El Hong Kong de Bru­ce Lee

Hong Kong es una ciu­dad mo­der­na que se ha con­ver­ti­do en la se­gun­da pla­za fi­nan­cie­ra de Asia. Pe­ro tam­bién es una ciu­dad de creen­cias mi­le­na­rias que nun­ca ha re­nun­cia­do a sus tra­di­cio­nes. Bru­ce Lee fue uno de lo hong­ko­ne­ses que su­po ex­pli­car me­jor es­ta dua

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR - Da­vid Monfil Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Si ha­bla­mos de Jun Fan Lee, lo más pro­ba­ble es que la ma­yo­ría de los lec­to­res no se­pa quién fue, ni lo que lle­gó a sig­ni­fi­car es­te nom­bre. Si nos di­cen “Pe­que­ño Dra­gón”, po­dre­mos qui­zá in­tuir al­go más. Pe­ro pa­ra sa­lir de du­das lo me­jor se­rá de­no­mi­nar a Fan Lee tal co­mo mun­dial­men­te fue co­no­ci­do: Bru­ce Lee, su nom­bre de ba­ta­lla, una fi­gu­ra des­ta­ca­da de las pe­lí­cu­las de ar­tes mar­cia­les que atra­pó a to­da una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes en los años 60 y 70.

Pe­ro aden­trar­nos en la fi­gu­ra de Bru­ce Lee es mu­cho más que ha­blar de ci­ne y ar­tes mar­cia­les; es des­cu­brir una for­ma de vi­da, una fi­lo­so­fía, com­pren­der el fa­mo­so “Be water” y tam­bién des­cu­brir una ex­tra­or­di­na­ria ciu­dad, la ciu­dad de sus an­ces­tros: Hong Kong.

Bru­ce Lee fue el pri­mer gran ex­po­nen­te en Oc­ci­den­te de las po­si­bi­li­da­des de las ar­tes mar­cia­les. Na­ci­do en la ho­ra dra­gón, en­tre las 6 y las 8 de la ma­ña­na, en la ca­li­for­nia­na San Fran­cis­co en el año 1940, pre­ci­sa­men­te año del dra­gón tam­bién se­gún el ca­len­da­rio chino. De muy pe­que­ño Lee se tras­la­dó a Hong Kong, de don­de eran ori­gi­na­rios sus pa­dres, don­de ad­qui­rió la sa­bi­du­ría de las ar­tes mar­cia­les y con­si­guió la fa­ma mun­dial al con­ver­tir­se en icono de la gran pan­ta­lla.

EN TRANS­FOR­MA­CIÓN

Efec­ti­va­men­te, aden­trar­se en la fi­gu­ra de Bru­ce Lee es en­trar de lleno tam­bién en lo que es Hong Kong, una ciu­dad que des­de 1997 es re­gión ad­mi­nis­tra­ti­va de Chi­na, tras ser du­ran­te más de un si­glo una co­lo­nia bri­tá­ni­ca. Así es co­mo con­se­cuen­cia del Tra­ta­do de Nan­king, y tras el fin de la pri­me­ra gue­rra del opio en 1841, es­te pe­que­ño puer­to chino pa­só a de­pen­der del Reino Uni­do en com­pen­sa­ción por los gas­tos de gue­rra (aun­que en ver­dad los bri­tá­ni­cos lo que que­rían era un puer­to don­de ac­ce­der al fa­bu­lo­so mer­ca­do chino).

Tras 156 años de do­mi­nio bri­tá­ni­co, la re­gión de Hong Kong ha vuel­to a per­te­ne­cer a Chi­na, pe­ro en unas con­di­cio­nes muy es­pe­cia­les en las que se ha res­pe­ta­do su es­ti­lo de vi­da ca­pi­ta­lis­ta en un país que for­mal­men­te aún es aún co­mu­nis­ta. En el acuer­do de re­in­te­gra­ción a

La vi­da es elec­tri­zan­te en Hong Kong, aun­que re­sul­ta fá­cil en­con­trar en par­ques pú­bli­cos gen­te prac­ti­can­do ar­tes mar­cia­les.

