EL ES­PÍ­RI­TU DE LIBERTALIA

Rutas del Mundo - - EL VIAJE DE TU VIDA -

Da­niel De­foe, au­tor de la fa­mo­sa no­ve­la Ro­bin­son Cru­soe, fue quien es­cri­bió por pri­me­ra vez so­bre los in­tré­pi­dos pi­ra­tas de Libertalia. Se­gún De­foe, un pi­ra­ta fran­cés lla­ma­do Mis­son -una es­pe­cie de Ro­bin Hood da­do a re­par­tir el bo­tín en­tre los po­bres­fun­dó en mi­tad del océano Ín­di­co (en­tre el nor­te Ma­da­gas­car, Reunión y Sey­che­lles, pro­ba­ble­men­te) una re­pú­bli­ca for­ma­da por pi­ra­tas de dis­tin­tas pro­ce­den­cias. Se co­mu­ni­ca­ban en una mez­cla de fran­cés, in­glés, ho­lan­dés y por­tu­gués, por los que al­gu­nos les atri­bu­yen el he­cho de ser los pre­cur­so­res del es­pe­ran­to. No fue­ron pi­ra­tas in­fer­na­les ni truha­nes sino todo lo con­tra­rio, eran bue­nos ma­ri­ne­ros que pro­mo­vie­ron la igual­dad de de­re­chos en­tre las per­so­nas de di­fe­ren­tes ra­zas y pue­blos. Nun­ca mal­tra­ta­ban a los ven­ci­dos, ni sa­quea­ban com­ple­ta­men­te el na­vío, ni tam­po­co lo que­ma­ban. No se cas­ti­ga­ba la ho­mo­se­xua­li­dad, ni ha­bía es­cla­vos, ni ven­gan­za, ni vio­len­cia, ni ava­ri­cia, ni se im­po­nía nin­gu­na re­li­gión. So­bre­vi­vían to­man­do úni­ca­men­te al­gu­nas de las mer­can­cías y suministros de los bar­cos apre­sa­dos y lue­go los de­ja­ban mar­char. Los es­cla­vos que via­ja­ban a bor­do de es­tos bar­cos eran li­be­ra­dos y ves­ti­dos con las ro­pas de sus opre­so­res.

Los pi­ra­tas de Libertalia no lle­va­ban par­che en el ojo, ni pa­ta de pa­lo ni lo­ro so­bre el hom­bro. Su ban­de­ra no era ne­gra con una ca­la­ve­ra y dos ti­bias sino una ban­de­ra blan­ca con la le­yen­da “Por Dios y la Li­ber­tad”. Cuan­do cap­tu­ra­ban un na­vío se re­par­tían equi­ta­ti­va­men­te los be­ne­fi­cios del bo­tín si­guien­do prin­ci­pios co­lec­ti­vis­tas. Los ca­pi­ta­nes se ele­gían por vo­ta­ción y eran con­si­de­ra­dos igua­les que sus com­pa­ñe­ros, te­nien­do co­mo fun­ción la de di­ri­gir el bar­co du­ran­te los com­ba­tes. Un co­mi­té de sa­bios ela­bo­ra­ba las le­yes s que eran res­pe­ta­das por to­da la co­mu­ni­dad. Cuen­tan que es­ta uto­pía pi­ra­ta du­ró 25 años y que ade­más no tu­vo un fi­nal glo­rio­so al es­ti­lo de las pe­lí­cu­las de Errol Flynn. Pa­re­ce ser que un gru­po de mal­ga­ches ba­jó de las mon­ta­ñas cer­ca­nas y ma­tó a ca­si to­dos los pi­ra­tas, des­tru­yen­do su efí­me­ra re­pú­bli­ca. No se han en­con­tra­do res­tos ar­queo­ló­gi­cos que con­clu­yan si es­ta his­to­ria fue ve­rí­di­ca, so­lo sa­be­mos de ella por De­foe.

Lo que sí sa­be­mos con cer­te­za es que en el Ín­di­co hu­bo pi­ra­te­ría, y que una de sus ba­ses es­tu­vo en Reunión. La tra­di­ción oral de la is­la es bue­na mues­tra, así co­mo la pro­pia tum­ba del más te­mi­do pi­ra­ta, que es­tá en la is­la. Se lla­ma­ba La­vas­seur y su re­cuer­do pue­de se­guir­se en la no­ve­la (y pe­lí­cu­la) El ca­pi­tán Blood. El crip­to­gra­ma de La­vas­seur con­ti­núa sien­do un re­fe­ren­te en los es­tu­dios de pi­ra­te­ría y ja­más se en­con­tró su te­so­ro. ¿Se ani­man a bus­car­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.