El país de los la­gos

Con más de 400.000 la­gos ca­ta­lo­ga­dos, la pro­vin­cia de Que­bec es la re­gión más ex­ten­sa de to­da Ca­na­dá. Su red de par­ques na­cio­na­les y re­ser­vas na­tu­ra­les (al­gu­nas de la Bios­fe­ra) es un pa­raí­so pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za. Un re­co­rri­do por es­ta ma­jes­tu

Rutas del Mundo - - UN MUNDO POR DESCUBRIR - Nuria Ló­pez To­rres Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fa

Por su des­ta­ca­do ca­rác­ter fran­có­fono y su es­pí­ri­tu eu­ro­peo, la pe­cu­liar Que­bec mar­ca una cla­ra di­fe­ren­cia res­pec­to del res­to de pro­vin­cias ca­na­dien­ses. Los que­be­quen­ses son apa­sio­na­dos, y bas­ta con sa­car el te­ma del su iden­ti­dad pa­ra po­der­lo com­pro­bar. La vi­da se to­ma aquí a pe­que­ños sor­bos de ca­fé noir y ani­ma­das char­las con la fa­mi­lia o los ami­gos. Los ha­bi­tan­tes de La Be­lle Pro­vin­ce con­si­de­ran, ade­más, que la exis­ten­cia es de­ma­sia­do bre­ve pa­ra el vino ba­ra­to, la co­mi­da in­sí­pi­da y la ro­pa sin gra­cia. En de­fe­ni­ti­va, en Que­bec se ha sa­bi­do con­ju­gar de for­ma ma­gis­tral las in­fluen­cias de las di­fe­ren­tes cul­tu­ras que han con­for­ma­do su pe­cu­liar for­ma de ser: la Amé­ri­ca na­tal, la Fran­cia de sus abue­los, el Ca­na­dá tan fa­mi­liar.

Pe­ro no só­lo los que­be­quen­ses son hi­jos de sus raí­ces cul­tu­ra­les, tam­bién de una geo­gra­fía des­co­mu­nal y sal­va­je que han con­tri­bui­do a for­jar el ca­rác­ter de sus ha­bi­tan­tes. Con más de 400.000 la­gos ca­ta­lo­ga­dos, Que­bec es, sin du­da, un im­nen­so pa­rai­so na­tu­ral.

La re­gión más ex­ten­sa de Ca­na­dá es to­da ella gran­dio­sa y su­per­la­ti­va, in­clu­so sus tem­pe­ra­tu­ras, que en seis me­ses pa­san de los - 30 ºC gra­dos ba­jo ce­ro, en los me­ses de in­vierno, a los 30 ºC en los cá­li­dos me­ses de ve­rano. El go­bierno de Que­bec aún re­ga­la tie­rras a quie­nes se lan­zan a co­lo­ni­zar las áreas más sep­ten­trio­na­les de la pro­vin­cia, la zo­na que ro­dea la bahía de Hud­son, per­te­ne­cien­te al Océano Ár­ti­co, y que por su ta­ma­ño es un ver­da­de­ro mar in­te­rior. Pe­ro la du­re­za cli­má­ti­ca del lu­gar y las des­co­mu­na­les dis­tan­cias son dos fuer­tes ra­zo­nes pa­ra des­alen­tar a cual­quie­ra. Por eso, con­for­me nos des­pla­za­mos ha­cia el nor­te y nos aden­tra­mos en el in­te­rior, la red de ca­rre­te­ras va des­apa­re­cien­do pau­la­ti­na­men­te, te­nien­do que sus­ti­tuir­se en al­gu­nos ca­sos el co­che por el hi­dro­avión. És­te se con­vier­te en el úni­co me­dio de trans­por­te prác­ti­co en más de las dos ter­ce­ras par­tes de la re­gión. Ya en 1936, el pri­mer mi­nis­tro Wi­lliam Lyon di­jo: “Al­gu­nos paí­ses tie­nen de­ma­sia­da his­to­ria; no­so­tros te­ne­mos de­ma­sia­da geo­gra­fía”.

