De mar­cha con el cro­nis­ta de la pri­me­ra vuel­ta al Mun­do (V): El “pa­lur­dis­mo”

Rutas del Mundo - - LA BITÁCORA DE PIGAFETTA - Ra­món Ji­mé­nez Fraile

In­di­ca­ba en una an­te­rior en­tre­ga que la pri­me­ra is­la ha­bi­ta­da a la que lle­gó la flo­ta de Ma­ga­lla­nes tras su pio­ne­ra tra­ve­sía del Pa­cí­fi­co fue bau­ti­za­da por el ca­pi­tán por­tu­gués co­mo Is­la de los La­dro­nes. El cro­nis­ta An­to­nio Pi­ga­fet­ta nos ex­pli­ca que ello se de­bió a que unos in­dí­ge­nas arre­ba­ta­ron “con gran des­tre­za” el es­qui­fe ( la pe­que­ña bar­ca au­xi­liar) del ca­pi­tán, a lo que un fu­rio­so Ma­ga­lla­nes re­pli­có que­man­do “cua­ren­ta o cin­cuen­ta ca­sas” y ma­tan­do a sie­te hom­bres. Los in­dí­ge­nas que­da­ron tan atur­di­dos por la bru­tal reac­ción de sus vi­si­tan­tes que, se­gún la na­rra­ción de Pi­ga­fet­ta, mien­tras unos llo­ra­ban des­con­so­la­dos por los muer­tos otros se acer­ca­ban a los bar­cos pa­ra ofre­cer co­mi­da a unos no me­nos des­con­cer­ta­dos viajeros. Es­te ma­yúscu­lo “choque de cul­tu­ras” sur­gió de un ma­len­ten­di­do. Tal co­mo apun­ta el cro­nis­ta, no es que los ha­bi­tan­tes de la is­la en cues­tión, la actual Guam, fue­ran esen­cial­men­te ami­gos de lo ajeno, sino que sim­ple­men­te no se re­gían por el prin­ci­pio de la pro­pie­dad pri­va­da. Cuan­do la flo­ta de Ma­ga­lla­nes lle­gó a Ce­bú, en la actual Fi­li­pi­nas, nues­tro ca­pi­tán apro­ve­chó que en aque­llas la­ti­tu­des en­ten­dían el idio­ma ma­la­yo prac­ti­ca­do por su in­tér­pre­te En­ri­que pa­ra anun­ciar que quie­nes no abra­za­ran el cris­tia­nis­mo ve­rían con­fis­ca­das sus tie­rras y “los ha­ría ma­tar”. Lo más pro­ba­ble es que no en­ten­die­ran el sig­ni­fi­ca­do de la pri­me­ra ame­na­za, pe­ro sí de la se­gun­da, ya que uno de los re­yes de la ve­ci­na is­la de Mac­tán le­van­tó un ejér­ci­to de unos mil qui­nien­tos hom­bres que aca­bó con la vida de nues­tro obs­ti­na­do y por mo­men­tos ob­tu­so por­tu­gués. Por for­tu­na, sal­vo ex­cep­cio­nes (que ca­da uno pon­ga la que le ven­ga a la men­te), ya no se va por el mun­do im­po­nien­do por la fuer­za una cul­tu­ra y ani­qui­lan­do a quie­nes se re­sis­tan; lo cual no es óbi­ce pa­ra que viajeros y tu­ris­tas de­mos a ve­ces una im­pre­sión fa­tal por des­co­no­ci­mien­to de cos­tum­bres y su­pers­ti­cio­nes de los lu­ga­res vi­si­ta­dos. Por ejem­plo, en paí­ses de Asia y el Pa­cí­fi­co aca­ri­ciar la ca­be­za de un ni­ño es to­tal­men­te des­acon­se­ja­ble ya que se­rá in­ter­pre­ta­do co­mo una in­tro­mi­sión ne­ga­ti­va en su es­pí­ri­tu (el equi­va­len­te a nues­tro mal de ojo). Cuan­do ofre­cen co­mi­da en Viet­nam lo edu­ca­do es re­cha­zar­la dos o tres ve­ces, has­ta aca­bar ce­dien­do a la ama­ble y con­ve­ni­da in­sis­ten­cia del an­fi­trión. En Ho­lan­da, por el con­tra­rio, una ne­ga­ti­va a un ofre­ci­mien­to de co­mi­da o be­bi­da es con­si­de­ra­da una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va, sin se­gun­da opor­tu­ni­dad. En In­dia nun­ca de­be in­ter­ve­nir en la re­cep­ción de re­ga­los ni de co­mi­da la mano iz­quier­da, aso­cia­da a la hi­gie­ne tras las fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas. En Chi­na no abran un re­ga­lo en pre­sen­cia de quien se lo ha en­tre­ga­do, ya que se tra­ta de de­mos­trar que lo im­por­tan­te es la per­so­na que le aga­sa­ja y no el ob­se­quio en sí. Quien tra­te con chi­nos (al­go ca­da vez más fre­cuen­te) ya sa­brá que de­be evi­tar­les el número 4 (en ha­bi­ta­cio­nes, asien­tos, pi­sos, te­lé­fo­nos…) y no ofre­cer­les ob­je­tos con­si­de­ra­dos de mal agüe­ro co­mo re­lo­jes (que cuen­tan los se­gun­dos que que­dan de vida), pa­ra­guas ( pa­la­bra que en chino sue­na co­mo el ver­bo “per­der”) u ob­je­tos cor­tan­tes (que “cor­tan” la for­tu­na).