Chi­na tam­bién se ha de­ta­lla­do un pe­rio­do de tran­si­ción de 50 años más. ¡Ve­re­mos qué ocu­rre en el 2047!

La vi­da en Hong Kong hoy es rá­pi­da y elec­tri­zan­te, al igual que las es­ce­nas de las pe­lí­cu­las de Bru­ce Lee. Un cons­tan­te de­ve­nir inin­te­rrum­pi­do, que de­ja atur­di­do al tu­ris­ta que vi­si­ta la me­ga­ciu­dad por pri­me­ra vez. Los com­ba­tes, don­de el maes­tro es­ta­ba ro­dea­do por sus ad­ver­sa­rios, se de­bían gra­bar a al­ta ve­lo­ci­dad y pos­te­rior­men­te ba­jar la se­cuen­cia a fo­to­gra­ma nor­mal, 24 fo­to­gra­mas por se­gun­do, pa­ra po­der ver con ni­ti­dez to­dos sus mo­vi­mien­tos. Co­mo Hong Kong. Ne­ce­si­ta­mos dos días al me­nos, e ir a cá­ma­ra len­ta, pa­ra em­pe­zar a si­tuar­nos en una ciu­dad con más de 7 millones de ciu­da­da­nos, con otros tan­tos millones de co­ches y ras­ca­cie­los que su­pe­ran los 400 me­tros de al­tu­ra.

Pe­ro es igual­men­te cier­to que en los tem­plos bu­dis­tas, pe­ro tam­bién en las ca­lles y par­ques de Kow­loon y New Te­rri­to­ries, dos de los gran­des ba­rrios de la ciu­dad por así de­cir­lo, por­que son in­men­sos, el via­je­ro se va a

en­con­trar con la sor­pre­sa (a pri­me­ra ho­ra del día y al atar­de­cer) de ver a mu­cha gen­te prac­ti­can­do ar­tes mar­cia­les, so­los o en gru­po. Dos son los prin­ci­pa­les mo­ti­vos que lle­van a su prác­ti­ca: el ex­terno, en­fo­ca­do al for­ta­le­ci­mien­to y de­sa­rro­llo del cuer­po, y el in­terno, en­fo­ca­do al de­sa­rro­llo de la fuer­za in­te­rior. ¿El ob­je­ti­vo? Un ti­po de ejer­ci­cio cal­ma­do que ayu­da al equi­li­brio de la men­te y la sa­lud in­te­rior. Por ello re­sul­ta emo­cio­nan­te ver co­mo per­so­nas de to­das las eda­des, in­clu­so an­cia­nos, prac­ti­can Tai chi, pe­ro tam­bién “ka­tas” de Kung fu con es­pa­das. Más de una vez exis­te la ten­ta­ción de unir­se al gru­po y tra­tar de emu­lar­los. Sin du­da, un pro­fun­do sen­ti­mien­to por di­chas ar­tes y sus de­ri­va­das es­tá pre­sen­te en el co­ra­zón de los hong­ko­ne­ses.

“BE WATER”, DI­JO BRU­CE LEE

Hong Kong se ha con­ver­ti­do en una me­tró­po­lis co­lo­sal, y co­mo di­ría el mis­mí­si­mo Bru­ce Lee con una de sus fra­ses más rompe­doras: “Sim­pli­fi­can­do el caos en or­den”, ba­jo los im­pre­sio­nan­tes ras­ca­cie­los. La pe­nín­su­la de Kow­loon y la is­la de Hong Kong for­man la se­gun­da ciu­dad con los edi­fi­cios más al­tos del mun­do, con más de 20 ras­ca­cie­los que su­pe­ran los 213 me­tros de al­tu­ra. Aquí, la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca son las finanzas, ban­cos, ase­gu­ra­do­ras y mul­ti­na­cio­na­les que han con­ver­ti­do Hong Kong en uno de los gran­des cen­tros fi­nan­cie­ros de Asia: la bol­sa de la ciu­dad es la se­gun­da más im­por­tan­te de es­te con­ti­nen­te, so­lo por de­trás de la de To­kio.

