Un te­so­ro en el co­ra­zón de los An­des

Cru­zar el “char­co” en in­vierno re­sul­ta de lo más ten­ta­dor. Más aún si lo que se va a enc on­tra ren con­trar, ade­más de deun­cli­maun cli­ma ex­ce­len­te, ex­ce­len­te ese su­nau­na au­tén­ti­ca jo­ya co­lo­nial. Co­no­cer el cas­co an­ti­guo de Qui­to, pri­me­ra ciu­dad del mun­do p

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR - Lau­ra Manzanera Pe­rio­dis­ta An­drés Ma­gai Fo­tó­gra­fo

Ecua­dor es con fre­cuen­cia un destino tu­rís­ti­co in­jus­ta­men­te eclip­sa­do por su ve­cino Pe­rú, pe­ro es­te país (tam­bién andino) es­con­de mil y una sor­pre­sas, al­gu­nas de las cua­les es­tán en Qui­to, una ur­be mes­ti­za con un cli­ma en­vi­dia­ble que de­be­ría com­par­tir con la pe­rua­na Tru­ji­llo el ca­li­fi­ca­ti­vo de “ciu­dad de la eter­na pri­ma­ve­ra”, y que es pa­ra mu­chos una de las ciu­da­des más her­mo­sas de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. Lo sea o no, lo que es se­gu­ro es que la pri­me­ra vez que se vi­si­ta pro­vo­ca, cuan­to me­nos, asom­bro, si no di­rec­ta­men­te es­tu­por.

Qui­to fue ya se­lec­cio­na­da en 1978 co­mo la pri­me­ra ciu­dad Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por Unesco.

La im­po­nen­te cor­di­lle­ra de los An­des, es­pi­na dor­sal de Amé­ri­ca del Sur des­de el Ca­ri­be al ca­bo de Hor­nos, con­for­ma en Qui­to una pos­tal irre­pe­ti­ble, la de una ur­be ba­jo un pro­fun­do cie­lo azul sal­pi­ca­do por las cum­bres de va­rios vol­ca­nes y cla­va­da a 2.800 me­tros de al­ti­tud, a las fal­das de uno de ellos, el Pi­chin­cha. En es­te en­torno pri­vi­le­gia­do, los co­nos vol­cá­ni­cos han ejer­ci­do des­de la no­che de los tiem­pos de ce­lo­sos guar­dia­nes de una ciu­dad milenaria y mes­ti­za.

La mano hu­ma­na y la di­vi­na, el me­dio am­bien­te y la ar­qui­tec­tu­ra, la tra­di­ción y la re­li­gión se han con­fa­bu­la­do pa­ra dar for­ma a una ciu­dad-te­so­ro en la que las am­plias pla­zas y las an­gos­tas ca­lle­jue­las, las an­chas ave­ni­das y los re­cón­di­tos pa­tios, las mo­des­tas ca­pi­llas y los gran­dio­sos con­ven­tos han re­sis­ti­do los em­ba­tes de la na­tu­ra­le­za y el pro­gre­so de los hom­bres, y con­ser­van la esen­cia de an­ta­ño, de cuan­do es­tos la­res de­pen­dían di­rec­ta­men­te de la Co­ro­na es­pa­ño­la du­ran­te la co­lo­nia. Qui­to aco­ge el cen­tro his­tó­ri­co de ma­yor ta­ma­ño de La­ti­noa­mé­ri­ca: 320 hec­tá­reas de pu­ra be­lle­za y gran­de­za.

Todo eso se cons­ta­ta de un mo­do es­pe­cial en el cas­co an­ti­guo. Y es la ra­zón por la que en 1978 Qui­to se con­vir­tie­se ( jun­to con Cra­co­via) en la pri­me­ra ciu­dad Pa­tri­mo­nio Mun­dial. Se­gún la Unesco, por ser “un en­sam­ble sui gé­ne­ris ar­mó­ni­co, don­de las ac­cio­nes del hom­bre y la na­tu­ra­le­za se han jun­ta­do pa­ra crear una obra úni­ca y tras­cen­den­tal en su ca­te­go­ría”.

