Uru­guay es­tá de mo­da

Ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros dde pla­yas de­sier­tas, una de las ca­pi­ta­les más di­ná­mi­cas de Amé­ri­ca, una ex­qui­si­ta gas­tro­no­mía ca­pi­ta­nea­da por el asa­do y los ex­ce­len­tes vi­nos, y la mú­si­ca de tan­go co­mo fon­do. Es­ta­mos en "el país más 'co­ol' del mun­do". Y es que Ur

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR - Pat­xi Uriz Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo.

Uru­guay, la tie­rra si­tua­da al Es­te del río que le da nom­bre y al nor­te del Es­tua­rio del Pla­ta, es un pri­vi­le­gia­do eco­sis­te­ma de pla­yas de­sier­tas, pra­de­ras na­tu­ra­les, gran­des ex­ten­sio­nes de du­nas y aguas ter­ma­les que se ex­tien­de co­mo una al­fom­bra on­du­la­da en­tre Bra­sil y Ar­gen­ti­na.

Ba­ña­da tam­bién por el río Ne­gro, con di­ver­sas la­gu­nas co­mo Ro­cha, Cas­ti­llos y Me­rín, a lo lar­go de su li­to­ral más orien­tal es­tá pei­na­da con dos cres­tas, Cu­chi­llas Gran­de y Hae­do, que la ale­jan de Bra­sil. A oc­ci­den­te de Mon­te­vi­deo, la capital, se lle­ga a la co­lo­nia de Sa­cra­men­to des­de cu­ya ori­lla se di­vi­sa en el ho­ri­zon­te Ar­gen­ti­na, más allá de la desem­bo­ca­du­ra del Río de la Pla­ta.

El país es uno de los des­ti­nos más in­tere­san­tes del mun­do… No es una va­lo­ra­ción de quien es­cri­be es­te ar­tícu­lo, sino de la pren­sa in­ter­na­cio­nal que ha lle­ga­do a de­fi­nir Uru­guay co­mo “el país más co­ol del mun­do”. No es el úni­co pi­ro­po que ha re­ci­bi­do. Se tra­ta del país de La­ti­noa­mé­ri­ca con el ín­di­ce de al­fa­be­ti­za­ción más im­por­tan­te, el cuar­to país de Amé­ri­ca con la es­pe­ran­za de vi­da más lar­ga y, se­gún la cor­po­ra­ción La­ti­non­ba­ró­me­tro, el más pa­cí­fi­co de Amé­ri­ca del Sur, y an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial era ca­li­fi­ca­do co­mo “la Suiza de Amé­ri­ca” por su bo­nan­za eco­nó­mi­ca. To­do ello son ra­zo­nes más que su­ges­ti­vas pa­ra lan­zar­se a vi­si­tar­lo...

Es un eco­sis­te­ma de pla­yas de­sier­tas, pra­de­ras y ex­ten­sio­nes de du­nas y aguas ter­ma­les que se ex­tien­den co­mo una al­fom­bra on­du­la­da.

UN PAÍS DE FÚT­BOL

El lar­go via­je a Uru­guay fue agra­da­ble. Es­tu­vo com­par­ti­do con Al­ber­to Gi­nes­ta, un ju­bi­la­do bar­ce­lo­nés que vol­vía a su Uru­guay que­ri­do por su pa­sión por el fút­bol. Al­ber­to pa­só su in­fan­cia y gran par­te de su ado­les­cen­cia en Mon­te­vi­deo. Ha­ce cua­ren­ta años que via­jó por úl­ti­ma vez al lu­gar don­de se hi­zo ma­yor. Y lo ha­cía aho­ra por­que su equi­po de fút­bol de to­da la vi­da cum­plía cien años. Co­sas de la vi­da… El Su­da­mé­ri­ca Club de Fút­bol, equi­po mo­des­to de una ba­rria­da de Mon­te­vi­deo, se ha­bía con­ver­ti­do en to­do un club “se­ñor”, y aun­que no tu­vie­ra mu­chas co­pas en sus vi­tri­nas, su his­to­ria cen­te­na­ria le ha­bía con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co cam­peón.

