6 Edim­bur­go “Es­co­cia ne­gra” por Ian Ran­kin

Rutas del Mundo - - LA BRÚJULA DE ULISES -

Si al lec­tor no le gus­ta la música (así, en ge­ne­ral) y no dis­fru­ta con un buen whisky, nun­ca de­be­ría apun­tar­se a una ru­ta tu­rís­ti­ca en torno al po­li­cía John Rebus, un pa­seo un tan­to etí­li­co que lle­va por los pubs más co­no­ci­dos de Edim­bur­go, co­mo el clá­si­co Ox­ford Bar, el fa­vo­ri­to de es­te pe­cu­liar co­mi­sa­rio ta­ci­turno y amar­ga­do, azo­te de los je­fes y que se afe­rra a su tra­ba­jo pa­ra no caer en el va­cío.

Se­gún su crea­dor, Ian Ran­kin, John Rebus na­ció en 1947 y cre­ció en una ca­sa pre­fa­bri­ca­da en Craig­mead Te­rra­ce, Fi­fe. A pe­sar de que no sa­be­mos de­ma­sia­do de su as­pec­to, por­que el au­tor pre­fie­re de­jar­lo en ma­nos de la ima­gi­na­ción del lec­tor, des­de su pri­me­ra aven­tu­ra en Nu­dos y cru­ces se le des­cri­be des­ali­ña­do en el ves­tir, con el pe­lo cas­ta­ño y los ojos ver­des. Tie­ne un pi­so va­cío y som­brío de Ar­den Street, don­de siem­pre hay una bue­na re­ser­va de al­cohol,

la me­jor música rock y po­co que co­mer. Es un hom­bre al­go tor­tu­ra­do por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra las re­la­cio­nes per­so­na­les: se di­vor­ció en los ochen­ta, la re­la­ción con su hi­ja es al­go irre­gu­lar, y en la co­mi­sa­ría de Sant Leonard tie­ne po­cos ami­gos, aun­que los que le que­dan son muy fie­les.

En Black and Blue (edi­ta­do por RBA), Rebus tro­pie­za con un vie­jo enemi­go, un ase­sino que ac­tua­ba en los se­sen­ta en Glas­gow y al que nun­ca lo­gra­ron pi­llar. Du­ran­te su in­ves­ti­ga­ción, pa­ra re­la­jar­se y, a ve­ces, pa­ra ex­pli­car­se a sí mis­mo, bus­ca en los ver­sos de al­gu­nas de sus can­cio­nes fa­vo­ri­tas. En es­ta par­te de la ru­ta es im­pres­cin­di­ble un ipod o un mp3 con la música de Pet Shop Boys, Mi­les Da­vis, los Beach Boys o los Ro­lling Sto­nes. “Se­ré un car­ca­mal si quie­res pe­ro tra­tán­do­se de rock no ten­go pre­jui­cios” cuen­ta Rebus de sí mis­mo.

La Edim­bur­go de es­te de­tec­ti­ve no es la de los tu­ris­tas con­ven­cio­na­les, co­mo la del cas­ti­llo que pre­si­de la ciu­dad y que sir­ve só­lo de re­fe­ren­cia es­pa­cial. Es la de los ba­rrios y tu­ru­gios más sór­di­dos, y de los clu­bes más noc­tur­nos, co­mo el Jenny Ha’s, en Ca­non­ga­te; la Holy­rood Ta­vern; The Mal­tings, en la ca­lle Leo­nards; o The Ro­yal Oak, en In­fir­mary Street.

Rebus siem­pre in­ten­ta evi­tar las ca­lles co­mer­cia­les y tu­rís­ti­cas co­mo Prin­cess Street . Una bue­na for­ma de se­guir sus pa­sos, ade­más de leer­se los li­bros, es con­tra­tar en va­rias agen­cias al­gu­na de las ru­tas que ya se ofre­cen. En www.re­bus­tours.com hay mu­cha in­for­ma­ción so­bre los li­bros de Ran­kin y Rebus, y se pue­de con­tra­tar un tour por es­ta Edim­bur­go tan pe­cu­liar. Tam­bién en www.ian­ran­kin.net es­tá la música que le gus­ta al de­tec­ti­ve.

En la no­ve­la En la os­cu­ri­dad es don­de más pa­ten­te se ha­ce es­te Edim­bur­go. Tra­ta so­bre la co­rrup­ción ur­ba­nís­ti­ca y arranca cuan­do se en­cuen­tra un an­ti­guo ca­dá­ver en las obras del nue­vo par­la­men­to es­co­cés en Queens­berry

Hou­se, fren­te a Holy­rood Hou­se, la re­si­den­cia de la Rei­na en Edim­bur­go. Tam­bién en es­te li­bro da Rebus su vi­sión de Edim­bur­go: “Se ha di­cho de Edim­bur­go que es una ciu­dad hui­di­za que ocul­ta sus ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos e in­ten­cio­nes, con ha­bi­tan­tes apa­ren­te­men­te res­pe­ta­bles y ca­lles que se hie­lan pron­to. Se pue­de ha­ber es­ta­do en ella y mar­char­se sin ha­ber lle­ga­do real­men­te a en­ten­der qué la ani­ma. Fue la ciu­dad de Dea­con Bro­die don­de só­lo por la no­che se da­ba rien­da suel­ta a las pa­sio­nes y al mis­mo tiem­po la ciu­dad de John Knox, in­dó­mi­ta y de in­que­bran­ta­ble rec­ti­tud”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.