IS­LAS OR­CA­DAS Es­co­cia des­co­no­ci­da

Azo­ta­do por el mar del Nor­te, re­ga­do a me­nu­do por tem­po­ra­les, de­co­ra­do con un per­ma­nen­te man­to de co­lor ver­de se si­túa el ar­chi­pié­la­go de las Or­ca­das, una tie­rra es­co­ce­sa que con­ser­va to­da­vía mu­chos de los se­cre­tos de la vie­ja Ca­le­do­nia y al­gu­nas de las c

Rutas del Mundo - - EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO SLOW TRAVEL - Al­fons Ro­drí­guez Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Es un mo­men­to in­quie­tan­te. To­do es­tá le­jos de aquí. El via­je­ro se sien­te em­pe­que­ñe­ci­do, co­mo un ser di­mi­nu­to in­ten­tan­do abrir­se pa­so por en­tre gi­gan­tes­cos gui­ja­rros os­cu­ros de aque­lla pla­ya, le­ja­na y ol­vi­da­da. Al fon­do, los enor­mes acan­ti­la­dos di­bu­ja­ban un te­lón im­po­nen­te, azo­ta­dos por un mar abru­ma­dor y ru­gien­te. Aquel pe­da­zo de tie­rra sal­va­je, gol­pea­do por las vio­len­tas

Se prac­ti­ca un ex­tra­ño jue­go de pe­lo­ta que tie­ne co­mo can­cha to­das las ca­lles de la ca­pi­tal de las Or­ca­das, in­clui­dos te­ja­dos e in­te­rio­res.

olas del mar del Nor­te, es uno de los lu­ga­res más alucinantes que se pue­dan con­tem­plar en el Pla­ne­ta. Tal lu­gar se ha­lla en la cos­ta nor­te de la is­la de Hoy, en la im­prac­ti­ca­ble y hos­til pla­ya de Rac-kwick, a los pies de los acan­ti­la­dos de Saint John’s Head. En las is­las Or­ca­das, en Es­co­cia.

ONI­RIS­MO AZO­TA­DO POR EL VIEN­TO

Ape­nas cuen­tan con vein­te mil ha­bi­tan­tes que ocu­pan un to­tal de 990 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en unas 70 is­las e is­lo­tes es­par­ci­dos por el mar. Así son las Or­ca­das, so­li­ta­rias, más allá del nor­te de Es­co­cia. Un te­rri­to­rio ex­tre­mo, azo­ta­do por el vien­to y el mar, que cuan­do se re­co­rre pa­re­ce des­cu­brir­se an­te el via­je­ro co­mo por pri­me­ra vez, co­mo si nun­ca an­tes otros lo hu­bie­ran tran­si­ta­do.

Pe­ro no hay que exa­ge­rar. Al mis­mo tiem­po, es­tas is­las ofre­cen una na­tu­ra­le­za sua­ve y de for­mas ase­qui­bles. Al­gu­nas vie­jas ca­sas de la­bran­za ais­la­das y dis­per­sas con­si­guen dar una ima­gen de le­tar­go y paz a al­gu­nas de sus pos­ta­les, qui­zá al­go pro­pio de los le­ja­nos ma­res del Sur, pe­ro en el mar del Nor­te. Ade­más, el par­co te­rri­to­rio de las Or­ca­das ofre­ce la ma­yor con­cen­tra­ción de si­tios prehis­tó­ri­cos de Eu­ro­pa, con mu­ros que lle­van cin­co mil años aguan­tan­do el in­sis­ten­te en­vi­te del vien­to.

La is­la prin­ci­pal tie­ne un nom­bre muy pre­ten­cio­so: Main­land, pues­to que só­lo Kirk­wall, la ca­pi­tal, pue­de ser un tan­to ani­ma­da, con co­mer­cios y al­go de ac­ti­vi­dad noc­tur­na. Aún y así, a las Or­ca­das se vie­ne a otra co­sa: a dis­fru­tar re­la­ja­da­men­te de un lu­gar úni­co en el con­ti­nen­te eu­ro­peo por su at­mós­fe­ra de úl­ti­ma fron­te­ra. De las se­ten­ta is­las que com­po­nen el ar­chi­pié­la­go só­lo die­ci­sie­te es­tán ha­bi­ta­das. Las más in­tere­san­tes son las is­la de Hoy, Bu­rray, South Ro­nald­say, Rou­say y so­bre to­do la men­cio­na­da Main­land. To­das muy cer­ca­nas en­tre sí y bien co­nec­ta­das.

