Más va­le (via­jar) so­la que mal acom­pa­ña­da

Rutas del Mundo - - LA TABERNA DEL CAPITÁN SWING - Lord Jim III

Ven­go a des­pe­dir­me, que ma­ña­na, por fin, me voy de vacaciones, co­mu­ni­có la úni­ca con­ter­tu­lia de la ta­ber­na a los pa­rro­quia­nos, quie­nes una vez ma­ni­fes­ta­da la co­rres­pon­dien­te en­vi­dia pre­gun­ta­ron: ¿adón­de va?, ¿por cuán­to tiem­po? y, lo más im­por­tan­te... ¿so­la o acom­pa­ña­da? Un se­gun­do des­pués, los ros­tros de cuan­tos es­ta­ban en la ta­ber­na de­la­ta­ron que lo úl­ti­mo que es­pe­ra­ban era oír la pa­la­bra “so­la”, más aún cuan­do el des­tino de la su­so­di­cha era un país de Orien­te Pró­xi­mo, con es­pe­cial fa­ma de pe­li­gro­so… y ma­chis­ta. So­lo la voz de la ta­ber­ne­ra rom­pió el si­len­cio ge­ne­ral, se­gu­ra­men­te en un arran­que de so­li­da­ri­dad de gé­ne­ro: “Pe­ro có­mo son us­te­des… ¿Y por qué no pue­de via­jar so­la una mu­jer? Yo es­tu­ve en Orien­te, ha­ce un mon­tón de años, y lo má­xi­mo que me pa­só es que ofre­cie­ron a mi guía vein­te ca­bras por que­dár­se­me, ja ja ja”.

Aun­que ha­bla­ba de mu­cho tiem­po atrás, aún hoy al­gu­nas mu­je­res son rea­cias a via­jar so­las, y re­nun­cian a des­cu­brir un lu­gar en con­cre­to por no te­ner quien las acom­pa­ñe. En es­te sen­ti­do, un li­bro de re­cien­te apa­ri­ción pue­de ayu­dar bas­tan­te. Se tra­ta de Via­je­ras. El ma­nual pa­ra pre­pa­rar tus via­jes y lan­zar­te a des­cu­brir mun­do de La edi­to­rial via­je­ra. Sus au­to­ras y co­la­bo­ra­do­ras, to­das ellas au­to­re­co­no­ci­das tro­ta­mun­das, in­ten­tan acla­rar a sus lectoras cuan­tas du­das pue­dan pre­sen­tár­se­les: ¿ A dón­de ir o, me­jor di­cho, dón­de no ir? ¿ Cuá­les son los lu­ga­res más pe­li­gro­sos pa­ra an­dan­zas en so­li­ta­rio? ¿ Me­jor mo­ver­se so­la o acom­pa­ña­da? ¿ Hay que lle­var ma­le­ta o es pre­fe­ri­ble una mochila? ¿ Cuá­les son los me­jo­res tru­cos pa­ra des­ha­cer­se de los pe­sa­dos de turno? ¿ Có­mo reac­cio­nar an­te un pos­si­ble aco­so se­xual? In­clu­so hay es­pa­cio pa­ra un apar­ta­do de com­pras, que no por ser un tó­pi­co de­ja de re­sul­tar un te­ma esen­cial pa­ra tan­tas fé­mi­nas. Ya se sa­be, in­for­ma­ción es po­der… y en es­te ca­so tam­bién se­gu­ri­dad. Ha­ce mu­cho que las mu­je­res via­jan so­las. Y si no que se lo di­gan a Ege­ria, aque­lla mon­ja de la Ga­llae­cia ro­ma­na que en el si­glo IV re­co­rrió Orien­te Pró­xi­mo y los San­tos Lu­ga­res du­ran­te tres lar­gos años. Con Ege­ria em­pie­za la re­co­pi­la­ción de Via­je­ras in­tré­pi­das y aven­tu­re­ras, li­bro de Cris­ti­na Mo­ra­tó, a su vez via­je­ra ( y pe­rio­dis­ta), y quien ha pro­lo­ga­do es­ta obra de La edi­to­rial via­je­ra. Mu­cho me­nos de tres años ne­ce­si­tó la re­por­te­ra ame­ri­ca­na Ne­llie Bly pa­ra ba­tir, a fi na­les del XIX, el ré­cord de Phi­leas Fogg, el pro­ta­go­nis­ta de la fa­mo­sa no­ve­la de Ju­lio Ver­ne: in­vir­tió so­lo 72 días en dar la vuel­ta al mun­do. Re­co­rrió Eu­ro­pa y cru­zó to­dos los EE.UU., pe­ro tam­bién pa­só por Egip­to, Cei­lán, Sin­ga­pur, Hong Kong… Des­de lue­go, se me­re­ce una no­ve­la, y has­ta una pe­lí­cu­la. Pe­ro de mo­men­to nos con­for­ma­re­mos con el fi lm que se es­tre­na el 1 de agos­to, Viajo so­la, de Ma­ria So­le Tog­naz­zi. La pro­ta­go­nis­ta es una ins­pec­to­ra de ho­te­les de lu­jo, una ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra no de­jar de via­jar, eso sí, siem­pre so­la y de in­cóg­ni­to.

La nor­te­ame­ri­ca­na Ne­llie Bly ya su­peró a Phi­leas Fogg, y dio la vuel­ta al mun­do en 72 ho­ras a fi­nes del XIX.

Mo­ra­tó apun­ta en su li­bro que “el si­guien­te pa­so se­rá el gran via­je tri­pu­la­do a Mar­te, adon­de se cal­cu­la que se po­drá lle­gar an­tes del 2025 y en el via­je ha­brá una mu­jer”. Has­ta en­ton­ces, las fé­mi­nas ten­drán que con­for­mar­se por mo­ver­se a es­te la­do de la es­tra­tos­fe­ra, que no es po­co. A to­das (y a to­dos), muy fe­li­ces vacaciones, en so­li­ta­rio o (si así lo pre­fie­ren) en bue­na com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.