Es im­po­si­ble no sen­tir­se so­bre­co­gi­do por la gran­dio­si­dad, los es­pa­cios abier­tos y la na­tu­ra­le­za sal­va­je del Que­bec. El via­je­ro com­pren­de rá­pi­da­men­te por qué aquí hay una fuer­te con­cien­cia eco­ló­gi­ca y me­dioam­bien­tal. Uno se sien­te pe­que­ño y se so­me­te al in­du­da­ble po­der que ejer­ce la na­tu­ra­le­za. Una vez que el

via­je­ro ha­ya com­pren­di­do es­ta re­la­ción de fuer­zas, se en­con­tra­rá con el es­pí­ri­tu y el áni­mo ade­cua­dos pa­ra ini­ciar su pe­ri­plo por es­ta es­pec­ta­cu­lar tie­rra de Amé­ri­ca del Nor­te.

DE RU­TA POR LOS PAR­QUES NA­TU­RA­LES

Que­bec cuen­ta con una im­por­tan­te red de par­ques na­cio­na­les y re­ser­vas de la bios­fe­ra, dis­tri­bui­dos a lo lar­go de sus cer­ca de 1.600.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie. Su­bien­do por la Trans- Canada High­way ( Hwy 20) has­ta la lo­ca­li­dad de Ta­dous­sac, en la ori­lla nor­te del mí­ti­co río San Lo­ren­zo, se lo­ca­li­zan al­gu­nos de los más in­tere­san­tes de la re­gión.

El pri­me­ro de ellos es el Par­que Na­cio­nal de Mont Trem­blant, ubi­ca­do en Les Lau­ren­ti­des. Es el más

400 la­gos y seis gran­des ríos rie­gan el ma­yor y más an­ti­guo de los par­ques na­cio­na­les de Que­bec, Mont Trem­blant, con 1.510 km2.

gran­de y an­ti­guo de la red de par­ques na­cio­na­les de Que­bec, y fue inau­gu­ra­do en 1894. Con seis gran­des ríos y 400 la­gos dis­tri­bui­dos a lo lar­go de sus 1.510 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, la me­jor for­ma de re­co­rrer­lo es en ca­noa, pi­ra­gua o ka­yak. Otra op­ción (es­ta só­lo via­ble en los me­ses de ve­rano, ya que el res­to del año es­tos her­mo­sos la­gos se con­vier­ten en gran­des pis­tas de pa­ti­na­je na­tu­ra­les) es acam­par a la ori­lla de uno de sus so­li­ta­rios la­gos y con­ver­tir la ex­pe­rien­cia en una co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za sal­va­je de es­tos pa­ra­jes. Una es­ca­pa­da a la paz y el si­len­cio.Y un buen ejem­plo de ello es la cas­ca­da del Dia­blo, ubi­ca­da en la zo­na más con­cu­rri­da del par­que, un lu­gar es­tu­pen­do don­de su­mer­gir­se en sus aguas pu­ras y cris­ta­li­nas. Un au­tén­ti­co spa na­tu­ral con vis­tas in­me­jo­ra­bles.

“Tú eres la fau­na de es­te par­que”, re­za uno de los mu­chos le­tre­ros in­for­ma­ti­vos que se pue­den leer a la en­tra­da del par­que. Nos re­cuer­da que so­mos no­so­tros los in­tru­sos y que de­be­mos de te­ner el má­xi­mo de res­pe­to por sus mo­ra­do­res ha­bi­tua-

QUE­BEC Y EL CIR­QUE DU SO­LEIL

En 1984 la ciu­dad de Que­bec vio na­cer el nue­vo cir­co con­tem­po­rá­neo de la mano de los ar­tis­tas ca­lle­je­ros Guy La­li­ber­té y Da­niel Gaut­hier. Se­gún ha con­ta­do en di­ver­sas oca­sio­nes La­li­ber­té, el ori­gen del nom­bre de “El Cir­que du So­leil” ( El cir­co del sol) se re­mon­ta a una de las me­jo­res pues­tas de sol que pu­do con­tem­plar en un via­je a la is­la de Ha­wai. Esa pues­ta de sol ins­pi­ró a Guy La­li­ber­té pa­ra crear una nue­va for­ma de en­ten­der el má­gi­co uni­ver­so del cir­co. Un es­pec­tácu­lo sin ani­ma­les don­de el en­fo­que tea­tral de los per­so­na­jes fue­se el pun­to fuer­te. Es­ce­no­gra­fías ma­gis­tra­les. Mon­ta­jes im­po­si­bles. Un fes­tín pa­ra los sen­ti­dos.