En Kirk­wall, una vi­lla con mil años de an­ti­güe­dad, to­do se al­za al­re­de­dor de la Ca­te­dral de Saint Mag­nus, con un par de palacios cer­ca­nos que fue­ron

pro­pie­dad del con­de Pa­trick Ste­wart y del obis­po Gui­ller­mo el Vie­jo res­pec­ti­va­men­te. En sus cer­ca­nías, unos cuan­tos ca­lle­jo­nes con ai­res nór­di­cos sir­ven aho­ra de cen­tro his­tó­ri­co. En Na­vi­dad y Año Nue­vo se uti­li­zan co­mo can­cha de un lo­co jue­go co­no­ci­do co­mo The Ba’, un de­por­te de pe­lo­ta en el que dos equi­pos in­ten­tan mar­car un gol a lo lar­go de ho­ras y por to­do el pue­blo. Sin nor­mas, pues in­clu­so los in­te­rio­res de las ca­sas y los te­ja­dos for­man par­te del te­rreno en el que dispu­tar­se el ba­lón.

En Lamb Holm se al­za una cu­rio­sa ca­pi­lla ita­lia­na cons­trui­da por pri­sio­ne­ros de la II Gue­rra Mun­dial.

Pa­sar de una is­la a otra ca­si se lle­va a ca­bo sin no­tar­lo. Ca­rre­te­ras y puen­tes cru­zan so­bre la es­ca­sa pro­fun­di­dad de las aguas in­te­rio­res con ab­so­lu­ta dis­cre­ción. Así pues, al­can­zar el tér­mino de South Ro­nald­say des­de la ca­pi­tal del ar­chi­pié­la­go es cues­tión de po­cos mi­nu­tos. De ca­mino y a la de­re­cha de la ca­rre­te­ra se abre la bahía de Sca­pa Flow. Es­te puer­to na­tu­ral, uno de los más gran­des del mun­do, ha te­ni­do un im­por­tan­te pa­pel en la his­to­ria na­val des­de tiem­pos muy an­ti­guos. En él fon­dea­ron pri­me­ro las na­ves vi­kin­gas, lue­go na­víos de la Pri­me­ra y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y en la ac­tua­li­dad atra­can bar­cos de la OTAN.

En es­ta zo­na, al sur de Main­land, se al­za una c cu­rio­sa igle­sia en el is­lo­te de Lamb Holm. Una ca­pi­lla ita­lia­na que es lo úni­co que que­da en pie de un cam­po de pri­sio­ne­ros ita­liano de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Fue cons­trui­da por los pro­pios re­clu­sos en su tiem­po li­bre y es un au­tén­ti­co alar­de de in­ge­nio y ta­len­to de cier­to es­ti­lo naïf. Ya en la is­la de South Ro­nald­say pa­re­ce im­pres­cin­di­ble vi­si­tar la Tum­ba de las Águi­las. Una cá­ma­ra fu­ne­ra­ria de cin­cuen­ta si­glos de an­ti­güe­dad des­cu­bier­ta y ges­tio­na­da por un gran­je­ro de la is­la. Pa­re­ce ser que el mé­to­do de en­te­rra­mien­to en el lu­gar era si­mi­lar al de los maz zdeís­tas de la an­ti­gua Per­sia, es de­cir, que de­ja­ban los cuer­pos a mer­ced de las aves pa­ra que es­tas lim­pia­ran el es­que­le­to de car­ne an­tes de ser se­pul­ta­do. Pe­ro si el via­je ha de ser al pa­sa­do, me­jor vi­si­tar la par­te nor­te y oes­te de Main­land.

LOS AL­BO­RES DE EU­RO­PA

Pon­ga­mos que nos alo­ja­mos en la lo­ca­li­dad de Strom­ness. Es­te se­ría el pun­to ideal des­de el que pi­vo­tar pa­ra rea­li­zar una se­rie de in­tere­san­tes vi­si­tas a los ya­ci­mien­tos de es­ta par­te de la is­la. Es­ta ciu­dad tam­bién fue un im­por­tan­te asen­ta­mien­to vi­kin­go y su cen­tro se di­bu­ja es­ca­so jun­to al puer­to. Con una at­mós­fe­ra que de­be ha­ber cam­bia­do muy po­co des­de el si­glo XVIII, con ca­lle­jo­nes es­tre­chos, fon­das o pubs de am­bien­te por­tua­rio.

Cer­ca de la al­dea de Sten­ness, ubi­ca­da a ori­llas del la­go del mis­mo nom­bre, exis­te un buen nú-

Maes Ho­we es un tú­mu­lo fu­ne­ra­rio prehis­tó­ri­co don­de hay graf­fi­tis vi­kin­gos del si­glo XII.

