EN EL RAN­CHO DE JR

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR -

Se co­gen amo­res y desamo­res, in­fi­de­li­da­des y hu­mi­lla­cio­nes, un ma­lo co­mo el mis­mí­si­mo Lu­ci­fer y unos cuan­tos bue­nos que ro­zan la san­ti­dad, se mez­cla todo bien, se aña­de una ge­ne­ro­sa do­sis de am­bi­ción, se­xo, po­der y un ran­cho en Te­xas y… voi­là, el pri­me­ro de los gran­des cu­le­bro­nes te­le­vi­si­vos lis­to pa­ra to­mar.

Y es que 356 epi­so­dios y ca­tor­ce tem­po­ra­das die­ron pa­ra mu­cho. Las aven­tu­ras y des­ven­tu­ras de los Ewing, due­ños de la pe­tro­le­ra Ewing Oil, cen­tran la his­to­ria de la se­rie Da­llas. Se emi­tió en EE.UU. en­tre abril de 1978 y ma­yo de 1991, en la CBS. En Es­pa­ña, con­ver­ti­da en un au­tén­ti­co fe­nó­meno so­cial, la emi­tió TVE en­tre 1979 y 1982, y lue­go pa­só a las ca­de­nas au­to­nó­mi­cas.

Crea­da por Da­vid Ja­cobs y pro­ta­go­ni­za­da por un lar­go elen­co en el que se mez­cla­ban ac­to­res de la vie­ja es­cue­la co­mo Bar­ba­ra Bel Ged­des y Jim Da­vis –co­mo ma­triar­ca y pa­triar­ca–, y otros más jó­ve­nes co­mo Larry Hag­man (JR), Lin­da Gray (Sue Ellen), Pa­trick Duffy (Bobby), Vic­to­ria Prin­ci­pal (Pa­me­la) y Char­le­ne Tilton (Lucy).

Han pa­sa­do 30 años des­de que los es­pa­ño­les nos en­gan­cha­mos a Da­llas, pe­ro aún no he­mos ol­vi­da­do el ros­tro de JR, con som­bre­ro te­xano y ga­fas de sol, uno de esos ico­nos te­le­vi­si­vos que per­ma­ne­cen pa­ra siem­pre en la re­ti­na. En el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, la se­rie se re­ma­ta­ba con una es­ce­na de lo más im­pac­tan­te: el vi­llano se mi­ra en el es­pe­jo mien­tras sos­tie­ne en la mano un re­vól­ver. Tras man­te­ner una con­ver­sa­ción con­si­go mis­mo en la que ima­gi­na có­mo hu­bie­ra si­do la vi­da de quie­nes le ro­dean si él no hu­bie­se exis­ti­do, le­van­ta el ar­ma y se oye un dis­pa­ro. El bueno de Bobby, aler­ta­do por el es­ta­lli­do, en­tra en la ha­bi­ta- ción. Su ros­tro ex­cla­man­do ho­rro­ri­za­do “¡Oh, Dios mío!” fi­ni­qui­ta­ba la es­ce­na, y la se­rie… al me­nos has­ta aho­ra.

Gracias a que en reali­dad JR no se sui­ci­dó co­mo nos hi­cie­ron creer –Larry Hag­man, te­xano de pu­ra ce­pa (de Fort Worth) fa­lle­ció en no­viem­bre de 2012–, tan­to los nos­tál­gi­cos al­go “ca­rro­zas” co­mo los te­les­pec­ta­do­res más jó­ve­nes pue­den se­guir las an­dan­zas de los Ewing, y sus des­cen­dien­tes, en una nue­va tem­po­ra­da de la ma­dre de to­das las sa­gas. En el re­ma­ke, que se emi­te en An­te­na3, la en­vi­dia, los ce­los, el di­ne­ro y las trai­cio­nes con­ti­núan ju­gan­do un pa­pel es­te­lar.

Quie­nes se des­pla­cen has­ta Da­llas y Te­xas pue­den ver in si­tu el cam­po de ope­ra­cio­nes de los Ewing: con­tem­plar la pis­ci­na don­de JR se re­la­ja­ba mien­tras pen­sa­ba qué ha­cer pa­ra fas­ti­diar a Bobby, su her­mano y ri­val; o pi­sar su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.