LA TRA­DI­CIÓN MO­NÁS­TI­CA EN EN EL EGEO

Rutas del Mundo - - LA BRÚJULA DE ULISES IDEAS PARA VIAJAR -

Los cris­tia­nos del Im­pe­rio Ro­mano de Orien­te siem­pre op­ta­ron por vi­vir su fe de ma­ne­ra más in­di­vi­dual que sus her­ma­nos de Oc­ci­den­te. Por eso siem­pre hu­bo allí más ere­mi­tas y más de­vo­tos col­ga­dos en las al­tu­ras que en nues­tras ori­llas del Me­di­te­rrá­neo. Por es­ta mis­ma ra­zón tam­bién las ca­pi­llas or­to­do­xas son ge­ne­ral­men­te más pe­que­ñas que las ca­tó­li­cas, e in­clu­so mu­chas so­lo tie­nen un uso fa­mi­liar.

En Orien­te exis­te asi­mis­mo más tra­di­ción de mo­nas­te­rios dis­per­sos y ais­la­dos (he ahí los ejem­plos de At­hos, Me­teo­ra o Sü­me­la) que en Oc­ci­den­te, don­de con­ven­tos y aba­días han desa­rro­lla­do tra­di­cio­nal­men­te una fun­ción más eco­nó­mi­ca, so­cial y cul­tu­ral con sus te­rri­to­rios li­mí­tro­fes. Otra de las gran­des di­fe­ren­cias en­tre la Igle­sia Or­to­do­xa y la Ca­tó­li­ca (más allá de los dog­mas) es que la pri­me­ra no tie­ne ór­de­nes in­ter­nas, ni tam­po­co es pro­pie­ta­ria de es­cue­las u hos­pi­ta­les, ni se ha de­di­ca­do a la­bo­res de apo­yo a la co­mu­ni­dad más allá de las con­fe­sio­na­les. Pe­se a to­do, no de­be ol­vi­dar­se que du­ran­te la ocu­pa­ción oto­ma­na de Gre­cia la Igle­sia or­to­do­xa fue la gran re­ser­va es­pi­ri­tual de la len­gua grie­ga y su prin­ci­pal mo­tor iden­ti­ta­rio (has­ta ha­ce po­cos años ser grie­go y or­to­do­xo era in­trín­se­co).

Es­te ma­yor mis­ti­cis­mo del mun­do or­to­do­xo fren­te al ca­tó­li­co no se con­tra­di­ce con la im­por­tan­te in­fluen­cia po­lí­ti­ca y so­cial que tra­di­cio­nal­men­te ha te­ni­do (y tie­ne) la Igle­sia or­to­do­xa en la so­cie­dad. Des­de los mis­mos orí­ge­nes del Cris­tia­nis­mo los pre­la­dos or­to­do­xos han es­ta­do siem­pre jun­to al po­der, ya fue­ra jun­to al Em­pe­ra­dor (o el zar en el ca­so de Ru­sia) o al Es­ta­do mo­derno. Pe­ro nun­ca han in­ten­ta­do subs­ti­tuir­lo. En cam­bio, en Oc­ci­den­te, el obis­po de Ro­ma pa­só a re­em­pla­zar al Em­pe­ra­dor cuan­do és­te des­apa­re­ció; mu­chos obis­pos de­vi­nie­ron con­des y se­ño­res feu­da­les, e in­clu­so to­da­vía hoy un nun­cio es co-prín­ci­pe de un país in­de­pen­dien­te, An­do­rra. Una fi­gu­ra inima­gi­na­ble en Gre­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.