Bien­ve­ni­dos al Edén

Pa­ra­di­sía­cas pla­yas blan­cas y un mar del azul más in­ten­so. Co­co­te­ros y cas­ca­das ro­dea­das de ver­de. Exó­ti­cos tem­plos y gen­te siem­pre ama­ble y son­rien­te. Pa­ra ale­jar­se del mun­da­nal rui­do, na­da co­mo per­der­se en Sa­mui, un des­can­so pa­ra el cuer­po y la men­te. Q

Rutas del Mundo - - UN MUN­DO POR DES­CU­BRIR -

Ha­ce 24 si­glos, Je­no­fon­te ha­bla­ba del pa­raí­so con su jar­dín per­sa en su fa­mo­sa obra Aná­ba­sis. De pa­raí­sos y ede­nes exis­ten, des­de en­ton­ces, mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes y con­cep­tos. Uno de ellos pue­de en­con­trar­se en el gol­fo de Siam, en las is­las Sa­mui, un rin­cón del mun­do ideal pa­ra per­der­se una bue­na tem­po­ra­da, o to­da una vi­da.

Las Sa­mui son un pu­ña­do de tie­rra arran­ca­do, en for­ma de va­rios is­lo­tes, jun­to al cá­li­do mar de la Chi­na Me­ri­dio­nal. Nau­fra­gar allí no pue­de ser una des­di­cha, en to­do ca­so una au­tén­ti­ca for­tu­na. Es cier­to que cuan­do se ate­rri­za por pri­me­ra vez en el ae­ro­puer­to de Ko Sa­mui, la is­la prin­ci­pal, la bo­fe­ta­da de ca­lor ha­ce que el via­je­ro se pre­gun­te unas cuan­tas co­sas, y le in­va­dan du­das so­bre su de­ci­sión de via­jar has­ta allí. Pe­ro to­das ellas se des­va­ne­cen al con­tem­plar la pri­me­ra pla­ya y el pri­mer chi­rin­gui­to ba­jo un co­co­te­ro. No hay vuel­ta atrás, ni fal­ta que ha­ce. El que es­cri­be es­tas lí­neas es­tu­vo allí por vez pri­me­ra en 1989, jus­to el año en que se inau­gu­ra­ba el ae­ro­puer­to del ar­chi­pié­la­go. Co­mo en tan­tos lu­ga­res, con el ate­rri­za­je de las ae­ro­na­ves lle­gó el pro­gre­so y el tu­ris­mo. Pe­ro a di­fe­ren­cia de es­tos otros lu­ga­res, en es­tas is­las, y mi­la­gro­sa­men­te, se ha man­te­ni­do un equi­li­brio ca­si per­fec­to en­tre mo­der­ni­dad y una tra­di­ción que tie­ne mu­cho de sos­te­ni­ble.

Pla­yas de are­nas blan­cas, aguas cris­ta­li­nas y co­co­te­ros en­vuel­ven con sua­vi­dad es­ta tie­rra fo­rra­da de ver­de que con­ser­va el ca­si ol­vi­da­do sa­bor del pa­raí­so tro­pi­cal (que des­can­sa en el ima­gi­na­rio de cual­quier via­je­ro). Aun­que Ko Sa­mui es la ter­ce­ra is­la más ex­ten­sa de Tai­lan­dia, ocu­pa me­nos de la mi­tad de nues­tra me­di­te­rrá­nea Me­nor­ca. Cuen­ta con una ca­rre­te­ra de unos 51 ki­ló­me­tros que la re­co­rre y co­mu­ni­ca en­tre sí. Se­guir­la es ir, de pla­ya en pla­ya, en un idí­li­co bu­cle sin fin.

