SAN FRAN­CIS­CO

Pí­de­le la lu­na…

Rutas del Mundo - - PORTADA - Lau­ra Manzanera Pe­rio­dis­ta

Co­mo no po­día ser de otro mo­do, un re­co­rri­do por una ciu­dad tan lu­ná­ti­ca co­mo San Fran­cis­co, ro­dea­da por 43 co­li­nas y una gran bahía, de­be rea­li­zar­se des­de un puen­te cu­yo gi­gan­tes­co per­fil na­ran­ja con­tras­ta do­ble­men­te so­bre el azul (del cie­lo y del mar) y en­mar­ca el sky­li­ne. Con sus 2.740 me­tros de lon­gi­tud y sus to­rres de 227, sin du­da, el Gol­den Ga­te es el me­jor em­ba­ja­dor de la ur­be ca­li­for­nia­na.

La fo­to aquí es obli­ga­da, con o sin nie­bla. Y es que es­te im­pre­sio­nan­te puen­te col­gan­te, le­van­ta­do en 1937, sue­le des­apa­re­cer de la vis­ta con la nie­bla ves­per­ti­na, lle­nán­do­se en­ton­ces el am­bien­te de un ha­lo de mis­te­rio y ro­man­ti­cis­mo, pa­ra vol­ver a ha­cer­se vi­si­ble por la ma­ña­na. Me­re­ce la pe­na es­tar ahí a esas ho­ras: con­tem­plar có­mo po­co a po­co las nu­bes des­cien­den so­bre los ca­bles de ace­ro. Y cru­zar­lo re­sul­ta to­da una ex­pe­rien­cia, sea en co­che, en au­to­bús, en bi­ci­cle­ta o a pie. Si se op­ta por es­ta úl­ti­ma op­ción, re­sul­ta­rá inevi­ta­ble, en un mo­men­to u otro, mi­rar ha­cia aba­jo ( hay 67 me­tros has­ta el agua), y es re­co-

Si se cru­za el puen­te a pie, hay que re­cor­dar que el agua es­tá a 67 me­tros y es me­jor su­je­tar­se a la ba­ran­di­lla.

men­da­ble te­ner la ba­ran­di­lla a mano y su­je­tar bien som­bre­ros y go­rras, pues el vien­to so­pla con ga­nas; en oca­sio­nes so­bre­pa­sa los 90 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Otros dos bue­nos lu­ga­res don­de con­tem­plar el Gol­den Ga­te en to­da su mag­ni­tud son des­de Ba­ker Beach, la me­jor pla­ya de San Fran­cis­co, con más de ki­ló­me­tro y me­dio de are­na, y Crissy Field, una pis­ta de ate­rri­za­je mi­li­tar con­ver­ti­da ac­tual­men­te en re­ser­va na­tu­ral. Si desea ha­cer­se una pa­ra­da en es­ta úl­ti­ma es bue­na idea to­mar al­go en War­ming Hut, una eco­ca­ba­ña con pro­duc­tos eco­ló­gi­cos.

Hay otra ex­ce­len­te pa­no­rá­mi­ca. Se ob­tie­ne des­de Fort Point, la pri­me­ra ins­ta­la­ción mi­li­tar edi­fi­ca­da por los es­pa­ño­les en 1795 –aun­que su ac­tual es­truct tu­ra de la­dri­llos y gra­ni­to es pos­te­rior–, y que sir­vió pa­ra el an­cla­je sur del puen­te. Tan im­pre­sio­na­do que­dó Jo­seph Strauss, el ar­tí­fi­ce del Gol­den Ga­te, al ver es­ta cons­truc­ción que ideó un enor­me ar­co so­bre ella. Hoy, Fort Point per­te­ne­ce a la con­cu­rri­da Gol­den Ga­te Na­tio­nal Re­crea­tion Area, don­de tie­nen ca­bi­da nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des, des­de dar un pa­seo en p ple­na na­tu­ra­le­za has­ta prac­ti­car wind­surf.