Viajeros y tu­ris­tas po­de­mos dar una im­pre­sión fa­tal por des­co­no­ci­mien­to de cos­tum­bres y su­pers­ti­cio­nes de los lu­ga­res vi­si­ta­dos

Cier­ta­men­te a na­die se le pue­de pe­dir que sea ex­per­to en cos­tum­bres lo­ca­les de lu­ga­res le­ja­nos y mu­cho me­nos si és­tas se ba­san en al­go tan irra­cio­nal co­mo la su­pers­ti­ción. Pe­ro lo que sí es­tá cla­ro es que con un mí­ni­mo de de­co­ro se evi­ta­rá más de una si­tua­ción bo­chor­no­sa. Vol­vien­do a Asia, re­cuer­do con es­pan­to la es­ce­na de la que fui tes­ti­go en una oca­sión pro­ta­go­ni­za­da por un mi­nis­tro eu­ro­peo que, en el trans­cur­so de una ce­re­mo­nia oficial, cru­zó una pier­na de ma­ne­ra tan os­ten­si­ble que en­se­ña­ba la sue­la de su za­pa­to al cons­ter­na­do dig­na­ta­rio ma­la­yo sen­ta­do a su la­do. Nin­gún pe­rió­di­co lo­cal osó pu­bli­car fo­tos de la ce­re­mo­nia. Me­nos mortal pe­ro no por ello me­nos per­ni­cio­so que el pa­lu­dis­mo es pa­ra viajeros y tu­ris­tas el “pa­lur­dis­mo”, y si no que­re­mos pa­sar por mal­edu­ca­dos ten­dre­mos que ma­ni­fes­tar un mí­ni­mo in­te­rés y cu­rio­si­dad ha­cia las pau­tas y cos­tum­bres de las gen­tes a las que vi­si­te­mos. No ol­vi­de­mos que la pri­me­ra im­pre­sión es úni­ca y que a ci­vi­li­za­cio­nes co­mo la nues­tra les ha lle­va­do si­glos em­pe­zar a des­pren­der­se de ac­ti­tu­des et­no­cén­tri­cas co­mo las de nues­tro pri­mer glo­be­trot­ter Ma­ga­lla­nes.

Pe­rio­dis­ta, his­to­ria­dor y via­je­ro. Es au­tor de di­ver­sos li­bros y ar­tícu­los so­bre via­jes y viajeros, en­tre ellos Stan­ley, de Ma­drid a las Fuen­tes del Ni­lo (Editorial Mon­da­do­ri).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.