Cer­ve­za: la pa­sión de Eu­ro­pa

To­da Eu­ro­pa dis­fru­ta con una bue­na cer­ve­za, y sin du­da es uno de los sím­bo­los de iden­ti­dad de nues­tra cul­tu­ra. No obs­tan­te, hay lu­ga­res don­de es­ta be­bi­da es al­go más que un bre­va­je que se sir­ve en el ape­ri­ti­vo o acom­pa­ña las co­mi­das. En Flan­des, Ale­ma­nia,

Rutas del Mundo - - DESTINO - Jor­di Bas­tart Pe­rio­dis­ta

Me­dio mun­do tie­ne en la cer­ve­za un alia­do pa­ra pa­liar la sed y acom­pa­ñar las co­mi­das. La ver­dad es que cuan­do el ca­lor aprie­ta la cer­ve­za ayu­da a com­ba­tir la sed, aun­que no en to­dos los paí­ses se tien­de a be­ber tan fres­qui­ta co­mo en Es­pa­ña. Los orí­ge­nes de es­ta be­bi­da son muy an­ti­guos y se tie­ne cons­tan­cia de su con­su­mo ya en tiem­pos del Neo­lí­ti­co. Tam­bién hay di­ver­sas le­yen­das del an­ti­guo Egip­to y Me­so­po­ta­mia que nos ha­blan de ella, y de las con­se­cuen­cias de su in­ges­ta abu­si­va en­tre los tra­ba­ja­do­res de las pi­rá­mi­des y en­tre los gue­rre­ros de Ba­bi­lo­nia.

El con­su­mo de cer­ve­za pa­re­ce, pues, ha­ber si­do universal, aun­que en al­gu­nos lu­ga­res su pro­duc­ción e in­ges­ta han si­do más im­por­tan­tes que en otros. Por ejem­plo, las tri­bus cel­tas y ger­ma­nas que ocu­pa­ban gran par­te de Eu­ro­pa an­tes de la lle­ga­da de Ro­ma eran gran­des apa­sio­na­das a es­te bre­ba­je, y al pa­re­cer tan­to los vo­ca­blos “bier” co­mo “cer­ve­sia” pro­du­ci­rían las de­no­mi­na­cio­nes ac­tua­les de bière, bi­rra, beer, cer­ve­ja, cer­ve­sa, cer­ve­za... pro­ce­de­rían de las len­guas de es­tos pue­blos.

Des­pués, en la Edad Me­dia, la pro­duc­ción se per­fec­cio­nó es­pe­cial­men­te al ca­lor de mu­chos mo­nas­te­rios eu­ro­peos, so­bre to­do en aque­llos lu­ga­res don­de por in­con­ve­nien­tes me­te­reo­ló­gi­cos se ha­cía di­fí­cil la pro­duc­ción de uvas, y por tan­to la ela­bo­ra­ción de buenos cal­dos. Eso fue es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo en zo­nas co­mo la is­la de Ir­lan­da, las cos­tas del mar del Nor­te y el in­te­rior de los bos­ques de Cen­troeu­ro­pa. Por ello, fue en es­tos lu­ga­res don­de se per­fec­cio­nó to­do el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de la cer­ve­za.

Los in­gre­dien­tes bá­si­cos pa­ra una bue­na cer­ve­za son agua pu­ra, ex­ce­len­te ce­ba­da y lú­pu­lo, aun­que, co­mo en to­das las co­sas, hay mil y una va­ria­cio­nes: con tri­go, otras a las que aña­den fru­tos que de­ter­mi­nan aro­ma y sa­bor, etc. A la ho­ra de in­no­var, la cer­ve­za es un cam­po abo­na­do y, co­mo con­se­cuen­cia de las di­fe­ren­tes tra­di­cio­nes y cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas an­tes con­ta­das, en al­gu­nos lu­ga­res de Eu­ro­pa hu­bo un cui­da­do muy es­pe­cial en la pro­duc­ción de es­te bre­ba­je. Por tan­to, no es ca­sua­li­dad que en lu­ga­res co­mo Ir­lan­da, Flan­des, Ale­ma­nia y Che­quia hoy la cer­ve­za sea al­go más que una be­bi­da con al­cohol.