En Uru­guay, el fút­bol es muy im­por­tan­te. “La ce­les­te” -co­mo es co­no­ci­da la se­lec­ción del país- fue la cam­peo­na del pri­mer mun­dial. Y ése es un mé­ri­to que na­die le qui­ta­rá. Fue en 1930, y en esa oca­sión de­rro­tó a

la eter­na ri­val, Ar­gen­ti­na, por 4-2. Era aquél un equi­po ad­mi­ra­ble que ya ve­nía de ga­nar dos me­da­llas de oro en los Jue­gos Olím­pi­cos, en Pa­rís en 1924 y en Áms­ter­dam en 1928. Dos dé­ca­das des­pués, en 1950, Uru­guay vol­vió a ga­nar la Co­pa del Mun­do, en esa oca­sión ven­ció a su otro gran ri­val, Bra­sil, por 2-1. Pa­re­ce que los uru­gua­yos, gra­cias al fút­bol, ha­yan po­di­do ajus­tar al­gu­nas de sus cuen­tas pen­dien­tes con la his­to­ria.

LA HUE­LLA ES­PA­ÑO­LA E ITA­LIA­NA

Ob­via­men­te, Uru­guay es mu­cho más que fút­bol. Es una tie­rra fér­til, agra­de­ci­da y muy pro­pi­cia a la mez­cla. Una mues­tra evi­den­te del cri­sol de mez­co­lan­zas que es es­te país la te­ne­mos en el vino Tan­nat, los cal­dos por ex­ce­len­cia de Uru­guay, hoy de re­nom­bre mun­dial. To­do em­pe­zó cuan­do un in­mi­gran­te vas­co-fran­cés lla­ma­do Don Pas­cual Ha­rria­gue lle­gó a tie­rras uru­gua­yas en el si­glo XIX e in­tro­du­jo en es­te rin­cón de Amé­ri­ca la uva Tan­nat.

Lue­go, a par­tir del cui­da­do en la vi­ña y el tra­ba­jo rea­li­za­do por mu­chas bo­de­gas uru­gua­yas, se fue­ron lo­gran­do ex­ce­len­tes ejem­pla­res de es­ta ce­pa; has­ta dar­se el ca­so de que la uva tan­nat uru­gua­ya ofre­ce me­jo­res re­sul­ta­dos que en su Fran­cia na­tal.

En Uru­guay es­ta va­rie­dad se ha adap­ta­do in­me­jo­ra­ble­men­te a las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas y

El tan­go más ver­sio­na­do de la his­to­ria, la "Cum­par­si­ta", lo es­cri­bió Ma­tos Ro­drí­guez en Mon­te­vi­deo en 1917.

del sue­lo, y su ju­go es re­co­no­ci­do uni­ver­sal­men­te co­mo el me­jor vino tan­nat del mun­do.

Es­te vino bien po­dría ser una ver­da­de­ra me­tá­fo­ra de lo que es el país. Uru­guay es so­be to­do fru­to de la in­mi­gra­ción de es­pa­ño­les e ita­lia­nos, más que los pri­me­ros po­bla­do­res in­dí­ge­nas, los cha­rrúas, que ac­tual­men­te no su­pe­ran el mi­llar de mil per­so­nas. Los es­pa­ño­les arri­ba­ron aquí en 1516, pe­ro no la co­lo­ni­za­ron por com­ple­to has­ta el si­glo XVII de­bi­do a la im­por­tan­te hos­ti­li­dad que en­con­tra­ron de los lu­ga­re­ños, y tam­bién por­que a di­fe­ren­cia de otras co­lo­nias la­ti­noa­me­ri­ca­nas la tie­rra del Uru­guay no con­ta­ba con ya­ci­mien­tos de oro ni de pla­ta. Los es­pa­ño­les so­lo de­ci­cie­ron ocu­par pro­pia­men­te la cos­ta orien­tal de la desem­bo­ca­du­ra del Río de la Pla­ta.

Los ita­lia­nos lle­ga­ron mu­cho des­pués. A ini­cios del si­glo XIX, un ge­ne­ral Jo­sé Ger­va­sio Ar­ti­gas, hi­jo de una de las fa­mi­lias crio­llas más acau­da­las de Mon­te­vi­deo, di­ri­gió una re­be­lión de la co­lo­nia con­tra la metrópoli co­mo es­ta­ba su­ce­dien­do en otros rin­co­nes de Amé­ri­ca La­ti­na. La in­su­rrec­ción triun­fó, pe­ro con la di­fe­ren­cia que Uru­guay tu­vo que so­bre­vi­vir tam­bién a las pre­sio­nes