Al igual que mu­chos paí­ses y ciu­da­des asiá­ti­cas, el con­tras­te en­tre la ri­que­za y la po­bre­za es asi­mis­mo acen­tua­do, co­mo el cho­que en­tre mo­der­ni­dad y tra­di-

El “Be water” de Bru­ce Lee in­ci­de en el “adáp­ta­te y con­ti­núa” se­gui­do por los ha­bi­tan­tes de Hong Kong.

ción. Aun­que tal vez el con­tras­te más sig­ni­fi­ca­ti­vo sea la mez­cla en­tre lo oc­ci­den­tal y lo orien­tal. Por ejem­plo, ras­ca­cie­los con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía cons­trui­dos con an­da­mios de bam­bú o tem­plos bu­dis­tas a po­cos pa­sos de cen­tros co­mer­cia­les de elec­tró­ni­ca.

Una de las fra­ses más cé­le­bres de Bru­ce Lee y que sin du­da re­fle­ja es­te es­ti­lo de vi­da de Hong Kong fue “Be water”, cu­ya tra­duc­ción li­te­ral es “ser agua” pe­ro que in­ci­de en la idea fi­lo­só­fi­ca del “adáp­ta­te y con­ti­núa”. Al igual que to­dos los ciu­da­da­nos de Hong Kong se adap­tan y con­ti­núan an­te los cons­tan­tes cam­bios tec­no­ló­gi­cos de una so­cie­dad ul­tra­mo­der­na y con un rit­mo de vi­da as­fi xian­te, pe­ro con los fun­da­men­tos de sus an­te­ce­so­res co­mo una so­cie­dad ru­ral y tra­di­cio­nal.

El prin­ci­pal ex­po­nen­te de mo­der­ni­dad y avan­ce tec­no­ló­gi­co es el Two In­ter­na­tio­nal Fi­nan­ce Cen­tre, el edi­fi­cio más al­to, con 415 me­tros, del ita­liano Ce­sa­re Pe­lli. Con 88 pisos de al­tu­ra, la plan­ta 55 es de li­bre vi­si­ta ( pre­via acre­di­ta­ción en el hall), y se pue­de

con­tem­plar una es­pec­ta­cu­lar vis­ta en pi­ca­do del res­to de ras­ca­cie­los más “pe­que­ños” de la ciu­dad. Es­ta obra ar­qui­tec­tó­ni­ca des­ban­có en al­tu­ra al tam­bién ma­jes­tuo­so y es­té­ti­co Bank of Chi­na To­wer del ar­qui­tec­to Ming Pei, de 315 me­tros y con un es­que­le­to tri­di­men­sio­nal que da vi­da al edi­fi­cio, más aún cuan­do ca­da día a las 20.00 ho­ras se ilu­mi­na, dan­do for­ma a su piel con la “Symp­hony of Ligths” o Sin­fo­nía de lu­ces. Todo el sky­li­ne de la is­la de Hong Kong se ilu­mi­na de co­lo­res y ra­yos lá­ser al rit­mo de la mú­si­ca que sue­na en la Ave­ni­da de las Es­tre­llas, en la bahía de Kow­loon, el me­jor lu­gar pa­ra con­tem­plar el es­pec­tácu­lo. Una ex­pre­sión más de mo­der­ni­dad y tra­di­ción co­gi­das de la mano.

