LA IS­LA DE DIO­NI­SOS

Rutas del Mundo - - OBJETIVO ROBINSON -

Cuen­ta la mi­to­lo­gía grie­ga que des­pués de ju­gar­se el fí­si­co al ayu­dar a Te­seo a es­ca­par del la­be­rin­to y de la fu­ria del Mi­no­tau­ro, Ariad­na (hi­ja del rey Mi­nos) aban­do­nó su Cre­ta na­tal y se fu­gó con el hé­roe ate­nien­se. Pe­ro a mi­tad de ca­mino, jus­to a la al­tu­ra de la is­la de Na­xos, Te­seo, sin ga­nas de com­pro­mi­so, de­jó aban­do­na­da a la prin­ce­sa cre­ten­se mien­tras dor­mía. Des­cu­bier­ta por Dio­ni­sos, quien que­dó pren­da­do de su be­lle­za, se ca­só con Ariad­na, que vi­vió en Na­xos los me­jo­res años de su vi­da. Y al fi­nal, tras va­rios su­ce­sos lú­gu­bres (la mi­to­lo­gía grie­ga es así de trá­gi­ca), fue res­ca­ta­da del Ha­des por Dio­ni­sos y lle­va­da al Olim­po jun­to a su ma­dre Sé­me­le.

Es­te re­la­to nos da una pis­ta de có­mo era per­ci­bi­da Na­xos en la An­ti­güe­dad. Si­tua­da a mi­tad de ca­mino en­tre Ate­nas y Cre­ta, era el país de Dio­ni­sos y por tan­to una tie­rra fér­til y ri­ca en pro­duc­tos agrí­co­las. Una cir­cuns­tan­cia no me­nor si con­si­de­ra­mos que las Cí­cla­das son is­las bas­tan­te se­cas. De esa ri­que­za es tes­ti­mo­nio el Kry­ton, una li­cor pro­du­ci­do por un cí­tri­co (mi­tad po­me­lo, mi­tad li­món) ex­clu­si­vo de Na­xos que ad­qui­rió gran fa­ma a fi­nes del si­glo XIX co­mo be­bi­da apre­cia­da por la al­ta so­cie­dad eu­ro­pea. Pa­ra más in­for­ma­ción: www.gre­cia­va­ca­cio­nes.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.