SOR­PRE­SAS EN LOS MUE­LLES

Vis­to el gran icono, un buen con­se­jo pa­ra re­co­rrer San Fran­cis­co es ha­cer­lo si­guien­do el sen­ti­do de las agu­jas

del re­loj y sin per­der de vis­ta las aguas del Pa­cí­fi­co. Allí es­tán los mue­lles más an­ti­guos de la ciu­dad y Fis­her­man’s Wharf. A me­dia­dos del XIX (en tiem­pos de la Fie­bre del Oro), cuan­do és­ta pa­só a ser la ur­be más gran­de de la Cos­ta Oes­te, no era pre­ci­sa­men­te el lu­gar más re­co­men­da­ble de San Fran­cis­co. No obs­tan­te, des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po los bus­ca­vi­das y ma­ri­ne­ros de du­do­sos mo­da­les han si­do sus­ti­tui­dos por los sim­pá­ti­cos leo­nes ma­ri­nos, co­mo los que se pue­den ver en el Mue­lle 39, aho­ra inequí­vo­cas mas­co­tas de la ciu­dad.

Ad­mi­ra­dos y mi­ma­dos, los leo­nes ma­ri­nos son los re­yes del lu­gar, y ha­cen las de­li­cias de cuan­tos pe­que­ños y ma­yo­res se acer­can al tu­rís­ti­co Pier 39, un cen­tro co­mer­cial que in­clu­ye tien­das y res­tau­ran­te, ac­tua­cio­nes ca­lle­je­ras, un Cen­tro de Ma­mí­fe­ros Ma­ri­nos y el Acuario de la Bahía… Con tan­tos ali­cien­tes es fá­cil pa­sar un agra­da­ble día en fa­mi­lia en Fis­her­man’s Wharf, don­de las op­cio­nes de di­ver­sión pa­re­cen no aca­bar­se: en­trar en un au­tén­ti­co sub­ma­rino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ver ti­bu­ro­nes, su­bir a un tio­vi­vo del año 1800… Men­ción es­pe­cial me­re­ce el Mu­seo Me­cá­ni­co, re­ple­to de au­tó­ma­tas, en­tre ellos una “bo­ca de la ver­dad”, mu­ñe­cos que pre­di­cen el fu­tu­ro y el per­so­na­je más po­pu­lar de to­dos, Laf­fing Sal, una se­ño­ra de ri­sa es­tri­den­te a la que le re­sul­ta im­po­si­ble pa­sar des­aper­ci­bi­da. Un cu­rio­so sa­lón re­crea­ti­vo vin­ta­ge en ple­na era di­gi­tal. La en­tra­da es gra­tui­ta, aun­que las má­qui­nas fun­cio­nan con mo­ne­das.

Tam­bién des­de Wharf se ve el om­ni­pre­sen­te Gol­den Ga­te. Por ejem­plo, des­de lo al­to de la ser­pen­tean­te Lom­bard Street, tra­za­da por esas ocho cur­vas tan ce­rra­das co­mo em­ble­má­ti­cas y flan­quea­das por bo­ni­tos par­te­rres de flo­res. Es­te co­lo­ris­ta y si­nuo­so pa­seo pue­de ha­cer­se

Chinatown aco­ge la se­gun­da co­mu­ni­dad chi­na más im­por­tan­te de Nor­tea­mé­ri­ca tras Nue­va York.

en co­che, pe­ro tam­bién en los mí­ti­cos tran­vías –otro de los sím­bo­los de la ciu­dad– y por des­con­ta­do a pie, aun­que pa­ra ello ha­brán de sal­var­se al­gu­nos es­ca­lo­nes: 250 pa­ra ser exac­tos. Eso sí, una vez arri­ba, el es­fuer­zo se com­pen­sa con cre­ces con las impagables vis­tas.