El Cir­que du So­leil es­tre­nó es­pec­tácu­lo por pri­me­ra vez coin­ci­dien­do con las ce­le­bra­cio­nes que la ciu­dad de Que­bec or­ga­ni­zó pa­ra el 450 ani­ver­sa­rio del des­cu­bri­mien­to del Ca­na­dá por Jac­ques Car­tier, y así “Le Grand Tour du Cir­que du So­leil” - que en un prin­ci­pio fue con­ce­bi­do co­mo un es­pec­tácu­lo de un año de du­ra­ción- ini­ció su exi­to­sa tra­yec­to­ria por tie­rras que­be­que­ses. Des­pués de trein­ta años, vein­ti­dós es­pec­tácu­los pro­du­ci­dos y ex­hi­bi­dos en más de dos­cien­tas cin­cuen­ta ciu­da­des de los cin­co con­ti­nen­tes, y cin­co mil em­plea­dos en to­do el mun­do, se ha con­ver­ti­do en el gran cir­co con­tem­po­rá­neo de re­fe­ren­cia.

To­dos los ve­ra­nos el ayun­ta­mien­to de la ciu­dad de Que­bec, den­tro de su pro­gra­ma­ción de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, pro­mo­cio­na uno de los es­pec­tácu­los del Cir­que du So­leil. Los que­be­que­ses y los vi­si­tan­tes de la ciu­dad pue­den dis­fru­tar así, de for­ma gra­tui­ta, del mun­do má­gi­co que ca­da no­che de ve­rano es­ce­ni­fi­can los ar­tis­ta. El cir­co se en­cuen­tra ins­ta­la­do ba­jo unas es­truc­tu­ras de hor­mi­gón que sos­tie­nen al­gu­nas de las vías cen­tra­les de la ciu­dad. A las ocho de la tar­de, en un go­teo con­ti­nuo de gen­te, los es­pec­ta­do­res van lle­gan­do al re­cin­to. Los más ade­lan­ta­dos con­si­guen po­si­cio­nar­se a pie de pa­sa­re­la, don­de prác­ti­ca­men­te pue­den to­car a los ar­tis­tas. A las nue­ve en pun­to co­mien­za el es­pec­tácu­lo y las mi­les de per­so­nas allí con­gre­ga­das, ba­jo un en­torno po­co con­ven­cio­nal, se de­jan arras­trar al má­gi­co uni­ver­so del cir­co y sus su­rrea­lis­tas per­so­na­jes. Lu­ces, mú­si­ca y efec­tos vi­sua­les y de so­ni­do lo en­vuel­ven to­do e hip­no­ti­zan a los pre­sen­tes du­ran­te una ho­ra.

El bu­có­li­co pue­blo de North Hatley, en Les Lau­ren­ti­des, cuen­ta con res­tau­ran­tes con vis­tas al ca­nal.

les. Es­te par­que cons­ti­tu­ye el há­bi­tat de más de dos­cien­tas es­pe­cies de aves, así co­mo tam­bién de cas­to­res, cier­vos, al­ces, osos, zo­rros y lo­bos, y un gran nú­me­ro de an­fi­bios. Por lo ge­ne­ral los ani­ma­les sue­len es­con­der­se de los hu­ma­nos, y no es fá­cil avis­tar a los gran­des de­pre­da­do­res sin la ayu­da de un guía, pe­ro siem­pre hay que te­ner cui­da­do y to­mar al­gu­nas me­di­das mí­ni­mas de se­gu­ri­dad.

Un po­co más al nor­te se en­cuen­tra el Par­que Na­cio­nal de la Mau­ri­cio, una de las zo­nas más des­co­no­ci­das, a pe­sar de ser un pun­to es­tra­té­gi­co a me­dio ca­mino en­tre las ciu­da­des de Mon­treal y Que­bec. Es­te par­que se creó en 1970 pa­ra pro­te­ger par­te de los bos­ques que la in­dus­tria pa­pe­le­ra es­ta­ba des­tru­yen­do. Y hu­bie­ra si­do un cri­men que es­tos es­pec­ta­cu­la­res pa­ra­jes des­apa­re­cie­ran. Osez­nos co­rre­tean­do en­tre bos­ques de abe­du­les, ar­ces y ála­mos cuan­do el oto­ño nos ofre­ce su más am­plia y be­lla pa­le­ta de co­lo­res con­for­man unas de las es­ce­nas que el via­je­ro pa­cien­te pue­de lle­gar a con­tem­plar en la Mau­ri­cie.

