Sue­cia Un país ejem­plar

Rutas del Mundo - - UN FOTÓGRAFO Y UN DESTINO -

Sue­cia es, sin lu­gar a du­das, uno de esos paí­ses en los que se de­be­ría vi­vir una lar­ga tem­po­ra­da. Si hay una pa­la­bra que pue­de des­cri­bir es­ta tie­rra en to­dos sus sen­ti­dos es “ejem­plar”, por la ama­bi­li­dad y edu­ca­ción de sus gen­tes, por su ca­li­dad de vi­da, por sus pai­sa­jes y na­tu­ra­le­za y por mu­chas otras co­sas que ha­rían de es­te pe­que­ño re­su­men una ci­ta in­ter­mi­na­ble.

Al­guien po­dría aña­dir so­bre Sue­cia “es que en in­vierno ha­ce mu­cho frío”. Cier­to, pe­ro es un frío se­co y con un buen abri­go és­te no ca­la co­mo sí su­ce­de en otros lu­ga­res. “Es que se ha­ce de no­che muy tem­prano”. Cier­to, tam­bién. Pe­ro en Sue­cia se pue­den ver unas ex­traor­di­na­rias au­ro­ras bo­rea­les an­tes de ir­se a dor­mir. To­dos sus in­con­ve­nien­tes tie­nen una con­tras­pres­ta­ción.

La luz cá­li­da del sol de me­dia­no­che en verano ilu­mi­na los pai­sa­jes co­mo si de una pin­tu­ra im­pre­sio­nis­ta se tra­ta­ra. De nor­te a sur y de es­te a oes­te, no hay rin­cón sin en­can­to: des­de Es­to­col­mo, su capital y ciu­dad cos­mo­po­li­ta, has­ta el pai­sa­je más ru­ral de Ske­llef­teå, la puer­ta de en­tra­da al círcu­lo po­lar ár­ti­co en la La­po­nia Sue­ca. Sin ol­vi­dar otras ciu­da­des de nom­bre ca­si im­pro­nun­cia­ble co­mo Karls­tad, Kal­mar o Jön­kö­ping. Y es que Sue­cia es, sin du­da, un lu­gar ejem­plar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.