Por eso, una vez ata­via­dos con el uni­for­me ofi­cial de la is­la (es­to es... ba­ña­dor, pla­ye­ras y go­rra), hay que de­ci­dir qué di­rec­ción to­mar. Un buen con­se­jo: las pla­yas del Nor­te o las del Es­te son las me­jo­res, y des­ta­can es­pe­cial­men­te Gha­weng y La­mai. En es­ta úl­ti­ma los

tu­ris­tas se ha­cen fo­tos co­mo po­se­sos jun­to a una ro­ca en for­ma de fa­lo co­no­ci­da con el nom­bre de Hin Ta, que sig­ni­fi­ca “el abue­lo” y que ob­via­men­te tie­ne su ré­pli­ca en una ro­ca en for­ma de va­gi­na gi­gan­te lla­ma­da Hin Yai (cla­ro es­tá “la abue­la”), ideal pa­ra to­dos aque­llos que va­yan en “Lu­na de Miel” y no en­cuen­tren ins­pi­ra­ción. No muy le­jos de allí se ha­lla otro rin­cón em­bria­ga­dor: Tong Ta­kien, una pla­ya sal­pi­ca­da de enor­mes ro­cas de for­mas sua­ves que em­be­lle­cen agra­da­ble­men­te el lu­gar y rom­pen la mo­no­to­nía de las are­nas blan­cas y el mar.

Ko Sa­mui tie­ne al­go más que be­llas pla­yas: tem­plos, una na­tu­ra­le­za ex­cep­cio­nal y rin­co­nes pa­ra­di­sía­cos.

AL­GO MÁS QUE BUE­NAS PLA­YAS

Más allá de las bu­có­li­cas pla­yas hay otros ali­cien­tes en Ko Sa­mui. Me­re­ce la pe­na su­bir las es­ca­li­na­tas que con­du­cen has­ta la do­ra­da es­ta­tua de Bu­da, de 15 me­tros de al­tu­ra, que se al­za en el mi­núscu­lo pro­mon­to­rio de Fan, en el agra­da­ble en­torno del tem­plo Hin Ngu. Des­de arri­ba las vis­tas son es­tu­pen­das, do­mi­nan­do las bahías de Plai Laem y de Bang Rak. No muy le­jos, se en­cuen­tra el tem­plo de Ku­na­ram que al­ber­ga una au­tén­ti­ca y cu­rio­sa mo­mia, la de un mon­je san­tón con ga­fas de sol a lo roc­ke­ro. Co­mo pin­ce­la­da a to­do ello las cas­ca­das de Na Muang, is­la aden­tro. Son per­fec­tas pa­ra re­fres­car­se con agua dul­ce y la som­bra de la ve­ge­ta­ción tro­pi­cal. Una bue­na op­ción pa­ra una di­ver­ti­da ex­cur­sión.

La po­bla­ción de Na Thon, en la cos­ta ees­te, es el prin­ci­pal nú­cleo ha­bi­ta­do. Tie­rra de shop­ping, de agen­cias de via­je, ofi­ci­nas de cam­bio y te­rra­zas des­de

La is­la prin­ci­pal, Ko Sa­mui, ape­nas con­ta­ba con ca­rre­te­ras en los años se­ten­ta y fue una co­mu­ni­dad ais­la­da has­ta los no­ven­ta. Hoy, el ae­ro­puer­to ofre­ce vue­los a Bang­kok, Hong Konk y Sin­ga­pur.

don­de mi­rar o ser vis­to. Co­mo al­ter­na­ti­va, hay que es­ca­par­se al po­bla­do de Ban Hua Ta­non, de ma­yo­ría mu­sul­ma­na y em­plea­do en bue­na me­di­da en la pes­ca de sub­sis­ten­cia. Un rin­cón con ras­gos de au­ten­ti­ci­dad, de cuan­do la gen­te de es­tas is­las se de­di­ca­ba ex­clu­si­va­men­te a la pes­ca y a la re­co­lec­ción del co­co. No hay que ol­vi­dar que to­da­vía hoy se en­vían des­de aquí a Bang­kok unos dos mi­llo­nes de co­cos al mes.