TÉ, OS­TRAS Y GA­LLE­TAS DE LA SUER­TE

La si­guien­te pa­ra­da es Chinatown, que aco­ge la se­gun­da co­mu­ni­dad chi­na más nu­me­ro­sa de Es­ta­dos Uni­dos, por de­trás de la de Nue­va York. El ba­rrio chino de San Fran­cis­co es una ciu­dad den­tro de una ciu­dad, y al tras­pa­sar la Dra­gon’s Ga­te sa­len al pa­so lla­ma­ti­vas fa­cha­das y pa­go­das, res­tau­ran­tes y sa­lo­nes de té, mer­ca­di­llos y tien­das de sou­ve­nirs, gen­te prac­ti­can­do tai chi o ju­gan­do al mah jong…

Aun­que Chinatown tie­ne sa­bor a “art dé­co orien­tal”, pues se re­cons­tru­yó por com­ple­to en los años vein­te, tras el de­vas­ta­dor te­rre­mo­to de 1906, no ha per­di­do in­te­rés. La me­jor ma­ne­ra de co­no­cer­la es per­der­se por sus 22 man­za­nas con 41 ca­lle­jo­nes for­man­do par­te de al­gún tour guia­do que ex­pli­que su his­to­ria. És­ta, pa­ra quien pre­fie­ra ir por li­bre, tam­bién pue­de co­no­cer­se en la Chi­ne­se His­to­rial So­ciety of Ame­ri­ca, don­de re­sul­ta fá­cil ima­gi­nar có­mo era la vi­da de un asiá­ti­co du­ran­te la cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril o en ple­na Fie­bre del Oro; cuan­do en es­tas mis­mas ca­lles pro­li­fe­ra­ban el in­cien­so, el opio, los pros­tí­bu­los y las re­vuel­tas… Dos cu­rio­si­da­des pa­ra los aman­tes del pa­sa­do: aquí se izó por pri­me­ra vez la ban­de­ra de los Es­ta­dos Uni­dos, en 1846, en Por­ts­mouth Squa­re; y aquí se in­ven­ta­ron las fa­mo­sas ga­lle­tas de la for­tu­na, hor­nea­das y con men­sa­je sor­pre­sa en una ti­ra de pa­pel, que pe­se a lo que se pue­da creer­se no na­cie­ron en Chi­na. En la pa­na­de­ría Gol­den Ga­te For­tu­ne Co­okies Com­pany es po­si­ble per­so­na­li­zar las ga­lle­tas.

De­ja­mos el ba­rrio chino pa­ra con­ti­nuar el pe­ri­plo ha­cia el sur y de­te­ner­nos en el Ferry Buil­ding, un an­ti­guo cen­tro de trans­por­te que hoy al­ber­ga ga­le­rías de ar­te, res­tau­ran­tes y tien­das. Y tres ve­ces a la se­ma­na el mer­ca­do de agri­cul­to­res más po­pu­lar de to­da Ca­li­for­nia; un lu­gar idó­neo pa­ra to­mar bo­ca­dos de ca­li­dad y pla­tos de au­tor con vis­ta a la bahía. A te­ner en cuen­ta las os­tras de cria­de­ro sos­te­ni­ble de Hog Is­land Oys­ter Com­pany y los ta­cos de pes­ca­do de Mi­ji­ta. Pue­de es­co­ger­se en­tre res­tau­ran­tes ga­lar­do­na­dos, bou­ti­ques gas­tro­nó­mi­cas y has­ta ca­tas de vino. Un fes­ti­val pa­ra el pa­la­dar.

Pe­ro si se tra­ta de to­mar­le el pul­so a la no­che hay que des­pla­zar­se has­ta el cer­cano dis­tri­to del SoMa, don­de dis­fru­tar de los cóc­te­les del Mo­narch, bai­lar techno o hou­se en el Club OMG o es­cu­char clá­si­cos del rock en el But­ter.

