Fin de se­ma­na

Des­de el 27 27de de abril y has­ta fi­na­les de oc­tu­bre has­ta fi­na­les de oc­tu­bre es po­si­ble cru­zar las tie­rras de Llei­da tie­rras de Llei­da enun en un tren co­mo los de an­tes, des­de la capital a La Po­bla de Se­gur (el pue­blo na­tal del ju­ga­dor Pu­yol). En los ace

Rutas del Mundo - - SUMARIO - An­to­ni Calvo Tei­xi­dor Pe­rio­dis­ta. www.trens­dels­llacs.cat/eswww.llei­da­tur

El tren de los la­gos. Por tie­rras de Llei­da a otro rit­mo An­to­ni Calvo Tei­xi­dor

Lan­zar­se en pa­ra­pen­te so­bre un va­lle, di­vi­sar la si­lue­ta de un bui­tre en pleno vue­lo, visitar un cas­ti­llo tem­pla­rio, des­can­sar en un mo­nas­te­rio, prac­ti­car deportes acuá­ti­cos, recorrer es­pec­ta­cu­la­res des­fi­la­de­ros es­cul­pi­dos por el agua… To­das es­tas po­si­bi­li­da­des, y mu­chas más, se en­cuen­tra el via­je­ro en los 90 ki­ló­me­tros que se­pa­ran la ciu­dad de Llei­da de La Po­bla de Se­gur. Un tra­yec­to que pue­de rea­li­zar­se en tren, pe­ro en uno muy es­pe­cial, el lla­ma­do “Tren de los La­gos” que cir­cu­la a so­lo 40 km/ h. Un re­co­rri­do sin pri­sas, es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra nos­tál­gi­cos y ro­mán­ti­cos, y pa­ra los que gus­tan de mo­ver­se so­bre raí­les, pe­ro tam­bién pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro y del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Un re­co­rri­do pa­ra sa­bo­rear el te­rri­to­rio, al rit­mo que mar­ca el hu­mo y el car­bón, a tra­vés de la ven­ta­ni­lla y tam­bién fue­ra del con­voy.

Du­ran­te va­rias ho­ras un tren com­pues­to por 4 co­ches y uno ca­fe­te­ría que su­man 224 pla­zas atra­vie­sa 41 tú­ne­les (uno de 3,5 km de lar­go), 31 puen­tes (uno de 160 m so­bre el río Segre), 21 pa­sos a ni­vel, 17 es­ta­cio­nes y apea­de­ros… Es un tren sin­gu­lar sur­gi­do de los ca­pri­chos de la his­to­ria. To­do em­pe­zó con un pro­yec­to de la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra que pre­ten­día unir el sur de Es­pa­ña con Fran­cia sin pa­sar por la cos­ta ca­ta­la­na. La Gue­rra Ci­vil trun­có el sue­ño y con el fran­quis­mo se re­to­ma­ron las obras del tra­mo de Llei­da-Pi­ri­neos has­ta lle­gar a La Po­bla de Se­gur. Pe­ro, inex­pli­ca­ble­men­te, ahí se que­dó, y ja­más lle­gó a la fron­te­ra. En 1975 se clau­su­ró la trac­ción a va­por, pe­ro nun­ca se lle­gó a elec­tri­fi­car.

EN­TRE CAS­TI­LLOS Y AVES

Na­tu­ra­le­za, his­to­ria y aven­tu­ra se fun­den en es­te via­je cu­ya au­tén­ti­ca pro­ta­go­nis­ta es el agua; la de los ríos Segre y No­gue­ra Pa­lla­re­sa, y la de los di­ver­sos em­bal­ses que dan nom­bre al tren que par­te de una Llei­da dominada por la si­lue­ta de la Seu Ve­lla re­cien­te­men­te re­cu­pe­ra­da.

