MU­CHO MÁS QUE AL­BÓN­DI­GAS

Rutas del Mundo - - FUERA DE RUTA OTROS DESTINOS -

A los sue­cos les gus­ta in­no­var en to­do y es­pe­cial­men­te en gas­tro­no­mía. Des­de ha­ce unos años, una se­rie de chefs jó­ve­nes han de­ci­di­do re­no­var la cocina tra­di­cio­nal sue­ca, la ‘hus­mans­kost’, cui­dan­do es­pe­cial­men­te los pro­duc­tos del país, de pro­xi­mi­dad, y apor­tan­do nue­vas tex­tu­ras y sa­bo­res a los pla­tos. La ope­ra­ción ha si­do un éxi­to, ya que el país cuen­ta con tres res­tau­ran­tes in­clui­dos en la lis­ta de ‘Los 50 me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do’, y una de­ce­na de ellos tie­nen una es­tre­lla en la Guía Mi­che­lin. La ‘White Gui­de’ es la prin­ci­pal guía del país, y ofre­ce un lis­ta­do con los 250 me­jo­res res­tau­ran­tes de Sue­cia.

Las al­bón­di­gas -sí; co­mo las de Ikea- son el pla­to tra­di­cio­nal por ex­ce­len­cia y se sir­ven con pa­ta­tas y mer­me­la­da de arán­da­nos. Pe­ro hay otros man­ja­res tam­bién tí­pi­cos co­mo el aren­que en es­ca­be­che o fri­to, el sal­món cu­ra­do o el ‘pytt ipan­na’ (pa­ta­tas con re­mo­la­cha y huevo fri­to), o la car­ne de ca­za gui­sa­da. Una op­ción pa­ra co­mer bien y eco­nó­mi­ca son los ‘da­gens rätt’ o pla­tos del día que pre­pa­ran en mu­chos ca­fés, don­de por unas po­cas co­ro­nas sir­ven una ensalada, un pla­to prin­ci­pal, be­bi­da y ca­fé. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de los ‘ga­tu­kök’, unos tí­pi­cos pues­tos ca­lle­je­ros que sir­ven pe­rri­tos ca­lien­tes.

En oto­ño, épo­ca de can­gre­jos, es tra­di­cio­nal re­unir­se con los ami­gos y la fa­mi­lia pa­ra co­mer es­te tí­pi­co man­jar de agua dul­ce que se cocina con agua hir­vien­do, mu­cha sal, al­go de azú­car y enel­do (la cer­ve­za ne­gra es op­cio­nal) y se co­me al día si­guien­te pa­ra que no es­té de­ma­sia­do sa­la­do. Esas co­mi­lo­nas se acom­pa­ñan de que­so, pasteles, los tra­di­cio­na­les ‘snaps’ (di­fe­ren­tes ti­pos de aguar­dien­te, so­bre to­do ‘aqua­vit’) y mu­chas can­cio­nes tra­di­cio­na­les de tono hu­mo­rís­ti­co.

En los res­tau­ran­tes y al­gu­nos ba­res con li­cen­cia se pue­de to­mar vino y cer­ve­za por en­ci­ma del 3,5% de al­cohol, igual que los des­ti­la­dos, pe­ro lo nor­mal es en­con­trar cer­ve­zas li­ge­ras en mu­chos pues­tos y lo­ca­les de co­mi­da. El Go­bierno sue­co con­tro­la la venta de al­cohol a tra­vés de las tien­das Sys­tem­bo­la­get, don­de se pue­den com­prar vino, cer­ve­za y des­ti­la­dos co­mo el ‘bränn­vin’, el li­cor sue­co por ex­ce­len­cia, que en su ver­sión ‘aqua­vit’ (que se ob­tie­ne de la des­ti­la­ción de las pa­ta­tas) se be­be co­mo los ‘snaps’. Y pa­ra quie­nes pa­sen del al­cohol, un pro­duc­to tí­pi­co es el ‘saff’, un re­fres­co de arán­da­nos y flo­res de saú­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.