En Mis­sion Do­lo­res sur­gió la ciu­dad. Ca­si aban­do­na­da por su sue­lo are­no­so, re­na­ció con la Fie­bre del Oro.

DON­DE NA­CIÓ SAN FRAN­CIS­CO

Al su­r­es­te de la ciu­dad se en­cuen­tra el ba­rrio la­tino de Mis­sion, que de­be su nom­bre a una mi­sión es­pa­ño­la que se le­van­tó aquí en el si­glo XVIII, y que fue el ger­men de San Fran­cis­co. Se tra­ta, ló­gi­ca­men­te, del edi­fi­cio más an­ti­guo de cuan­tos sal­pi­can la ur­be: Mis­sion Do­lo­res, en sus orí­ge­nes Mi­sión San Fran­cis­co de Asís, fun­da­da en 1776. Aun­que en la ac­tua­li­dad a la cons­truc­ción de ado­be le ha­ce som­bra la ba­sí­li­ca con­ti­gua, de 1913.

En Do­lo­res em­pe­zó to­do, y la mi­sión fue po­si­ble gra­cias al es­fuer­zo de los in­dios na­ti­vos, los oh­lo­nes, a los que los fran­cis­ca­nos hi­cie­ron su­dar has­ta la ex­te­nua­ción. Tan­to fue así que de­bi­do a los du­ros tra­ba­jos ( y al con­ta­gio de en­fer­me­da­des traí­das de Eu­ro­pa, co­mo el sa­ram­pión) la po­bla­ción na­ti­va men­guó en ca­si tres cuar­tas par­tes en po­cas dé­ca­das. Pe­se a to­do, el asen­ta­mien­to no pros­pe­ró, pues re­sul­ta­ba im­po­si­ble cul­ti­var en un sue­lo tan are­no­so. Así que Es­pa­ña en­tre­gó la co­lo­nia a Mé­xi­co, que la ce­dió lue­go a Ca­li­for­nia en 1848. Po­co des­pués sal­tó la no­ti­cia de que se ha­bía en­con­tra­do oro cer­ca de San Fran­cis­co y los te­rre­nos de la mi­sión no tar­da­ron en lle­nar­se de ta­ber­nas y tea­tros…

Ha llo­vi­do mu­cho des­de en­ton­ces y hoy Mis­sion es un ba­rrio ale­gre, lu­gar de en­cuen­tro pa­ra per­so­na­jes de lo más di­ver­sos y una es­pe­cie de pa­sa­re­la ur­ba­na don­de no es pre­ci­so sa­ber in­glés, pues la ma­yo­ría de sus po­bla­do­res son me­xi­ca­nos, cos­ta­rri­cen­ses, sal­va­do­re­ños, pa­na­me­ños… Los car­te­les es­tán en len­gua cas­te­lla­na y en los res­tau­ran­tes sir­ven ta­cos, bu­rri­tos y en­chi­la­das. Hay que pro­bar los de La Ta­que­ria o los de El Fa­ro­li­to, así co­mo co­no­cer una de las ar­te­rias prin­ci­pa­les, Va­len­cia Street, pa­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con al­gu­nos de sus ba­res ét­ni­cos y sus tien­das co­ol, pe­ro so­bre to­do pa­ra des­cu­brir la ru­ta de los mu­ra­les.

Son tam­bién mu­chas las pa­re­des del ba­rrio que ex­hi­ben atra­yen­tes mu­ra­les. Al­gu­nos son mues­tras del me­jor ar­te ca­lle­je­ro, mien­tras otros trans­mi­ten cla­ros men­sa­jes po­lí­ti­cos y so­cia­les re­la­cio­na­dos con Amé­ri­ca Cen­tral. Y es que Mis­sion fue cen­tro de re­cla­ma­ción de los de­re­chos de la po­bla­ción la­ti­na, que he­re­dó la cul­tu­ra de la pin­tu­ra mu­ral que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en los años trein­ta de la mano de tres pin­to­res me­xi­ca­nos de pri­me­ra lí­nea: Die­go Ri­ve­ra, Jo­sé Clemente Oroz­co y Da­vid Al­fa­ro Si­quei­ros.

