Po­cas ciu­da­des (o nin­gu­na), co­mo Ha­me­lin, pue­den per­mi­tir­se el lu­jo de ser re­co­no­ci­das en el mun­do por sus mal­di­tos roe­do­res.

Rutas del Mundo - - SIEMPRE NOS QUEDARÁ… -

El tras­fon­do his­tó­ri­co de los dos cuen­tos que cen­tran el prin­ci­pio de es­ta ru­ta en Ha­me­lin y Bre­men se re­mon­ta a la Edad Me­dia, una épo­ca de gran mor­tan­dad infantil y en la que mu­chos jó­ve­nes de­bían emi­grar o pe­re­cían por el ham­bre y la gue­rra. To­das esas ame­na­zas se po­drían per­so­ni­fi­car en la fi­gu­ra de los ni­ños que des­apa­re­cie­ron de la vi­lla tras un mis­te­rio­so flau­tis­ta que sur­gió en Ha­me­lin en torno al año 1284. Un si­glo más tar­de, y a cau­sa de una epi­de­mia de pes­te, la le­yen­da se en­ri­que­ció con el epi­so­dio de la in­va­sión de ra­tas con la que da co­mien­za el cuen­to de los Grimm.

Es­tos tiem­pos di­fí­ci­les con­tras­ta­ron tam­bién con el ini­cio del co­mer­cio en el nor­te de Ale­ma­nia y la crea­ción de la Li­ga Han­seá­ti­ca, una unión de ciu­da­des-Es­ta­do que fa­vo­re­ció un pe­rio­do de ri­que­za en al­gu­nos puer­tos del mar del Nor­te y del Bál­ti­co. Lu­ga­res co­mo Ha­me­lin, y so­bre todo Bre­men, el es­ce­na­rio del cuen­to de los ani­ma­les mú­si­cos que lo­gran huir de una muer­te se­gu­ra tra­ba­jan­do en equi­po, son un buen ejem­plo. La fa­ma de Bre­men co­mo lu­gar prós­pe­ro fue tal que, en 1719, cuan­do Da­niel De­foe pu­bli­có Ro­bin­son Cru­soe, hi­zo que su pro­ta­go­nis­ta fue­ra el hi­jo de un ma­ri­ne­ro de Bre­men.

AL­RE­DE­DOR DE BOS­QUES Y CAS­TI­LLOS

Ade­más de puer­tos y ciu­da­des de lin­da ar­qui­tec­tu­ra me­die­val (o re­na­cen­tis­ta en al­gu­nos ca­sos), el otro gran pai­sa­je tra­di­cio­nal de los cuen­tos de ha­das de los Grimm fue el bos­que. El fron­do­so ha­ye­do que ro­dea las ciu­da­des de Tren­del­burg y Sa­ba­burg (de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco de­bi­do a su be­lle­za y an­ti­güe­dad), por ejem­plo, es re­co­no­ci­do tam­bién co­mo es­pa­cio de le­yen­das que tan­to han in­fluen­cia­do en la cul­tu­ra y la li­te­ra­tu­ra eu­ro­peas. Un in­com­pa­ra­ble mar­co pa­ra al­gu­nos de los cuen­tos más po­pu­la­res de la obra de los Grimm, co­mo el de la al­ta to­rre del ho­tel Tren­del­burg que sir­ve de es­ce­na­rio pa­ra la his­to­ria

de Ra­pun­zel. Y así es co­mo des­de su ven­ta­na siem­pre cuel­ga una co­la ru­bia de 10 me­tros, que re­cuer­da la ca­be­lle­ra de la he­roí­na en­ce­rra­da en una ata­la­ya por una bru­ja que le quie­re mal. Tam­bién se en­cuen­tra Sir Dietrich, un guía ves­ti­do con ar­ma­du­ra, que re­ci­be a los vi­si­tan­tes y les cuen­ta que es­ta to­rre nun­ca ha si­do con­quis­ta­da en sus sie­te si­glos de his­to­ria.

Por su par­te, en Sa­ba­burg se con­ser­van las rui­nas del castillo de Dorn­rös­chen, tra­di­cio­nal re­si­den­cia de la Be­lla Dur­mien­te y el Prín­ci­pe Azul. Es el re­cuer­do de los nu­me­ro­sos rei­nos y prin­ci­pa­dos de en­sue­ño que cre­cie­ron en Ale­ma­nia al amparo del Sa­cro Im­pe­rio Ge Ger­má­ni­co y que per­mi­tían que ca­si to­das la las co­mar­cas de Ale­ma­nia cons­tru­ye­ran su sus pro­pio Es­ta­do. En tiem­pos del Ba­rro­co lle lle­gó a ha­ber unos 600 prin­ci­pa­dos con su fa fa­mi­lia real y su cor­te. Una pa­re­ja de jó­ve­nes co con­ve­nien­te­men­te dis­fra­za­dos re­la­tan a los clien­tes c del ho­tel su en­tra­ña­ble his­to­ria de amor. a La ru­ta in­clu­ye un nu­tri­do con­jun­to de d ac­tua­cio­nes tea­tra­les que re­crean a los per­so­na­jes p de los cuen­tos de los Grimm.