El asa­do es el pla­to na­cio­nal y el chi­vi­to, un sánd­wich de lo­mo, ter­ne­ra y ve­ge­ta­les, el que me­jor re­pre­sen­ta la iden­ti­dad cu­li­na­ria.

y ape­ten­cias de sus dos gran­de y po­de­ro­sos ve­ci­nos: la nue­va Ar­gen­ti­na in­de­pen­di­za­da de Es­pa­ña y el Bra­sil sur­gi­do de la in­men­sa co­lo­nia por­tu­gue­sa. Una pre­sión que los uru­gua­yos su­pe­raron mi­la­gro­sa­men­te en 1828 y cu­yos efec­tos han in­ten­ta­do qui­tar­se siem­pre de en­ci­ma con me­di­ci­nas di­ver­sas, en­tre ellas el fút­bol.

Los ita­lia­nos arri­ba­ron, en­ton­ces, cuan­do el país ya se ha­bía in­de­pen­di­za­do de Es­pa­ña y con­se­gui­do li­brar­se de las pre­ten­sio­nes de Ar­gen­ti­na y Bra­sil. Fue­ron res­pon­sa­bles del rá­pi­do cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, y no cons­ti­tu­ye­ron la úni­ca co­mu­ni­dad mi­gran­te que bus­có en Uru­guay una se­gun­da opor­tu­ni­dad, pe­ro sí la más im­por­tan­te. Si a prin­ci­pios del si­glo XX Uru­guay es­ta­ba po­bla­da por un mi­llón de ha­bi­tan­tes, un si­glo des­pués la po­bla­ción to­tal lle­ga a los tres mi­llo­nes, de los cua­les la mi­tad vi­ven en Mon­te­vi­deo.

MON­TE­VI­DEO: UN “ME­DIO Y ME­DIO”

La capital uru­gua­ya es una ciu­dad di­ná­mi­ca que es­tá asen­ta­da so­bre una tie­rra on­du­la­da que tie­ne año­ran­za de mar. El via­je des­de el mo­derno ae­ro­puer­to de Ca­rras­co has­ta el centro de la ciu­dad se rea­li­za a tra­vés de Las Ram­blas, una ser­pen­tean­te ca­rre­te­ra cos­te­ra que tie­ne más de ma­le­cón cu­bano que del bu­lli­cio­so pa­seo bar­ce­lo­nés. Es la puer­ta gran­de de la ciu­dad, don­de la gen­te sa­le a ha­cer de­por­te, a char­lar com­par­tien­do ma­te o sim­ple­men­te a ver la vi­da pa­sar.

Pe­ro si la capital tie­ne que­ren­cia al mar, la brú­ju­la de los via­je­ros sue­le in­di­car la di­rec­ción ha­cia Ciu­dad Vie­ja, que es don­de real­men­te se to­ma el pul­so a las ur­bes. El epi­cen­tro de es­ta par­te an­ti­gua de Mon­te­vi­deo es el Mer­ca­do del Puer­to, el centro gas­tro­nó­mi­co por an­to­no­ma­sia don­de se amon­to­nan los res­tau­ran­tes con sus pa­rri­llas y don­de cor­dial­men­te se sue­le in­vi­tar a to­mar un “me­dio y me­dio”, un ape­ri­ti­vo mi­tad vino blan­co mi­tad es­pu­mo­so que hay que dis­fru­tar fres­qui­to pa­ra que asien­te bien el es­tó­ma­go an­tes de dar bue­na cuen­ta del po­pu­lar asa­do uru­gua­yo.

Los sá­ba­dos al me­dio­día, en es­te Mer­ca­do del Puer­to se des­plie­ga una au­tén­ti­ca fies­ta de la

car­ne, acom­pa­ña­da, por su­pues­to, de mú­si­ca tra­di­cio­nal don­de se fu­sio­nan el ban­do­neón con el tam­bo­ril. Y es que el asa­do a la le­ña es el pla­to na­cio­nal de es­te país que pre­su­me de con­tar con cua­tro va­cas por ha­bi­tan­te.

Aun­que el bo­ca­do que me­jor re­pre­sen­ta la iden­ti­dad cu­li­na­ria uru­gua­ya es el chi­vi­to, un sánd­wich de lo­mo de ter­ne­ra y ve­ge­ta­les que pue­de te­ner tan­tos in­gre­dien­tes co­mo ma­ne­ras de pre­pa­rar­se. Des­de lue­go, si al­guien tu­vie­ra que abrir un ne­go­cio en Uru­guay, qui­zá lo más opor­tuno no se­ría un res­tau­ran­te ve­ge­ta­riano. “Ya es­tán las va­cas pa­ra co­mer ver­de” se co­men­ta en las ca­lles de Mon­te­vi­deo.

