Mal­ta

La is­la del ar­te

Rutas del Mundo - - OBJETIVO ROBINSON - Jo­sep A. Borrell His­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta

Mal­ta es una is­la muy des­co­no­ci­da. Per­di­da en su pa­sa­do co­mo for­ta­le­za de la or­den de San Juan, y en sim­ple puer­to de la ma­ri­na de su gra­cio­sa ma­jes­tad, re­sur­ge en es­te si­glo XXI co­mo un lu­gar re­ple­to de po­si­bi­li­da­des don­de a los re­cur­sos pro­pios de cual­quier is­la del Me­di­te­rrá­neo se une un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de una mag­ni­tud ex­cep­cio­nal.

Do­mi­na en el am­bien­te una ver­sión muy dis­tor­sio­na­da de lo que es en reali­dad la is­la de Mal­ta. Su pa­sa­do ca­na­lla, co­mo pa­ra­da obli­ga­da de aque­llos ma­ri­nos que te­nían un amor en ca­da puer­to, y su pre­sen­te más ju­ve­nil, en tan­to que lu­gar es­co­gi­do por tan­tos ado­les­cen­tes eu­ro­peos pa­ra apren­der la len­gua in­gle­sa (no les im­por­ta prac­ti­car­lo a gri­to pe­la­do a las cin­co de la ma­dru­ga­da con la ayu­da del al­cohol)... han he­cho al­go de mal a la proyección de Mal­ta co­mo des­tino va­ca­cio­nal, es­pe­cial­men­te en de­ter­mi­na­dos en­tor­nos. Tal vez no ha­ga fal­ta com­pa­rar­se con las eli­tis­tas Cô­te d’Azur, Cos­ta Bra­va o Riviera Ita­lia­na, ni con aquel Me­di­te­rrá­neo idí­li­co que tan bien re­tra­ta­ron via­je­ros co­mo Law­ren­ce Du­rrell so­bre Cor­fú, Pa­trick Leigh Fer­mor de Cre­ta o Ro­bert Gra­ves en Ma­llor­ca, pe­ro sí es bien cier­to que Mal­ta me­re­ce su opor­tu­ni­dad: cuen­ta con al­gu­nos pai­sa­jes de en­sue­ño, un pa­sa­do épi­co e in­clu­so su pro­yec­to de qui­me­ra del Me­di­te­rrá­neo. No por ca­sua­li­dad Ho­me­ro se ima­gi­nó que és­te era el ho­gar de la he­chi­ze­ra Ca­lip­so; Ca­ra­vag­gio bus­có aquí su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad an­tes de per­der­se en sus con­tra­dic­cio­nes, y el di­bu­jan­te ita­liano Hu­go Pratt hi­zo que el via­je­ro más apa­sio­na­do de la his­to­ria del có­mic, Cor­to Mal­te­se, na­cie­ra en la ca­sa de un ca­ba­lle­ro de la or­den de Mal­ta en La Va­le­ta.

En bus­ca de la ado­ra­ble Mal­ta Efec­ti­va­men­te, la his­to­ria de Mal­ta ha es­ta­do de­ma­sia­do me­dia­ti­za­da por los fac­tor­se an­tes con­ta­dos, que ve­nían da­dos por otro con­tex­to: la is­la ha es­ta­do ocu­pa­da du­ran­te cen­te­na­res de años por agen­tes ex­ter­nos a ella que en de­ma­sia­das oca­sio­nes pro­yec­ta­ron una vi­sión de la is­la ex­ce­si­va­men­te ape­ga­da a sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res y no a los de los mal­te­ses, por muy ilus­tra­dos y de al­ta al­cur­nia que fue­ran és­tos.

Así es. La Mal­ta de los ca­ba­lle­ros de San Juan fue un au­tén­ti­co co­to ce­rra­do de una or­den de mon­jes gue­rre­ros que ha­bía na­ci­do so­lo pa­ra la gue­rra y la de­pre­da­ción de to­da ri­que­za po­si­ble (sin re­par­tir des­pués los be­ne­fi­cios, y ló­gi­ca­men­te sin li­ber­tad po­si­ble en nin­gún as­pec­to). Pa­ra desem­bo­car des­pués, en el si­glo XIX, en un pues­to mi­li­tar bri­tá­ni­co que te­nía co­mo úni­co ob­je­ti­vo con­tro­lar el trá­fi­co del Me­di­te­rrá­neo y pro­veer de ví­ve­res y des­can­so a las na­ves ami­gas. Los mal­te­ses, sen­ci­la­men­te, no exis­tie­ron du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, o a lo su­mo pa­sa­ron a ser bue­na mano de obra ba­ra­ta y blan­ca (con lo im­por­tan­te que era eso en un im­pe­rio mul­ti­ra­cial co­mo era el in­glés). He ahí las cla­ves de los orí­ge­nes de la ma­la pren­sa de la “mar­ca Mal­ta”, aho­ra que en Es­pa­ña so­mos tan afi­cio­na­dos al bran­de­ring de los paí­ses.

Pe­ro a pe­sar de to­do ello y de un pa­sa­do que nun­ca re­sul­tó fá­cil, Mal­ta re­sur­ge en es­te nue­vo si­glo XXI co­mo una is­la que tie­ne mu­cho que con­tar. Su ex­pe­rien­cia pue- de y de­be ser­vir a mu­chos eu­ro­peos. Y en es­te sen­ti­do su ri­que­za cul­tu­ral, una ba­se pa­ra su proyección.

Ade­más de dis­fru­tar de to­dos los “su­per­po­de­res” que tie­ne to­da is­la me­di­te­rrá­nea (co­mo Ibi­za, Si­ci­lia, Kor­cu­la o Ro­das...), Mal­ta aco­ge tam­bién un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de pri­me­ra mag­ni­tud: tie­ne los res­tos de la pri­me­ra ar­qui­tec­tu­ra que se le­van­tó en Eu­ro­pa en el Neo­lí­ti­co (mu­cho an­tes que las pi­rá­mi­des de Egip­to); dis­fru­ta de la me­jor his­to­ria del ar­te, de raíz mi­li­tar,

Ade­más de los “su­per­po­de­res” que tie­ne to­da is­la me­di­te­rrá­nea, Mal­ta aco­ge un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral fa­bu­lo­so.

del mun­do; aco­ge al­gu­nas fa­bu­lo­sas obras de ar­te que la con­vier­ten en una au­tén­ti­ca capital del Ba­rro­co; es­tá re­ple­ta de in­creí­bles pa­la­cios co­mo el Fal­son en Mdi­na (en cier­ta ma­ne­ra gra­cias al po­li­fa­cé­ti­co Olof Fre­de­rick Goll­cher, cu­ya pa­sión por Mal­ta bien va­le la pe­na des­ta­car), el Pa­ri­sio en Nax­xar (una ex­tra­or­di­na­ria he­re­dad de la fa­mi­lia Schi­clu­na), o Roc­ca Pic­co­la en La Va­le­ta (un buen ejem­plo de una man­sión de un ca­ba­lle­ro de la or­den de Mal­ta). No lo du­den; es­cá­pen­se a Mal­ta, a la ado­ra­ble Mal­ta, y ya nos con­ta­rán.

El pa­la­cio de Roc­ca Pic­co­la, una de las pri­me­ras edi­fi­ca­cio­nes de la ciu­dad de La Va­le­ta, es un buen ejem­plo de los te­so­ros ar­tís­ti­cos es­con­di­dos en Mal­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.