Via­jar a es­tos paí­ses es pues co­no­cer sus tra­di­cio­nes cer­ve­ce­ras, des­cu­brir los pubs, las ta­ber­nas, las cer­ve­ce­rías y los mo­nas­te­rios don­de la cer­ve­za ha crea­do su épi­ca, y que su­po­nen una ex­cu­sa fan­tás­ti­ca pa­ra co­no­cer otra Eu­ro­pa y des­cu­brir de pri­me­ra mano el por­qué de la de­vo­ción por la cer­ve­za.

FLAN­DES: MÁS CLASES DE CER­VE­ZA QUE DÍAS TIE­NE EL AÑO

Flan­des es un ver­da­de­ro pa­raí­so pa­ra los aman­tes de la cer­ve­za. Hay más clases de cer­ve­za que días tie­ne el año. Las hay de fac­tu­ra ru­bia, ne­gra, tos­ta­da, amar­ga, dul­ce o de fru­tas... Las que in­cor­po­ran la pa­la­bra trap­pist son ex­clu­si­vas y las que in­cor­po­ran ab­dij (aba­día) son si­nó­ni­mo de fa­bri­ca­ción mo­na­cal. Son el eli­xir pre­fe­ri­do por es­te pue­blo que las sa­bo­rea y dis­fru­ta tan­to co­mo ape­ri­ti­vo co­mo pa­ra acom­pa­ñar co­mi­da.

Ade­más, aquí las cer­ve­ce­rías son au­tén­ti­cos tem­plos, no só­lo por es­ta can­ti­dad y la gran ca­li­dad de las cer­ve­zas que se sir­ven, sino tam­bién por las pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas y sig­ni­fi­ca­dos de los lo­ca­les. Ade­más, a prin­ci­pios de sep­tiem­bre tie­ne lu­gar el “Fin de se­ma­na

En Flan­des, se pro­du­ce cer­ve­za de aba­día (se­gún los usos mo­na­ca­les, pe­ro no en un mo­nas­te­rio) y las muy ex­clu­si­vas tra­pen­ses.

de la cer­ve­za” en la Grand Pla­ce de Bru­se­las, don­de los cer­ve­ce­ros bel­gas pre­sen­tan sus me­jo­res pro­duc­tos.

En Flan­des, las cer­ve­zas se di­vi­den en tres ti­pos: las de ba­ja fer­men­ta­ción, co­no­ci­das co­mo Pils o La­ger; las de al­ta fer­men­ta­ción, las más an­ti­guas y tra­di­cio­na­les, y fi­nal­men­te las de fer­men­ta­ción es­pon­tá­nea. Las pri­me­ras son las más co­no­ci­das y pre­sen­tan ba­jos ín­di­ces de al­cohol, y son tam­bién las más ge­né­ri­cas.

Las se­gun­das co­rres­pon­den a las cer­ve­za blan­cas, las cer­ve­zas de aba­día y las tra­pen­ses. Las cer­ve­zas blan­cas es­tán ela­bo­ra­das con tri­go, y son fres­cas y per­fec­ta pa­ra apa­gar la sed. A ve­ces se sir­ven con una ro­da­ja de li­món ( por ejem­plo, la Hoe­gaar­den con 4,9% de acohol). En cuan­to a las tra­pen­ses, só­lo hay sie­te mo­nas­te­rios en el mun­do que pro­du­cen cer­ve­za tra­pen­se y seis de ellos es­tán si­tua­dos en Bél­gi­ca. Son los úni­cos au­to­ri­za­dos a eti­que­tar sus cer­ve­zas con el lo­go de “Aut­hen­tic Trap­pist Pro­duct”. Des­ta­can la Westmalle trip­pel (9,5%) y la West­vle­te­ren 12 (10,2%).

