NA­DAR EN CRU­DO

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR -

Unos 300 ki­ló­me­tros al es­te de Ba­kú se ex­tien­de Naf­ta­lán, cer­ca de la in­nom­bra­ble fron­te­ra de Na­gorno Ka­ra­baj (en dispu­ta con la ve­ci­na Ar­me­nia des­de 1991). Fre­cuen­tan Naf­ta­lán de ma­ne­ra es­pe­cial pa­cien­tes de las an­ti­guas re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas y vie­nen a tra­tar­se sus afec­cio­nes cu­tá­neas con un tra­ta­mien­to a ba­se de pe­tró­leo.

Cuen­ta la le­yen­da re­pro­du­ci­da en un mo­nu­men­to del com­ple­jo balneario que unos co­mer­cian­tes que re­co­rrían la ru­ta de la se­da aban­do­na­ron aquí uno de sus ca­me­llos, sar­no­so y lleno de úl­ce­ras. Si­guie­ron su via­je y, de re­gre­so, pa­sa­ron de nue­vo por es­te lu­gar. Pa­ra su sor­pre­sa, vie­ron que el desahu­cia­do ru­mian­te no so­lo ha­bía sa­na­do, sino que mos­tra­ba un as­pec­to en­vi­dia­ble. Com­pren­die­ron que no ha­bía si­do un mi­la­gro, sino los ba­ños que con gus­to se da­ba el animal en los abun­dan­tes char­cos de cru­do que inun­da­ban el te­rreno.

Así na­ció una te­ra­pia que mu­chos si­glos más tar­de cau­só fu­ror en Pa­rís y Lon­dres, don­de las s da­mas de la aris­to­cra­cia pa­ga­ban for­tu­nas por un tra­ta­mien­to a ba­se de pe­tró­leo. Hoy aquí, co­mo en tan­tos otros lu­ga­res, los s que pa­gan son los ru­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.