FITZ­CA­RRALD LA EPO­PE­YA DEL CAU­CHE­RO PE­RUANO

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR -

Car­los Fer­mín Fitz­ca­rrald Ló­pez, co­no­ci­do co­mo “el rey del cau­cho”, fue un co­mer­cian­te pe­ruano que vi­vió a fi­na­les del si­glo XIX, y fue fa­mo­so por des­cu­brir un ist­mo que lle­va su nom­bre y per­mi­tió acer­car los bos­ques de cau­cho a Iqui­tos.

El des­cu­bri­mien­to de gran­des bos­ques de ár­bo­les de cau­cho y je­be en los te­rri­to­rios del ac­tual de­par­ta­men­to de Ma­dre de Dios, en el Pe­rú, pu­so a es­ta zo­na en el pun­to de mi­ra de los cau­che­ros. Los via­jes de ex­plo­ra­ción se su­ce­die­ron, en­tre ellos los del co­ro­nel Faus­tino Mal­do­na­do, quien mu­rió aho­ga­do en 1861. Tam­bién des­ta­có el via­je del in­ge­nie­ro ale­mán Her­man Göh­ring, que nos de­jó un in­tere­san­te dia­rio de via­je acom­pa­ñan­do al pre­fec­to del Cus­co, Bal­ta­sar de la To­rre, y muer­to trá­gi­ca­men­te en 1873 tam­bién en una ex­pe­di­ción por el río Ma­dre de Dios.

La ba­se de los cau­che­ros pe­rua­nos se en­con­tra­ba en Iqui­tos, por lo que era de su­ma im­por­tan­cia es­ta­ble­cer una ru­ta que co­mu­ni­ca­ra los de­par­ta­men­tos de Lo­re­to y Ma­dre de Dios, y Car- los Fer­mín Fitz­ca­rrald em­pren­dió la bús­que­da de un va­ra­de­ro que sir­vie­se de co­mu­ni­ca­ción en­tre las dos cuen­cas de los ríos Tam­bo y Uru­bam­ba. Des­pués de va­rias ex­pe­di­cio­nes ad­qui­rió la lan­cha a va­por Contamana, con la que pla­neó lle­gar a los bos­ques de cau­cho, con ca­pa­ci­dad pa­ra des­mon­tar la na­ve rá­pi­da­men­te si era pre­ci­so.

La par­ti­da de la ex­pe­di­ción des­de la ca­pi­tal lo­re­ta­na se pro­du­jo en abril de 1894. En es­ta épi­ca tra­ve­sía, en la que par­ti­ci­pa­ron más de mil in­dí­ge­nas y has­ta cien cau­che­ros blan­cos, se ne­ce­si­ta­ron más de dos me­ses, y en su trans­cur­so se tu­vo que su­pe­rar una cres­ta de ca­si qui­nien­tos me­tros de al­tu­ra. En más de una oca­sión el cas­co de la na­ve de­bió ser arras­tra­do por me­dio de gran­des cuer­das, tron­cos de ár­bo­les y an­chas ta­blas de ce­dro.

En la desem­bo­ca­du­ra del Tam­bo­pa­ta se en­con­tró una ins­crip­ción he­cha por el des­gra­cia­do ex­plo­ra­dor Faus­tino Mal­do­na­do, quien ha­bía su­cum­bi­do en el Ma­de­ra en 1861. Fitz­ca­rrald hi­zo gra­bar en un gran ár­bol el nom­bre de Mal­do­na­do, co­mo ho­me­na­je al pio­ne­ro, y con­ti­nuó el via­je. El 4 de sep­tiem­bre de 1894, la na­ve de Fitz­ca­rrald arri­bó al pri­mer puer­to de cau­che­ros blan­cos, el del bo­li­viano Suá­rez, con­si­guien­do de ese mo­do es­ta­ble­cer con­tac­to con un po­si­ble so­cio co­mer­cial. La vi­da de Fitz­ca­rrald to­da­vía con­ser­va un au­ra de le­yen­da y se­du­jo la ima­gi­na­ción del ci­neas­ta ale­mán Wer­ner Her­zog, quien fil­mó a par­tir de es­te epi­so­dio la pe­lí­cu­la Fitz­ca­rral­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.