En es­ta se­gun­da ca­te­go­ría se in­clu­yen asi­mis­mo las cer­ve­zas de aba­día que es­tán fa­bri­ca­das se­gún la tra­di-

ción mo­na­cal, pe­ro no en un mo­nas­te­rio. Un ejem­plo es la Lef­fe, una cer­ve­za suave y fru­tal que tie­ne un sa­bor fuer­te con un to­que amar­go a na­ran­ja. In­cor­po­ran la pa­la­bra ab­dij (aba­día) en la eti­que­ta. Es­tán la Lef­fe Blond (6,6 %) o la Dub­bel, ne­gra, afru­ta­da, es­pe­cia­da y bas­tan­te suave, en­tre 6%y 8% de al­cohol.

En el ter­cer gran ám­bi­to se ubi­can las cer­ve­zas de fer­men­ta­ción es­pon­tá­nea, en cu­yo pro­ce­so de ela­bo­ra­ción se uti­li­zan le­va­du­ras pro­pias de los va­lles de las zo­nas de pro­duc­ción. En Bru­se­las se rea­li­za la Gueu­ze, una cer­ve­za de fer­men­ta­ción es­pon­tá­nea su­ma­men­te re­fres­can­te. Tam­bién es­tá la Lam­bic, de sa­bor se­co con un re­gus­to li­ge­ra­men­te amar­go, o la Kriek, pre­pa­ra­da con una mez­cla de ce­re­zas y Lam­bic. El re­sul­ta­do es una cer­ve­za afru­ta­da y dul­ce co­no­ci­da co­mo Mort Su­bi­te Ori­gi­nal Kriek (4,5%).

Al­gu­nos de los buenos lo­ca­les don­de dis­fru­tar de es­tas ex­traor­di­na­rias cer­ve­zas son los si­guien­tes: en Bru­se­las, por ejem­plo, des­ta­ca A la Mort Su­bi­te (7, rue Mon­tag­ne aux Her­bes). Es una cer­ve­ce­ría si­tua­da cer­ca de las Ga­le­rías Saint Hu­bert, cu­yo nom­bre, ade­más de ser una mar­ca de cer­ve­za, ha­ce re­fe­ren­cia a un jue­go de car­tas cu­ya ron­da exi­gía va­ciar el va­so de un so­lo tra­go.

Tam­bién des­ta­ca A l’Imai­ge Nos­tre-Da­me (Im­pas­se des Ca­deaux, 3), una vie­ja ta­ber­na escondida en un ca­lle­jón de la ca­lle co­mer­cial Mar­ché aux Her­bes. En un am­bien­te au­tén­ti­co, aquí pue­den pro­bar­se cer­ve­zas co­mo la Af­fli­gem y la Bou­gog­ne de Flan­dre mien­tras

se en­sa­ya la pun­te­ría con el Jue­go de la Ra­na. En cam­bio, en el Ca­fé Bel­ga (18, pl. Eugène Fla­gey. www. ca­fe­bel­ga.be) se dis­fru­ta de una mag­ní­fi­ca sa­la art Dé­co. Es uno de los lu­ga­res de mo­da de Bru­se­las don­de tam­bién se pue­de to­mar un bo­ca­do.

En otra de las im­por­tan­tes ciu­da­des fla­men­cas co­mo Gan­te se en­cuen­tra Du­lle Griet ( Vrij­dag­markt, 50. www.du­lle­griet.be). La tra­duc­ción li­te­ral del nom­bre co­rres­pon­de­ría a “Mar­ga­ri­ta la Lo­ca” y se tra­ta de un lo­cal tra­di­cio­nal que ofre­ce 250 ti­pos de cer­ve­za, don­de ade­más de las tra­pis­tas, gueu­ze y kriek , al­gu­nas mez­clan sa­bo­res co­mo ce­re­zas, fre­sa, cas­sis... Pa­ra evi­tar que los clien­tes ha­gan des­apa­re­cer el va­so ori­gi­nal con el que sir­ve la especialidad de la ca­sa, és­tos se ven obli­ga­dos a de­jar un za­pa­to en una ces­ta col­ga­da del te­cho. Por su par­te, en la Trap­pis­ten­huis (Bra­bant­dam, 164.) nos en­con­tra­mos con un es­ta­ble­ci­mien­to muy co­no­ci­do por sus cer­ve­zas tra­pen­ses con más de 150 cer­ve­zas bel­gas en un de­co­ra­do tí­pi­ca­men­te me­die­val.