KO PHA NGAN, LA PER­LA DE SIAM

A unos 20 ki­ló­me­tros al nor­te de Ko Sa­mui se re­cor­ta la is­la de Pha Ngan, a es­ca­sa me­dia ho­ra en ferry pe­ro a años luz en otros as­pec­tos. Aquí la fie­bre del la­dri­llo ape­nas ha te­ni­do efec­to, y el mon­ta­ño­so is­lo­te, de ape­nas 170 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, es­tá cu­bier­to por un es­pe­so man­to ver­de en su in­te­rior y de un pe­rí­me­tro de co­co­te­ros que pa­re­cen los fle­cos de una al­fom­bra. El al­can­ce de la is­la de­pen­de del pun­to de vis­ta del vi­si­tan­te: o bien da po­co de sí o es in­ter­mi­na­ble. Si se es nó­ma­da se aca­ba en me­dia ma­ña­na, si se es se­den­ta­rio hay is­la pa­ra una eter­ni­dad. Un buen car­ga­men­to de li­bros ayudn en la ta­rea de con- ver­tir aquel mi­núscu­lo jar­dín na­tu­ral en un pa­raí­so. No des­car­ten bue­na com­pa­ñía, por su­pues­to.

Thong Sa­la es la me­tró­po­li, con un ban­co, su ofi­ci­na de co­rreos, un su­per­mer­ca­do y al­gu­na otra tien­da. Co­mo al­ter­na­ti­va, al nor­te, se ubi­ca el po­bla­do de Cha­log Lum, con al­gún chi­rin­gui­to y som­no­lien­tos pes­ca­do­res pu­lu­lan­do por la pla­ya. Allí, un pe­que­ño tem­plo jun­to a la ori­lla que di­cen fue eri­gi­do por los pri­me­ros pes­ca­do­res chi­nos que al­can­za­ron la is­la re­cuer­da que la elec­tri­ci­dad si­gue sien­do una me­ta.

Una vez más, son las cá­li­das y sua­ves ori­llas las que tie­nen el pro­ta­go­nis­mo. Mu­chas de aque­llas pla­yas son so­lo ac­ce­si­bles con bo­te. No hay que de­jar de dar­se un buen ba­ño en Hat Ring, al sur de la is­la. Por el día es una bo­ni­ta pla­ya más, pe­ro en las no­ches de lu­na lle­na se ce­le­bran allí unas fies­tas que pue­den lle­gar a trans­for­mar al via­je­ro en un ver­da­de­ro lo­bo, y no de mar pre­ci­sa­men­te. A es­tas Full Moon Par­ties se han aña­di­do las Half Moon Par­ties, pa­ra que la fies­ta no de­cai­ga, al me­nos va­rias ve­ces al mes.

Otras pla­yas desem­pe­ñan fun­cio­nes di­fe­ren­tes: re­lax, sol o sim­ple­men­te so­bre­vi­vir a las re­sa­cas de

las fies­tas de Hat Ring. Por ejem­plo Thong Nai Pan, al no­res­te, o la ol­vi­da­da Bottle Beach, sin lu­jos pe­ro con bun­ga­lows eco­nó­mi­cos y un chi­rin­gui­to sen­ci­llo en el que tie­nen pes­ca­do fres­co y cer­ve­za fría. ¿Qué más se le pue­de pe­dir a es­te au­tén­ti­co Shan­gri-la?

Ko Pha Ngan pa­re­ce el éx­ta­sis, ¿ver­dad? Pe­ro no lo es. Ese pa­so nos lo ofre­ce la is­la de Ko Tao, tras una ho­ra de ferry des­de Sa­mui, y si­tua­da a unos 40 ki­ló­me­tros al no­roes­te de Pha Ngan. La “is­la de la Tor­tu­ga”, que es la tra­duc­ción de Ko Tao, no se pa­re­ce en na­da a la le­gen­da­ria ba­se pi­ra­ta del Ca­ri­be. Aquí se ha­llan al­gu­nos de los fon­dos ma­ri­nos más be­llos del Gol­fo de

En Ko Tao pue­den ver­se al­gu­nos im­pre­sio­nan­tes fon­dos ma­ri­nos. ¿Es­tá el pa­raí­so ba­jo el mar?