Des­cu­brir el cas­co his­tó­ri­co, al sur de la ciu­dad, equi­va­le a abrir un co­fre aba­rro­ta­do de re­li­quias, de esos que bus­ca­ban an­sio­sa­men­te Jac­ques l’He­re­mi­te Clerk, Wi­lliam Dam­pie­rre y otros pi­ra­tas que en el XVII se de­di­ca­ron a sa­quear la ve­ci­na Gua­ya­quil con esa es­pe­ran­za. El de Qui­to no es so­lo, pro­ba­ble­men­te, uno de los más es­pec­ta­cu­la­res cen­tros his­tó­ri­cos de La­ti­noa­mé­ri­ca, sino tam­bién el de ma­yor ta­ma­ño. 320 hec­tá­reas de pu­ra be­lle­za y gran­de­za, de es­tre­chas ca­lles em­pe­dra­das so­bre an­ti­guas que­bra­das que tra­zan una cua­drí­cu­la que roza la per­fec­ción. Un asom­bro­so cóc­tel de igle­sias y mo­nas­te­rios co­lo­nia­les, de edi­fi­cios re­pu­bli­ca­nos, de cons­truc­cio­nes de ini­cios del si­glo XX, de mer­ca­di­llos in­dí­ge­nas y mu­seos mo­der­nos, de sa­bo­res an­ces­tra­les y res­tau­ran­tes del ter­cer mi­le­nio con re­ce­tas-fu­sión, de ca­fe­te­rías con ai­res de an­ta­ño y lo­ca­les a la úl­ti­ma...

De for­ma alar­ga­da y es­truc­tu­ra com­pac­ta, en el al­ma de Qui­to todo pa­re­ce al al­can­ce del vi­si­tan­te.

Lo más re­co­men­da­ble es que és­te la re­co­rra a pie, sin pri­sa y con las pausas que se ter­cien, en una tran­qui­la caminata, co­mo si fue­ra el pri­me­ro en pi­sar­la.

LA “LUZ DE AMÉ­RI­CA”

Cuan­do el es­pa­ñol Sebastián de Be­nal­cá­zar se dis­pu­so a fun­dar, en 1534 y so­bre las rui­nas de una an­ti­gua ciu­dad in­ca, San Fran­cis­co de Qui­to (aún hoy su nom­bre com­ple­to) cons­ta­tó que ya los in­cas ha­bían des­cu­bier­to las bon­da­des del en­cla­ve. Tam­bién de­bió com­pro­bar­lo Ore­lla­na, que arran­có aquí su gran aven­tu­ra, que iba en bus­ca del País de la Ca­ne­la pe­ro ter­mi­nó dan­do nom­bre al río Ama­zo­nas. Una pla­ca en la pla­za de la In­de­pen­den­cia lo re­cuer­da.

Con el tiem­po, Qui­to se trans­for­ma­ría en el gran cen­tro de la cons­pi­ra­ción por las in­de­pen­den­cias ame­ri­ca­nas ( por eso se la co­no­ce co­mo la “Luz de Amé­ri­ca”). Tal acon­te­ci­mien­to que­da bien pa­ten­te en la mis­ma pla­za de la In­de­pen­den­cia, tam­bién de­no­mi­na­da pla­za Gran­de, el co­ra­zón ori­gi­na­rio de Qui­to que si­gue to­man­do el pul­so a la ciu­dad, y el me­jor pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer­la. Apar­te del mo­nu­men­to que con­me­mo­ra la vic­to­ria so­bre el do­mi­nio es­pa­ñol, la con­for­man la Ca­te­dral y tres pa­la­cios: el Mu­ni­ci­pal, el Ar­zo­bis­pal y el Pre­si­den­cial. Es­te úl­ti­mo, de es­ti­lo

Des­de aquí Ore­lla­na arran­có su aven­tu­ra en bus­ca del País de la Ca­ne­la. Una pla­ca en la pla­za de la In­de­pen­den­cia aún lo re­cuer­da.

neo­clá­si­co, es in­con­fun­di­ble por la gran co­lum­na­ta que ex­hi­be su fa­cha­da, y por la com­bi­na­ción de co­lum­nas dó­ri­cas, mue­bles de épo­ca, mas­ca­ro­nes de tra­zos in­dí­ge­nas, re­ves­ti­mien­tos de ma­de­ra, pa­tios re­ple­tos de plan­tas… Se co­no­ce tam­bién co­mo Pa­la­cio Ca­ron­de­let, nom­bre que se­gún se cuen­ta le dio Simón Bo­lí­var al ala­bar el buen gus­to de quien di­se­ñó su fa­cha­da: el ba­rón de Ca­ron­de­let. Fue en­tre sus pa­re­des, cuan­do ha­cía las ve­ces de Au­dien­cia Ge­ne­ral, don­de el 10 de agos­to de 1809 un gru­po de re­vo­lu­cio­na­rios dio el pri­mer Gri­to de la In­de­pen­den­cia de La­ti­noa­mé­ri­ca al atre­ver­se a gi­rar la ca­ra al po­de­río es­pa­ñol y re­tar­le for­man­do una jun­ta de Go­bierno pro­pia. Y fue en los ca­fés y bar­be­rías que aco­gían sus ba­jos don­de se tra­za­ron los pla­nes pa­ra que fi nal­men­te, en 1830 y tras se­pa­rar­se de la Gran Co­lom­bia, se cons­ti­tu­ye­se la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, con ca­pi­tal en Qui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.