Fi­nal­men­te, en la más tu­rís­ti­ca Bru­jas ca­be des­ta­car la Brugs Beert­je (Ke­mels­traat, 5 www.brugs­beert­je.be), una tí­pi­ca cer­ve­ce­ría fla­men­ca si­tua­da cer­ca de la ca­te­dral de San Sal­va­dor que ofre­ce más de 300 clases de cer­ve­zas que se pue­den acom­pa­ñar con que­sos y pa­tés. En De Hal­ve Maan ( Wal­plein, 26 www.hal­ve­maan.be) se des­cu­bre una fá­bri­ca ar­te­sa­nal de cer­ve­za que si­gue en fun­cio­na­mien­to des­de 1546. A tra­vés de una vi­si­ta guia­da se pue­den co­no­cer los en­tre­si­jos de la cer­ve­ce­ría más an­ti­gua de Bru­jas y de­gus­tar en la plan­ta ba­ja.

ALE­MA­NIA: EL AR­TE DEL BUEN VI­VIR Los ale­ma­nes son un pue­blo ami­go a ce­le­brar fies­tas a me­nu­do. Par­ti­cu­lar­men­te aco­ge­do­res son los es­ta­ble­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les, don­de los clien­tes se sien­tan en gran­des me­sas alar­ga­das de ma­ne­ra que en­ta­blan con­ver­sa­ción ca­si inevi­ta­ble­men­te.

Uno de los lu­ga­res más cer­ve­ce­ros de Ale­ma­nia es por su­pue­so Mú­nich, la capital de Ba­vie­ra. Allí se ce­le­bra la po­pu­lar Fies­ta de la Cer­ve­za Ok­to­ber­fest, fa­mo­sa en to­do el mun­do. Su ce­le­bra­ción arran­ca a par­tir de una bo­da real que acon­te­ció en oc­tu­bre de 1810 y des­de en­ton­ces, to­dos los años en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre, tie­ne lu­gar en la ex­pla­na­da de The­re­sien­wie­se el más re­co­no­ci­do en­cuen­tro cer­ve­ce­ro del mun­do. Mú­si­ca tra­di­cio­nal, cer­ve­za fres­ca y di­ver­sión se com­bi­nan a par­tes igua­les ha­cien­do bueno el li­fes-

En la po­pu­lar “Ok­to­ber­fest” de Mú­nich se sir­ve prin­ci­pal­men­te cer­ve­za Mär­zen, de ba­ja fer­men­ta­ción y sa­bor dul­zón.

ty­le mu­ni­qués. Si no hay opor­tu­ni­dad de acer­car­se a Mú­nich en los días de la Ok­to­ber­fest, siem­pre exis­te la op­ción de visitar el Bier & Ok­to­ber­fest Mu­seum y des­cu­brir el ori­gen de la cer­ve­za mu­ni­que­sa e in­clu­so­par­ti­ci­par en la fies­ta aun­que sea de for­ma vir­tual.

