Un fin de se­ma­na en Lis­boa

Tan cer­ca­na y ac­ce­si­ble co­mo a me­nu­do des­co­no­ci­da, Lis­boa tie­ne mu­cho que mos­trar. Los ba­rrios de Al­fa­ma, el Chia­do, y Be­lém, una mag­ní­fi mag­ní­fi­ca ca gas­tro­no­mía, el rin­cón más oc­ci­den­tal de Eu­ro­pa... Y todo con la nos­tál­gi­ca g me­lo­día del fa­do co­mo te­ló

Rutas del Mundo - - LA BRÚJULA DE ULISES - An­drés Ma­gai Fo­tó­gra­fo y pe­rio­dis­ta

Lis­boa, la ca­pi­tal de Por­tu­gal, la del Fa­do, la ciu­dad del es­tua­rio del Ta­jo… se en­cuen­tra lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca co­mo pa­ra de­di­car­le un fin de se­ma­na, co­mo mí­ni­mo. Es un lu­gar de fá­cil ac­ce­so al que se pue­de lle­gar por tie­rra, mar y ai­re, en tren o en co­che, a pie o en bi­ci­cle­ta, o in­clu­so en bar­co. Por ello quien no ha­ya es­ta­do ja­más en Lis­boa es, en reali­dad, por­que no ha que­ri­do.

Si se lle­ga a la ca­pi­tal lu­sa en avión, un au­to­bús de la lí­nea 91 es la ma­ne­ra más rá­pi­da y ba­ra­ta de acer­car­se al cen­tro de la ciu­dad. La pla­za del Co­mer­cio es­tá a tan só­lo 10 pa­ra­das. Otra bue­na idea es acer­car­se a la ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Lis­boa que hay en el ae­ro­puer­to, jun­to al ves­tí­bu­lo de lle­ga­das, y allí com­prar un “ta­xi-vou­cher”, un sis­te­ma pre­pa­go de ta­xi que ga­ran­ti­za un pre­cio fi­jo has­ta el lu­gar desea­do de la ciu­dad. Los lis­boe­tas son gen­te en­can­ta­do­ra, ama­ble y siem­pre dis­pues­ta a ayu­dar al via­je­ro, an­te cual­quier du­da que se le pre­sen­te.

La ofer­ta ho­te­le­ra de Lis­boa es com­ple­ta y ex­haus­ti­va, des­de las ex­ce­len­tes Pou­sa­das has­ta las gran­des ca­de­nas ho­te­le­ras in­ter­na­cio­na­les, pa­san­do por los aco­ge­do­res ho­te­les boutique. Un pe­que­ño ho­tel, Lis­boa Pra­ta Boutique Ho­tel, por ejem­plo, en pleno cen­tro de la ciu­dad, a es­ca­sos cin­co mi­nu­tos de la pla- za del Co­mer­cio, re­sul­ta una ex­ce­len­te op­ción. Ocu­pa un edi­fi­cio re­no­va­do del si­glo XVIII que man­tie­ne todo su en­can­to ori­gi­nal. Dis­po­ne de 25 ha­bi­ta­cio­nes.

VIER­NES POR LA TAR­DE: "KM CE­RO" Una bue­na ru­ta pa­ra em­pe­zar a co­no­cer la ciu­dad es par­tir de la ci­ta­da Praça do Co­mer­cio, tam­bién lla­ma­da po­pu­lar­men­te “Te­rrei­ro do Paço” ( pla­za de Pa­la­cio), au­tén­ti­co " Km Ce­ro" de Lis­boa. Se tra­ta de una enor­me ex­pla­na­da jun­to al río Ta­jo, de unos 180 por 200 me­tros de la­do, que fue un te­rra­plén jun­to al Pa­la­cio Real. Es una de las pla­zas más gran­des de Eu­ro­pa, y sus orí­ge­nes se re­mon­tan a co­mien­zos del si­glo XVI cuan­do el rey Ma­nuel I de­ci­dió cons­truir un nue­vo Pa­la­cio Real jun­to al río y ex­tra­mu­ros. Ese pa­la­cio fue co­no­ci­do co­mo Paço da Ri­bei­ra y su­po­nía el aban­dono del castillo de San Jor­ge co­mo re­si­den­cia real.

A la pla­za del Co­mer­cio se en­tra tras cru­zar el ar­co de Rua Au­gus­ta, re­cién reha­bi­li­ta­do y que da ac­ce­so tam­bién a un fa­bu­lo­so mi­ra­dor so­bre la ur­be, des­de don­de se ob­ser­va la pla­za, la Bai­xa Pom­ba­li­na, la Ca­te­dral, el castillo de San Jor­ge y, cla­ro, el siem­pre pre­sen­te río Ta­jo (o Te­jo, co­mo lo de­no­mi­nan aquí). La pla­za del Co­mer­cio se en­cuen­tra flan­quea­da en tres de

Es­tá tan cer­ca, y es tan fá­cil lle­gar, que quien no la co­no­ce es por­que no quie­re.