Su­bien­do por la ca­rre­te­ra 155, a unos 350 ki­ló­me­tros, y bor­dean­do el ma­jes­tuo­so La­go Saint Jean, se lle­ga al Par­que Na­cio­nal de la Poin­te-Tai­llon. Si­tua­do en una lar­ga pe­nín­su­la are­no­sa, que cons­ti­tu­ye una gran par­te del del­ta del río Pé­ri­bon­ka, Poin­te-Tai­llon es to­tal­men­te di­fe­ren­te al res­to de par­ques que pue­den en­con­trar­se. Aquí no se en­cuen­tran es­pec­ta­cu­la­res mon­ta­ñas ni pro­fun­dos va­lles, pe­ro sí una mul­ti­tud de há­bi­tats acuá­ti­cos con­for­ma­dos por es­tan­ques, ma­ris­mas y pan­ta­nos, con una ri­ca y va­ria­da fau­na y dón­de los re­yes por ex­ce­len­cia son los al­ces y los cas­to­res.

El La­go Saint Jean, con sus 1.076 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, es el ter­cer la­go más gran­de de Que­bec, y sus aguas ali­men­tan el fior­do del río San­gue­nay. Sus 100 ki­ló­me­tros de li­to­ral se ex­tien­den des­de la lo­ca­li­dad de Chi­cou­ti­mi has­ta la pin­to­res­ca Ta­dous­sac, y en es­te tra­mo el via­je­ro pue­de dis­fru­tar del im­pre­sio­nan­te Par­que Na­cio­nal del Fior­do de San­gue­nay, uno de los me­jo­res es­pec­tácu­los que la na­tu­ra­le­za de Que­bec pue­de ofre­cer. For­ma­do du­ran­te la úl­ti­ma gla­cia­ción, es­te fior­do es el más me­ri­dio­nal del he­mis­fe­rio nor­te. De sus aguas os­cu­ras se eri­gen acan­ti­la­dos de más de qui­nien­tos

El cau­dal del río San Lo­ren­zo es tan gran­de que la su­per­fi­cie nun­ca lle­ga a con­ge­lar­se por com­ple­to.

me­tros de al­tu­ra. Es­te ma­jes­tuo­so en­cla­ve hay que re­co­rrer­lo a pie pe­ro no se pue­de de­jar de ex­plo­rar des­de al­guno de los bar­cos que ofre­cen pa­seos en los me­ses de ve­rano.

EL MÍ­TI­CO RÍO SAN LO­REN­ZO

El río San Lo­ren­zo es la “au­to­pis­ta flu­vial” que co­mu­ni­ca los Gran­des La­gos ( la ma­yor re­ser­va de agua dul­ce lí­qui­da del Pla­ne­ta) con el océano Atlán­ti­co en el Gol­fo de San Lo­ren­zo. Es tan gran­de su gran cau­dal que la su­per­fi­cie del río nun­ca se lle­ga a con­ge­lar por com­ple­to. Su pri­mer tra­mo es la fron­te­ra na­tu­ral en­tre Es­ta­do Uni­dos y Ca­na­dá. Na­ce en el La­go On­ta­rio, en la pro­vin­cia del mis­mo nom­bre, y tras 3.000 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do desem­bo­ca en el Atlán­ti­co des­pués de atra­ve­sar el ho­mó­ni­mo es­tua­rio de San Lo­ren­zo.

El gol­fo de San Lo­ren­zo re­ci­be ese nom­bre des­de el si­glo XVI, cuan­do el pri­mer ex­plo­ra­dor eu­ro­peo co­no­ci­do que na­ve­gó la par­te in­te­rior de es­te río, Jac­ques Car­tier, de­ci­dió bau­ti­zar­lo así por ha­ber al­can­za­do, en su se­gun­do via­je al Ca­na­dá en el año 1535, la fes­ti­vi­dad de di­cho san­to. Des­de en­ton­ces, el río sir­vió du­ran­te mu­chos años co­mo la prin­ci­pal vía pa­ra la ex­plo­ra­ción eu­ro­pea de la Amé­ri­ca del Nor­te in­te­rior.

