LAS PRI­ME­RAS HA­ZA­ÑAS DEL JO­VEN D’AR­TAIG­NAN

Rutas del Mundo - - EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO -

La ma­yo­ría de his­to­ria­do­res coin­ci­den en que Char­les de Batz lle­gó a Pa­rís en la pri­ma­ve­ra de 1640. Al pa­re­cer, Ber­trand de Batz, el pa­dre del mos­que­te­ro, ha­bía fa­lle­ci­do re­pen­ti­na­men­te en 1636, de­jan­do one­ro­sas deu­das. Por ello, su ma­dre, Fra­nçoi­se de Mon­tes­quiou D’Ar­taig­nan, tu­vo que po­ner a sus hi­jos a tra­ba­jar en los ne­go­cios fa­mi­lia­res pa­ra no per­der su pro­pie­dad de Cas­tel­mo­re. D’Ar­tag­nan, cu­ya in­fan­cia ha­bía es­ta­do mar­ca­da por in­con­ta­bles com­ba­tes de es­gri­ma con sus her­ma­nos ma­yo­res, veía las co­sas de otro mo­do. El an­sia de aven­tu­ras co­rría por sus ve­nas y qui­so emu­lar a su tío car­nal, Pie­rre de Mon­tes­quiou D’Ar­taig­nan.

En fe­bre­ro de 1940, D'Ar­taig­nan lle­gó a Pa­rís con una car­ta de pre­sen­ta­ción pa­ra el ca­pi­tán de mos­que­te­ros Jean-Ar­mand du Pey­rer, con­de de Trois­vi­lle que en la no­ve­la re­ci­be el nom­bre de Tré­vi­lle. Al igual que en Los tres mos­que­te­ros, es­ta car­ta de pre­sen­ta­ción nun­ca lle­gó a su des­tino, ya que la per­dió en un due­lo an­te un es­pía de Ri­che­lieu. Una vez en Pa­rís, Char­les de Batz se vio en­vuel­to en otras aven­tu­ras has­ta dar con los es­pa­da­chi­nes del du­que de La Tré­moi­lle, quien sen­tía an­ti­pa­tía ha­cia el car­de­nal, co­mo cuen­ta la no­ve­la. Pe­ro D’Ar­taig­nan no pu­do en­trar, co­mo an­he­la­ba, en la com­pa­ñía de los Mos­que­te­ros del rey, y de­bió ha­cer­lo en las Guar­dias Fran­ce­sas don­de empezo un du­ro as­cen­so has­ta con­ver­tir­se en je­fe de la policía del rey Luis XIV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.