FLO­RI­DA en fa­mi­lia

Flo­ri­da es uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos y Or­lan­do es co­no­ci­da co­mo la ca­pi­tal mun­dial de los par­ques te­má­ti­cos. En es­te con­tex­to les pro­po­ne­mos un ex­tra­or­di­na­rio via­je a es­ta tie­rra con to­da su fa­mi­lia. Y les ase­gu­ra­mos div

Rutas del Mundo - - EL VIAJE DE TU VIDA - An­drés Ma­gai Seibt Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

De to­dos es sa­bi­do que Flo­ri­da, en Es­ta­dos Uni­dos, es el lu­gar ele­gi­do por millones de nor­te­ame­ri­ca­nos pa­ra vi­vir allí su ju­bi­la­ción de oro: el buen cli­ma, las ex­ce­len­tes pla­yas, qui­zá la tra­di­ción fes­ti­va he­re­da­da de la pre­sen­cia his­pa­na, una na­tu­ra­le­za des­bor­dan­te... lo han fa­ci­li­ta­do, ade­más de una con­cien­zu­da po­lí­ti­ca de in­ver­sio­nes en el sec­tor tu­rís­ti­co. Pe­ro ade­más de todo ello, y de bue­nos ho­te­les y res­tau­ran­tes, hay que re­cor­dar que en el es­ta­do de Flo­ri­da se en­cuen­tra la ciu­dad de Or­lan­do, con­si­de­ra­da la ca­pi­tal mun­dial de los par­ques te­má­ti­cos.

Efec­ti­va­men­te, des­de Or­lan­do ope­ra una ex­tra­or­di­na­ria y pe­cu­liar ofer­ta de ocio, des­de que a ini­cios de los se­sen­ta Walt Dis­ney (1901-1966) de­ci­die­ra la cons­truc­ción de su Dis­ney World, el pri­mer gran par­que te­má­ti­co del mun­do a par­tir de los per­so­na­jes de su fac­to­ría, tras el éxi­to de la más ex­pe­ri­men­tal Dis­ney­land en Ca­li­for­nia en los años cin­cuen­ta. El éxi­to fue ex­tra­or­di­na­rio y pron­to eso hi­zo que en Flo­ri­da se cons­tru­ye­ran nue­vos par­ques de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, y se ex­por­ta­ra al mun­do una nue­va ma­ne­ra de en­ten­der el tiem­po li­bre, que su­pe­ra­ba los tra­di­cio­na­les par­ques de atrac­cio­nes de ini­cios del si­glo XX. Ha­bía na­ci­do un nue­vo es­pec­tácu­lo.

DE FLO­RI­DA A LA LU­NA

Uno de esos par­ques te­má­ti­cos ex­ce­len­tes y que a la vez es uno los ma­yo­res atrac­ti­vos de Flo­ri­da es sin du­da el Ken­nedy Spa­ce Cen­ter (KSC), el lu­gar des­de don­de se ini­ció la his­to­ria de la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio por par­te de Es­ta­dos Uni­dos. Im­pul­sa­do por el pre­si­den­te Ken­nedy, es un com­ple­jo que fue le­van­ta­do por la NASA en 1962 y que ha ser­vi­do pa­ra el lan­za­mien­to de vehícu­los

El Ken­nedy Spa­ce Cen­ter es el me­jor lu­gar del mun­do pa­ra en­ten­der la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio.

es­pa­cia­les, ade­más de ac­tuar co­mo cen­tro ope­ra­ti­vo de la agen­cia es­pa­cial nor­te­ame­ri­ca­na. Des­de aquí se lan­za­ron, por ejem­plo, los cohe­tes de la se­rie Sa­turno V, en los años se­sen­ta; los Ti­tan y Apo­lo, en los se­ten­ta, y tam­bién se pu­so en ór­bi­ta la es­ta­ción or­bi­tal Sky­lab.

Hoy es al­go más que una se­de de la NASA, da­do que fun­cio­na co­mo un par­que te­má­ti­co so­bre la ex­plo­ra­ción del es­pa­cio ver­da­de­ra­men­te úni­co. Si­tua­do a tan so­lo 75 ki­ló­me­tros de Or­lan­do, y cer­ca de la zo­na mi­li­tar de Ca­bo Ca­ña­ve­ral, so­la­men­te se ne­ce­si­tan 45 mi­nu­tos pa­ra lle­gar has­ta allí en au­to­mó­vil. Las ins­ta­la­cio­nes se ubi­can a me­dio ca­mino en­tre Mia­mi y Jack­son­vi­lle, con una su­per­fi­cie to­tal de 567 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, y al­re­de­dor de unas 17.000 per­so­nas tra­ba­jan­do en el lu­gar.