La Starts Ave­niu, co­mo se en­tien­de, es una am­plia ave­ni­da con­me­mo­ra­ti­va de las sú­per es­tre­llas que han triun­fa­do en Holly­wood. Pa­sean­do, el via­je­ro en­con­tra­rá pla­cas en re­co­no­ci­mien­to, hue­llas de las palmas de las ma­nos, ob­je­tos clá­si­cos del mun­do del ci­ne. Pe­ro lo más lla­ma­ti­vo de la fa­mo­sa ave­ni­da es la gran es­ta­tua de­di­ca­da a la má­xi­ma le­yen­da del Kung fu, Bru­ce Lee. La es­cul­tu­ra es­tá ta­lla­da en bron­ce. Pe­sa me­dia to­ne­la­da y mi­de unos dos me­tros y me­dio. En ella se re­cuer­da con el má­xi­mo detalle en la ro­pa, ca­ra, bra­zos y cuer­po, la po­si­ción de com­ba­te que el mí­ti­co maes­tro adop­ta­ba cuan­do es­ta­ba en ple­na ac­ción.

Si se mi­ra fi­ja­men­te y se jue­ga con la ima­gi­na­ción, se pue­de lle­gar a re­crear en la men­te e ima­gi­nar que la es­ta­tua em­pie­za a mo­ver­se dan­do pa­ta­das y pu­ñe­ta­zos a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go.

LU­GAR DE CON­TRAS­TES

Si­guien­do en las al­tu­ras, el Bank of Chi­na To­wer tam­bién cuen­ta con un mi­ra­dor es­pec­ta­cu­lar en la plan­ta 44, de li­bre ac­ce­so al pú­bli­co, don­de se pue­de con­tem­plar todo el dis­tri­to de Cen­tral. El Vic­to­ria Peak, uno de los pun­tos más al­tos de Hong Kong, es el lu­gar ideal pa­ra ha­cer­se una idea de la gran­dio­si­dad de es­ta ciu­dad, y des­de

Un pi­so en el 218 de Nat­han Road fue la pri­me­ra re­si­den­cia de Bru­ce Lee en Hong Kong, a los 3 me­ses.

allí es po­si­ble avis­tar la is­la de Hong Kong, Kow­loon y par­te de los Nue­vos Te­rri­to­rios. Es re­co­men­da­ble ha­cer una do­ble vi­si­ta, una de día y otra por la no­che, pre­fe­ri­ble­men­te en un día des­pe­ja­do. La me­jor ma­ne­ra de ac­ce­der a Vic­to­ria Peak es en el fu­ni­cu­lar, con más de 100 años de his­to­ria, que atra­vie­sa to­da la zo­na de Cen­tral y Mid-Le­vels. Tam­bién se pue­de lle­gar con el au­to­bús nú­me­ro 15 o el mi­cro­bús nú­me­ro 1, mu­cho más ba­ra­tos y con la po­si­bi­li­dad de ver todo Happy Va­lley, área re­si­den­cial con el hi­pó­dro­mo co­mo atrac­ción prin­ci­pal.

Otros edi­fi­cios im­por­tan­tes son el HSBC Main Buil­ding, del me­diá­ti­co Nor­man Fos­ter, y el Ti­mes Squa­re, con la úl­ti­ma tec­no­lo­gía en el dis­tri­to de Cau­se­way Bay.

Tam­bién el Tsing Ma Brid­ge en­tra en el li­bro de los ré­cords. Es el sép­ti­mo puen­te en sus­pen­sión más lar­go del mun­do, con 1,4 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, otra obra ar­qui­tec­tó­ni­ca im­pre­sio­nan­te. El puen­te tie­ne seis ca­rri­les en la su­per­fi­cie y cua­tro más en su in­te­rior, dos pa­ra el tren de al­ta ve­lo­ci­dad y dos más pa­ra co­ches. Se cons­tru­yó pa­ra te­ner ac­ce­so rá­pi­do al

nue­vo ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal, ga­na­do al mar en la is­la de Lan­tau. De es­ta for­ma, los 35 ki­ló­me­tros que lo se­pa­ran del cen­tro de Hong Kong se re­co­rren rá­pi­da­men­te con el Air­port Ex­press, en unos 20 mi­nu­tos.