La Praça do Co­mer­cio, un te­rra­plén jun­to al Pa­la­cio Real y el es­tua­rio del Ta­jo, es el au­tén­ti­co " Km Ce­ro" de Lis­boa. A ella se lle­ga tras atra­ve­sar el ar­co de la Rua Au­gus­ta.

sus cua­tro la­dos por los an­ti­guos edi­fi­cios pa­la­cie­gos, mien­tras la cuar­ta ca­ra da di­rec­ta­men­te al es­tua­rio del Ta­jo, y fue du­ran­te mu­chos años la puer­ta de en­tra­da a la ciu­dad por don­de ac­ce­día la no­ble­za de la épo­ca.

Tam­bién ha si­do uno de los es­ce­na­rios don­de se han vi­vi­do al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la his­to­ria de Por­tu­gal: el aten­ta­do que aca­bó con la vi­da del rey Carlos y su hi­jo Luis Fe­li­pe en 1908; el le­van­ta­mien­to de las fuer­zas ar­ma­das en 1974, con la lla­ma­da “Re­vo­lu­ción de los Cla­ve­les” que su­pu­so el fin de la dic­ta­du­ra... En la ac­tua­li­dad, la in­men­sa ex­pla­na­da es pea­to­nal, y se uti­li­za pa­ra even­tos cul­tu­ra­les y es­pec­tácu­los.

El Paço da Ri­bei­ra , por su par­te, es­tá ocu­pa­do hoy por ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les, y en la es­qui­na no­res­te se en­cuen­tra el ca­fé más an­ti­guo de Lis­boa, Mar­tin­ho da Ar­ca­da, en otros tiem­pos fre­cuen­ta­do por los lis­boe­tas más leí­dos.

Tam­bién se en­cuen­tra en la pla­za el Lis­boa Story Cen­tre, un es­pa­cio in­no­va­dor de­di­ca­do a la his­to­ria de la ca­pi­tal por­tu­gue­sa, ins­pi­ra­do en la am­plia ga­ma de he­chos y acon­te­ci­mien­tos que han da­do for­ma a la ciu­dad. Igual que un li­bro bien ilus­tra­do, el Cen­tro de His- to­ria de Lis­boa trans­por­ta a los vi­si­tan­tes en un via­je fas­ci­nan­te a tra­vés del tiem­po. Es­te cen­tro de in­ter­pre­ta­ción ofre­ce al vi­si­tan­te, a tra­vés de la guía de au­dio del sis­te­ma, un pe­ri­plo de 60 mi­nu­tos, por el tiem­po y el es­pa­cio, a tra­vés de es­ce­na­rios dra­ma­ti­za­dos. La pla­za, por su­pues­to, tam­bién es­tá lle­na de lu­ga­res don­de des­cu­brir el buen yan­tar de es­ta tie­rra. Una gran op­ción pue­de ser Can The Can (www.cant­he­can­lis­boa.com). Es­te res­tau­ran­te dis­fru­ta de una am­plia te­rra­za ba­jo los so­por­ta­les de la pla­za, y ca­si to­dos sus pla­tos es­tán ba­sa­dos en el pes­ca­do. Es un lu­gar don­de la tra­di­ción del sa­la­zón, las con­ser­vas y los pro­duc­tos fres­cos se cru­zan y se com­bi­nan en un nue­vo con­cep­to de gas­tro­no­mía me­di­te­rrá­nea (con ai­res atlán­ti­cos), de ma­nos del chef Akis Kons­tan­ti­ni­dis. Ya al ano­che­cer, de re­gre­so al ho­tel, va­le la pe­na pa­sear por el pin­to­res­co ba­rrio de la Al­fa­ma, de ori­gen me­die­val. Es co­mo un pe­que­ño pue­blo, y se eri­ge co­mo una cáp­su­la del tiem­po de Lis­boa, cuan­do és­ta fue arra­sa­da por el te­rre­mo­to de 1755, y só­lo la Al­fa­ma se man­tu­vo en pie gracias a sus ci­mien­tos só­li­dos co­mo una ro­ca.

