DE­GUS­TAR Y SA­BO­REAR

Rutas del Mundo - - LA BRÚJULA DE ULISES -

Si laurisilva y le­va­das son ya de por sí re­com­pen­sas más que su­fi­cien­tes pa­ra el sen­de­ris­ta, la pers­pec­ti­va de ce­rrar la ex­cur­sión con una re­con­for­tan­te pon­cha ac­tua­rá, a buen se­gu­ro, de aci­ca­te com­ple­men­ta­rio. Se tra­ta de una be­bi­da ela­bo­ra­da a ba­se de aguar­dien­te de ca­ña de azú­car, zu­mos de na­ran­ja y li­món y miel que se sir­ve, en sus dis­tin­tas va­rian­tes, en to­das las ta­ber­nas de la is­la.

Lue­go, pa­ra que una ce­na es­té a la al­tu­ra de la ha­bi­tual es­pec­ta­cu­la­ri­dad de las pues­tas de sol de la is­la, el vi­si­tan­te de Ma­dei­ra no de­be­ría de­jar de pa­sar la oca­sión de pro­bar el pez sa­ble ( es­pa­da pre­ta) ser­vi­do con ba­na­na lo­cal.En cuan­to a car­nes, la es­pe­cia­li­dad lo­cal es la es­pe­ta­da, una enor­me bro­che­ta pre­sen­ta­da col­ga­da de una gan­cho en un pa­lo de lau­rel. El me­jor de los pos­tres po­dría ser cual­quie­ra de las fru­tas exó­ti­cas que pro­du­ce la is­la, que­dan­do pa­ra los más go­lo­sos la op­ción del bo­lo de mel, un biz­co­cho a ba­se de miel de ca­ña de azú­car, ha­ri­na de tri­go, azú­car, pi­mien­ta de Ja­mai­ca y fru­tos se­cos.

Pa­ra acom­pa­ñar ta­les pla­ce­res na­da me­jor que cual­quie­ra de las cua­tro va­rie­da­des de vino de Ma­dei­ra: el Ser­cial (se­co), el Ver­del­ho (se­mi-se­co), el Boal (se­mi-dul­ce) y la Mal­va­sía (dul­ce), aun­que pro­ba­ble­men­te el me­jor lu­gar ar pa­ra co­no­cer es­tos cal­dos es el Mu­seo del Vino de Ma­dei­ra, en el an­ti­guo con­ven­to de San Fran­cis­co en Fun­chal (Ave­ni­da Arria­ga, 28). Las vi­si­tas s cul­mi­nan con ge­ne­ro­sas ca­tas.

Y pues­tos a su­ge­rir rir un res­tau­ran­te-ma­ris­que­que­ría tan­to con ga­ran­tías tías de ca­li­dad co­mo de e au­ten­ti­ci­dad to­men n no­ta: Lareira por­tu- gue­sa en Estrada Mo­nu­men­tal, Tra­ves­sa Dou­tor Va­len­te, 7.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.