TU­RIS­MO AR­QUEO­LÓ­GI­CO POR LA RU­TA MO­CHE

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR -

Una in­tere­san­te al­ter­na­ti­va al tu­ris­mo de sol y pla­ya, y tam­bién al tu­ris­mo de balneario que ofre­ce la cos­ta nor­te del Pe­rú son sus va­lio­sos ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos. Co­no­cer­los es la me­jor ma­ne­ra de en­ten­der er el pa­sa­do y, de re­bo­te, el pre­sen­te de es­ta ri­ca y atrac­ti­va re­gión.

EL SE­ÑOR DE SI­PÁN Y LA SE­ÑO­RA DE CAO O

Co­rría el año 1987 cuan­do o el ar­queó­lo­go pe­ruano Wal­ter Al­va y su equi­po die­ron on con la tum­ba del lla­ma­do Se­ñor de Si­pán, un im­porrtan­te go­ber­nan­te mo­che del si­glo III. El ha­llaz­go su­pu­so so el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra a las ex­ca­va­cio­nes en el nor­te del país, y el en­cla­ve se con­ver­tier­ti­ría en el pri­mer gran des­tino tino ar­queo­ló­gi­co de la zo­na.

Es­tá en Hua­ca Ra­ja­da, , don­de se ter­cia una vi­si­ta a al

Museo de las Tum­bas Reales

de Si­pán, cons­trui­do a mo­do de una tra­di­cio­nal pi­rá­mi­de mo­che. Apar­te de una gran can­ti­dad de in­for­ma­ción, la jo­ya es el en­te­rra­mien­to tal co­mo se ha­lló, con el te­so­ro in­clui­do, por su­pues­to. Des­de el boom ar­queo­ló­gi­co que su­pu­so el des­cu­bri des­cu­bri­mien­to del Se­ñor de Si­pán, s se han des­en­te­rra­do v va­lio­sos te­so­ros, se han ex­ca­va­do im­por­tan­tes si­tios y se han crea­do mu­seos qu que los ex­pli­can. Has­ta con con­for­mar, en 2008, la llam lla­ma­da Ru­ta Mo­che, en la qu que ar­queo­lo­gía, ar­te, pai­sa pai­sa­je y tra­di­cio­nes se unen pa­ra dar a co­no­cer una his­to­ri his­to­ria tan lar­ga co­mo ri­ca.

Dich Di­cha ru­ta arranca en un en­cla­ve en pleno de­sier­to y con vis­tas vis­ta al Pa­cí­fi­co, en el dis­tri­to d de la Mag­da­le­na de Cao: el Com­ple­jo Com­ple Ar­queo­ló­gi­co El

Bru­jo, cuy cu­ya de­no­mi­na­ción res­pon­de a la tra­di­cio­nal afluen­cia de cha­ma cha­ma­nes que es­co­gen prac­ti­car aquí sus an­ces­tra­les ri­tua­les. E Es un gran cen­tro ce- re­mo­nial con tres com­ple­jos, tres huacas (se­pul­cros): Prie­ta, El Bru­jo y Cao Vie­jo. En es­ta úl­ti­ma se ha­lló en 2006 a la bau­ti­za­da co­mo Se­ño­ra de Cao, la pri­me­ra go­ber­nan­te fe­me­ni­na co­no­ci­da del Pe­rú prehis­pá­ni­co, que vi­vió ha­ce 1.700 años y di­ri­gió con mano de hie­rro al pue­blo mo­chi­ca (o mo­che), lle­gan­do a con­tro­lar gran par­te de la cos­ta pe­rua­na en­tre los si­glos IX y XV. El ha­llaz­go de sus res­tos su­pu­so una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción pa­ra la ar­queo­lo­gía. Aho­ra, un Museo de Si­tio pro­po­ne un apa­sio­nan­te iti­ne­ra­rio por 5.000 años de his­to­ria. Al fi­nal, nos es­pe­ra la sor­pre­sa: la mo­mia de la Se­ño­ra de Cao; ape­nas ilu­mi­na­da y en un es­pa­cio es­pe­cial­men­te cli­ma­ti­za­do. La ve­mos re­fle­ja­da en un es­pe­jo.

A so­lo cin­co ki­ló­me­tros de Tru­ji­llo es­tán las Huacas de Mo­che, unas 60 hec­tá­reas al am­pa­ro del Ce­rro Blan­co. La enor­me pi­rá­mi­de del Sol, de ado­be, de­bió ser el co­ra­zón del po­der po­lí­ti­co; la de la Lu­na, del re­li­gio­so. En la úl­ti­ma se han ha­lla­do los res­tos de 40 hom­bres sa­cri­fi­ca­dos y pin­tu­ras que mues­tran a la prin­ci­pal dei­dad mo­chi­ca: el dios De­ca­pi­ta­dor. En su vas­ta pla­za, pa­ra unas mil per­so­nas, los fri­sos re­lu­cen has­ta una al­tu­ra de seis

ni­ve­les y evi­den­cian la im­po­nen­te es­ce­no­gra­fía que se­ría de te­lón de fon­do a los ri­tua­les re­li­gio­sos. En es­te ca­so, el museo ex­hi­be pie­zas de ce­rá­mi­ca y de oro, y dos os ma­que­tas que re­crean n un es­pa­cio ce­re­mo­nial chimú, imú, la cul­tu­ra que ocu­pa­ría el te­rri­to­rio de los mo­ches tras la des­apa­ri­ción de és­tos.