SÁ­BA­DO POR LA MA­ÑA­NA: LIS­BOA DE MO­DA

Va­le la pe­na le­van­tar­se tem­prano pa­ra des­cu­brir las co­li­nas y los ba­rrios más tí­pi­cos de Lis­boa, los con­tras­tes de Ba­rrio Al­to o la so­fis­ti­ca­ción de La­pa. Una bue­na ma­ne­ra de ha­cer­lo es a tra­vés de los tran­vías tu­rís­ti­cos, de co­lor ro­jo, que sim­pli­fi­can la ta­rea al via­je­ro. Si­guen el co­no­ci­do co­mo “Tour de las Co­li­nas”, y aun­que el re­co­rri­do es de una ho­ra y me­dia, es in­tere­san­te rea­li­zar ba­ja­das en di­fe­ren­tes pun­tos del iti­ne­ra­rio y con­ti­nuar el pa­seo con el si­guien­te tran­vía. En es­te re­co­rri­do se pue­de vi­si­tar tam­bién la Ca­te­dral o Sé (seo), la Ba­sí­li­ca de Es­tre­la, el Mo­nas­te­rio de San Vi­cen­te de Fo­ra, el Castillo de San Jor­ge....

El tour del tran­vía ter­mi­na en la pla­za del Co­mer­cio, y des­de aquí es re­co­men­da­ble di­ri­gir­se a la zo­na de Bai­xa, y apro­ve­char pa­ra vi­si­tar el MU­DE -Mu­seo de Di­se­ño y Mo­da-, un es­pa­cio in­no­va­dor que se en­cuen­tra alo­ja­do en un an­ti­guo ban­co, y que pre­ten­de ser un pun­to de en­cuen­tro y de­ba­te en­tre la crea­ción ex­pe­ri­men­tal y la pro­duc­ción in­dus­trial, una dis­cu­sión so­bre la re­la­ción di­se­ño/ar­te/ar­te­sa­nía o una re­fle­xión so­bre los re­tos ur­ba­nos, no­ti­cias so­cio- eco­nó­mi­cas, am­bien­ta­les y tec­no­ló­gi­cas. Ubi­ca­do en pleno cen­tro de Lis­boa, el MU­DE pre­sen­ta una co­lec­ción per­ma­nen­te que ofre­ce la his­to­ria de la mo­da du­ran­te el úl­ti­mo si­glo. Pie­zas de al­gu­nas de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras del di­se­ño co­mo Phi­lip­pe Starck o Ar­ne Ja­cob­sen se en­cuen­tran en el mu­seo, ade­más de mo­de­los de YSL o Jean Paul Gaul­tier.

Des­pues de la in­ten­si­dad del MU­DE es qui­zá el mo­men­to de re­fle­xio­nar so­bre lo vis­to y sen­ti­do en una bue­na cer­ve­ce­ría. Por ejem­plo, Cer­ve­ja­ria Trin­da­de (www.cer­ve­ja­ria­trin­da­de.pt), con­si­de­ra­da co­mo la más an­ti­gua de Por­tu­gal. Es una pa­ra­da in­dis­cu­ti­ble en la ru­ta gas­tro­nó­mi­ca lis­boe­ta. Dis­po­ne de am­plios sa­lo­nes del an­ti­guo con­ven­to de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, y en su car­ta des­ta­ca por la am­plia va­rie­dad de pes­ca­dos y ma­ris­cos, y por su­pues­to por sus ex­ce­len­tes cer­ve­zas.

SÁ­BA­DO POR LA TAR­DE: EN LAS AL­TU­RAS

Lis­boa reali­zó una gran trans­for­ma­ción a fi­nes del si­glo XX. El Par­que de las Na­cio­nes, un es­pa­cio vi­vo, di­ná­mi­co y mul­ti­fun­cio­nal, es un buen ejem­plo. Fue es­ce­na­rio de la úl­ti­ma Ex­po­si­ción Mun­dial que se ce­le­bró en el si­glo XX, la Ex­po de 1998, y gran mo­tor de la Lis­boa con­tem­po­rá­nea, un es­pa­cio don­de lis­boe­tas ( y vi­si­tan­tes) se di­vier­ten, dis­fru­tan de es­pec­tácu­los, pa­sean, ha­cen de­por­te, van de com­pras... vi­ven.

Es una bue­na idea acer­car­se al Ocea­ná­rio de Lis­boa, inau­gu­ra­do du­ran­te la Ex­po 98. Es uno de los ma­yo­res acua­rios pú­bli­cos de Eu­ro­pa, y tie­ne co­mo mi­sión pro­mo­ver el co­no­ci­mien­to de los océa­nos y sen-

El Mu­seo de Di­se­ño y Mo­da es un es­pa­cio pa­ra re­fle­xio­nar so­bre ar­te, di­se­ño, ar­te­sa­nía y tec­no­lo­gía.

DÓN­DE ES­TA­MOS: Por­tu­gal Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.