Ciu­dad de con­tras­tes, el tem­plo bu­dis­ta Man Mo es el san­tua­rio más gran­de de Hong Kong. Se des­co­no­ce con cer­te­za la fe­cha exac­ta de su cons­truc­ción, aun­que se cree que fue so­bre 1841. En él se con­gre­gan los cre­yen­tes pa­ra re­zar y se­guir sus cos­tum­bres mi­le­na­rias. En el ex­te­rior hay un horno don­de se pue­de que­mar pa­pel de di­ne­ro, que sim­bo­li­za pe­dir de­seos a Bu­da. En el in­te­rior, todo el te­cho es­tá lleno de col­gan­tes pi­ra­mida­les cir­cu­la­res de in­cien­so, que ar­den sin lla­ma y des­pren­den el hu­mo que que­da atra­pa­do jun­to al del in­cien­so de las va­ri­llas ver­ti­ca­les, que los cre­yen­tes co­lo­can en los cuen­cos mien­tras cie­rran los ojos y su­su­rran ora­cio­nes. Todo ello crea una at­mós­fe­ra mís­ti­ca y de tran­qui­li­dad que atra­pa sor­pren­den­te­men­te, de­jan­do afue­ra la rui­do­sa y sin pau­sa vi­da co­mer­cial.

CIU­DAD DEL RE­GA­TEO

Si se­gui­mos en la mis­ma ca­ra de la mo­ne­da, la tra­di­cio­nal, es­tán los Street mar­kets al más pu­ro es­ti­lo asiá­ti­co y con el pa­to la­ca­do, col­ga­do a pie de ca­lle, mi­ti­fi­ca­do co­mo el la­do opues­to a la tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra. El Tem­ple Mar­ket y el mer­ca­do noc­turno de Ladys Mar­ket, en Kow­loon, son los más po­pu­la­res. El re­ga­teo es obli­ga­to­rio y se en­cuen­tran las me­jo­res co­pias de re­lo­jes y bol­sos de las mar­cas más ex­clu­si­vas. Aquí se pue­den en­con­trar los tí­pi­cos sou­ve­nirs de to­da cla­se: ca­mi­se­tas, za­pa­ti­llas, pin­tu­ras, mu­ñe­cos manga y un sin­fín de ar­ti­lu­gios que a todo el mun­do que vi­si­ta Hong Kong le ha­brán so­li­ci­ta­do co­mo re­cuer­do de es­te fas­ci­nan­te lu­gar.

En el dis­tri­to de Tsim Sha Tsui, tam­bién en Kow­loon, se en­cuen­tra una de las ca­lles más con­cu­rri­das de Hong Kong: Nat­han Road. Aquí en­con­tra­mos el ver­da­de­ro bu­lli­cio de la ciu­dad y la zo­na con más tu­ris­tas. De he­cho, es el lu­gar con más ho­te­les y hos­ta­les a buen pre­cio de todo Hong Kong, co­mo por ejem­plo el Chung­king Man­sions, un ras­ca­cie­los en el que ca­da plan­ta es­tá re­ple­ta de hos­ta­les low cost en los que se cal­cu­la que vi­ven unas 4.000 per­so­nas, mu­chas de ellas los clá­si­cos mo­chi­le­ros y aven­tu­re­ros con ba­jo pre­su­pues­to, apar­te de las fa­mi­lias más mo­des­tas de la ciu­dad.

Un pi­so en el nú­me­ro 218 de Nat­han Road fue la pri­me­ra re­si­den­cia de Bru­ce Lee. Sus pa­dres se mu­da­ron de San Fran­cis­co a Hong Kong cuan­do él tan so­lo te­nía 3 me­ses. Ade­más de es­ta cu­rio­si­dad, Nat­han Road y las ca­lles ad­ya­cen­tes son de pa­seo obli­ga­do y en ellas se en­cuen­tran todo ti­po de tien­das de elec­tró­ni­ca, cá­ma­ras de fo­tos y ob­je­ti­vos, y por su­pues­to res­tau­ran­tes chi­nos con gran­des pes­ca­dos en el apa­ra­dor, y

tam­bién chi­rin­gui­tos de co­mi­da rá­pi­da. Du­ran­te el pa­seo es ha­bi­tual to­par­se con per­so­nas de lo más sor­pren­den­tes, unas in­ten­tan­do in­fluir en las creen­cias del via­je­ro y otras tra­tan­do de ven­der tra­jes a me­di­da, re­lo­jes o co­pias de las mar­cas más ex­clu­si­vas.