La Ciu­dad Vie­ja es, so­bre to­do, la pea­to­nal Sa­ran­dí, que la atra­vie­sa de punta a punta. Es la callecita mon­te­vi­dea­na por ex­ce­len­cia, la que dis­cu­rre en­tre edi­fi­cios his­tó­ri­cos y fuen­tes, la que es­tá flan­quea­da por pues­tos ca­lle­je­ros don­de se ven­de ar­te­sa­nía y la que reúne al­gu­nas de las li­bre­rías más be­llas, co­mo Más Pu­ro Ver­so, en una an­ti­gua óp­ti­ca de 1877, con sus dos pi­sos co­nec­ta­dos con el pri­mer as­cen­sor que tu­vo la ciu­dad.

Sin em­bar­go, hay que lle­gar a la Pla­za In­de­pen­den­cia pa­ra es­tar en el au­tén­ti­co co­ra­zón de

la capital uru­gua­ya. En es­te es­pa­cio ro­dea­do de pal­me­ras que mar­ca el lí­mi­te de la Ciu­dad Vie­ja con el mo­derno centro co­mer­cial la­te la vi­da co­ti­dia­na, las ce­le­bra­cio­nes y las pro­tes­tas, siem­pre bajo la es­ta­tua ecues­tre de Jo­sé Ger­va­sio Ar­ti­gas, el hé­roe na­cio­nal. En la Pla­za se en­cuen­tra otro sím­bo­lo de Mon­te­vi­deo, el Pa­la­cio Sal­vo, que tie­ne en el Pa­la­cio Ba­ro­lo de Buenos Aires su cons­truc­ción her­ma­na.

De la Pla­za In­de­pen­den­cia arran­ca la Ave­ni­da 18 de Ju­lio, el eje de la ciu­dad mo­der­na. Es una ca­lle co­mer­cial que abar­ca 34 cua­dras has­ta el Obe­lis­co a los Cons­ti­tu­yen­tes, que de­ja en el ca­mino her­mo­sos edi­fi­cios de fa­cha­das ex­pre­sio­nis­tas y art dé­co, y al­gu­nos rin­co­nes muy que­ri­dos por la po­bla­ción co­mo la es­cul­tu­ra El En­tre­ve­ro, en la Pla­za J.P. Fa­bi­ni, o la Fuen­te de los Can- da­dos, don­de de­jan su re­cuer­do los aman­tes.

Fue­ra del centro, Mon­te­vi­deo ofre­ce una ca­ra más apa­ci­ble en sus otros ba­rrios me­nos con­cu­rri­dos. Y tam­bién en sus fron­do­sos par­ques, que con­vier­ten a es­ta ciu­dad en la más ver­de de Amé­ri­ca La­ti­na, en re­la­ción a su po­bla­ción. El Par­que Ro­dó, lla­ma­do el “Pa­seo del Pue­blo”, o Los Jar­di­nes del Pra­do, en el se­ño­rial ba­rrio del mis­mo nom­bre, son los más pin­to­res­cos.

Otros pa­seos en­cie­rran otros ba­rrios de es­ta gran Mon­te­vi­deo, co­mo Punta Ca­rre­tas, an­ti­guo ho­gar de pes­ca­do­res y la­van­de­ras; Po­ci­tos, con su po­pu­lar pla­ya y su ram­bla es­ce­na­rio de con­cier­tos, y Bu­ceo, don­de se ele­van al cie­lo lu­jo­sos edi­fi­cios que mi­ran al río. En cam­bio, más emo­ción de­pa­ran Pa­ler­mo y Ba­rrio Sur, don­de ha­bi­ta una im­por­tan-

te co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na. Por sus ca­lles re­tum­ban los re­pi­ques y tam­bo­ri­les del can­dom­be, el gé­ne­ro mu­si­cal que die­ron a luz los es­cla­vos co­mo sím­bo­lo de la ne­gri­tud rio­pla­ten­se. Rit­mo, ges­ti­cu­la­ción y co­lor en una ciu­dad don­de hay mu­cho es­pa­cio pa­ra la ale­gría.

