El Ja­pón de las geis­has

El co­ra­zón es­pi­ri­tual del país ni­pón se ha­lla aquí, en una ciu­dad que es fa­mo­sa por la abun­dan­cia de be­llos tem­plos y el gran número de geis­has que aún si­guen en ac­ti­vo. Po­ner un pie en Kio­to es sa­bo­rear pa­sa­do y pre­sen­te de una ur­be que mi­ra al fu­tu­ro co

Rutas del Mundo - - EL VIAJE DE TU VIDA - Lu­cas Va­lle­ci­llos Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Em­pla­za­da en el cen­tro de la re­gión de Kin­ki, a unos 40 ki­ló­me­tros al nor­des­te de Osa­ka y muy pró­xi­ma al ex­tre­mo sur del lago Bi­wa -el más gran­de del país-, se le­van­ta Kio­to. Es una ciu­dad muy es­pe­cial. Fue fun­da­da en la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo VIII por el em­pe­ra­dor Kan­mu, que la con­vir­tió en se­de de su cor­te im­pe­rial y ca­pi­tal del país. Y fue con­ci­bi­da, co­mo era ha­bi­tual en­ton­ces, a ima­gen de las ca­pi­ta­les chi­nas, la gran po­ten­cia de la re­gión en ese mo­men­to, con el damero de sus ave­ni­das orien­ta­do se­gún los pun­tos car­di­na­les y to­man­do co­mo pun­to de re­fe­ren­cia el Palacio Im­pe­rial.

Así na­ció la cor­te de Heian-kyo, en torno a la cual se desa­rro­lló una ur­be que con los años pa­só a lla­mar­se Kio­to. Vi­vió cua­tro si­glos de un gran es­plen­dor que la lle­na­ron de ri­que­zas, ar­tis­tas y gen­te ilus­tra­da. Lue­go lo­gró aún man­te­ner la ca­pi­ta­li­dad im­pe­rial de Ja­pón has­ta 1868, cuan­do la cor­te se tras­la­dó a la ciu­dad de Edo y és­ta pa­só a lla­mar­se To­kio.

CA­PI­TAL ES­PI­RI­TUAL DE JA­PÓN

Ac­tual­men­te, Kio­to en un lu­gar de re­fe­ren­cia de Ja­pón. Tan­tos si­glos de cen­tra­li­dad po­lí­ti­ca y cul­tu­ral la han con­ver­ti­do en una ciu­dad con un pa­tri­mo­nio es­pec­ta­cu­lar. Hay más de diez mo­nu­men­tos de­cla­ra­dos pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unes­co, y otros tan­tos que tam­bién de­be­rían es­tar catalogados del mis­mo mo­do. Es, sin du­da, la ca­pi­tal es­pi­ri­tual del país. Se­gún da­tos ofi­cia­les cuen­ta con 400 tem­plos shin­to y 1.650 bu­dis­tas. Un di­cho po­pu­lar di­ce que es po­si­ble vi­si­tar ca­da día du­ran­te diez años un tem­plo di­fe­ren­te y no lle­gar a vi­si­tar­los to­dos. Pe­ro qui­zá lo ver­da­de­ra­men­te más bri­llan­te de Kio­to sea la fa­ci­li­dad con la que ha po­di­do fu­sio­nar pa­sa­do y pre­sen­te. A lo lar­go del río Ka­mo se ex­tien­de una ciu­dad mo­der­na que guar­da con mi­mo su gran le­ga­do his­tó­ri­co, que cre­ce en abun­dan­cia a me­di­da que nos ale­ja­mos del cen­tro. Pue­de sor­pren­der, pe­ro sus se­cre­tos me­jor guar­da­dos es­tán en la pe­ri­fe­ria y los bos­ques de las co­li­nas que ro­dean la ciu­dad. Aquí, el via­je­ro se en­cuen­tra con la esen­cia del país del sol na­cien­te: fa­bu­lo­sos palacios, be­llos tem­plos y jar­di­nes, y ba­rrios tra­di­cio­na­les que son los más lin­dos de to­do Ja­pón.

Por su gran­de­za, pa­ra po­der sa­bo­rear con una mí­ni­ma in­ten­si­dad sus en­can­tos, me­re­ce una vi­si­ta que no es­ca­ti­me en tiem­po. Es­ta ciu­dad ha­ce que el tu­ris-

ta apre­su­ra­do re­pa­re en el de­ta­lle, en la apre­cia­ción es­té­ti­ca de la sim­pli­ci­dad. De­bi­do a que no fue bom­bar­dea­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial man­tie­ne un gran le­ga­do del pa­sa­do, co­sa que no se pue­de de­cir de ciu­da­des co­mo To­kio, Hi­ros­hi­ma o Na­ga­sa­ki, que fue­ron arra­sa­das por los Es­ta­dos Uni­dos.

