ra en­tre Bos­nia y Croa­cia.

El éxi­to de “El te­so­ro del la­go de la pla­ta” hi­zo que se re­pi­tie­ra la ex­pe­rien­cia y se vol­vie­ron a ro­dar en Croa­cia nue­vas pro­duc­cio­nes. En Ri­je­ka (pá­gi­na de­re­cha) se ins­ta­ló el cen­tro de pro­duc­ción.

El río Kr­ka, con au­gas de un in­ten­so azul tur­que­sa y nu­me­ro­sas cas­ca­das, ha si­do un es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do pa­ra re­crear la lu­cha de los apa­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.