El KSC es el destino tu­rís­ti­co más desea­do de Flo­ri­da. Sus atrac­ti­vos se cen­tran en nu­me­ro­sos mu­seos y es­pa­cios ex­po­si­ti­vos que cuen­tan di­ver­sos as­pec­tos de la con­quis­ta del es­pa­cio, dos ci­nes Imax, va­rios tea­tros y nu­me­ro­sos ser­vi­cios de aten­ción al vi­si­tan­te. Todo ello com­ple­men­ta­do por un ser­vi­cio de au­to­bu­ses tu­rís­ti­cos que per­mi­ten vi­si­tar tam­bién al­gu­nas zo­nas ope­ra­ti­vas de la NASA, que es­tán res­trin­gi­das al pú­bli­co. El KSC con­ti­nuúa sien­do im­por­tan­te pa­ra la NASA, a pe­sar de que és­ta tie­ne des­per­di­ga­dos en otros pun­tos de Flo­ri­da ( la es­ta­ción mi­li­tar de Ca­bo Ca­ña­ve­ral) y de Es­ta­dos Uni­dos (Hous­ton) otras se­des. Por ejem­plo,

des­de el KSC des­pe­gan aún trans­bor­da­do­res es­pa­cia­les, y se si­túa tam­bién el lla­ma­do “Com­ple­jo de lan­za­mien­to 39” que di­ri­ge los lan­za­mien­tos es­pa­cia­les, sin ol­vi­dar que hay di­ver­sas ins­ta­la­cio­nes de apo­yo del cen­tro es­pa­cial, así co­mo ofi­ci­nas de ad­mi­nis­tra­ción.

¿Y qué tal es la ex­pe­rien­cia de vi­si­tar el KSC? Ex­tra­or­di­na­ria, sin du­da. Ya so­lo pa­sa­da la ta­qui­lla de la en­tra­da prin­ci­pal, al vi­si­tan­te se le pre­sen­tan múl­ti­ples al­ter­na­ti­vas. Por ejem­plo pa­sear por sus jar­di­nes y di­ri­gir­se al Shuttle Launch Ex­pe­rien­ce (SLE), un es­pa­cio te­má­ti­co de­di­ca­do a con­tar la ex­pe­rien­cia de un des­pe­gue de una lan­za­de­ra es­pa­cial. Aquí se en­cuen­tra una ré­pli­ca a ta­ma­ño real de una lan­za­de­ra, la cual se pue­de vi­si­tar en sus di­fe­ren­tes ni­ve­les, ya sea la bo­de­ga de car­ga, la ca­bi­na de man­do o don­de via­ja la tri­pu­la­ción. Jun­to a la SLE se lo­ca­li­za, por cier­to, la lla­ma­da “Pla­za de la lan­za­de­ra” en la que pue­den to­car­se tres in­men­sos de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble que sir­ven pa­ra po­ner en ór­bi­ta las lan­za­de­ras.

Den­tro del SLE el vi­si­tan­te pue­de sen­tir di­rec­ta­men­te la ex­pe­rien­cia de lan­za­mien­to nto ver­ti­cal. Gracias a imá­ge­nes, so­ni­dos y sen­sa­cio­nes, sa­cio­nes, pro­vo­ca­dos por un si­mu­la­dor, y una na vez abro­cha­dos de­bi­da­men­te los cin­tu­ro­nes uro­nes de se­gu­ri­dad, la ex­pe­rien­cia es muy real. eal. Todo pa­re­ce lle­var al vi­si­tan­te al es­pa­cio. o.

Otra bue­na op­ción es acer­car­se al l com­ple­jo As­tro­naut Me­mo­rial, una pla­za a de­di­ca­da a to­dos los as­tro­nau­tas que e han ido al es­pa­cio, es­pe­cial­men­te de­di­ca­da a aque­llos que han da­do su vi­da en la ex­plo­ra­ción es­pa­cial. Y des­de allí se ac­ce­de a uno de los ci­nes Imax, don­de se ex­hi­ben di­fe­ren­tes pro­duc­cio­nes en 3D re­la­cio­na­das con di­fe­ren­tes mo­men­tos de la aven­tu­ra es­pa­cial. Por ejem­plo la opor­tu­ni­dad de ver una pe­lí­cu­la so­bre la aven­tu­ra del hom­bre en la Lu­na y otra so­bre la Es­ta­ción Es­pa­cial Eu­ro­pea.