me­ro de ya­ci­mien­tos mve prehis­tó­ri­cos que de­ben ser vi­si­ta­dos. Maes Ho­we es un tú­mu­lo fu­ne­ra­rio úni­co en el mun­do cons­trui­do con trein­ta to­ne­la­das de pie­dra, por cu­ya en­tra­da pe­ne­tran los ra­yos so­la­res del sols­ti­cio de in­vierno ilu­mi­nan­do la cá­ma­ra. Hay que fi­jar­se en una asom­bro­sa cu­rio­si­dad; los graf­fi­tis vi­kin­gos del si­glo XII que hay en sus pa­re­des in­te­rio­res. Aque­llos que crean en la fuer­zas te­lú­ri­cas de la na­tu­ra­le­za de­ben pa­rar en un lu­gar lla­ma­do Ring of Brod­gar, un gran círcu­lo de men­hi­res co­lo­ca­dos allí ha­ce unos 4.500 años. Otro ani­llo si­mi­lar pe­ro más pe­que­ño se ha­lla en la mis­ma ca­rre­te­ra de Sten­ness, el lla­ma­do Ring of Sten­ness.

Al re­co­rrer el in­te­rior de es­tas is­las uno no pue­de evi­tar caer en una es­pe­cie de en­sue­ño pro­vo­ca­do por las es­pi­gas de tri­go y ce­ba­da me­ci­das por los

Los lu­ga­re­ños ase­gu­ran que los fan­tas­mas aún ha­bi­tan Skaill Hou­se, una man­sión cer­ca de Ska­ra Brae, el lu­gar más mí­ti­co de las Or­ca­das.

cons­tan­tes vien­tos, en oca­sio­nes bri­sas más tran­qui­las. El sol re­fle­ja sus ra­yos en los to­nos de ver­de, ama­ri­llo y ocre y re­ver­be­ra en una suer­te de des­lum­bran­te es­pe­jo de for­mas im­pre­ci­sas. La ban­da so­no­ra de to­do es­to sue­le ser el ru­gir del océano y el gol­peo de las olas en la ori­lla pe­dre­go­sa.

Hay que ir has­ta la cos­ta es­te de la is­la, con vis­tas al in­men­so océano Atlán­ti­co, pa­ra com­ple­tar nues­tro via­je al pa­sa­do. Ska­ra Brae es el asen­ta­mien­to de la Edad de Pie­dra me­jor con­ser­va­do de Eu­ro­pa. Su an­ti­güe­dad su­pera la de lu­ga­res mí­ti­cos co­mo las Pi­rá­mi­des de Egip­to, Sto­nehen­ge o Ba­bi­lo­nia. Des­de el ya­ci­mien­to se di­vi­sa una an­ti­gua man­sión en el ho­ri­zon­te cer­cano, la Skaill Hou­se, cons­trui­da ha­ce unos 400 años y que per­te­ne­ció al des­cu­bri­dor de Ska­ra Brae. Los lu­ga­re­ños ase­gu­ran que los fan­tas­mas ha­bi­tan la ca­sa y que ex­tra­ños rui­dos y vo­ces se pue­den es­cu­char en­tre sus pa­re­des.

LAS IS­LAS DE MÁS AL NOR­TE

Otra de las is­las im­por­tan­tes es la lla­ma­da Hoy – al­ta en gaé­li­co–. Es la más pa­re­ci­da a Es­co­cia si nos fi­ja­mos en sus pai­sa­jes, con pá­ra­mos y cos­tas es­car­pa­das. Uno de los mí­ti­cos acan­ti­la­dos de Gran Bre­ta­ña, el de Saint John’ s Head, con 346 me­tros de al­tu­ra, se ha­lla en su cos­ta nor­te. Otro de los lu­ga­res que no se de­ben pa­sar por al­to es el

ris­co co­no­ci­do co­mo Old Man of Hoy –El Vie­jo de Hoy–, de 137 me­tros de al­tu­ra. Se­ría ideal al­can­zar a con­tem­plar­lo tras una es­pec­ta­cu­lar ca­mi­na­ta des­de Rack­wick. En es­ta par­te de Sca­pa Flow hay un mu­seo na­val acon­se­ja­ble pa­ra nos­tál­gi­cos que me­re­ce la pe­na vi­si­tar.

Las is­las del nor­te si­guen ofre­cien­do in­nu­me­ra­bles ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos e in­clu­so pla­yas de blan­cas are­nas, ap­tas pa­ra los que no se de­jen ame­dren­tar por las frías aguas del Atlán­ti­co nor­te. Pe­que­ñas ín­su­las de nom­bres evo­ca­do­res co­mo Egil­say, Wy­re, Stron­say, Eday, San­day, North Ro­nald­say, Pa­pa Wes­tray o Wes­tray. Lu­ga­res don­de per­der­se por una tem­po­ra­da o por to­da una vi­da. Lu­ga­res don­de Tie­rra y Océano se unen en una sim­bio­sis sal­va­je y pri­mi­ge­nia.

En Kirk­wall, la ca­pi­tal de las Or­ca­das, to­do gi­ra en torno a la ca­te­dral de Saint Mag­nus.

DÓN­DE ES­TA­MOS: Mar del Nor­te Es­co­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.