An­tes de que des­apa­rez­can

Rutas del Mundo - - LA TABERNA DEL CAPITÁN SWING - Lord Jim III

“¿Y a ti te gus­ta­ría que unos ex­tra­ños se ins­ta­la­sen en tu casa pa­ra reír­se de ti?”, es­pe­tó co­lé­ri­co uno de los con­ter­tu­lios. “Bueno… me im­por­ta­ría más o me­nos se­gún el di­ne­ro que me die­sen”, res­pon­dió su com­pa­ñe­ro de me­sa es­bo­zan­do una me­dia son­ri­sa. “Cla­ro, tú de­bes creer que todo el mun­do tie­ne un pre­cio”, con­clu­yó ofen­di­do el pri­me­ro, que sin me­diar pa­la­bra se le­van­tó y sa­lió de la ta­ber­na. Todo ha­bía em­pe­za­do con una agra­da­ble y pau­sa­da char­la, pe­ro los áni­mos se en­cen­die­ron cuan­do sa­lió a re­lu­cir el fa­mo­so reality te­le­vi­si­vo que lle­va­ba a fa­mi­lias oc­ci­den­ta­les a con­vi­vir con al­gu­na tri­bu re­mo­ta del Áfri­ca, del Ama­zo­nas… de uno de esos rin­co­nes ol­vi­da­dos en el an­cho mun­do. A aque­llas ho­ras que­da­ban, co­mo otras no­ches, ya so­lo en la ta­ber­na ellos dos, fren­te a fren­te, pe­ro el te­ma aún da­ba de sí, y la con­ver­sa­ción no so­lo pro­si­guió, sino que se ani­mó. “Pues a mí el pro­gra­ma me pa­re­ce más di­ver­ti­do que mu­chos do­cu­men­ta­les. Ya me gus­ta­ría vi­vir ro­dea­do de una na­tu­ra­le­za vir­gen don­de si al­go so­bre es es­pa­cio”, ale­gó a la ta­ber­ne­ra tras per­der su com­pa­ñe­ro de me­sa en la dis­cu­sión. “¿En se­rio en­vi­dias a esa gen­te? ¿Te gus­ta­ría te­ner que ca­mi­nar a dia­rio ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros pa­ra con­se­guir un po­co de agua o so­bre­vi­vir a -50º C gra­dos sin ca­le­fac­ción cen­tral? ¡Va­mos, no seas hi­pó­cri­ta!” Era la pri­me­ra in­ter­ven­ción de la ta­ber­ne­ra, a la que aque­llos des­afor­tu­na­dos co­men­ta­rios to­ca­ron la fi­bra.

En es­te mun­do in­ter­co­nec­ta­do, pa­re­ce men­ti­ra que aún ha­ya gen­te sin con­tac­to con el res­to de hu­ma­nos.

La plá­ti­ca en­tre am­bos se cen­tró en­ton­ces en la se­gun­da par­te del pro­gra­ma te­le­vi­si­vo. Pa­re­ce ser que, una vez trans­cu­rri­do el tiem­po es­ta­ble­ci­do con la tri­bu en cues­tión, el reality im­po­nía que los miem­bros de la tri­bu via­ja­ban has­ta aquí pa­ra in­ten­tar acli­ma­tar­se al exó­ti­co há­bi­tat oc­ci­den­tal. Na­da nue­vo ba­jo el sol, de he­cho, pues eso ya lo vi­mos ha­ce dé­ca­das en la pe­que­ña pan­ta­lla, cuan­do el inocen­te Tar­zán o el di­cha­ra­che­ro Co­co­dri­lo Dun­dee ate­rri­za­ron en Nue­va York. Tan­to el uno co­mo el otro pro­ta­go­ni­za­ron, des­de lue­go, es­ce­nas de­li­ran­tes e hi­la­ran­tes, pe­ro tra­tán­do­se de fic­ción, pro­ba­ble­men­te, la co­sa es­tu­vie­ra más jus­ti­fi­ca­da. La ta­ber­ne­ra te­nía más que aña­dir: “El otro día, un clien­te me de­jó ojear un li­bro mag­ní­fi­co con fo­tos in­creí­bles de Jimmy Nel­son de unas trein­ta cul­tu­ras de todo el Glo­bo que se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción”. Apa­re­cían, en­tre otros, los Hu­li de Pa­púa Gui­nea, los Tsaa­tan de Mon­go­lia, los Him­ba de Na­mi­bia, los Chuk­chi de Ru­sia, los Sam­bu­ru de Ke­nia… Los úl­ti­mos re­sis­ten­tes a la glo­ba­li­za­ción. “Y no creas que son cua­tro ga­tos. El au­tor vi­si­tó 29 co­mu­ni­da­des en las que vi­ven 15 millones de per­so­nas. ¡Ahí es na­da!, re­ma­tó. Se­gu­ra­men­te te­nía ra­zón. El li­bro pre­ten­día de­jar un tes­ti­mo­nio do­cu­men­tal so­bre es­tos pue­blos an­tes de que pa­sa­sen a ser his­to­ria. Y en es­te sen­ti­do, el tí­tu­lo de la obra re­sul­ta re­ve­la­dor: Be­fo­re They Pass Away (An­tes de que des­apa­rez­can). En es­te mun­do ca­da vez más in­ter­co­nec­ta­do, pa­re­ce men­ti­ra que to­da­vía que­de gen­te sin con­tac­to con el res­to de hu­ma­nos, por su­pues­to tec­no­ló­gi­co, pe­ro tam­po­co fí­si­co. Igual que los par­ti­ci­pan­tes en el reality, tam­bién Nel­son hu­bo de con­vi­vir un tiem­po con ellos, pe­ro su ob­je­ti­vo era muy dis­tin­to. No pre­ten­día imi­tar­los, ni con­ver­tir­se en uno de ellos, sino dar a co­no­cer una reali­dad des­de la dis­tan­cia y el res­pe­to. Ni más, ni me­nos. “Bue­nas no­ches ta­ber­ne­ra. Me voy a casa… “Ca­da uno en la su­ya, y Dios en la de to­dos, por re­mo­ta que sea y escondida que es­té”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.