No muy le­jos, se en­cuen­tra tam­bién Sch­walms­tadt, S el bos­que de la Ca­pe­ru­ci­ta Roja, su abue­li­ta y el lo­bo fe­roz, en don­de va­le la pe­na dis­fru­tar de la

Otra pa­ra­da es Berg­freiheit, el ho­gar de Blan­ca­nie­ves. Su his­to­ria es­tá ba­sa­da en Mar­ga­ret­ha von Wal­deck, una be­lle­za cu­ya ma­dras­tra la obli­gó a mar­char de casa. Mu­rió a los 21 años.

re­crea­ción de uno de los re­la­tos más co­no­ci­dos de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Por cier­to, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se cons­tru­yó cer­ca de aquí el cam­po de pri­sio­ne­ros Sta­lag IXA, fa­mo­so por ha­ber re­te­ni­do a Fra­nçois Mi­te­rrand, quien iba a ser fu­tu­ro pre­si­den­te de Fran­cia.

Otra pa­ra­da obli­ga­to­ria de la ru­ta es Berg­freiheit, el ho­gar de la lin­da Blan­ca­nie­ves. Al pa­re­cer, el cuen­to se ba­sa en una his­to­ria real: la trá­gi­ca muer­te de Mar­ga­ret­ha von Wal­deck, una be­lle­za lo­cal cu­ya ma­dras­tra la obli­gó a ir­se al ex­tran­je­ro, don­de mu­rió en 1554, a la edad de 21 años, apa­ren­te­men­te en­ve­ne­na­da. En los al­re­de­do­res, por cier­to, se pue­de vi­si­tar una mi­na ex­plo­ta­da du­ran­te más de me­dio mi­le­nio de años. Sus mo­ra­do­res dis­fru­ta­ban del pri­vi­le­gio de no pa­gar im­pues­tos. De ahí el nom­bre de la lo­ca­li­dad ( Berg­freiheit, que sig­ni­fi­ca “Mon­ta­ña de la Li­ber­tad”). Aho­ra bien, só­lo per­so­nas de cor­ta es­ta­tu­ra po­dían ex­ca­var en la mi­na, lo que po­dría ex­pli­car la le­yen­da de los sie­te enani­tos.

EN LA CIU­DAD DE KAS­SEL

Si bien mu­chos de los cuen­tos de los Grimm su­ce­den en un ám­bi­to ru­ral, la re­co­pi­la­ción de d la obra es­cri­ta tu­vo lu­gar en un am­bien­te ple­na­men­te p ur­bano, en es­pe­cial, en Kas­sel, la ur­be del Es­ta­do de Hesse don­de ma­yor tiem­po re­si­die­ron los her­ma­nos Grimm. Aquí es­tá la se­de de un mu­seo que man­tie­ne su me­mo­ria, au­tén­ti­ca de­li­cia pa­ra ni­ños y ma­yo­res. Kas­sel es, ade­más, una ciu­dad dig­na de vi­si­tar­se por mu­chos otros atrac­ti­vos: allí es­tá el el Mu­seo Fri­de­ri­cia­num, el pri­me­ro abier­to al pú­bli­co en Eu­ro­pa (1779); el im­pre­sio­nan­te par­que de Hér­cu­les, con su fa­bu­lo­sa cas­ca­da, y el lu­gar don­de se ce­le­bra la fe­ria Do­cu­men­ta, una de las ex­po­si­cio­nes de ar­te con­tem­po­rá­neo más im­por­tan­tes del mun­do.

Pe­se a todo, los her­ma­nos Grimm no in­ven­ta­ron en Kas­sel los cuen­tos que los hi­cie­ron famosos. Se li­mi­ta­ron a re­co­ger re­la­tos y le­yen­das de la tra­di­ción cul­tu­ral de es­tos rin­co­nes de Ale­ma­nia y los adap­ta­ron a los gus­tos y ne­ce­si­da­des del Ro­man­ti­cis­mo, el mo­vi­mien­to cul­tu­ral en bo­ga en Eu­ro­pa a me­dia­dos del si­glo XIX. De he­cho, el tron­co co­mún de gran par­te de es­tos cuen­tos es muy an­ti­guo. Por ejem­plo, ya un tex­to me­die­val fran­cés del si­glo XII, Le Ro­man de Re­nart, ya re­crea­ba las aven­tu­ras de Re­nart, un zo­rro, y mu­chos otros ani­ma­les con fa­bu­las e his­to­rias que rá­pi­da­men­te pa­sa­ron al acer­vo cul­tu­ral de una Eu­ro­pa en gran par­te cam­pe­si­na.

