La vi­da es sue­ño

¿Dón­de na­ció Ja­mes Bond? ¿En Es­co­cia, co­mo se cuen­ta en la úl­ti­ma en­tre­ga, “Sky­fall”? No; fue en Jamaica, en una ca­sa co­no­ci­da co­mo Golden Eye que hoy es un ho­tel-re­sort muy es­pe­cial.

Rutas del Mundo - - SUMARIO - Oriol Pu­gés Pe­rio­dis­ta An­drés Ma­gai Fo­tó­gra­fo

Golden Eye. El re­fu­gio do­ra­do de Ja­mes Bond An­drés Ma­gai y Oriol Pu­gés

Ha­bría que re­mon­tar­se al año 1942, cuan­do un jo­ven Ian Fle­ming, en­ton­ces co­man­dan­te al ser­vi­cio del de­par­ta­men­to de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­co, fue en­via­do en mi­sión es­pe­cial y se­cre­ta a Jamaica. Los in­gle­ses es­ta­ban con­ven­ci­dos de que era en es­ta is­la ca­ri­be­ña don­de los ale­ma­nes po­dían rea­li­zar una ac­ción es­pe­cial. Fle­ming es­tu­vo só­lo tres días de mi­sión en Jamaica, pe­ro fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que­dar­se to­tal­men­te enamo­ra­do de la is­la. Y tan­to fue así que de­ci­dió que se­ría pre­ci­sa­men­te aquí don­de pa­sa­ría par­te de su vi­da.

Ter­mi­na­da ya la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Fle­ming via­jó de nue­vo a Jamaica, pe­ro es­ta vez su in­ten­ción no era otra que bus­car un buen lu­gar don­de ha­cer reali­dad su sue­ño. Lo en­con­tró en la cos­ta nor­te, en uno de los rin­co­nes más be­llos de la is­la: la bahía de Ora­ca­bes­sa. Allí se hi­zo cons­truir una ca­sa, fren­te a un mar de un azul in­sul­tan­te, ro­dea­do de una ve­ge­ta­ción de lu­ju­ria y abra­za­da por acan­ti­la­dos sal­va­jes. El lu­gar per­fec­to don­de en­con­trar la ins­pi­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra es­cri­bir sus no­ve­las. De he­cho, aquí na­ció Bond, Ja­mes Bond.

me­tros del res­to de las villas, se con­ser­va in­tac­ta, y mues­tra el ex­qui­si­to gus­to por la de­co­ra­ción del es­cri­tor. La ma­yo­ría de los mue­bles son de ma­de­ra. Sor­pren­den los am­plios es­pa­cios, tan­to en los sa­lo­nes co­mo en su pro­pia ha­bi­ta­ción, don­de un gran ven­ta­nal se aso­ma a un ver­de jar­dín.

En­tre los nu­me­ro­sos atri­bu­tos de Golden Eye so­bre­sa­le uno por en­ci­ma de to­dos: la pri­va­ci­dad. Y es que la ca­sa don­de se re­fu­gia­ba Fle­ming pa­ra es­cri­bir es un pe­que­ño edén al que só­lo tie­nen ac­ce­so los afor­tu­na­dos hués­pe­des con reserva. Úni­ca­men­te ellos dis­fru­tan de una es­tan­cia me­mo­ra­ble en­tre te­ji­dos de al­go­dón y cha­pu­zo­nes en una pla­ya par­ti­cu­lar con má­gi­cos atar­de­ce­res con­tem­pla­dos des­de su te­rra­za. Y en el ho­ri­zon­te, el Ca­ri­be en su más de­li­cio­sa ex­pre­sión.

21 lu­jo­sos bun­ga­lows y dos villas exis­ten jun­to a la ca­sa don­de Fle­ming con­ci­bió a Ja­mes Bond. La es­tre­lla del com­ple­jo, por su­pues­to, es la ca­sa del es­cri­tor.

10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.