En los si­glos XVII y XVIII el va­lle del San Lo­ren­zo só­lo al­ber­ga­ba una se­rie de fuer­tes que fran­ce­ses e in­gle­ses se dispu­taban. Con la lle­ga­da de más co­lo­nos y la pa­ci­fi­ca­ción de la re­gión, las tie­rras vír­ge­nes se con­vir­tie­ron en gran­jas y los fuer­tes en ciu­da­des. Hoy en día el pai­sa­je si­gue do­mi­na­do por esas gran­jas, y por cam­pos de ce­rea­les, ver­du­ras y fru­tas. Pai­sa­jes bu­có­li­cos de pe­que­ños pue­blos con

QUE­BEC LA CIU­DAD FOR­TI­FI­CA­DA DE AMÉ­RI­CA DEL NOR­TE

Fun­da­da a co­mien­zos del si­glo XVII por el ex­plo­ra­dor fran­cés Sa­muel de Cham­plain, Que­bec es la úni­ca ciu­dad de Nor­tea­mé­ri­ca amu­ra­lla­da por en­ci­ma de Mé­xi­co. Y una jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra la his­to­ria de la Eu­ro­pa co­lo­nial en las Amé­ri­cas. El dis­tri­to his­tó­ri­co de la ciu­dad de Que­bec fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO en 1985.

El cas­co an­ti­guo se en­cuen­tra to­tal­men­te amu­ra­lla­do, lo que le con­fi ere un to­que me­die­val a la ciu­dad. Y sus 4,6 km se pue­den re­co­rrer pa­sean­do, ya que jun­to a ella se en­cuen­tran múl­ti­ples zo­nas ajar­di­na­das. Pe­ro por en­ci­ma de to­do, den­tro del re­cin­to amu­ra­lla­do des­ta­ca el im­po­nen­te e icó­ni­co Cha­têau Fron­te­nac (en la ima­gen), cons­trui­do en 1893 por la Ca­na­dian Pa­ci­fi c Rail­way y di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Bru­ce Pri­ce co­mo par­te de una ca­de­na de ho­te­les de lu­jo. Se di­ce que es el ho­tel más fo­to­gra­fi ado del mun­do. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es­te ho­tel- cas­ti­llo aco­gió la reunión del pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se Mac­Ken­zie King, Wins­ton Chur­chill y Fran­klin Roo­se­velt en la que se pla­neó el fa­mo­so Día D. El Cha­têau Fron­te­nac do­mi­na las vis­tas des­de el río San Lo­ren­zo y se eri­ge co­mo un lu­jo­so fa­ro des­de la ciu­dad Al­ta y amu­ra­lla­da.

En­tre los ce­tá­ceos que pue­den ob­ser­var­se des­de la cos­ta es­tá la ba­lle­na azul, la ma­yor del pla­ne­ta.

her­mo­sas ca­sas de co­lo­res y cui­da­dos jar­di­nes, que pa­re­cen sa­ca­dos de un cuen­to de ha­das.

La ma­yo­ría de los ocho mi­llo­nes de que­be­quen­ses vi­ven cer­ca del río San Lo­ren­zo y dos de las más im­por­tan­tes ciu­da­des: Mon­treal y Que­bec se en­cuen­tran asen­ta­das en su ori­lla nor­te. El mí­ti­co San Lo­ren­zo, de al­gu­na for­ma, ha­bría mol­dea­do el ca­rác­ter de sus ha­bi­tan­tes, en­ta­blan­do con ellos una re­la­ción ín­ti­ma y pro­fun­da.

BA­LLE­NAS A LA VIS­TA

A la al­tu­ra de la desem­bo­ca­du­ra del fior­do de San­gue­nay, en la con­fluen­cia con el San Lo­ren­zo, tra­mo en el que el río se en­san­cha, la in­ter­ac­ción de las co­rrien­tes ma­ri­nas y las aguas flu­via­les dan lu­gar a uno de los eco­sis­te­mas ma­ri­nos más pro­duc­ti­vos del mun­do; una sopa de al­gas mi­cros­có­pi­cas que sir­ve de ali­men­to a nu­me­ro­sos or­ga­nis­mos y pro­du­ce una im­por­tan­te can­ti­dad de krill de al­tí­si­ma ca­li­dad. Un ver­da­de­ro pa­raí­so pa­ra las ba­lle­nas, que ca­da ve­rano bajan de las frías aguas ár­ti­cas has­ta es­te en­cla­ve del río San Lo­ren­zo, pa­ra dar­se un buen fes­tín.

