Río de Ja­nei­ro

Rutas del Mundo - - UN FOTÓGRAFO Y UN DESTINO -

Co­que­ta y sen­sual co­mo la ga­ro­ta de Ipa­ne­ma, así se sien­te Río de Ja­nei­ro, en­tre sus in­nu­me­ra­bles mo­rros fo­rra­dos de exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción atlán­ti­ca y la gran bahía de Gua­na­ba­ra. Su pri­vi­le­gia­do em­pla­za­mien­to na­tu­ral la con­vier­te en una de las ciu­da­des más be­llas del mun­do. El via­je­ro cae siem­pre ren­di­do a su in­ne­ga­ble be­lle­za geo­grá­fi­ca, sin em­bar­go, es la be­lle­za de los ca­rio­cas la que le roba el co­ra­zón. De es­pí­ri­tu hos­pi­ta­la­rio y ale­gre, los ca­rio­cas vi­ven la vi­da con pa­sión y ale­gría. Son in­ten­sos, co­mo esa geo­gra­fía que los en­vuel­ve sal­va­je y ex­tre­ma. Aman­tes de los gran­des es­pec­tácu­los, pre­su­men con or­gu­llo de or­ga­ni­zar el me­jor car­na­val del mun­do. Y sin du­da al­gu­na de­be de ser­lo, por­que du­ran­te una se­ma­na en­te­ra la ciu­dad vi­bra al son de los blo­cos y la sam­ba, se ti­ñe de co­lor y en­tra en un tran­ce de exal­ta­ción y ale­gría. Es in­ne­ga­ble que los ca­rio­cas vi­ven el car­na­val ca­si co­mo una es­pe­cie de re­li­gión, con­jun­ta­men­te con su otra pa­sión: el fút­bol, pe­ro pa­ra en­ten­der­los bien, hay que com­pren­der la es­pe­cial re­la­ción que man­tie­nen con sus pla­yas. Las pla­yas ur­ba­nas más be­llas y fa­mo­sas del mun­do: Ipa­ne­ma y Co­pa­ca­ba­na. No son un me­ro es­pa­cio de ocio de fi n de se­ma­na. Tie­nen una pre­sen­cia fí­si­ca y es­pi­ri­tual pri­vi­le­gia­da en es­ta ciu­dad. Un lu­gar de en­cuen­tro pa­ra to­dos y pa­ra todo, des­de per­so­nas de las hu­mil­des fa­ve­las a es­tre­llas de la te­le­vi­sión o el fút­bol, pa­ra char­lar, ha­cer ne­go­cios, to­mar al­go o ha­cer de­por­te.

Río de Ja­nei­ro no se en­ten­de­ría sin sus pla­yas. En al­gu­nos lu­ga­res de la ciu­dad re­sul­ta más fá­cil que te di­gan “Que ten­ha uma boa praia” (que ten­gas una bue­na pla­ya) a que te di­gan “Que ten­gas un buen día”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.