De mar­cha con el cro­nis­ta de la pri­me­ra vuel­ta al Mun­do (VIII): la ava­ri­cia rom­pe el bar­co

Rutas del Mundo - - LA BITÁCORA DE PIGAFETTA - Ra­món Ji­mé­nez Fraile

La muer­te de Ma­ga­lla­nes en Fi­li­pi­nas, tras su iné­di­ta sin­gla­du­ra a tra­vés de los océa­nos Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co, sim­bo­li­za co­mo po­cos acon­te­ci­mien­tos los al­bo­res de la mo­der­ni­dad. Mien­tras que el ca­pi­tán lu­so pu­so to­do su em­pe­ño en bus­car una muer­te ca­ba­lle­res­ca con la que ha­cer­se un hue­co en la His­to­ria, los su­per­vi­vien­tes de la flo­ta de­ci­die­ron que to­dos sus es­fuer­zos irían en­ca­mi­na­dos al co­mer­cio de es­pe­cias, uno de los bie­nes más pre­cia­dos de la épo­ca. Cuan­do por fin las dos úni­cas na­ves, Tri­ni­dad y Vic­to­ria, con que con­ta­ba la flo­ta, de las cin­co que ha­bían zar­pa­do de Se­vi­lla ha­cía “vein­ti­sie­te me­ses me­nos dos días” se­gún anotó nues­tro me­ticu­loso cro­nis­ta Pi­ga­fet­ta, lle­ga­ron a las Mo­lu­cas, los eu­ro­peos se de­di­ca­ron a co­mer­ciar has­ta lle­nar las ca­las de cla­vo y nuez mos­ca­da.

La marina mer­can­te, pilar esen­cial de la eco­no­mía, ofre­ce a los viajeros la po­si­bi­li­dad de emu­lar a los aventureros de la Era de los Des­cu­bri­mien­tos.