Más tar­de, en el año 1667, el tam­bién fran­cés Char­les Pe­rrault fue el pri­me­ro en re­co­ger al­gu­nas de es­tas his­to­rias del acer­vo po­pu­lar y pu­bli­car Cuen­tos de Ma­má Oca, una re­co­pi­la­ción de re­la­tos breves don­de ya se pue­de leer una ver­sión de La Ca­pe­ru­ci­ta Roja y El Ga­to con bo­tas.

Lue­go, mu­chos de es­tos re­la­tos lle­ga­ron a es­tos va­lles del cen­tro de Ale­ma­nia con la in­mi­gra­ción pro­tes­tan­te fran­ce­sa que, tras las Gue­rras de Re­li­gión que se su­frie­ron en Fran­cia a lo lar­go del si­glo XVII, en­con­tra­ron aquí re­fu­gio. En es­pe­cial, en las dos ciu­da­des don­de, años más tar­de, re­si­di­rían los her­ma­nos Grimm: Ber­lín y Kas­sel. Así, por ejem­plo, Do­rot­hea Vieh­mann (1755-1816), la prin­ci­pal “con­ta­do­ra de cuen­tos” con­sul­ta­da por los her­ma­nos Grimm, era la des­cen­dien­te de una de aque­llas fa­mi­lias de hu­go­no­tes que se re­fu­gia­ron en Kas­sel.

Pe­ro hay otro con­tex­to que tam­po­co de­be­ría ol­vi­dar­se pa­ra en­ten­der me­jor la obra de los her­ma-

La ru­ta ter­mi­na en Stei­nau, don­de los Grimm pa­sa­ron su ju­ven­tud, y Ha­nau, don­de na­cie­ron, ya cer­ca de Fránc­furt.

nos Grimm. A prin­ci­pios del XIX, en Ale­ma­nia se em­pe­za­ba a in­cu­bar la con­cien­cia que aca­ba­ría con­vir­tién­do­la en na­ción en 1871. Y los cuen­tos de los her­ma­nos Grimm, don­de se re­co­pi­la­ba mu­cho del ha­ber cul­tu­ral tra­di­cio­nal ale­mán, fue­ron un buen ejem­plo de la to­ma de cons­cien­cia de los ale­ma­nes so­bre su iden­ti­dad. Y mien­tras es­tos re­la­tos eran re­co­pi­la­dos por los Grimm, las tie­rras de Ale­ma­nia eran ocu­pa­das por Na­po­león. Fue, sin du­da, una in­va­sión que avi­vó el de­seo de uni­fi­car los di­fe­ren­tes es­ta­dos de ha­bla ger­má­ni­ca en uno so­lo.

¿SO­LO FAN­TA­SÍA?

En los cuen­tos de ha­das de los Grimm, co­mo es bien sa­bi­do, siem­pre triun­fa el bien, mien­tras que el mal re­ci­be su cas­ti­go. Aho­ra bien, no siem­pre su­ce­día así en mu­chos de los re­la­tos ori­gi­nal­men­te. En otros ca­sos, el cas­ti­go era muy ex­plí­ci­to y cruel. Así, por ejem­plo, la bru­ja ma­la ter­mi­na­ba que­mán­do­se en su pro­pio horno, mien­tras en otros re­la­tos el lo­bo caía al fon­do del pozo de agua, o bien, en lu­gar de con un beso, la ra­na se con­ver­tía en prín­ci­pe de una ma­ne­ra mu­cho me­nos gen­til. Es lo que su­ce­de en el cuen­to El león y la ra­na don­de una prin­ce­sa que vi­ve jun­to a un león que siem­pre se por­ta bien con ella cam­bia de ac­ti­tud cuan­do una ra­na, a cam­bio de de­vol­ver­le a su her­mano, le pi­de

Pá­gi­na an­te­rior: castillo de la Be­lla Dur­mien­te, en Sa­ba­burg. Aba­jo: casa de los Grimm en Stei­nau, don­de los her­ma­nos pa­sa­ron su ju­ven­tud.

En mu­chas de las ciu­da­des de la ru­ta nu­me­ro­sas ac­tua­cio­nes tea­tra­les re­cuer­dan en sus es­ce­na­rios ve­rí­di­cos los cuen­tos de los Grimm.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.