Mul­ti­tu­di­na­rio tam­bién es el Roc­ket Gar­den o Jar­dín de los Cohe­tes, he­tes, don­de se ex­po­nen di­fe­ren­tes mo­de­los elos de cohe­tes que Es­ta­dos Uni­dos ha pues­to es­to en el es­pa­cio, des­de el Mer­cury, o el Gé­mi­nis has­ta un com­ple­to cohe­te Sa­turno aturno V. En las pro­xi­mi­da­des de es­te Jar­dín, dín, se si­túa el edi­fi­cio de las Ex­plo­ra­cio­nes ones Ini­cia­les del Es­pa­cio, don­de es po­si­ble si­ble ob­ser­var las au­tén­ti­cas con­so­las de e

En el KSC es po­si­blep sen­tir la emo­ción del lan­za­mien­to lan­za de un cohe­te al es­pa­cio. e

con­trol de las mi­sio­nes Mer­cury, los l pri­me­ros ar­te­fac­tos es­pa­cia­les, que es co­mo com en­trar en

la prehis­to­ria de la aven­tu aven­tu­ra es­pa­cial.

EL KSC MÁS ÍN­TI­MO

Pe­ro qui­zá uno de los mom mo­men­tos más emo­cio­nan­te que se pue­den pued te­ner vi­si­tan­do el KSC es acerc acer­car­se al de­no­mi­na­do “Pun­to de en­cuen­tro e con as­tro­nau­tas”, en el Com­ple­jo C de Vi­si­tan­tes, un en­cla­ve don­de el vi­si­tan­te tie­ne la opor­tu­ni­dad opor­tun de co­no­cer, ha­blar e in­clu­so co­mer c con al­guno de los ver­da­de­ros aven­tu­re­ros a del es­pa­cio, as­tro­nau­tas pro­fe­sio­na­les p que han es­ta­do real­men­te en el es­pa­cio. Des­de el Com­ple­jo de Vi­si­tan­tes Vi­sit hay tam­bién la po­si­bi­li­dad de ha­cer un re­co­rri­do por los di­fe­ren­tes lu­ga­res del Ken Ken­nedy Spa­ce Cen­ter res­trin­gi­dos al gran pú­bli­co. pú­bli Es­tos re­co­rri­dos se rea­li­zan en un au­to­bús, au­to que ha­ce una se­rie de pa­ra­das en torno torn a edi­fi­cios ope­ra­ti­vos de la NASA co­mo es el ca­so de la to­rre de ob­ser­va­ción del “Com­ple “Com­ple­jo de Lan­za­mien­to 39”, des­de don­de se ob­ser­van ob las pla­ta­for­mas de lan­za­mien­to que qu tan­tas ve-

ces se han po­di­do ver en te­le­vi­sión cuan­do des­pe­ga­ban las di­fe­ren­tes na­ves con destino al es­pa­cio, Jun­to a la to­rre de ob­ser­va­ción se en­cuen­tra apar­ca­da la in­men­sa pla­ta­for­ma oru­ga que se uti­li­za pa­ra lle­var los cohe­tes has­ta las pla­ta­for­mas de lan­za­mien­to.

Otra pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra el vi­si­tan­te cu­rio­so que usa es­tos au­to­bu­ses tu­rís­ti­cos es el edi­fi­cio de en­sam­bla­je de vehícu­los, don­de en los años se­sen­ta y se­ten­ta se mon­ta­ban y pre­pa­ra­ban las di­fe­ren­tes na­ves an­tes de ser lan­za­das al es­pa­cio. Co­mo mues­tra de su gran ta­ma­ño, ca­be ci­tar que la ban­de­ra de los Es­ta­dos Uni­dos que pre­si­de una de sus pa­re­des es más gran­de que la can­cha de Ba­lon­ces­to de Los An­ge­les La­kers.