Las va­rie­da­des de cer­ve­za en Ale­ma­nia son tam­bién in­nu­me­ra­bles. Ca­da lo­ca­li­dad, y den­tro de ella ca­da cer­ve­ce­ro, pro­du­ce una be­bi­da dis­tin­ta. Pue­den ser de al­ta y ba­ja fer­men­ta­ción, pe­ro en ge­ne­ral se sir­ve la Pil­sen, una cer­ve­za ru­bia que to­ma el nom­bre de una ciu­dad de Bohemia, no su­pera los 4,8% de al­cohol y tie­ne un sa­bor al­go amar­go. Des­ta­can en es­ta va­rie­dad la Au­gus­ti­ner Hell, la Duff, la Krom­ba­cher Pils y la Wei­zen­bier (es­ta úl­ti­ma ela­bo­ra­da con la le­va­du­ra de la ce­ba­da a muy al­ta tem­pe­ra­tu­ra), que pre­sen­ta un sa­bor li­ge­ra­men­te afru­ta­do. En­tre 5 y 5,4% se en­cuen­tran la Ak­tien Iso Wei­zen y la Alt­bier (con gran do­sis de es­pu­ma y sa­bor amar­go); la Kölsch, de co­lor amarillo cla­ro y bri­llan­te, y que es una especialidad de la ciu­dad de Co­lo­nia (4,8%). Las mar­cas co­mo Früh Kölsch, Reiss­dorf Kölsch, He­lles (de co­lor cla­ro) y la An­dechs Spe­zial Hell son muy po­pu­la­res en Ba­vie­ra y sue­len te­ner un por­cen­ta­je de mal­ta.

Tam­bién es­tán la Dun­kel, de co­lor os­cu­ro y sa­bor suave, tra­di­cio­nal de la ciu­dad de Mú­nich (5%); la Mär­zen, de ba­ja fer­men­ta­ción, co­lor co­bri­zo y sa­bor dul­zón a cau­sa de la mal­ta. Es la que se be­be en la Ok­to­ber­fest y tie­ne en­tre 5 y 6%de al­cohol.

En­tre las más apre­cia­das des­ta­can la Sch­warz­bier; de co­lor os­cu­ro, ba­ja fer­men­ta­ción y sa­bor fuer­te, se pre­sen­ta en­tre 4,8 y 5%; la Bock­bier, con 6,2%, que pro­ce­de de la Ba­ja Sa­jo­nia y pue­de ser ru­bia u os­cu­ra (al­gu­nas va­rian­tes tie­nen un sa­bor ahu­ma­do de­bi­do a la mal­ta); la Ke­ller­bier, una cer­ve­za sin fi ltrar de gra­dua­ción va­ria­ble, y fi nal­men­te la Rauch­bier, tí­pi­ca de Bam­berg, de co­lor os­cu­ro y sa­bor ahu­ma­do (5%).

¿Dón­de pro­bar to­das es­tas cer­ve­zas en Mú­nich? Hay tres im­por­tan­tes lu­ga­res que son cen­tros de de­vo­ción de la cer­ve­za en la capital bá­va­ra. Au­gus­ti­ner (Neuhau­ser Stras­se, 27. www.au­gus­ti­ner-res­tau­rant.com) es

una cer­ve­ce­ría tra­di­cio­nal que da­ta de 1328 y es­tá si­tua­da en una de las ca­lles más co­mer­cia­les de la ciu­dad. Pro­du­ce tam­bién la más an­ti­gua de Mú­nich.

El se­gun­do lu­gar es Hof­bräuhaus (Platzl, 9. www. hof­braeuhaus.de), que en su ori­gen fue una fá­bri­ca de cer­ve­za y en la ac­tua­li­dad es el pa­la­cio de la cer­ve­za más fa­mo­so del mun­do. Los hom­bres vis­ten pan­ta­lón de cuero y las mu­je­res el ves­ti­do tra­di­cio­nal bá­va­ro, y se be­be cer­ve­za mu­ni­que­sa en las tí­pi­cas ja­rras de un li­tro. En úl­ti­ma ins­tan­cia, Lö­wen­bräu­ke­ller (Nymp­hen­bur­ger Stras­se, 2. www.loe­wen­braeu­ke­ller.com) es­tá a po­ca dis­tan­cia de otra fá­bri­ca don­de se ela­bo­ra la cer­ve­za Lö­wen­bräu. Es un es­ta­ble­ci­mien­to de gran­des di­men­sio­nes con una agra­da­ble te­rra­za.

