Un via­je de mil ki­ló­me­tros em­pie­za con un pa­so

Rutas del Mundo - - FUERA DE RUTA - An­to­nio G. Itur­be.

Ha­ce bas­tan­tes años, co­no­cí a un via­je­ro in­quie­to, de esos que tie­nen la fie­bre de la ru­ta en la mi­ra­da, lla­ma­do Che­ma Ro­drí­guez ( guía en Áfri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca, es­cri­tor de al­gu­nos li­bros muy di­ver­ti­dos, di­rec­tor de pe­lí­cu­las do­cu­men­ta­les com­pro­me­ti­das y co­la­bo­ra­dor del pro­gra­ma del pro­gra­ma SER Aven­tu­re­ros). Y me hi­zo un re­ga­lo: una edi­ción ci­clos­ti­la­da de Sen­das de Oku, es­cri­to por Mat­súo Bas­ho. De­cía Lao Tze que un via­je de mil ki­ló­me­tros em­pie­za con un pa­so. Los mo­chi­le­ros ac­tua­les tie­nen en el poe­ta y via­je­ro zen del si­glo XVII Mat­súo Bas­ho uno de sus re­fe­ren­tes más ex­tra­or­di­na­rios. Su ver­da­de­ro nom­bre era Kin­sa­ku y era hi­jo de un sa­mu­rái ve­ni­do a me­nos en el Ja­pón de me­dia­dos del XVII, em­plea­do en lo que hoy lla­ma­ría­mos ser­vi­cio de se­gu­ri­dad de un po­de­ro­so aris­tó­cra­ta. Su de­sig­nio era en­trar a for­mar par­te tam­bién del ser­vi­cio de la po­de­ro­sa fa­mi­lia Todo, pe­ro da­da su nu­la afi­ción a las ar­mas, en fun­cio­nes de cria­do. Sin em­bar­go, des­de jo­ven des­ta­có en la poe­sía. Fi­nal­men­te, se es­ca­pó a Edo (el To­kio de la épo­ca) y allí empezó a bri­llar co­mo poe­ta, has­ta el pun­to de re­unir a su al­re­de­dor no po­cos ad­mi­ra­do­res. Al­go que in­flu­yó de ma­ne­ra cru­cial en su poe­sía y en su ma­ne­ra de ver el mun­do fue su re­la­ción con un mon­je y afa­ma­do maes­tro del zen lla­ma­do Buc­cho. En 1689, a una edad ya avan­za­da en aquel tiem­po de 45 años, de­ci­de ini­ciar un gran via­je a pie, que le lle­va­rá has­ta los re­mo­tos con­fi­nes de un Ja­pón mis­te­rio­so. Un via­je sin pri­sa, don­de en lu­gar de to­mar fo­to­gra­fías de los mo­men­tos y lu­ga­res más lla­ma­ti­vos, tra­za­rá breves poe­mas. El via­je du­ra­ría cer­ca de tres años y los pri­me­ros me­ses de ese pe­ri­plo se re­co­gen en sus dia­rios, pu­bli­ca­dos con el tí­tu­lo Sen­das de Oku.

En su lar­go pe­ri­plo, Mat­súo Bas­ho, ade­más de via­jar ha­cia afue­ra, lo hi­zo ha­cia aden­tro. Y en lu­gar de to­mar fo­to­gra­fías, tra­zó breves poe­mas.

El re­la­to tie­ne ese sua­ve mi­ni­ma­lis­mo ja­po­nés que, sin em­bar­go, con­si­gue ha­cer­nos pe­ne­trar en el fon­do de las co­sas. Sin pri­sa, lle­ga­mos a lu­ga­res con él; al tem­plo del Ris­co en­tre las Nu­bes pa­ra al­can­zar la er­mi­ta de su maes­tro Buc­cho, que re­sul­ta ser so­la­men­te una pe­que­ña cho­za col­ga­da so­bre la ro­ca. Nos de­te­ne­mos a con­tem­plar sau­ces que se me­cen so­bre los ríos o pi­nos ex­tra­or­di­na­rios co­mo el de Ta­ke­ku­ma, mien­tras re­me­mo­ra en­se­ñan­zas de maes­tros zen y pen­sa­do­res. Atra­ve­sa­mos cer­ca de Mo­ga­mi bos­ques in­quie­tan­tes tan es­pe­sos que no pe­ne­tra ni la luz del sol don­de “a ve­ces pa­re­cía caer tie­rra des­de las nu­bes”. Vi­si­ta vie­jos er­mi­ta­ños y pes­ca­do­res, arran­ca en ple­na no­che pa­ra ver el es­plen­dor de la lu­na lle­na en el puer­to de Tsu­ru­ga y com­par­te el sa­ke ca­lien­te que le ofre­cen en el po­bre mo­nas­te­rio de Hok­ke. La edi­ción que aho­ra se pu­bli­ca es una ma­ra­vi­lla por­que con­tie­ne dos li­bros en uno: al tex­to de sen­das de oku, con re­pro­duc­cio­nes de los ma­nus­cri­tos de Bas­ho, se une un ex­ce­len­te prólogo de Octavio Paz, que co­la­bo­ró en es­ta tra­duc­ción de Ei­ki­chi Ha­yas­hi­ya, pa­ra que no se per­die­ra (den­tro de lo po­si­ble) el bri­llo poé­ti­co de es­te maes­tro del via­je que, mien­tras ca­mi­na ha­cia afue­ra, tam­bién lo ha­ce ha­cia aden­tro.

Pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y di­rec­tor de la re­vis­ta Qué Leer. Es au­tor de di­ver­sas no­ve­las y li­bros in­fan­ti­les. Su úl­ti­mo li­bro es La bi­blio­te­ca­ria de Ausch­witz (Pla­ne­ta, 2012), don­de no­ve­la la epo­pe­ya de una mi­nús­cu­la bi­blio­te­ca clan­des­ti­na en un cam­po de...

Sen­das de Oku Mat­súo Bas­ho Ata­lan­ta 196 págs. 18 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.