La si­guien­te pa­ra­da re­le­van­te es Ba­la­guer, con un in­tere­san­tí­si­mo le­ga­do me­die­val. Su cas­co ur­bano, de ori­gen is­lá­mi­co, es­tá cir­cun­da­do por las mu­ra­llas mu­sul­ma­nas del si­glo X, te­lón de fon­do de la ciu­dad. El cas­ti­llo For­mós, re­fu­gio de los po­de­ro­sos con­des de Ur­gell du­ran­te la Re­co­nquis­ta, re­em­pla­zó la an­ti­gua

su­da ára­be. Hoy, sus rui­nas man­tie­nen su re­cuer­do. Y en la par­te ba­ja de la ur­be, la espectacul­ar pla­za por­ti­ca­da de Mer­ca­dal, con na­da me­nos que 7.000 m2. Los sá­ba­dos no hay que per­der­se el mer­ca­do.

Los aman­tes de las aves de­ben co­no­cer las ve­ci­nas y tran­qui­las aguas del pan­tano de Sant Llo­re­nç, ap­tas pa­ra la pes­ca de­por­ti­va y pa­ra el re­mo. De­cla­ra­do reserva na­tu­ral de fau­na sal­va­je, es un im­por­tan­te pun­to de ob­ser­va­ción or­ni­to­ló­gi­ca.

CA­MINO DEL PI­RI­NEO

Tam­bién car­ga­dos de his­to­ria es­tán dos en­cla­ves cer­ca­nos: las sa­li­nas de Vi­la­no­va de la Sal, don­de se pue­den ver to­das las bal­sas de eva­po­ra­ción, y el Mo­nas­te­rio de Les Ave­lla­nes (si­glo XII), con un bo­ni­to en­torno de bos­ques y vi­ñas. Y pa­ra los que pre­fie­ran las emo­cio­nes fuer­tes, Àger es su lu­gar. Gra­cias a sus co­rrien­tes tér­mi­cas y a sus ma­jes­tuo­sos acan­ti­la­dos es una de las me­jo­res zo­nas del mun­do pa­ra la prác­ti­ca del vue­lo li­bre. Lan­zar­se des­de sus al­tas pa­re­des, en ala del­ta o pa­ra­pen­te, des­cen­der mien­tras se con­tem­pla un pai­sa­je ex­cep­cio­nal y ate­rri­zar en el fon­do del va­lle, es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

Otro pai­sa­je inol­vi­da­ble, és­te de agua y en Ce­llers de Lli­mia­na, es el em­bal­se de Te­rra­dets, don­de ha­cer ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas co­mo el ka­yak. En el agua pa­re­ce es­tar, al me­nos por su for­ma, el cas­ti­llo de Mur, so­bre di­cho em­bal­se. Cual ar­ca de Noé, pa­re­ce una em­bar­ca­ción va­ra­da so­bre una co­li­na a 800 m de al­ti­tud.

La na­tu­ra­le­za si­gue om­ni­pre­sen­te en dos en­cla­ves más. Uno es el Va­lle de los Bui­tres, cu­yo to­pó­ni­mo no en­ga­ña. Es­tos ani­ma­les son tan abun­dan­tes que en el pe­que­ño pue­blo de To­rre de Ta­múr­cia han acon­di­cio­na­do un lu­gar don­de con­tem­plar­los a pla­cer con una cá­ma­ra te­le­di­ri­gi­da. En el otro, el em­bal­se de Sant An­to­ni, se prac­ti­ca ka­yak, es­quí náu­ti­co o windsurf; has­ta pue­de uno ba­ñar­se en al­gu­na de las “pla­yas” ha­bi­li­ta­das.

Y se lle­ga al fi­nal del tra­yec­to, a La Po­bla de Se­gur, puer­ta del Pi­ri­neo, pue­blo na­tal del ju­ga­dor del Ba­rça Pu­yol, don­de se si­túa el Mu­seo dels raiers, me­mo­ria vi­va de un an­ti­guo ofi­cio que per­mi­tía ba­jar ma­de­ra des­de los bos­ques del Pi­ri­neo has­ta el mar Me­di­te­rrá­neo. Ya lo ven. El de Llei­da no es el Orient-Ex­press, pe­ro tam­po­co tie­ne tan­to que en­vi­diar­le. Si quie­ren sen­tir có­mo se via­ja­ba an­ta­ño y co­no­cer un te­rri­to­rio ex­cep­cio­nal, so­lo tie­nen que su­bir­se al Tren de los La­gos.

12

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.