POR LA COS­TA, DE PLA­YA EN PLA­YA

Cin­co de­dos enor­mes, cons­trui­dos con fe­rro­ce­men­to so­bre una gran du­na de la pla­ya, sa­lu­dan al vi­si­tan­te a la lle­ga­da a Punta del Es­te, la ciu­dad de vacaciones más fa­mo­sa de Uru­guay, en el Es­ta­do de Mal­do­na­do. Pa­re­ce co­mo si un gi­gan­te, en­te­rra­do allí mis­mo, die­ra la bien­ve­ni­da al via­je­ro a es­te en­cla­ve tu­rís­ti­co, resplandec­iente, don­de rei­na el gla­mour. Es una es­cul­tu­ra del chi­leno Ma­rio Irra­zá­bal que ade­más nun­ca es­tá so­la; a to­das ho­ras hay gen­te in­mor­ta­li­zan­do su vi­si­ta a Pla­ya Bra­va, re­bo­san­te de ba­ñis­tas y surferos.

Hu­yen­do del bu­lli­cio pla­ye­ro y del do­ra­do de sus pla­yas, Uru­guay pa­re­ce ser un país que cre­ce so­bre una al­fom­bra ver­de on­du­la­da que va en bus­ca de fres­cor. Por ejem­plo, en Ma­nan­tia­les (en el ci­ta­do de­par­ta­men­to de Mal­do­na­do). Con tan so­lo es­cu­char su nom­bre el am­bien­te ya re­fres­ca de por sí. Ade­más, aquí se en­cuen­tra la fun­da­ción del es­cul­tor Pablo At­chu­garry, un lu­gar en don­de el ar­te y la na­tu­ra­le­za con­vi­ven ar­mo­nio­sa­men­te en un mu­seo al ai­re li­bre que da la bien­ve­ni­da con una ci­ta del ar­tis­ta: “To­dos po­de­mos ser ar­tis­tas si ha­ce­mos vi­vir el ni­ño que lle­va­mos den­tro”.

A las pla­yas de Ca­bo Po­lo­nio so­lo pue­de lle­gar­se en ca­mio­nes 4 x 4. En es­te re­mo­to rin­cón de cos­ta no se per­mi­ten los vehícu­los par­ti­cu­la­res.

Ca­mi­na­tas por are­nas vír­ge­nes y du­nas ma­jes­tuo­sas, pal­ma­res si­len­cio­sos, la­gu­nas y pan­ta­nos re­bo­san­tes de fau­na sal­va­je...

El es­pa­cio lo com­po­nen un edi­fi­cio con tres sa­las de ex­po­si­ción, un au­di­to­rio y un es­ce­na­rio al ai­re li­bre don­de se rea­li­zan con­cier­tos, un sa­lón di­dác­ti­co don­de se or­ga­ni­zan clases de es­cul­tu­ra, pin­tu­ra, di­bu­jo y ce­rá­mi­ca; y un úl­ti­mo es­pa­cio que al­ber­ga la co­lec­ción per­ma­nen­te del fun­da­dor. El ob­je­ti­vo di­dác­ti­co es fun­da­men­tal pa­ra la fun­da­ción, y ca­da dos años se or­ga­ni­za aquí una bie­nal de jó­ve­nes crea­do­res y du­ran­te el curso es­co­lar se im­pul­sa des­de aquí un pro­gra­ma di­dác­ti­co di­ri­gi­do a las es­cue­las ru­ra­les de Mal­do­na­do.

Si­guien­do el li­to­ral en di­rec­ción a la cos­ta de Ro­cha se abren ca­si dos­cien­tos ki­ló­me­tros de pla­yas abier­tas a la desem­bo­ca­du­ra del Río de la Pla­ta y la mar océa­na e ilu­mi­na­das por cen­te­na­rios fa­ros que en su día alum­bra­ron nu­me­ro­sas historias de tem­pes­ta­des y nau­fra­gios. Pal­ma­res in­ter­mi­na­bles y si­len­cio­sos, la­gu­nas y pan­ta­nos re­bo­san­tes de fau­na au­tóc­to­na y sal­va­je, ca­mi­na­tas inaca­ba­bles por are­nas vír­ge­nes y du­nas ma­jes­tuo­sas que mu­tan de for­ma co­mo las ma­reas...