Tam­bién en Mis­sion hay si­tio pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, y mu­cho, en el que se­gu­ra­men­te es el es­pa­cio ver­de más em­ble­má­ti­co de San Fran­cis­co: Do­lo­res Park, si­tua­do al es­te de Twin Peaks, dos pi­cos prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos que no tie­nen na­da que ver con la cé­le­bre se­rie de Da­vid Lynch, que trans­cu­rría en el es­ta­do de Was­hing­ton. Aquí rei­na el cá­li­do mi­cro­cli­ma de la zo­na de Mis­sion que ha­ce que el sol luz­ca más que en el res­to de la ciu-

Haight-Ash­bury aco­gió en los 60 a los idea­lis­tas hip­pies. Hay que ir a sus ta­ber­nas, li­bre­rías y “de­jar­se ir”.

dad. Muy po­pu­lar en­tre los lu­ga­re­ños, tie­ne to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra com­ba­tir el es­trés pro­pio de cual­quier ur­be: pis­tas de te­nis, cam­po de fút­bol y can­cha de ba­lon­ces­to; par­que in­fan­til, ba­ños pú­bli­cos y zo­na pa­ra pe­rros; fes­ti­va­les, con­cier­tos y bai­les… To­do tie­ne ca­bi­da, aun­que ac­tual­men­te ( y has­ta la pri­ma­ve­ra de 2015) el par­que es­tá en re­mo­de­la­ción, y por tan­to a la mi­tad de su ca­pa­ci­dad. Aun así, es el lu­gar per­fec­to pa­ra inau­gu­rar el ini­cio del ve­rano al ai­re li­bre.

Tam­po­co de­be ob­viar­se el Gol­den Ga­te Park, cu­yas 410 hec­tá­reas de pra­dos, jar­di­nes y edi­fi­cios lo con­vier­ten en el ma­yor par­que ur­bano de Es­ta­dos Uni­dos, in­clui­do el neo­yor­quino Cen­tral Park. Se al­ter­nan la­gos, cas­ca­das y bos­ques, un oa­sis de ver­dor crea­do en su to­ta­li­dad por la mano del hom­bre que has­ta la dé­ca­da de 1860 no era más de un are­nal pla­ga­do de ma­to­rra­les.

La vi­si­ta a es­te par­que hay que to­mar­la con cal­ma, pues hay mu­cho que ver y que ha­cer: ob­ser­var pin­güi­nos y ma­ri­po­sas en la Ca­li­for­nia Aca­demy of Scien­cies; desafiar las mareas ha­cien­do surf en Ocean Beach (el par­que lin­da con el Pa­cí­fi­co); vi­vir un mo­men­to zen en el Ja­pa­ne­se Tea Gar­den en­tre bon­sáis cen­te­na­rios; cha­far­dear li­bros en Green Ap­ple Books y sus tres pi­sos; dis­fru­tar del aro­ma de las 200 plan­tas del Sha­kes­pea­re Gar­den, ci­ta­das ci en las obras del li­te­ra­to in­glés; pa­sear en un bo­te de d re­mos en el la­go Stow; re­la­jar­se en el in­ver­na­de­ro vic­to­riano to del Con­ser­va­tory of Flo­wers y su im­pre­sio­nan­te cú­pu­la cú de cris­tal; ad­mi­rar obras de Amé­ri­ca, Áfri­ca y Ocea­nía en el Young Mu­seum o con­tem­plar una ma­na­da de ge­nui­nos bú­fa­los ame­ri­ca­nos, igua­li­tos a los que po­bla­ron p las gran­des pra­de­ras en tiem­pos pa­sa­dos.