CHE­QUIA: LA MA­YOR CON­SU­MI­DO­RA DE CER­VE­ZA Con unos 150 li­tros por ca­be­za y año, Che­quia es el país de Eu­ro­pa que con­su­me más cer­ve­za, por de­lan­te de Ir­lan­da y Ale­ma­nia. Tam­bién es uno de los que más pro­du­cen, y de­di­ca has­ta un 40% a la ex­por­ta­ción.

En la Re­pú­bli­ca Che­ca exis­ten ac­tual­men­te más de cua­ren­ta cer­ve­ce­rías in­dus­tria­les y unas se­ten­ta me­dia­nas o pe­que­ñas, al­gu­nas de ti­po fa­mi­liar. La cer­ve­za Pil­se­ner fue ela­bo­ra­da por pri­me­ra vez en 1840 en la ciu­dad de Pl­zen y lue­go el mé­to­do se ex­ten­dió por to­da Eu­ro­pa em­pe­zan­do por Ale­ma­nia. La gen­te acu­de a las hos­pody pa­ra con­su­mir cer­ve­za y lo ha­bi­tual es que só­lo sen­tar­nos nos trai­gan una ja­rra de me­dio li­tro de pi­vo (cer­ve­za), aun­que si que­re­mos una más pe­que­ña de­be­re­mos pe­dir ma­lé pi­vo.

La ma­yo­ría de cer­ve­zas che­cas son del ti­po La­ger, ca­si to­das son ru­bias que es­tán so­me­ti­das a un pro­ce­so de pas­teu­ri­za­ción y una fer­men­ta­ción en frío. Por ejem­plo la Pil­se­ner Ur­quell, una cer­ve­za de ba­ja fer­men­ta­ción muy co­no­ci­da so­bre to­do en Pra­ga (4,4%). Tam­bién es­tá la Sta­ro­pra­men, de co­lor do­ra­do y sa­bor en­tre amar­go y dul­ce, que se pro­du­ce en Pra­ga y es la se­gun­da en pro­duc­ción y una de las que más se ex­por­ta (5%).

Con 150 li­tros por ca­be­za y año, Che­quia es el país de Eu­ro­pa don­de se con­su­me más cer­ve­za, por de­lan­te de Ir­lan­da y Ale­ma­nia.

Otra bue­na cer­ve­za es la Bud­wei­ser Buv­dar. Es de co­lor do­ra­do, den­sa es­pu­ma y sa­bor amar­go mo­de­ra­do (5%). Mien­tras la Gam­bri­nus Ori­gi­nal, una de las más po­pu­la­res, es una cer­ve­za ru­bia con 4,3% de al­cohol. Tam­bién se pro­du­ce la Ra­de­gast Pre­mium, de co­lor do­ra­do cla­ro y que ha ga­na­do nu­me­ro­sos pre­mios (5%). Y la Kru­so­vi­ce, que tie­ne co­lor do­ra­do, un sa­bor cre­mo­so en bo­ca y sa­bor al tos­ta­do de la mal­ta (5%). En cam­bio, la Bern­hard, con más de 400 años de his­to­ria, es una cer­ve­za ru­bia de co­lor fuer­te ela­bo­ra­da con mal­ta de la me­jor ca­li­dad (5,1%). Fi­nal­men­te es­tá la Ko­zelm de tono os­cu­ro y ela­bo­ra­da a ba­se de lú­pu­lo, mal­ta tos­ta­da y agua (3,8%).