LA RE­PÚ­BLI­CA DE CA­BO PO­LO­NIO

En­tre las pla­yas más fa­mo­sas que le si­guen es­tán las de La Pa­lo­ma, la Pe­dre­ra, Punta del Dia­blo y Ca­bo Po­lo­nio. Me­jor di­cho la re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te de Ca­bo Po­lo­nio, ya que es­te in­só­li­to lu­gar pa­sa del pa­so del tiem­po y no so­por­ta que le or­de­nen. Sus ex­traor­di­na­rias pla­yas pre­fie­ren per­ma­ne­cer a la som­bra de la es­pe­cu­la­ción. El lu­gar si­gue sien­do un pue­blo de pes­ca­do­res don­de vi­ven fa­mi­lias to­do el año. Es­tá ale­ja­do del mun­do ci­vi­li­za­do, sin luz eléc­tri­ca ni agua co­rrien­te, y es ideal pa­ra des­co­nec­tar del mun­do mo­derno.

Los via­je­ros más ha­bi­tua­les del ca­bo (esen­cial­men­te tu­ris­mo jo­ven y aven­tu­re­ro) son esos a los que les atrae la in­tre­pi­dez. So­lo se pue­de lle­gar aquí en ca­mio­nes 4 x 4 que la mu­ni­ci­pa­li­dad ha dis­pues­to pa­ra ese fin, ya que a nin­gún vehícu­lo par­ti­cu­lar se le per­mi­te la en­tra­da. Sus du­nas blan­cas con­tras­tan con el co­lo­ri­do de las ca­sas de los pes­ca­do­res, ins­ta­la­das de for­ma caó­ti­ca y que exhiben ca­da una al­gu­na sor­pre­sa par­ti­cu­lar: al­ber­gues, ta­lle­res de ar­te­sa­nía, chi­rin­gui­tos…

Por otro la­do, las aguas que cir­cun­dan al Ca­bo Po­lo­nio tam­bién son muy es­pe­cia­les: cuen­tan con una gran reserva de lobos ma­ri­nos. És­tos son

ani­ma­les muy for­ma­les, se echan la sies­ta en las ro­cas pró­xi­mas a la cos­ta mi­ran­do siem­pre de reojo al fa­ro: una de las re­li­quias del pa­sa­do, y qui­zá la pie­za im­pres­cin­di­ble pa­ra el via­je­ro, pues su luz ro­dan­te no só­lo sir­ve de re­fe­ren­cia a los pes­ca­do­res, sino tam­bién al via­je­ro, pues cuan­do ano­che­ce no es fá­cil ubi­car­se.

Mu­chos crea­do­res uru­gua­yos se han sen­ti­do atraí­dos por el Po­lo­nio y han en­con­tra­do en él ins­pi­ra­ción. Qui­zá el ca­so más co­no­ci­do sea el de Jor­ge Drex­ler, que ha ti­tu­la­do su úl­ti­mo dis­co " 12 se­gun­dos de os­cu­ri­dad", jus­to el tiem­po que tar­da en gi­rar la luz del fa­ro y que de­ja a os­cu­ras el po­bla­do: “Un fa­ro pa­ra, só­lo de día/guía, mien­tras no de­je de gi­rar/no es la luz lo que im­por­ta en ver­dad/son los 12 se­gun­dos de os­cu­ri­dad.

En el Po­lo­nio el tiem­po se de­tie­ne y co­mo re­ti­ro no tie­ne com­pa­ra­ción. Per­der­se en­tre sus du­nas, de­jar­se aca­ri­ciar por la bri­sa, con­tem­plar atar­de­ce- res de co­lo­res im­po­si­bles, to­do ello ha­ce via­jar ha­cia den­tro y com­pren­der que qui­zás via­jar sea in­ten­tar re­co­brar los sue­ños de la in­fan­cia.

Las casas de los pes­ca­do­res es­con­den chi­rin­gui­tos, al­ber­gues y ta­lle­res de ar­te­sa­nía.

Ca­bo Po­lo­nio es un lu­gar ideal pa­ra des­co­nec­tar. Las pla­yas de are­na blan­ca con­tras­tan con el co­lo­ri­do de las casas, sin luz ni agua co­rrien­te, des­per­di­ga­das de for­ma caó­ti­ca.

La pren­sa in­ter­na­cio­nal ha de­fi­ni­do Uru­guay, si­tua­da al Es­te del río que le da nom­bre y al nor­te del Es­tua­rio del Pla­ta, co­mo "el país más 'co­ol' del mun­do".

DÓN­DE ES­TA­MOS: SUDAMÉRICA Cos­ta Nor­te del Es­tua­rio de la Pla­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.