Y por su­pues­to es ne­ce­sa­rio de­te­ner­se en el Cen­tro Apo­lo/Sa­turno V, un edi­fi­cio cons­trui­do en fren­te a la fa­mo­sa Pla­ta­for­ma LC39A, don­de se en­cuen­tra un cohe­te Apo­lo de 111 me­tros de al­tu­ra en el que se pue­den apre­ciar las di­fe­ren­tes fa­ses del mis­mo, y có­mo és­tas se iban se­pa­ran­do en su as­cen­sión al es­pa­cio. Tam­bién allí se pue­de con­tem­plar un mo­du­lo lu­nar, ade­más de la ca­bi­na ori­gi­nal del Apo­lo 14. Den­tro de es­tas ins­ta­la­cio­nes hay al­gu­nos de los tra­jes es­pa­cia­les que se uti­li­za­ron en di­fe­ren­tes mo­men­tos de la ex­plo­ra­ción lu­nar, y en un tea­tro de la “Sa­la de Lan­za­mien­tos” se re­crea el lan­za­mien­to del Apo­lo 11 ade­más de la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na.

Pa­ra fi na­li­zar la vi­si­ta al Ken­nedy Spa­ce Cen­ter, y an­tes de re­gre­sar al “Com­ple­jo de Vi­si­tan­tes”, es con­ve­nien­te en­trar en la In­ter­na­tio­nal Spa­ce Sta­tion Cen­ter, don­de aún hoy se desa­rro­llan di­fe­ren­tes com­po­nen­tes de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal que hay per­ma­nen­te allá en los cie­los. Pa­ra más in­for­ma­ción: www.Ken­nedy Spa­ceCen­ter.com

¿CÓ­MO SE­RÁ EL MA­ÑA­NA? ACER­CAR­SE AL EP­COT

En Flo­ri­da hay que vi­si­tar tam­bién el par­que EP­COT, ini­cia­les del Ex­pe­ri­men­tal Pro­toty­pe Com­mu­nity of To­mo­rrow (o Pro­to­ti­po de Co­mu­ni­dad Ex­pe­ri­men­tal del Ma­ña­na). La idea ori­gi­nal fue del pro­pio Walt Dis­ney y su mi­sión era ilus­trar al vi­si­tan­te cÓ­mo po­dría ser una ciu­dad utó­pi­ca del fu­tu­ro. El ob­je­ti­vo del pro­yec­to ini­cial ial no era me­ra­men­te tu­rís­ti­co, sino que de­be­ría ser­vir vir co­mo mo­de­lo pa­ra un mun­do real: lu­gar r de re­si­den­cia de mi­les de per­so­nas, cen­tro tro de ne­go­cios, edi­fi­cios co­mu­ni­ta­rios, es­cue­las, scue­las, com­ple­jos re­crea­cio­na­les, , etc. El sis­te­ma de trans­por­te ur­bano bano se rea­li­za­ría a tra­vés de mo­no­no­rraí­les, el trá­fi­co pa­sa­ría por de­ba­jo de la su­per­fi­cie de la ciu­dad y ha­bría pa­so li­bre e de pea­to­nes por las ca­lles.

Des­pués de la muer­te de Walt Dis­ney, sus he­re­de­ros y la com­pa­ñía de­ci­die­ron que no les in­tere­sa­ba ere­sa­ba en­trar en el ne­go­cio de consns­truir y ad­mi­nis­trar una ciu­dad iu­dad con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, así

EP­COT cuen­ta con dos gran­des áreas: el World Show­ca­se, más gas­tro­nó­mi­co, y el Fu­tu­re World.

que cam­bia­ron la idea ori­gi­nal por la de un par­que te­má­ti­co que tra­ta­ra de re­fle­jar las ideas ori­gi­na­les de Walt Dis­ney. Tras di­ver­sos con­tra­tiem­pos, la pro­pues­ta del par­que EP­COT se abrió al pú­bli­co en los años ochen­ta. Re­di­men­sio­na­da en los no­ven­ta, fue has­ta la aper­tu­ra del par­que te­má­ti­co Ani­mal King­dom (de con­ser­va­ción de la vi­da ani­mal) el com­ple­jo re­crea­ti­vo más gran­de ges­tio­na­do por la com­pa­ñía Walt Dis­ney.

El par­que te­má­ti­co se lo­ca­li­za en el área del Walt Dis­ney World Re­sort y fue el se­gun­do par­que que abrió sus puer­tas des­pués del Ma­gic King­dom. Es­tá de­di­ca­do a la cul­tu­ra in­ter­na­cio­nal y a la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, y por ello es­tá di­vi­di­do en dos sec­cio­nes que re­pre­sen­tan am­bas: World Show­ca­se y Fu­tu­re World. En la pri­me­ra área, World

Show­ca­se, la ofer­ta se cen­tra en va­rios pa­be­llo­nes que re­pre­sen­tan la cul­tu­ra de on­ce paí­ses del mun­do: Ale­ma­nia, Ca­na­dá, Chi­na, Fran­cia, Ita­lia, Ja­pón, Ma­rrue­cos, Mé­xi­co, No­rue­ga, Reino Uni­do y por su­pues­to los Es­ta­dos Uni­dos. Con­ce­bi­do pa­ra dar a co­no­cer un po­co de las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres de es­tos paí­ses, des­ta­ca es­pe­cial­men­te por su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, sien­do uno de los pun­tos ele­gi­dos por los vi­si­tan­tes pa­ra ir a co­mer o ce­nar.

