OTROS EN­CAN­TOS DE ATE­NAS, CON ES­TI­LO

Rutas del Mundo - - SIEMPRE NOS QUEDARÁ… -

Ate­nas tie­ne mu­chos en­can­tos pa­ra el via­je­ro que vie­ne a bus­car aquí las fuen­tes del Cla­si­cis­mo. Por ejem­plo, en la la­de­ra sur de la Acrópolis se le­van­ta el tea­tro de Dio­ni­sos Eleutheros, un es­pa­cio con­sa­gra­do al dios del vino que fue el es­ce­na­rio don­de se es­tre­na­ron las prin­ci­pa­les co­me­dias y dra­mas de la An­ti­güe­dad. Un au­tén­ti­co Holly­wodd del mun­do clá­si­co.

Cer­ca de allí se si­túan el Odeón de He­ro­des Áti­co, lla­ma­do así en ho­nor del me­ce­nas que lo man­dó edi­fi­car, y que fue ter­mi­na­do en el año 161 de nues­tra era. Ca­si dos mil años des­pués aún aco­ge di­ver­sos festivales y con­cier­tos noc­tur­nos, so­bre to­do en verano.

Aban­do­nan­do la Acrópolis por su ver­tien­te Oes­te, el via­je­ro se da de bru­ces con el Areó­pa­go. Era el lu­gar don­de se reunían los jue­ces de la an­ti­gua Ate­nas pa­ra juz­gar a los cri­mi­na­les y reos de la jus­ti­cia. Muy cer­ca, se en­cuen­tra el Pnyx, don­de se ce­le­bra­ban las asam­bleas po­pu­la­res, y por tan­to don­de se ubi­có el pri­mer par­la­men­to de­mo­crá­ti­co de la his­to­ria. Aquí, don­de Pe­ri­cles se­du­jo a las ma­sas de Ate­nas, hoy aco­ge a mi­les de tu­ris­tas an­sio­sos por con­tem­plar el gran es­pec­tácu­lo de luz y so­ni­do de la Acrópolis.

Con­ti­nuan­do el des­cen­so de la Acrópolis se en­cuen­tra tam­bién el tem­plo de He­fes­to, que aún con­ser­va te­chum­bre, un fron­tón y sus co­lum­nas. Es un fa­bu­lo­so edi­fi­cio dó­ri­co con­sa­gra­do a He­fes­to, dios del fue­go y la for­ja que era ado­ra­do por ar­te­sa­nos y he­rre­ros. Des­de aquí se pue­de ver el Ágo­ra ate­nien­se, la pla­za don­de se desa­rro­lla­ba la vi­da so­cial y eco­nó­mi­ca de la po­lis en sus momentos más bri­llan­tes. Allí los an­ti­guos ate­nien­ses se ci­ta­ban, com­pra­ban, ven­dían y dis­cu­tían. Tam­bién es­tá la lla­ma­da ágo­ra ro­ma­na don­de se con­ser­va par­te de la bi­blio­te­ca de Adriano.

La vi­si­ta a la Ate­nas más clá­si­ca de­be in­cluir asi­mis­mo el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal ( www.na­mu­seum.gr), uno de los mu­seos más fa­bu­lo­sos del mun­do, que con­cen­tra mu­chos de los ma­te­ria­les ar­tís­ti­cos y ar­queo­ló­gi­cos de la Gre­cia an­ti­gua. Co­no­cer­lo, al­go obli­ga­do, su­po­ne un au­tén­ti­co pla­cer sen­so­rial. Tam­bién es acon­se­ja­ble acer­car­se al mu­seo de la Fun­da­ción Be­na­ki ( www.be­na­ki.gr), don­de se con­ser­va nnu­me­ro­sos ma­te­ria­les ar­tís­ti­cos re­co­gi­dos por uno de los prin­ci­pa­les co­lec­cio­nis­ta pri­va­dos de ar­te de Gre­cia, An­to­nis Be­na­kis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.