Los ma­yo­res tem­plos de la cer­ve­za en la capital che­ca son No­vo­měs­ts­ký pi­vo­var ( Vo­dič­ko­va 20. www. npi­vo­var.cz), una fá­bri­ca de cer­ve­za y res­tau­ran­te de cocina tra­di­cio­nal si­tua­do en el centro de Pra­ga que ofre­ce ade­más vi­si­tas guia­das y mú­si­ca en vi­vo. Por su par­te, en U Vej­vo­dů (Jils­ká 4. www.res­tau­ra­ceu­ve- jvo­du.cz) la es­tre­lla es la cer­ve­za Pil­se­ner Ur­quell, la pre­fe­ri­da por los ha­bi­tan­tes de Pra­ga. Es­ta cer­ve­ce­ría, que tam­bién es res­tau­ran­te, es­tá re­ves­ti­da de una at­mos­fe­ra tra­di­cio­nal y en ella se sir­ven gran­des ja­rras de es­ta cer­ve­za de ba­ja fer­men­ta­ción.

En cam­bio, en U Fle­ků, (Kře­men­co­va 11. http://ufle­ku. cz/) nos en­con­tra­mos an­te una fá­bri­ca de cer­ve­za da­ta­da a fi­na­les del si­glo XV. Se tra­ta de un res­tau­ran­te de am­bien­te me­die­val y re­ce­tas tra­di­cio­na­les don­de pro­bar la cer­ve­za U Fle­ků de co­lor os­cu­ro, ela­bo­ra­da a ba­se de mal­ta tos­ta­da. Por úl­ti­mo, Strahov Mo­nas­tic Bre­wery

(Strahovs­ké nád­voří 301. www.klas­ter­ni-pi­vo­var.cz), si­tua­da jus­to al la­do del cas­ti­llo, es una cer­ve­ce­ría fe­cha­da en 1628 y res­tau­ra­da en el año 2000.

IR­LAN­DA: LA CUL­TU­RA DEL PUB El pub es sin du­da uno de los gran­des ico­nos de la cul­tu­ra ir­lan­de­sa. An­ti­gua­men­te, en las zo­nas ru­ra­les los hom­bres de la co­mu­ni­dad acos­tum­bra­ban a re­unir­se en él pa­ra de­ba­tir so­bre po­lí­ti­ca y ne­go­cios. Cual­quier transac­ción co­mer­cial se ce­rra­ba siem­pre con un par de pin­tas. Hoy los pubs es­tán abier­tos a hom­bres y mu­je­res que acu­den a él pa­ra dis­fru­tar del craic (ex­pre­sión ir­lan­de­sa pa­ra re­fe­rir­se al am­bien­te del lo­cal).

El pub era el lu­gar don­de se acos­tum­bra­ba a de­ba­tir de po­lí­ti­ca y ne­go­cios. Un buen tra­to siem­pre se ce­rra­ba con un par de pin­tas.

Una bue­na pin­ta de Guin­ness se dis­tin­gue por una ca­be­za de es­pu­ma con­sis­ten­te, y una vez ser­vi­da, se de­be de­jar re­po­sar el tiem­po jus­to has­ta que el co­lor ma­rrón de la cer­ve­za se vuel­va ne­gro. Su es­lo­gan ya lo di­ce; Good things co­me to tho­se who wait (“las co­sas bue­nas lle­gan a aque­llos que es­pe­ran”).

En mu­chos pubs, ade­más, es po­si­ble dis­fru­tar de la mú­si­ca tra­di­cio­nal ir­lan­de­sa mien­tras se sa­bo­rea una pin­ta o un shot (“tra­go”) de whisky. Cual­quier mo­men­to es bueno pa­ra es­ca­par­se al pub, y da­do el tiem­po llu­vio­so de es­tas tie­rras, ese es el lu­gar de reunión pre­fe­ri­do por to­dos. Pe­ro an­tes de de­jar el pub pa­ra vol­ver a ca­sa o con­ti­nuar la fies­ta en otro lo­cal, cuen­tan que no es­tá de más to­mar­se una úl­ti­ma pin­ta pa­ra acor­tar el ca­mino; o co­mo di­cen los ir­lan­de­ses, one for the road!