En cam­bio, el ob­je­ti­vo de la zo­na co­no­ci­da co­mo Fu­tu­re World es de­mos­trar al vi­si­tan­te có­mo al­gu­nas ideas apa­ren­te­men­te utó­pi­cas se pue­den ha­cer reali­dad. Se ofre­cen múl­ti­ples atrac­cio­nes y es­pec­tácu­los que se en­fo­can en avan­ces tec­no­ló­gi­cos, in­no­va­ción y asom­bro. La ofer­ta de en­tre­te­ni­mien­to va­ría, des­de una de las atrac­cio­nes más ve­lo­ces del mun­do Dis­ney has­ta sua­ves tra­ve­sías acuá­ti­cas; des­de sen­tir la ex­pe­rien­cia apa­sio­nan­te de vo­lar en ala del­ta has­ta áreas de jue­go in­ter­ac­ti­vo que en­cien­den la ima­gi­na­ción de ni­ños y ma­yo­res.

Sin lu­gar a du­das, la atrac­ción más lla­ma­ti­va y que es el em­ble­ma del Par­que es el Spa­ceship Earth, una gi­gan­tes­ca pe­lo­ta de golf con un diá­me­tro de 55 me­tros y una al­tu­ra su­pe­rior a los 60 me­tros. Aquí todo el re­co­rri­do es pau­sa­do e ins­pi­ra­dor y la atrac­ción trans­por­ta al vsi­si­tan­te a tra­vés de 40.000 años de his­to­ria, des­de los al­bo­res de la hu­ma­ni­dad has­ta nues­tros días. Se ob­ser­va la vi­da co­ti­dia­na del hom­bre prehis­tó­ri­co, el an­ti­guo Egip­to, el Im­pe­rio Ro­mano… an­tes de des­cu­brir có­mo se po­dría vi­vir en el fu­tu­ro.

UN APREN­DI­ZA­JE DI­VER­TI­DO

Los re­cla­mos del par­que EP­COT no ter­mi­nan aquí. Una atrac­ción muy in­tere­san­te es el Soa­rin, un di­ver­ti­do si­mu­la­dor de vue­lo en pa­ra­pen­te so­bre Ca­li­for­nia. Aquí se ex­pe­ri­men­ta la li­ber­tad al vo­lar a 12 me­tros de al­tu­ra, mien­tras se van con­tem­plan­do pai­sa­jes tan im­pre­sio­nan­tes co­mo el Gol­den Ga­te Brid­ge, Ma­li­bú y Los Án­ge­les. El Test Track es otra de las pa­ra­das obli­ga­to­rias de es­te par­que. Aquí se pue­de di­se­ñar có­mo po­dría ser nues­tro pro­pio vehícu­lo, pa­ra lue­go pro­bar­lo, real­men­te una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da y di­dác­ti­ca.

Es po­si­ble di­ri­gir­se tam­bién a las pro­fun­di­da­des del mar y a lo más al­to del es­pa­cio. Con la ayu­da del pez

Ne­mo (ado­ra­do por los más pe­que­ños) y sus ami­gos se des­cien­de vir­tual­men­te al fon­do de los océa­nos don­de ob­ser­var la co­lo­ri­da vi­da ma­ri­na, que in­clu­ye nu­me­ro­sos pe­ces y arre­ci­fes de co­ral. En cam­bio, en el pa­be­llón Spa­ce es po­si­ble re­co­rre­rer 12,000 ki­lo­me­tros en al­go más de cin­co mi­nu­tos, en un via­je es­pa­cial a Mar­te su­ma­men­te rea­lis­ta don­de hay que lle­gar has­ta el pla­ne­ta ro­jo es­qui­van­do todo ti­po de obs­tácu­los y me­teo­ros.

