EN EL PAÍS DE LOS Cuen­tos de Ha­das

¿Se ima­gi­nan dor­mir al­gún día en el castillo de la Be­lla Dur­mien­te? ¿Y se­guir los pa­sos del flau­tis­ta de Ha­me­lin? ¿Por qué no aden­trar­se en el bos­que de Ca­pe­ru­ci­ta Roja? ¿Creen que se tra­ta de un cuen­to de ha­das? Pues, efec­ti­va­men­te, así es. En Ale­ma­nia,

Rutas del Mundo - - SIEMPRE NOS QUEDARÁ… - Fer­nan­do Gar­cés An­tro­pó­lo­go

En di­ciem­bre de 1812 Wil­hem y Ja­cob Grimm pu­bli­ca­ron Cuen­tos pa­ra la in­fan­cia y el ho­gar, la pri­me­ra ver­sión de los co­no­ci­dos cuen­tos que tan­ta fa­ma da­rían a es­tos dos her­ma­nos. Des­de en­ton­ces per­so­na­jes co­mo Ca­pe­ru­ci­ta, Blan­ca­nie­ves, los cua­tro mú­si­cos de Bre­men, Ra­pun­zel... for­man par­te del ima­gi­na­rio cul­tu­ral de to­dos los eu­ro­peos y de gran nú­me­ro de ha­bi­tan­tes del Pla­ne­ta. Y han in­flui­do tan­to en la cul­tu­ra uni­ver­sal, y en nues­tra tra­di­ción, que for­man par­te de lo que la Unesco ha de­no­mi­na­do la “Me­mo­ria del Mun­do”. Pe­ro más allá de leer­los, y re­cor­dar­los en nues­tras ca­sas y bi­blio­te­cas, tal vez la me­jor for­ma de des­cu­brir qué se es­con­de tras ellos sea aden­trán­do­se en una ex­tra­or­di­na­ria ru­ta tu­rís­ti­ca que Tu­ris­mo de Ale­ma­nia ha pre­pa­ra­do y que re­co­rre los es­ce­na­rios don­de vi­vie­ron los Grimm y don­de, se­gún la tra­di­ción, su­ce­die­ron sus cé­le­bres cuen­tos. Un in­trin­ca­do via­je de cer­ca de seis­cien­tos ki­ló­me­tros en los que la ima­gi­na­ción y la his­to­ria se en­ma­ra­ñan, co­mo en un fron­do­so ár­bol de pro­fun­das raí­ces, an­cho tron­co y ex­ten­sas ra­mas re­bo­san­tes de fru­tos…

Exis­ten dos ma­ne­ras de em­pe­zar es­ta ru­ta. Bien por el ae­ro­puer­to de Fránc­furt, en el sur, o bien por Ham­bur­go, en el nor­te. En el pri­mer ca­so, el iti­ne­ra­rio arran­ca en la ciu­dad de Ha­nau, don­de a fi­na­les del si­glo XVIII na­cie­ron los Grimm (1785 Ja­cob, 1786 Wil­hem), y el fi­nal en Bre­men, es­ce­na­rio de uno de sus cuen­tos más co­no­ci­dos, el de los cua­tro po­pu­la­res mú­si­cos. En el se­gun­do ca­so, se ini­cia en es­ta ciu­dad sep­ten­trio­nal ale­ma­na y aca­ba en la ciu­dad de los Grimm. No­so­tros re­co­men­da­mos es­ta úl­ti­ma op­ción, la que he­mos se­gui­do en las pá­gi­nas pos­te­rio­res. El mo­do de trans­por­te ha­bi­tual pa­ra re­co­rrer es­te te­rri­to­rio es el co­che pe­ro, ló­gi­ca­men­te, tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de la mo­to­ci­cle­ta, la bi­ci­cle­ta o el au­tos­top, e in­clu­so el trans­por­te pú­bli­co, aun­que no se si­gue ex­pre­sa­men­te nin­gún tra­za­do de lí­nea de fe­rro­ca­rril o au­to­bús. En to­dos los ca­sos, la in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca es­tá bien or­ga­ni­za­da pa­ra ayu­dar al via­je­ro. La ru­ta ser­pen­tea pue­blos de en­sue­ño, tran­qui­los ríos, fron­do­sos bos­ques, an­ti­guos cas­ti­llos y fa­bu­lo­sos jar­di­nes, ade­más de re­cla­mos co­mo ca­lles co­mer­cia­les, mu­seos, bal­nea­rios, fes­ti­va­les y deportes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.