Co­mo país cer­ve­ce­ro, en Ir­lan­da tam­bién hay múl­ti­ples ti­pos de cer­ve­za. La más co­no­ci­da es pro­ba­ble­men­te la Guin­ness. Con­tie­ne cua­tro in­gre­dien­tes bá­si­cos ade­más del agua: ce­ba­da (mal­tea­da, en co­pos y tos­ta­da), mal­ta, lú­pu­lo y le­va­du­ra. Se sir­ve fría y em­pe­zó a fa­bri­car­se a me­dia­dos del si­glo XVIII.

Pe­ro no es la úni­ca. Ahí es­tán la MMurp Murphy’s, que pue­de ser ne­gra o tos­ta­da y es al­go más li­ge­ra que la Guin­ness (4%) (4%); la Smith­wick’s, una cer­ve­za tos­ta­da cu­ya cu his­to­ria em­pie­za a prin­ci­pios del si­glo XVIII y que ac­tual­men­te per­te­ne­ce a Gui Guin­ness (4,1%); la Kil­kenny, otra cer­vee­za ve­za tos­ta­da to que se en­cuen­tra bá­si­ca­men­te en DDu­blí Du­blín y Kil­kenny (4,3%); la Bea­mish, ne­gra ela­bo­ra­da ee­la­bo a ba­se de mal­ta, pro­ce­den­te de la ciu­dad de C Cork cu­yo ori­gen se re­mon­ta a 200 años atrás (4,1%); (4,1% la O’ha­ras, con sus cer­ve­zas ne­gras Irish Stout y Leann Fo­lláin y The Por­ter­hou­se, que son ar­te­sa­na­les y que úl­ti­ma­men­te se es­tá im­po­nien­do por su ca­li­dad. En­tre 4,5 y 5%.

Los me­jo­res pubs en Du­blín son The Bra­zen Head (20, Lo­wer Brid­ge St. www.bra­zen­head.com), que con más de 250 años de his­to­ria di­cen que es uno de los más an­ti­guos de la capital. Se es­cu­cha mú­si­ca ir­lan­de­sa a to­das ho­ras y es tam­bién res­tau­ran­te. Oliver St Jhon Go­garty (7 Fleet St. www.go­gartys. ie), en el co­ra­zón del ba­rrio Tem­ple Bar, lle­va el nom­bre del que fue­ra ami­go de Ja­mes Joy­ce. Mú­si­ca y buen am­bien­te. Tam­bién es hos­tal. Y en cuan­to a O’Neill’s (2, Suf­folk St. www.oneills­bar.com), si­tua­do cer­ca de Tri­nity Co­lle­ge y fre­cuen­ta­do por po­lí­ti­cos, se ase­gu­ra que es el se­gun­do Par­la­men­to ya que mu­chas le­yes se dis­cu­ten aquí.

Des­ta­can asi­mis­mo O’Do­nog­hue’s (15, Me­rrion Row. www.odo­nog­hues.ie), fa­mo­so en­tre otras co­sas por­que de aquí sa­lió el fa­mo­so gru­po ir­lan­dés The Du­bli­ners, o The Tem­ple Bar (47- 48 Tem­ple Bar. www.the­tem­ple­bar­pub.com), ubi­ca­do en el ba­rrio del mis­mo nom­bre. Pro­ba­ble­men­te sea es­te úl­ti­mo el pub más vi­si­ta­do por los tu­ris­tas. Con más de 160 años de his­to­ria, es un lu­gar con un ex­ce­len­te am­bien­te y bue­na cer­ve­za ga­ran­ti­za­dos. Sa­lud a to­dos.

Lö­wen­bräu­ke­ller (en la ima­gen iz­quier­da), Au­gus­ti­ner y Hof­bräuhaus son los gran­des tem­plos de la cer­ve­za en Mú­nich. A la de­re­cha, el tu­rís­ti­co Puen­te Car­los so­bre el Mol­da­va, en Pra­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.