Los atrac­ti­vos del EP­COT si­guen en las im­po­nen­tes pi­rá­mi­des de cris­tal del “Ima­gi­na­tion! Pa­vi­lion” cu­ya atrac­ción es­tre­lla es Cap­tain EO, un film mu­si­cal en 3-D pro­ta­go­ni­za­do por Mi­chael Jack­son, con un elen­co de per­so­na­jes in­ter­ga­lác­ti­cos. A pe­sar de los años si­gue sien­do una de las atrac­cio­nes más en­tre­te­ni­das del par­que.Tam­bién es­tá el pa­be­llón de “Los es­pe­jos Uni-

The Blue Brot­hers, Los Sim­pson y Men in Black son al­gu­nos atrac­ti­vos de los Uni­ver­sal Stu­dios Flo­ri­da.

ver­so de la ener­gía” don­de dis­fru­tar de una mag­ní­fi­ca ex­hi­bi­ción so­bre los orí­ge­nes del uni­ver­so, la era de di­no­sau­rios y la his­to­ria de la ener­gía. Se pue­de con­ti­nuar la aven­tu­ra en el “Circu­lo de la Vi­da” don­de apren­der la im­por­tan­cia de pro­te­ger nues­tro pla­ne­ta con un film de ac­ción en vi­vo, de 20 mi­nu­tos de du­ra­ción.

Pa­ra ter­mi­nar la vi­si­ta a EP­COT, dos nue­vos atrac­ti­vos. Uno, el Pa­be­llón de la Tie­rra, en el que se pro­po­ne un via­je a tra­vés de gran­jas por el mun­do en­te­ro, co­no­cien­do al­gu­nas de las téc­ni­cas más mo­der­nas co­mo las que desa­rro­llan la agri­cul­tu­ra hi­dro­pó­ni­ca y la acua­cul­tu­ra. Otro, el es­pec­tácu­lo noc­turno “Illu­miNa­tions: Re­flec­tions of Earth”, un jue­go im­pre­sio­nan­te de pi­ro­tec­nia, ra­yos lá­ser, fue­go, efec­tos lu­mí­ni­cos y fuen­tes en la World Show­ca­se La­goon que re­la­ta la his­to­ria de la Tie­rra y sus po­bla­do­res. Más in­for­ma­ción: www.wd­win­fo.com/ Wd­win­fo/gui­des/ep­cot/ep-over­view.htm

UNI­VER­SAL STU­DIOS FLO­RI­DA

Y, cla­ro es­tá, en Flo­ri­da se lo­ca­li­za un au­tén­ti­co par­que de pe­lí­cu­la. Nos re­fe­ri­mos a los Uni­ver­sal Stu­dios Flo­ri­da, que for­ma par­te del com­ple­jo Uni­ver­sal Or­lan­do

Re­sort. Es­te com­ple­jo lo con­for­man tres áreas bien de­li­mi­ta­das: Is­lands of Ad­ven­tu­re, el Uni­ver­sal City Walk y los Uni­ver­sal Stu­dios Flo­ri­da, pro­pia­men­te di­cho.

El pri­me­ro de ellos es el Is­lands of Ad­ven­tu­re, un clá­si­co par­que de atrac­cio­nes con sus mon­ta­ñas ru­sas, y atrac­cio­nes ha­bi­tua­les. Lue­go es­tá el Uni­ver­sal City Walk, di­se­ña­do co­mo una ciu­dad de pe­lí­cu­la. Aquí se en­cuen­tra una am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y de ocio, com­bi­na­da con ci­nes en 3D de AMC, o el Hard Rock Ca­fe con­si­de­ra­do co­mo el más gran­de del mun­do. No obs­tan­te, el via­je­ro de­be­ría asi­mis­mo hus­mear por el res­tau­ran­te Bu­ba Gamp Sh­rimp, es­pe­cia­li­za­do, có­mo no, en gam­bas, co­mo su nom­bre in­di­ca. Pa­ra los aman­tes del ba­lon­ces­to es­tá el res­tau­ran­te de la NBA, y pa­ra los del au­to­mo­vi­lis­mo el Nascar Sports Gri­lle, don­de hay una pe­que­ña mues­tra de vehícu­los que par­ti­ci­pan en es­ta com­pe­ti­ción tan po­pu­lar en Es­ta­dos Uni­dos (mu­cho más que la eu­ro­pea Fór­mu­la 1).

