Ro­das La me­jor pues­ta de sol del Egeo

Las is­las del Do­de­ca­ne­so son muy di­fe­ren­tes a las Cí­cla­das y, por su­pues­to, a las Jó­ni­cas. Pe­ga­das a la cos­ta de Ana­to­lia, fue­ron lu­gar de ci­vi­li­za­ción du­ran­te el mun­do clá­si­co. En la ac­tua­li­dad son de vi­si­ta obli­ga­da pa­ra los aman­tes de Gre­cia. Y en­tre e

Rutas del Mundo - - OBJETIVO ROBINSON -

En tiem­pos de Ale­jan­dro, con­ta­ba el es­cri­tor Law­ren­ce Du­rrell, “Ro­das po­día per­mi­tir­se el lu­jo de de­ci­dir por su cuen­ta. Su his­to­ria, co­mo la de Ale­jan­dría po­día re­su­mir­se en las pa­la­bras: po­de­río ma­rí­ti­mo, oro y men­ta­li­dad”. Quien es­to de­cía no era cual­quie­ra, sino uno de los gran­des viajeros qeu ha da­do el si­glo XX, y un gran co­no­ce­dor de es­ta is­la grie­ga que, tras vi­vir una bue­na tem­po­ra­da en ella, le es­cri­bió co­mo ho­me­na­je Re­fle­xio­nes so­bre una Ve­nus marina. Via­jes a Ro­das ( Pe­nín­su­la, 1998).

Las desea­das va­ca­cio­nes de Mus­so­li­ni

Ro­das con­ti­nía sien­do aún una is­la igual de in­tere­san­te. Qui­zá no tie­ne el oro y el po­de­río ma­rí­ti­mo co­mo an­ta­ño, pe­ro es un rin­cón del Egeo al que va­le la pe­na es­ca­par­se. Po­see un cli­ma ex­cep­cio­nal con ca­si 300 días de sol al año y tem­pe­ra­tu­ras sua­ves gra­cias al Mel­te­mi (una bri­sa marina que evi­ta que en ve­rano las tem­pe­ra­tu­ras se en­fi­len por en­ci­ma de los 30 gra­dos). La aca­ri­cian aguas cris­ta­li­nas y res­plan­den­cien­tes; dis­po­ne de bue­nas pla­yas de are­na fi­na con mo­der­nos ser­vi­cios; aco­ge ta­ber­nas muy ani­ma­das, don­de dis­fru­tar de la bue­na ( y tam­bién la ma­la) die­ta me­di­te­rrá­nea, y con­ser­va una ri­ca his­to­ria del ar­te que en­glo­ba tan­to la An­ti­güe­dad co­mo el mun­do mo­derno, don­de des­ta­ca es­pe­cial­men­te una ar­qui­tec­tu­ra me­die­val ex­cep­cio­nal en es­tas la­ti­tu­des gra­cias al pa­so de los cru­za­dos.

En es­te sen­ti­do es re­co­men­da­ble vi­si­tar en la ca­pi­tal de la is­la el museo si­tua­do en el an­ti­guo hos­pi­tal de los Ca­ba­lle­ros de San Juan, el palacio del Gran Maes­tre, la ca­lle de los ca­ba­lle­ros don­de se ubi­can los al­ber­gues y palacios de las di­fe­ren­tes na­cio­nes que com­po­nían la or­den de los san­jua­nis­tas y un puer­to ex­cep­cio­nal lla­ma­do Man­dra­ki. To­do ello ta­mi­za­do por la in­ter­ven­ción de los ar­qui­tec­tos y ar­queó­lo­gos ita­lia­nos de los años 30 que qui­sie­ron con­ver­tir a Ro­das en el me­jor des­tino de va­ca­cio­nes del Me­di­te­rrá­neo pa­ra la aris­to­cra­cia ita­lia­na y los se­gui­do­res de Mus­so­li­ni.

No to­do se con­cen­tra en la ca­pi­tal de la is­la, de ho­mó­ni­mo nom­bre. Ro­das, en su to­ta­li­dad, es al­ta­men­te in­tere­san­te. La for­ta­le­za y la acró­po­lis de Lin­dos se han con­ver­ti­do en una de las fo­tos más pro­mo­cio­na­das por Tu­ris­mo de Gre­cia. Tam­bién los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos de Cá­mi­ros y La­li­sos son dig­nos de vi­si­tar, co­mo las ter­mas de Ka­llit­hea y por su­pes­to las pla­yas de Agat­hi, Lad­mi­ko y Tsam­bi­ka.

La is­la es la más im­por­tan­te del ar­chi­pié­la­go del Do­de­ca­ne­so, un con­jun­to de is­las grie­gas pe­ga­das al li­to­ral de Ana­to­lia que atraen ca­da año 2,5 mi­llo­nes de tu­ris­tas. Pre­sen­tan gran di­ver­si­dad de pai­sa­jes en­tre ellas. Si Ro­das es la is­la de los cru­za­dos, Pat­mos, en cam­bio, es mís­ti­ca y fue el lu­gar don­de San Juan es­cri­bió el Evan­ge­lio. Kos, la más ver­de, fue la tie­rra na­tal del gran mé­di­co de la An­ti­güe­dad Hi­pó­cra­tes. Ni­si­ros es un vol­cán. Kaly­mnos, la is­la de las es­pon­jas y Kár­pa­tos pu­ra tra­di­ción bi­zan­ti­na.

Ro­das y el Do­de­ca­ne­so son así de má­gi­cas y va­ria­das. Y los ro­dios, co­mo tam­bién apun­ta Mr. Du­rrell, “se ma­ni­fies­tan mer­cu­ria­les, rui­do­sos, vo­lu­bles, or­gu­llo­sos... so­lo com­pa­ra­bles a los ir­lan­de­ses por su in­tra­ta­bi­li­dad, a ve­ces, pe­ro

Los ita­lia­nos de los años 30 qui­sie­ron con­ver­tir es­ta is­la en el me­jor des­tino me­di­te­rrá­neo.

re­co­no­ci­dos por su ge­ne­ro­si­dad”, a lo que yo aña­di­ría his­trió­ni­cos y tea­tra­les a pri­me­ra vis­ta, pe­ro se­duc­to­res y en­can­ta­do­res en la dis­tan­cia cor­ta.

Con­ta­ba el poeta grie­go Ni­kos Ka­zan­tza­kis que fe­liz del hom­bre que an­tes de mo­rir ha po­di­do na­ve­gar por el Egeo. Mu­chas po­drán ser sus vi­ven­cias: las mu­je­res, la bue­na co­mi­da, las ideas... pe­ro cru­zar es­te mar du­ran­te el dul­ce oto­ño, y mur­mu­rar el nom­bre de ca­da is­la a su pa­so era lo más cer­cano al pa­raí­so. Law­ren­ce Du­rell se con­for­ma­ba so­la­men­te con ver la pues­ta de sol úni­ca­men­te en una de ellas, en Ro­das, y así lo es­cri­bió: “Nos en­con­trá­ba­mos en una vie­ja ta­ber­na de la is­la lla­ma­da He­le­na allí du­ran­te la pues­ta de sol, una de las más fan­tás­ti­cas de cuan­tas he vis­to, que han con­tri­bui­do con tan­ta justicia a la fa­ma de es­ta is­la”. Fe­liz via­je.

LIn­dos fue una de las ca­pi­ta­les de la is­la de Ro­das en la An­ti­güe­dad. Hoy se ha con­ver­ti­do en uno de los ico­nos de Grecia. Sus ca­sas y su pai­sa­je res­pi­ran Egeo por to­dos sus po­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.