Siam, in­clu­so del mun­do, y va­rias de­ce­nas de agen­cias de bu­ceo, ca­si to­das en Mae Hat, la úni­ca ciu­dad de la is­la, se dispu­tan a los vi­si­tan­tes in­tere­sa­dos en cons­ta­tar que el pa­raí­so con­ti­núa en el más allá, ba­jo el agua.

EL SE­CRE­TO DEL PA­RAÍ­SO

Aquí el mon­zón du­ra lo jus­to pa­ra dar­le a la tie­rra su tra­go anual y el cli­ma es ex­ce­len­te ca­si siem­pre. Si se evi­tan las tem­po­ra­das al­tas de di­ciem­bre y ju­lio-agos­to, el res­to del año es un lu­gar per­fec­to pa­ra eva­dir­se del res­to del Pla­ne­ta. En Ko Tao, des­ta­can las pla­yas de Sai Ri en el oes­te, la de Cha­lok Ban Kao y Sai Daeng en el sur, que son ver­da­de­ras jo­yas. Los ho­te­les o re­sorts son pe­que­ños y es­tán in­te­gra­dos en el pai­sa­je, co­mo el ca­so de la bahía de Jan­som don­de los atar­de­ce­res po­drían con­si­de­rar­se de los más be­llos que se pue­dan ob­ser­var.

Al no­roes­te de Ko Tao un be­llo fe­nó­meno geo­ló­gi­co en for­ma de cin­tu­rón de mi­núscu­los is­lo­tes de­no­mi­na­do Nang Yuan de­be­ría lla­mar la aten­ción: tres ver­des mon­tícu­los uni­dos por puen­tes de are­na blan­ca y ro­dea­dos de aguas lím­pi­das en las que los pe­ces de co­lo­res acom­pa­ñan des­ca­ra­da­men­te

du­ran­te el ba­ño. Un lu­gar ideal pa­ra el snor­ke­lling y tam­bién pa­ra el más in­ti­mo so­sie­go es­pi­ri­tual.

Nang Yuan es una re­ser­va na­tu­ral pro­te­gi­da y es­tá prohi­bi­do en­trar con bo­te­llas, la­tas u otros re­si­duos. La ci­vi­li­za­ción so­lo se mues­tra allí en for­ma de un res­tau­ran­te y un pe­que­ño gru­po de ca­ba­ñas de ma­de­ra don­de pa­sar la no­che, una de las más tran­qui­las que se pue­dan desear, una vez se mar­chan los vi­si­tan­tes que acu­den du­ran­te la ma­ña­na y que tie­nen la en­tra­da im­pe­di­da a par­tir de las 5 de la tar­de.

El re­cuer­do que per­ma­ne­ce en la men­te y en la re­ti­na del vi­si­tan­te tras el pe­ri­plo por el ar­chi­pié­la­go Sa­mui es evi­den­te: pla­yas, co­co­te­ros, sol, sa­li­tre y pa­raí­so. Pe­ro no de­be­ría ol­vi­dar­se ja­más que la be­lle­za es­tá tam­bién en el ges­to ama­ble de una is­le­ña o en la mi­ra­da sin­ce­ra de un bar­que­ro. Aque­llas son is­las que pa­re­cen in­ven­ta­das por dio­ses da­dos al pla­cer y a la in­do­len­cia, pe­ro que es­tán ha­bi­ta­das por se­res hu­ma­nos dig­nos y li­bres que de­ben ser res­pe­ta­dos. Via­je­mos a Sa­mui a dis­fru­tar jun­to a ellos y no con ellos. Tai­lan­dia es mu­cho más que lo que en oca­sio­nes se nos in­ten­ta mos­trar. No les que­pa du­da al­gu­na. Es una bue­na in­ter­pre­ta­ción del pa­raí­so.

Al­fons Ro­drí­guez Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.