Pa­ra ac­ce­der a los Uni­ver­sal Stu­dios, pro­pia­men­te di­chos, se de­be de­jar atrás un gi­gan­tes­co ar­co. Tras­pa­sa­do és­te apa­re­ce un mun­do de cá­ma­ras y pla­tós don­de los que im­pe­ran son el ci­ne y la te­le­vi­sión, con sus de­co­ra­dos y atrac­cio­nes que lle­van al vi­si­tan­te a en­trar en las di­fe­ren­tes pe­lí­cu­las.

La atrac­ción más vi­si­ta­da en es­tos mo­men­tos es Trans­for­mers: The Ri­de–3D, una ex­pe­rien­cia ul­tra­sen­so­rial que trans­por­ta al cen­tro de una gue­rra intergalác­tica en­tre Au­to­bots y De­cep­ti­cons, y con­du­ce al vi­si­tan­te en­tre la fic­ción y la reali­dad pa­ra que vi­va la fu­sión de una pe­lí­cu­la épi­ca en 3D de al­ta de­fi­ni­ción con el rea­lis­mo de la más avan­za-

En el pa­be­llón Sh­rek 4-D es po­si­ble acom­pa­ñar a es­te per­so­na­je en nue­vas aven­tu­ras más allá del film.

da tec­no­lo­gía en si­mu­la­ción de vue­lo que re­de­fi­ne el mun­do de las atrac­cio­nes. Es to­da una ex­pe­rien­cia que jus­ti­fi­ca por sí mis­ma la vi­si­ta a es­te par­que te­má­ti­co.

Aun­que, cla­ro, no todo ter­mi­na aquí. El nú­me­ro de atrac­cio­nes es ca­si in­fi­ni­to. Por ejem­plo, el pa­be­llón de Sh­rek 4-D, don­de se acom­pa­ña al sim­pá­ti­co mons­truo ver­de, a su ami­go el asno y la a prin­ce­sa Fio­na en una aven­tu­ra a par­tir del mo­men­to en el que con­clu­yó la úl­ti­ma en­tre­ga de la se­rie Sh­rek. En es­te pun­to, ade­más, es po­si­ble ver una la pe­lí­cu­la en

3D en asien­tos que se mue­ven y con efec­tos de so­ni­do y am­bien­ta­les. Otra bue­na pro­pues­ta es la mon­ta­ña ru­sa Hollyw­wod Rip Ri­de Roc­kit, ex­clu­si­va­men­te re­co­men­da­da pa­ra los más va­lien­tes. Cuan­do se sube a ella se eli­ge la mú­si­ca que se quie­re es­cu­char mien­tras du­ra la atrac­ción, y al ter­mi­nal el re­co­rri­do es po­si­ble lle­var­se a casa un ví­deo mul­ti­me­dia de la ex­pe­rien­cia vi­vi­da en la mon­ta­ña ru­sa.

Las dis­tin­tas áreas del par­que es­tán am­bien­ta­das en di­fe­ren­tes lo­ca­li­za­cio­nes de pe­lí­cu­las de la Uni­ver­sal, que lle­van tan­to a la ciu­dad de nue­va York de los años 30, al in­te­rior de una pi­rá­mi­de don­de so­bre­vi­vir a un ejér­ci­to de mo­mias, es­ca­ra­ba­jos, y bo­las de fue­go, o cru­zar un me­dio oes­te nor­te­ame­ri­cano de­vas­ta­do por los tor­na­dos, don­de com­par­tir sen­sa­cio­nes con los pro­ta­go­nis­tas del fi lm Twis­ter. Tam­bién es po­si­ble asis­tir a una fies­ta con los di­ver­ti­dos Ja­ke y El­wood, los chi­cos de The Blues Brot­hers, y dis­fru­tar de los gran­des éxi­tos de la pe­lí­cu­la, co­rean­do sus can­cio­nes y bai­lan­do sus me­lo­días más co­no­ci­das.

El par­que per­mi­te via­jar (vir­tual­men­te) a Ca­li­for­nia. Ir a San Fran­cis­co y sen­tir de for­ma in­creí­ble­men­te rea­lis­ta un te­rre­mo­to de ni­vel 8 en la es­ca­la Rich­ter; su­bir en la pla­ya a una pe­que­ña bar­ca pa­ra ser pro­ta­go­nis­ta de una nue­va ver­sión de Ti­bu­rón, con ata­que del es­cua­lo in­clui­do, y di­ver­tir­se en Holly­wood con sus más famosos mons­truos: Drá­cu­la, el Hom­bre Lo­bo o Fran­kes­tein. Tam­bién

es­tán los de­co­ra­dos de pe­lí­cu­las co­mo Ter­mi­na­tor 3D, una sor­pren­den­te atrac­ción don­de per­so­na­jes reales y pro­yec­cio­nes se mez­clan en una par­ti­cu­lar lu­cha por la sal­va­ción de la Hu­ma­ni­dad.