En los New Te­rri­to­ries, la zo­na más ale­ja­da del cen­tro fi­nan­cie­ro, y que es la más ru­ral, se en­cuen­tra el tem­plo de los diez mil bu­das, que que­dó des­trui­do en 1997 a cau­sa de unas llu­vias to­rren­cia­les. A día de hoy es­tá res­tau­ra­do, gracias a las do­na­cio­nes de los ve­ci­nos y de sus vi­si­tan­tes. De li­bre ac­ce­so, lo que no sig­ni­fi­ca que re­sul­te fá­cil lle­gar, hay que re­cor­dar que es­tá si­tua­do en la la­de­ra de una mon­ta­ña, y que los es­ca­lo­nes de ce­men­to pa­re­ce­rán in­ter­mi­na­bles, pe­ro la subida me­re­ce la pe­na. Lo de 10.000 bu­das no es una exa­ge­ra­ción; tam­po­co hay que de­di­car­se a con­tar­los, pe­ro se pue­de ase­gu­rar que el que fir­mó el nom­bre del tem­plo es­tu­vo muy acer­ta­do.

El Tem­plo de Wong Tai Sin, en New Kow­loon, es uno de los más po­pu­la­res y vi­si­ta­dos, ya que Wong es el dios

Una de las sor­pre­sas al pa­sear por Hong Kong es ob­ser­var los nu­me­ro­sos an­da­mios de bam­bú.

de la bue­na for­tu­na y la cu­ra­ción, por es­te mo­ti­vo vie­nen mu­chas per­so­nas a pe­dir re­me­dios pa­ra fa­mi­lia­res que­ri­dos. Co­mo en los otros tem­plos, los de­vo­tos en­cien­den in­cien­so que lue­go plan­tan en las ma­ce­tas. Tam­bién agi­tan pe­que­ños pa­los de bam­bú con unas si­glas y nú­me­ros que lue­go lan­zan al sue­lo, to­man­do un sig­ni­fi­ca­do u otro en fun­ción de la po­si­ción en la que cai­gan.

Otra vi­si­ta obli­ga­da es el Gran Bu­da, una cons­truc­ción de más de trein­ta me­tros que se en­cuen­tra en el mo­nas­te­rio de Po Lin, en la is­la de Lan­tau. Pa­ra ac­ce­der lo me­jor es co­ger un te­le­fé­ri­co (aun­que no re­co­men­da­ble pa­ra las per­so­nas con vér­ti­go), jus­to a la sa­li­da de la es­ta­ción de me­tro de Tung Chung. El via­je en te­le­fé­ri­co cues­ta unos 140 HK$, pe­ro las vis­tas va­len el pre­cio del tra­yec­to. Eso sí, que­da to­da­vía un úl­ti­mo es­fuer­zo, los cien­to cua­ren­ta me­tros de es­ca­lo­nes em­pi­na­dos has­ta lle­gar a la cum­bre.

EL SA­BER NO ES SU­FI­CIEN­TE

A Bru­ce Lee le lla­ma­ban tam­bién “el gue­rre­ro de bam­bú”, por­que era ca­paz de re­sis­tir los du­ros gol­pes de sus ad­ver­sa­rios y vol­ver a la po­si­ción de ata­que- de­fen­sa co­mo si na­da hu­bie­ra ocu­rri­do. El bam­bú se uti­li­za en Hong Kong ( y mu­chos lu­ga­res de Asia) co­mo ma­te­rial de cons­truc­ción, en mu­chos ca­sos co­mo es­truc­tu­ras de an­da­mios gi­gan­tes­cos, que dan se­gu­ri­dad por su du­re­za y fle­xi­bi­li­dad.

Un te­le­fé­ri­co per­mi­te ac­ce­der al mo­nas­te­rio de Po lIn en la is­la de Lan­tau, don­de dis­fru­tar de una pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad.