LA CIU­DAD DE LAS GEIS­HAS

Kio­to es tam­bién uno de los úl­ti­mos re­duc­tos an­ces­tra­les de la cul­tu­ra ni­po­na, que per­vi­ve des­de ha­ce 400 años: las geis­has. Y es que las geis­has aún exis­ten en Ja­pón, y aun­que hoy usan nue­vas tec­no­lo­gías, man­tie­nen un es­ti­lo de vida se­cu­lar en las for­mas y en el fon­do, que las en­vuel­ve en un uni­ver­so fan­tás­ti­co y se­cre­to, po­cas ve­ces des­ve­la­do.

Exis­ten des­de ha­ce cua­tro si­glos, y cu­rio­sa­men­te el ofi­cio fue ini­cia­do por hom­bres cu­yos orí­ge­nes eran una evo­lu­ción de los tai­ko­mo­chi, ani­ma­do­res y con­se­je­ros de los gran­des se­ño­res. La voz “geis­ha” es la com­bi­na­ción de dos kan­ji o ideo­gra­mas: “ar­te” y “per­so­na”, así que po­dría tra­du­cir­se co­mo per­so­na que do­mi­na to­das las ar­tes. A par­tir del 1800 las mu­je­res ad­qui­rie­ron un gran pro­ta­go­nis­mo y a fi­na­les de si­glo XIX los hom­bres des­apa­re­cie­ron del ofi­cio.

Una gei­ko, nom­bre con el que se de­no­mi­na a una geis­ha en Kio­to, de­be do­mi­nar di­ver­sos ar­tes, co­mo la

danza, la con­ver­sa­ción, el can­to, la poe­sía, el arre­glo flo­ral, la ce­re­mo­nia del té o la ca­li­gra­fía. Si en una épo­ca pa­sa­da re­pre­sen­ta­ron la van­guar­dia de las mo­das, hoy de­bi­do a la oc­ci­den­ta­li­za­ción del país cons­ti­tu­yen uno de los pi­la­res vi­vien­tes de la cul­tu­ra tra­di­cio­nal, en cla­ra re­ce­sión. An­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en Kio­to ha­bían 80.0000 geis­has. Ac­tual­men­te se cuen­tan me­nos de un mi­llar. En ellas se en­car­na un ideal es­té­ti­co, el iki, que re­pre­sen­ta to­do el re­fi­na­mien­to de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa: ero­tis­mo ve­la­do, co­que­te­ría, es­pi­ri­tua­li­dad y una es­pon­ta­nei­dad con­tro­la­da.

La per­vi­ven­cia has­ta nues­tros días de un ofi­cio tan pe­cu­liar co­mo el de gei­ko hay que bus­car­la bá­si­ca­men­te en una razón: sus la­bios siem­pre que­dan se­lla­dos, exis­te un pac­to to­tal de se­cre­to. Un clien­te que dis­fru­ta de la com­pa­ñía de una gei­ko tie­ne la to­tal ga­ran­tía de que na­da de lo di­cho o he­cho sal­drá del Ozas­hi­ki, un re­cin­to se­lla­do a los oí­dos y las mi­ra­das ex­te­rio­res ubi­ca­do den­tro de la Ca­sa de Té. En él tie­ne lu­gar el en­cuen­tro ba­jo unos có­di­gos cen­te­na­rios de leal­tad y si­len­cio. Una gei­ko ja­más pue­de ha­blar de lo que ha su­ce­di­do en es­te re­cin­to má­gi­co e im­pe­ne­tra­ble. Du­ran­te si­glos las Ca­sas de Té han tra­ba­ja­do pa­ra la eli­te de Ja­pón, co­no­cien­do se­cre­tos de es­ta­do y los en­tre­si­jos de la vida pri­va­da de hom­bres muy po­de­ro­sos que sal­vo en ex­tra­ñas oca­sio­nes nun­ca han sa­li­do a la luz.

El Kar­yu­kai es el uni­ver­so in­des­ci­fra­ble y cau­ti­va­dor de las geis­has, al que só­lo ac­ce­den las mu­je­res que son ca­pa­ces de su­pe­rar un du­ro apren­di­za­je lleno de obs­tácu­los, que les con­du­ce a ser her­mo­sas co­mo una flor y ele­gan­tes, fle­xi­bles y fuer­tes co­mo un ro­ble. Es­te ofi­cio le­gen­da­rio es­tá en­mar­ca­do por una ne­bu­lo­sa que di­bu­ja un fir­ma­men­to con se­duc­to­ras leyendas per­fu­ma­das. Sin em­bar­go, desa­rro­llan su ac­ti­vi­dad con la lle­ga­da del oca­so, en ba­rrios os­cu­ros de es­tre­chos ca­lle­jo­nes y ocha­yas que guar­dan ce­lo­sa­men­te su in­te­rior. Es­ta am­bi­gua dua­li­dad ve­la­da por el más es­tric­to se­cre­to ge­ne­ra un mis­te­rio que des­de ha­ce más de cua­tro si­glos in­vi­ta al de­seo y la fan­ta­sía.

En su mo­men­to de má­xi­mo es­plen­dor, las geis­has re­pre­sen­ta­ron la van­guar­dia de la mo­da en Ja­pón.