Ror­cua­les co­mu­nes y me­no­res, ba­lle­nas fran­cas del nor­te, yu­bar­tas, be­lu­gas y la gran ba­lle­na azul, el ma­mí­fe­ro más gran­de del pla­ne­ta que pue­de lle­gar a me­dir has­ta 25 me­tros, son las es­pe­cies de ce­tá­ceos que se pue­den avis­tar en es­ta zo­na, así co­mo sim­pá­ti­cas fo­cas, que cu­rio­sean­do con sus ca­be­zas fue­ra del agua de­la­tan su pre­sen­cia. Ex­cep­tuan­do las ba­lle­nas de ma­yor ta­ma­ño, to­das las de­más se pue­den ver des­de la cos­ta sin ne­ce­si­dad de su­bir­se a una zo­diac. La bu­có­li­ca lo­ca­li­dad de Ta­dous­sac, de me­nos de mil ha­bi­tan­tes, se con­vier­te en un ani­ma­do en­cla­ve to­dos los me­ses de ve­rano, cuan­do via­je­ros de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do lle­gan a es­te tran­qui­lo pue­blo, pa­ra ob­ser­var uno de los es­pec­tácu­los na­tu­ra­les más im­pre­sio­nan­tes que ofre­ce la re­gión. A 35 ki­ló­me­tros al nor­te se en­cuen­tra la tran­qui­la y pe­que­ña lo­ca­li­dad de Les Ber­ge­ron­nes, mu­cho me­nos co­no­ci­da que la me­diá­ti­ca Ta­dous­sac pe­ro con uno de los me­jo­res en­cla­ves pa­ra avis­tar ba­lle­nas. Y a tan só­lo 10 ki­ló­me­tros al nor­te, en

la Ru­ta 138, es­tá el Cap de Bon Dé­sir In­ter­pre­ta­tion Cen­ter, un cen­tro de es­tu­dios y ob­ser­va­ción de ba­lle­nas. El gran re­cla­mo de es­te cen­tro es la te­rra­za de pie­dra na­tu­ral pa­ra ob­ser­var ba­lle­nas, a la que to­dos los días un ex­per­to bió­lo­go ma­rino del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción se acer­ca car­ga­do con su gran fo­lle­to in­for­ma­ti­vo, pa­ra ex­pli­car los di­fe­ren­tes ti­pos de ba­lle­nas que se apro­xi­man a la cos­ta

Cuan­to más ha­cia el nor­te y el in­te­rior, las ca­rre­te­ras van des­apa­re­cien­do y el hi­dro­avión sus­ti­tu­ye a co­ches y mo­tos.

y sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Sen­ta­dos en unas gi­gan­tes pie­dras a ori­llas del río San Lo­ren­zo, los vi­si­tan­tes pue­den ob­ser­var el pa­so de las nu­me­ro­sas ba­lle­nas que pa­san an­te ellos. Hay días que aque­llo pa­re­ce una au­to­pis­ta de ce­tá­ceos.

Al­gu­nos vi­si­tan­tes lo­ca­les se aven­tu­ran con sus ka­yaks en es­te co­rre­dor de ba­lle­nas pró­xi­mo a la cos­ta pa­ra te­ner una ma­yor cer­ca­nía. Cues­ta creer que pa­sen a es­ca­sos me­tros de la ori­lla. Es­te lu­gar es uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de Que­bec. Un es­pec­tácu­lo in­des­crip­ti­ble y úni­co. Al atar­de­cer, to­do se ti­ñe de una cal­ma do­ra­da que pa­ci­fi­ca el es­pí­ri­tu, y don­de el via­je­ro se rin­de an­te tan­ta be­lle­za. Así es Qué­bec y su in­abar­ca­ble na­tu­ra­le­za.

En el Cap de Bon Dé­sir In­ter­pre­ta­tion Cen­ter, sen­ta­dos en unas gi­gan­tes­cas pie­dras a ori­llas del río San Lo­ren­zo, los vi­si­tan­tes ven pa­sar las ba­lle­nas mien­tras un bió­lo­go ma­rino ex­pli­ca sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.