PA­SEO POR LA BAHÍA

Tiem­pos pa­sa­dos tam­bién pue­den re­vi­vir­se en el cer­cano ba­rrio de Haight-Ash­bury, que a fi­na­les de los 60 a aco­gió a los idea­lis­tas hip­pies. Se tra­ta de una zo­na al­te ter­na­ti­va de la ciu­dad, con ori­gi­na­les tien­das de ro­pa y ar­te­sa­nía, y lo­ca­les con mú­si­ca en di­rec­to, y don­de aún se res­pi­ran la psi­co­de­lia y el Flo­wer Po­wer. Si­guen pre­sen­te en el Cof­fee to the People, em­ble­má­ti­co ca­fé con men­sa­jes iz­quier­dis­tas en las me­sas y li­bros so so­bre el cam­bio so­cial; en Bound To­get­her Anar­chist B Book Co­llec­ti­ve, una li­bre­ría sin áni­mo de lu­cro gesti tio­na­da por vo­lun­ta­rios; en los es­ta­ble­ci­mien­tos que

com­bi­nan mo­de­los de los 60 y 70 con pren­das groun­ge o atuen­dos de drag queen, y es­tram­bó­ti­cos som­bre­ro con go­rras de béis­bol; o en los ska­ters que bajan a to­da ve­lo­ci­dad des­de el Bue­na Vis­ta Park .

Aquí se re­cuer­da una fe­cha en es­pe­cial, la del 14 de enero de 1967, cuan­do Ti­mothy Leary, du­ran­te el Hu­man Be-In, pro­nun­ció un dis­cur­so en Gol­den Ga­te Park an­te 20.000 per­so­nas y una de sus fra­ses que­dó pa­ra la pos­te­ri­dad: “Co­nec­tar, sin­to­ni­zar y de­jar­se ir”. La mú­si­ca no de­ja­ba de so­nar, la co­mi­da y el LSD se re­par­tían gra­tis, y el amor li­bre es­ta­ba a flor de piel. Aquel pa­re­cía el lu­gar ideal pa­ra con­se­guir los an­sia­dos de­re­chos ci­vi­les y ter­mi­nar de una vez por to­das con la Gue­rra de Viet­nam. Por en­ton­ces, en San Fran­cis­co, to­do era po­si­ble.

Re­sul­ta inevi­ta­ble con­cluir es­te re­co­rri­do cir­cu­lar por San Fran­cis­co en el mis­mo pun­to en el que se em­pe­zó: el Gol­den Ga­te. Pe­ro es­ta vez vis­to des­de el agua, en un pa­seo por la bahía. Pue­de ha­cer­se en ca­ta­ma­rán u op­tar­se por un cru­ce­ro de una ho­ra du­ran­te el cual, pa­ra dis­fru­tar de las me­jo­res vis­tas, hay que sen­tar­se en la cu­bier­ta y desafiar al vien­to. Pue­de que la nie­bla se de­je ver, pe­ro no im­por­ta, pues for­ma par­te del pai­sa­je. Cuan­do flo­ta so­bre el Pa­cí­fi­co y pe­ne­tra en la bahía, co­mo por ar­te de ma­gia, par­te de la ciu­dad des­apa­re­ce tras su ve­lo. Co­no­cién­do­la, pa­re­ce im­po­si­ble que un te­rre­mo­to la arra­sa­ra ca­si por com­ple­to ha­ce más de un si­glo. San Fran­cis­co re­na­ció en­ton­ces de sus ce­ni­zas y si­gue, cual ave fé­nix, con más fuer­za que nun­ca. A buen se­gu­ro, un lu­gar pa­ra pe­dir la lu­na.

Do­lo­res Park es el es­pa­cio ver­de más em­ble­má­ti­co de San Fran­cis­co, aun­que Gol­den Ga­te Park es el más ex­ten­so de la ciu­dad y el ma­yor par­que ur­bano de Es­ta­dos Uni­dos .

Los leo­nes ma­ri­nos se han con­ver­ti­do en las in­dis­cu­ti­bles mas­co­tas de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.