El bam­bú se ha ga­na­do el so­bre­nom­bre de “el ace­ro ve­ge­tal” por­que es muy li­ge­ro, más fá­cil de mon­tar y des­mon­tar, a la vez que du­ro, por lo que es un buen sus­ti­tu­to de los an­da­mios de hie­rro que es­ta­mos ha­bi­tua­dos a ver en Oc­ci­den­te. Tam­bién es un ma­te­rial mu­cho más eco­nó­mi­co y muy in­tere­san­te, pues se tra­ta de un re­cur­so na­tu­ral del que exis­ten plan­ta­cio­nes úni­ca­men­te pla­ni­fi­ca­das pa­ra el uso en la cons­truc­ción. El trans­por­te tam­bién es cla­ve; no es lo mis­mo trans­por­tar pe­sa­dos an­da­mios de me­tal, que lle­var un úni­co ca­mión lleno de fi­nas ca­ñas de bam­bú.

Otra de las gran­des vir­tu­des del bam­bú es que, aun­que sea ra­ro ver un an­da­mio que se de­rrum­be, es to­tal­men­te re­cons­trui­ble, y por ello fá­cil­men­te reapro­ve­cha­ble. Ade­más, por su es­ca­sa re­sis­ten­cia al ai­re, al ser tan del­ga­do, es ca­paz de so­por­tar gran­des ti­fo­nes.

Por todo ello, pa­sean­do por Hong Kong pue­den ver­se nu­me­ro­sas edi­fi­ca­cio­nes en cons­truc­ción con an­da­mios de bam­bú. Mu­chos de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor han re­ci­bi­do for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca so­bre es­te re­cur­so na­tu­ral y han ido co­gien­do prác­ti­ca en el mon­ta­je y edi­fi­ca­ción con bam­bú. In­clu­so hay una es­cue­la cu­yo cur­so du­ra sie­te me­ses an­tes de ad­qui­rir­se los mí­ni­mos co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar en la cons­truc­ción de es­truc­tu­ras de bam­bú.

Bru­ce Lee pre­di­ca­ba tam­bién que “El sa­ber no es su­fi­cien­te, de­be­mos apli­car nues­tro co­no­ci­mien­to. El que­rer no es su­fi­cien­te, de­be­mos ha­cer lo que que­re­mos”. Las au­to­ri­da­des de Hong Kong han de­ci­di­do apli­car­se a sí mis­mas la di­cha de su más cé­le­bre per­so­na­je y jun­to a la nor­te­ame­ri­ca­na Fun­da­ción Bru­ce Lee han inau­gu­ra­do es­te pa­sa­do año 2013 un mu­seo de­di­ca­do ín­te­gra­men­te al maes­tro, que cuen­ta con una ex­po­si­ción per­ma­nen­te ti­tu­la­da “Bru­ce Lee: Kung fu, ar­te y vi­da”, en la que se mues­tran más de seis­cien­tos ar­tícu­los, se in­clu­yen fo­tos, ob­je­tos per­so­na­les, ac­ce­so­rios di­ver­sos y ví­deos de Bru­ce Lee. El mu­seo se en­cuen­tra, si al­gún día se acer­can a Hong Kong, en el 1 Man Lam Road, Sha Tin, New Te­rri­to­ries. En­ten­de­rán, qui­zá en­ton­ces, es­ta ciu­dad.

Ciu­dad lle­na de con­tras­tes, Hong Kong cuen­ta con un pro­di­gio de la téc­ni­ca: el Tsing Ma Brid­ge, el sép­ti­mo puen­te en sus­pen­sión más lar­go del mun­do, y un tem­plo bu­dis­ta don­de los cre­yen­tes que­man pa­pel de di­ne­ro.

A las 20 ho­ras, todo el sky­li­ne se ilu­mi­na de co­lo­res y ra­yos lá­ser al rit­mo de la mú­si­ca que sue­na en la Ave­ni­da de las Es­tre­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.