Na­da im­por­tó que el rey de Ti­do­re, Al­man­zor, fue­ra mu­sul­mán. En su cró­ni­ca, Pi­ga­fet­ta se re­fie­re a él co­mo “nues­tro rey”, al­go in­con­ce­bi­ble de ha­ber se­gui­do con vida Ma­ga­lla­nes. Con tal de pre­ser­var las bue­nas re­la­cio­nes, in­clu­so sa­cri­fi­ca­ron los cer­dos que ha­bían traí­do de Fi­li­pi­nas (“le com­pla­ci­mos una vez más y los de­go­lla­mos en el en­tre­puen­te pa­ra que los mo­ros no se aper­ci­bie­sen”). Tam­bién se cui­da­ron muy mu­cho de cual­quier atis­bo de evan­ge­li­za­ción, lo que de­jó en el pa­ro a los cu­ras que via­ja­ban en la flo­ta sin que por ello re­nun­cia­ran a su par­te del bo­tín de es­pe­cias. Pe­ro, cuan­do con gran pom­pa y jú­bi­lo de la ma­ri­ne­ría las dos na­ves se dis­pu­sie­ron a zar­par en pre­sen­cia de los re­yes de to­das las is­las, el bu­que in­sig­nia, Tri­ni­dad, de­mos­tró que la ava­ri­cia rom­pe el bar­co ya que el pe­so acu­mu­la­do en sus bo­de­gas pro­vo­có una des­co­mu­nal vía de agua que es­tu­vo a pun­to de lle­var­le a pi­que. El ri­dícu­lo fue ma­yúscu­lo y obli­gó a la otra na­ve, Vic­to­ria, a des­pren­der­se de par­te de su car­ga co­mo me­di­da de pre­cau­ción y a em­pren­der so­la el re­gre­so a Es­pa­ña no por el Pa­cí­fi­co sino, de ma­ne­ra clan­des­ti­na al tra­tar­se del he­mis­fe­rio por­tu­gués, por la Ru­ta del Ca­bo. Tras ser re­pa­ra­da, la Tri­ni­dad em­pren­de­ría un fa­lli­do re­gre­so a tra­vés del Pa­cí­fi­co que lle­vó a la muer­te a gran par­te de la tri­pu­la­ción an­tes de aca­bar sus días va­ra­da de re­gre­so a las Mo­lu­cas. El jalón de la glo­ba­li­za­ción que­da­ba así tra­za­do por es­tos pio­ne­ros de la marina mer­can­te con un enor­me cos­te en vi­das hu­ma­nas. Mu­cho ha cam­bia­do des­de en­ton­ces en el co­mer­cio mun­dial, aun­que no la im­por­tan­cia de es­te ti­po de trans­por­te, ya que el 90 por cien­to de las mer­can­cías via­jan en bar­co. En la ac­tua­li­dad son 50.000 el número de bu­ques mer­can­tes que sur­can los océa­nos, en­tre ellos pe­tro­le­ros con más de 500.000 to­ne­la­das de cru­do, la es­pe­cia de nues­tra era. El vas­co Ja­vier Sán­che­zBeas­koet­xea, un El­cano y Pi­ga­fet­ta actual ya que com­bi­na la con­di­ción de pi­lo­to de la marina mer­can­te y de pe­rio­dis­ta, co­men­ta que los bu­ques mer­can­tes han ad­qui­ri­do la cos­tum­bre de des­pla­zar­se a to­da má­qui­na en el Gol­fo de Adén con ob­je­to de evi­tar a los pi­ra­tas. Sán­chez-Beas­koet­xea es au­tor de una re­cien­te te­sis doc­to­ral cen­tra­da en la ma­la ima­gen de la marina mer­can­te de­bi­do a que las úni­cas no­ti­cias que tras­cien­den a la opi­nión pú­bli­ca acer­ca de es­ta ac­ti­vi­dad tie­nen que ver con ac­ci­den­tes y he­chos vio­len­tos, pe­se a ser “anec­dó­ti­cos” si nos ate­ne­mos al vo­lu­men glo­bal de es­te ti­po de trans­por­te al que con­si­de­ra el “es­la­bón in­vi­si­ble” de la eco­no­mía. Quien dis­pon­ga de cua­tro me­ses y no me­nos de 10.000 eu­ros po­drá co­no­cer des­de den­tro el fas­ci­nan­te e in­jus­ta­men­te ig­no­ra­do mun­do de la marina mer­can­te en­ro­lán­do­se en cual­quie­ra de las na­vie­ras que ofre­cen pla­zas a viajeros en sus car­gue­ros re­bo­san­tes de con­te­ne­do­res que dan la vuel­ta al Glo­bo con es­ca­la en puer­tos eu­ro­peos co­mo Ham­bur­go, Rot­ter­dam, Am­be­res o Gé­no­va. Gra­cias a es­te pe­ri­plo la ges­ta de los Ma­ga­lla­nes, El­cano, Pi­ga­fet­ta y de­más aventureros de la Era de los Des­cu­bri­mien­tos le se­rá al via­je­ro mu­cho más com­pren­si­ble aun­que, des­de el con­fort de su ca­bi­na con co­ne­xión per­ma­nen­te a in­ter­net, le cues­te creer que com­pa­ñe­ros de Pi­ga­fet­ta pre­fi­rie­ran, se­gún tes­ti­mo­nio del cro­nis­ta, “que­dar­se en las is­las del Ma­lu­co me­jor que vol­ver a Es­pa­ña, ya por te­mor de que el na­vío no re­sis­tie­ra tan lar­go via­je, ya por­que el re­cuer­do de lo que su­frie­ron an­tes de lle­gar al Ma­lu­co les ame­dren­ta­se, pen­san­do que mo­ri­rían de ham­bre en me­dio del Océano”.

Periodista, his­to­ria­dor y via­je­ro. Es au­tor de di­ver­sos li­bros y ar­tícu­los so­bre via­jes y via­je­ros, en­tre ellos Stan­ley, de Ma­drid a las Fuen­tes del Ni­lo (Edi­to­rial Mon­da­do­ri).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.