UNA CE­RE­MO­NIA DEL TÉ EN GION

En­tre es­tre­chas y ve­tus­tas ca­lles que mues­tran có­mo era an­ta­ño Kio­to se ha­lla la zo­na de Pon­to­cho y Gion. Por el día sus ca­lles son tran­qui­las, pe­ro con la pues­ta de sol ex­pe­ri­men­tan una me­ta­mor­fo­sis sor­pren­den­te, aquí y allá, apa­re­cen y des­apa­re­cen rá­pi­da­men­te por los za­gua­nes de be­llas ca­sas de ma­de­ra las mis­te­rio­sas geis­has, ata­via­das con sus des­lum­bran­tes ro­pa­jes que ad­quie­ren un bri­llo es­pe­cial en la no­che. Al fi­nal de la tar­de ba­res, res­tau­ran­tes y clu­bes em­pie­zan a ani­mar­se trans­for­man­do sus ca­lles en un ir y ve­nir de gen­te, don­de gru­pos de eje­cu­ti­vos for­ma­les y muy co­rrec­tos du­ran­te la jor­na­da la­bo­ral, aho­ra ba­jo los efec­tos de la cer­ve­za y el sa­ke se tor­nan rui­do­sos y bro­mis­tas. En Ja­pón no es­tá mal vis­ta la em­bria­guez, es uno de los pa­raí­sos pa­ra los be­be­do­res; hay que es­tar aten­tos, en cual­quier mo­men­to pue­den caer en las ga­rras de un ebrio sa­la­ri­man (así se

En el ba­rrio de Gion se en­cuen­tran las me­jo­res Ca­sas de Té, don­de vi­vir la ce­re­mo­nia del “Cha-no-yû”, en un pe­que­ño pa­be­llón jun­to a un jar­dín.

co­no­ce a los tra­ba­ja­do­res de cue­llo blan­co), con ga­nas de prac­ti­car su in­glés. A me­dia­no­che es fá­cil ver cua­dri­llas de hom­bres tra­jea­dos tam­ba­leán­do­se mien­tras se di­ri­gen a coger el úl­ti­mo tren que les lle­va­rá a sus ca­sas.

La zo­na de Gion, es la pre­fe­ri­da por los tu­ris­tas pa­ra apos­tar­se en la ca­lle ma­yor e in­ten­tar ver una geis­ha. Un con­se­jo: no lo ha­gan, por­que pue­den pa­sar ho­ras y no apa­re­cer nin­gu­na. Lo me­jor es dis­fru­tar de las ma­ra­vi­llas del ba­rrio y de­jar sor­pren­der­se ines­pe­ra­da­men­te, da­do que ellas sue­len es­qui­var los si­tios don­de sa­ben que se con­cen­tran la ma­yor can­ti­dad de tu­ris­tas.

Es­te ba­rrio cuen­ta con las me­jo­res Ca­sas de Té, y por tan­to el más in­di­ca­do pa­ra vi­vir su ce­re­mo­nia. El cha-no-yû ( li­te­ral­men­te “agua ca­lien­te pa­ra el té”) se di­ce que es la quin­tae­sen­cia de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, en él se con­den­san la es­ti­li­za­ción, el gus­to por la be­lle­za y el ri­tual, las for­mas sim­ples, la com­pli­ci­dad con la na­tu­ra­le­za y la me­di­ta­ción. El mar­co ideal es un pe­que­ño pa­be­llón en el jar­dín de la ca­sa, con­si­de­ra­do la morada de la fan­ta­sía o del va­cío, al que se lle­ga por un sen­de­ro tras atra­ve­sar una pe­que­ña puer­ta, de­jan­do así sim­bó­li­ca­men­te el ex­te­rior pa­ra ac­ce­der a otro tiem­po.

Los lo­ca­les que rea­li­zan la ce­re­mo­nia del té en Gion tie­nen es­pa­cios co­mo el des­cri­to; lo que más

An­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bía unas 80.000 geishas en Ja­pón. Ac­tual­men­te se cuen­tan me­nos de un mi­llar. Son ar­tis­tas de­bi­da­men­te pre­pa­ra­das en el ar­te del can­te, la poe­sía o la ca­li­gra­fía.

Las geishas aún exis­ten en el Ja­pón del si­glo XXI. Son ex­tra­or­di­na­rias ar­tis­tas que man­tie­nen el es­ti­lo de vi­da se­cu­lar, aun­que usen tam­bién nue­vas tec­no­lo­gías. Eso sí, su ima­gen no tie­ne na­da que ver con la que di­vul­gó el no­ve­lis­ta Art­hur Gol­den en...

Kioto es una ciu­dad muy es­pe­cial en Ja­pón. Ca­pi­tal im­pe­rial du­ran­te siglos, es el lu­gar don­de me­jor se con­ser­van las an­ti­guas cos­tum­bres ni­po­nas. Por ello aco­ge 10 mo­nu­men­tos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y ba­rrios tra­di­cio­na­les que son los más be­llos del...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.