EN EL PAÍS DE LOS MEN IN BLACK Y LA FA­MI­LIA SIM­PSON

De la Ca­li­for­nia más fan­tas­ma­gó­ri­ca es po­si­ble lle­gar a un edi­fi­cio fu­tu­ris­ta don­de se en­cuen­tra la se­de de los ga­lác­ti­cos Men in Black, don­de par­ti­ci­par en los en­tre­na­mien­tos que rea­li­zan en sus lu­chas con­tra los ex­tra­te­rres­tres. Tam­bién es po­si­ble arri­bar a la en­can­ta­do­ra Spring­field, la ciu­dad na­tal de la fa­mi­lia más fa­mo­sa de los Es­ta­dos uni­dos: los Sim­pson. En The Sim­pson Ri­de se pre­sen­tan di­fe­ren­tes lo­ca­li­za­cio­nes don­de trans­cu­rre la vi­da de es­tos per­so­na­jes. En cam­bio, pa­ra los vi­si­tan­tes más jó­ve­nes (o qui­zá los más ve­te­ra­nos) es­tá la zo­na del Pá­ja­ro Lo­co, el Woody Wood­pec­ker’s Nut­hou­se Coas­ter, don­de en­con­trar una gran va­rie­dad de atrac­cio­nes pa­ra los más pe­que­ños, con ac­tua­cio­nes del Pá­ja­ro Lo­co y sus ami­gos, aun­que lo más des­ta­ca­ble es la atrac­ción de­di­ca­da al en­tra­ña­ble ex­tra­te­rres­tre E.T. don­de, subido a una bi­ci­cle­ta, el vi­si­tan­te ha­brá de ayu­dar­le a sal­var el mun­do.

A lo lar­go de todo el re­co­rri­do son con­ti­nuos los gui­ños a pe­lí­cu­las y se­ries te­le­vi­si­vas, co­mo al au­to­mó­vil de la pe­lí­cu­la de Re­gre­so al Fu­tu­ro. Se per­ci­ben asi­mis­mo ho­me­na­jes a ani­ma­les ac­to­res, al­gu­nos de los cua­les han si­do ru­ti­lan­tes es­tre­llas de la pan­ta­lla. Y ya pa­ra fi­na­li­zar, na­da me­jor que acer­car­se al Uni­ver­sal Ho­rror Ma­ke-Up Show y des­cu­brir los se­cre­tos de los me­jo­res ar­tis­tas de efec­tos es­pe­cia­les de ma­qui­lla­je en Holly­wood. Pa­ra más in­for­ma­ción: www.uni­ver­sa­lor­lan­do.com

El Ken­nedy Spa­ce Cen­ter es, ade­más de una de las se­des ope­ra­ti­vas de la NASA, un fa­bu­lo­so par­que te­má­ti­co so­bre la con­quis­ta del es­pa­cio.

En el Com­ple­jo de Vi­si­tan­tes es po­si­ble asis­tir al en­cuen­tro con ver­da­de­ros as­tro­nau­tas que cuen­tan sus pe­ri­pe­cias por el es­pa­cio.

Uno de los gran­des mo­men­tos de la vi­si­ta es cuan­do di­ver­sos au­to­bu­ses tras­la­dan al vi­si­tan­tes al área res­trin­gi­da del KSC, don­de la NASA con­ti­núa tra­ba­jan­do en su la­bor de ex­plo­ra­ción del es­pa­cio.

El EP­COT es un par­que te­má­ti­co in­clui­do en el Walt Dis­ney World. Es­tá de­di­ca­do a ex­pli­car la cul­tu­ra de on­ce paí­ses del mun­do, y a ex­plo­rar la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca al tiem­po que uno se di­vier­te en atrac­cio­nes.

Los Uni­ver­sal Stu­dios Flo­ri­da tie­nen tres gran­des áreas te­má­ti­cas: una de atrac­cio­nes clá­si­cas, otra con una am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y una ter­ce­ra es­pe­cia­li­za­da en el mun­do del ci­ne.

Una atrac­ción rea­lis­ta per­mi­te sen­tir có­mo po­dría ser un te­rre­mo­to de un ni­vel 8 en la es­ca­la Rich­ter en la ciu­dad de San Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.