BA­RRO HE­CHO AR­TE

No obs­tan­te, los res­tos chi­múes más im­por­tan­tes es­tán al otro la­do de Tru­ji­llo, al nor­te. Se tra­ta de Chan Chan (en len­gua chimú “sol sol”), que se ex­tien­de a lo lar­go y an­cho de 20 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, la ca­pi­tal del im­pe­rio chimú al­ber­gó has­ta 100.000 al­mas. Y os­ten­ta el ré­cord de ser la ciu­dad de ba­rro más gran­de de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na.

Mu­ros y ta­pia­les se ex­tien­den has­ta don­de al­can­za la vis­ta, fri­sos de pá­ja­ros y pe­ces , gre­cas geo­mé­tri­cas… con­vier­ten el ado­be en ar­te de en­ca­je. Chan Chan ca cam­bió las enor­mes p pi­rá­mi­des por ciu­dad de­las amu­ra­lla­das de b ba­rro, la ver­ti­ca­li­dad p por la ho­ri­zon­ta­li­da dad; y eso que so­lo ha sa­li­do a la luz una mí­nim mí­ni­ma par­te. A tra­vés de es­te má­gi­co la­be­rin­to de es­tre­chos y lar­gos pa­si­llos salen al pa­so diez palacios (el prin­ci­pal el NIKAN), pla­ta­for­mas y ram­pas, es­truc­tu­ras pi­ra­mida­les y trian­gu­la­res, ga­le­rías, sa­las y pa­tios ce­re­mo­nia­les al­re­de­dor de una gran pla­za, y al­gún que otro pe­rro pe­ruano sin pe­lo, ra­za tam­bién pro­te­gi­da por Unes­co. Aquí, de nue­vo, la sor­pre­sa lle­ga al fi­nal del re­co­rri­do, cuan­do, cual oa­sis, un es­tan­que prue­ba que los chi­múes do­mi­na­ron la ca­na­li­za­ción del agua.

DOS RÉ­CORDS PREIN­CAI­COS

Cuan­do se lle­ga al si­guien­te si­tio ar­queo­ló­gi­co del iti­ne­ra­rio ya se ha aban­do­na­do el de­par­ta­men­to de La Li­ber­tad pa­ra en­trar en el de Lam­ba­ye­que. Se tra­ta de

Tú­cu­me, cen­tro ur­bano de otra gran cul­tu­ra prehis­pá­ni­ca: Lam­ba­ye­que (o Si­cán), da­ta­da ha­cia el año 700. Su le­ga­do: 221 hec­tá­reas y 26 huacas. A ella per­te­ne­ce la cons­truc­ción de ado­be de ma­yor lon­gi­tud el mun­do, la Hua­ca Lar­ga, en el Va­lle de las Pi­rá­mi­des, con­cre­ta­men­te en el Ce­rro Purgatorio. Tie­ne al­re­de­dor de un ki­ló­me­tro. En sus mu­ros se re­pi­te un icono: un ave vo­lan­do en pi­ca­do, o re­man­do so­bre una ola. To­da­vía en­con­tra­mos otro ré­cord:

Hua­ca Ven­ta­rrón al­ber­ga la pin­tu­ra mu­ral más an­ti­gua de Amé­ri­ca: 4.500 años de an­ti­güe­dad; un cier­vo en­vuel­to en unas re­des. Ven­ta­rrón, da­ta­da ha­cia 2600 a. de C., em­pe­zó a ser ex­ca­va­da en 2007 por Na­cho Al­va, hi­jo del des­cu­bri­dor del Se­ñor de Si­pán.

La Ru­ta Mo­che con­clu­ye en otro des­ta­ca­do museo: el Museo Bru­ning, con ex­ce­len­tes mues­tras de la ce­rá­mi­ca mo­chi­ca, so­bre to­do los ex­clu­si­vos y lla­ma­ti­vos hua­co­re­tra­tos (va­sos-re­tra­to) que com­bi­nan ar­ci­lla ro­ja y blan­ca y que re­pre­sen­tan per­so­na­jes de un por­ten­to­so rea­lis­mo. Con­tem­plan­do es­tos ros­tros del pa­sa­do nos acer­ca­mos al la­do más hu­mano de los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de la cos­ta nor­te del Pe­rú.

Chan Chan, la ma­yor ciu­dad de ba­rro de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na; las tum­bas del Se­ñor de Si­pán y la Se­ño­ra de Cao y sus res­pec­ti­vos te­so­ros; la pin­tu­ra mu­ral más an­ti­gua del con­ti­nen­te; la cons­truc­ción de ado­be más lar­ga del mun­do... La ri­que­za arqueológica es inago­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.