Una pe­lí­cu­la del Oes­te

El ti­ro­teo más fa­mo­so del Far West tu­vo lu­gar en Tombs­to­ne, y es co­no­ci­do co­mo el due­lo de OK Co­rral. Fue en 1881, pe­ro has­ta hoy na­die ha po­di­do ol­vi­dar­lo. En par­te gra­cias al ci­ne, pe­ro tam­bién a que es­ta ciu­dad de Ari­zo­na ha con­ser­va­do los prin­ci­pa­les

Rutas del Mundo - - RUTAS EN SINGULAR - Ma­ri­sa Fer­nán­dez Ló­pez Pe­rio­dis­ta An­drés Ma­gai Seibt Fo­tó­gra­fo

Tombs­to­ne es una le­yen­da que el ci­ne ha ele­va­do a la ca­te­go­ría de mi­to, pe­ro tam­bién es pu­ra me­mo­ria his­tó­ri­ca del sal­va­je Oes­te. Es un lu­gar au­tén­ti­co, y pre­ci­so en el ma­pa, don­de su­ce­die­ron al­gu­nos de los epi­so­dios más im­por­tan­tes de la con­quis­ta del Oes­te. En­vuel­ta en mil y un re­la­tos de fo­ra­ji­dos, bus­ca­do­res de for­tu­na, ju­ga­do­res em­pe­der­ni­dos, tram­po­sos y char­la­ta­nes, fue es­ce­na­rio real de duelos co­mo el de OK Co­rral y es­ce­na­rio de la ri­va­li­dad en­tre Wyatt Earp y los her­ma­nos Clan­ton.

Lo­ca­li­dad del con­da­do de Co­chi­se, en el Es­ta­do de Ari­zo­na, en los Es­ta­dos Uni­dos, en Tombs­to­ne aún vi­ven, se­gún cuen­ta el úl­ti­mo cen­so, 1.580 ha­bi­tan­tes. Se en­cuen­tra a una ho­ra y me­dia en co­che des­de Tuc­son, a tra­vés del de­sier­to de So­no­ra, y es­tá ro­dea­da de cor­di­lle­ras en las que to­da­vía hoy pue­den ver­se nu­me­ro­sos ran­chos ga­na­de­ros y los res­tos de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra que le die­ron nom­bre y épi­ca.

La ciu­dad es tal cual el via­je­ro se la po­dría ima­gi­nar. Su centro his­tó­ri­co se ha res­tau­ra­do tal co­mo es­ta­ba a fi nes del si­glo XIX y, por eso, des­de el pri­mer mo­men­to en que se pi­sa Tombs­to­ne se en­tra en un lu­gar muy es­pe­cial, que con­ser­va la es­té­ti­ca y el es­pí­ri­tu de la epo­pe­ya que for­jó los Es­ta­dos Uni­dos. Tombs­to­ne es una au­tén­ti­ca pe­lí­cu­la del Oes­te.

EL SUE­ÑO DE ED SCHIEFFELI­N

A Tombs­to­ne se en­tra por Fre­mont Street, una de las ca­lles más co­no­ci­das. Aquí se en­cuen­tra el an­ti­guo ayun­ta­mien­to, las ca­sas de los Earp y los es­ta­blos, y en la es­qui­na con la ca­lle ter­ce­ra, el lu­gar don­de co­men­zó el ti­ro­teo. La ciu­dad es una gran cua­drí­cu­la, se­gún se edi­fi­ca­ban las ciu­da­des del si­glo XIX du­ran­te la co­lo­ni­za­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Por ello re­sul­ta fá­cil mo­ver­se en ella.

Ba­jan­do por la ca­lle se­gun­da, se en­cuen­tra otra de las prin­ci­pa­les ar­te­rias de Tombs­to­ne en su épo­ca de ma­yor es­plen­dor. Es Allen Street, don­de tu­vo lu­gar la par­te más destacada de los en­fren­ta­mien­tos en­tre los Clan­ton y los Earp. Un po­co más allá se ha­llan las ca­lles ter­ce­ra y cuar­ta, don­de se ubi­ca el fa­mo­so so­lar de OK Co­rral y, si­guien­do por Allen Street se pa­sa por los lu­ga­res don­de Vir­gil y Mor­gan Earp re­ci­bie­ron los dis­pa­ros. En es­ta ca­lle tam­bién se en­cuen­tran el tea­tro Bird Ca­ge y el Orien­tal Sa­loon. En la ac­tua­li­dad, mu­chos de es­tos lo­ca­les se han re­con­ver­ti­do en cen­tros tu­rís­ti­cos, mu­seos y co­mer­cios en los que el vi­si­tan­te, ade­más de fa-

mi­liari­zar­se con la his­to­ria de Tombs­to­ne, pue­de ver di­fe­ren­tes es­pec­tácu­los am­bien­ta­dos en la épo­ca.

Tombs­to­ne na­ció co­mo asen­ta­mien­to mi­ne­ro. Cuen­tan allí que, en 1878, un tal Ed Schieffeli­n que se en­con­tra­ba en Cam­po Hua­chu­ca, en Ari­zo­na, con ga­nas de ex­plo­rar la zo­na le co­men­tó a un sol­da­do del des­ta­ca­men­to que ha­bía oí­do con­ver­sar a di­ver­sos na­ti­vos so­bre la ri­que­za mi­ne­ra de las monta­ñas ve­ci­nas. El sol­da­do le pre­vino del ries­go de ir allí y em­pe­zar a ex­ca­var ga­le­rías sub­te­rrá­neas, e in­clu­so le ad­vir­tió que allí só­lo en­con­tra­ría su lá­pi­da ( tombs­to­ne, en in­glés). La zo­na no es­ta­ba bajo con­trol del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, to­da­vía la ocu­pa­ban los apa­ches, y pe­se a las ad­ver­ten­cias del sol­da­do, el co­lono se des­pla­zó has­ta el lu­gar. Ed Schieffeli­n te­nía ra­zón, y lle­gó a des­cu­brir una au­tén­ti­ca mi­na de pla­ta. Ade­más, lla­mó “lá­pi­da” al lu­gar don­de se to­pó con el pri­mer fi lón del mi­ne­ral, por des­pe­cho a aquel sol­da­do que q le ha­bía ad­ver­ti­do que en esa tie­rra ári­da úni­ca­men úni­ca­men­te en­con­tra­ría su pro­pia tum­ba.

Dos años año des­pués, ya cre­cía allí un cam­pa­men­to mi­ne­ro que con­ta­ba con al­gu­nos pre­ca­rios co­mer­cios que pro­veían de co­mes­ti­bles y he­rra­mien­tas a los so­ña­do­res y op opor­tu­nis­tas que se ha­bían acer­ca­do al lu­gar. En una dé­ca­da, d el acan­to­na­mien­to im­pro­vi­sa­do se con­vir­tió en una au­tén­ti­ca lo­ca­li­dad de 15.000 ha­bi­tan­tes, c con sus ca­lles re­gla­das, sus tien­das y sa­lo­nes, sus ser­vi­cios serv de aten­ción sa­ni­ta­ria, cin­co pe­rió­di­cos (in­clui­do (in­cluid The Epi­taph, que to­da­vía se edi­ta), su co­mi­sa­ría de po­li­cía y al­gu­nos de los me­jo­res tea­tros del Oes­te. E in­clu­so, cuan­do el fi­lón mi­ne­ro se ago­tó en el pri­me pri­mer ter­cio del si­glo XX, Tombs­to­ne so­bre­vi­vió a la ra­zón de su exis­ten­cia y se trans­for­mó con el pa­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.