CON­TRAS­TES EN LAS YUN­GAS

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR -

Otro lu­gar de re­fe­ren­cia en Tu­cu­mán son las Yun­gas. En ellas con­vi­ve la mi­ra­da de los pue­blos prehis­pá­ni­cos con la del ar­gen­tino que co­no­ce­mos: el por­te­ño, más español, ita­liano y ju­dío. La mez­cla con­vier­te es­te via­je en una ex­pe­rien­cia real­men­te pe­cu­liar. Yer­ba Bue­na, por ejem­plo, es una zo­na re­si­den­cial, de ca­lles ar­bo­la­das. Di­ver­ti­da pa­ra ha­cer com­pras y pa­ra to­mar ca­fé en sus clubs de­por­ti­vos. Pe­ro de allí a la sel­va de Yun­gas, de la vi­da bur­gue­sa a la sal­va­je: bos­ques for­ma­dos por lau­re­les, la­pa­chos, ja­ca­ran­da­les… hay muy po­co.

Y por en­ci­ma de la sel­va que ro­dea Yer­ba Bue­na, un lu­gar con unas vis­tas pa­no­rá­mi­cas a 1.250 me­tros de al­tu­ra, don­de se en­cuen­tra el Cris­to Ben­di­cen­te. Se tra­ta de una obra es­cul­tó­ri­ca que irra­dia ( ya a fl or de piel la sen­si­bi­li­dad tras la es­cu­cha de historias y pa­seos por es­pa­cios na­tu­ra­les im­pac­tan­tes) bue­na suer­te… o al­go así.

A las afue­ras de Yer­ba Bue­na se en­cuen­tra tam­bién El Siam­bón, don­de se ubi­ca un mo­nas­te­rio de los mon­jes be­ne­dic­ti­nos. Un pre­cio­so lu­gar pa­ra re­po­ner el cuer­po a ba­se de sus li­co­res, mie­les, dul­ce de le­che… Y, si es po­si­ble, me­re­ce la pe­na ver el atar­de­cer en El Ca­di­llal, aho­ra lla­ma­do Di­que Ce­les­tino Gel­si. Tan­ta eva­sión ha he­cho que ol­vi­de­mos ha­blar del im­pre­sio­nan­te via­duc­to El Sa­la­di­llo, Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal des­de el año 2000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.