KAWASAKI

Z 900 RS

Scooting - - SUMARIO - Ra­món Ló­pez Fo­tos Javier Or­te­ga

Las mo­tos eran an­tes to­das "na­ked". Lo que aho­ra su­po­ne un for­ma de­ter­mi­na­da de en­ten­der una se­rie de mo­de­los, an­tes res­pon­día a una nor­ma. Has­ta los 70, por lo ge­ne­ral, no se equi­pa­ban ca­re­na­dos, y la des­nu­dez era la ba­se de di­se­ño co­mún. El "boom" de las de­por­ti­vas y al­ter­na­ti­vas Gran Tu­ris­mo ex­ten­dió la pre­sen­cia de fi­bras en­vol­ven­tes pa­ra ma­yo­res pres­ta­cio­nes por ae­ro­di­ná­mi­cas más efi­cien­tes o pa­ra su­pe­rior con­fot de sus ocu­pan­tes, res­pec­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, con el cam­bio de si­glo he­mos asis­ti­do al re­na­ci­mien­to de la mo­to en su sen­ti­do más esen­cial, sin ar­ti­lu­gios ac­ce­so­rios y con el pro­ta­go­nis­mo es­té­ti­co de lo bá­si­co: mo­tor, rue­das, de­pó­si­to, fa­ro y ma­ni­llar.

Una nue­va vuel­ta de tuer­ca la he­mos vi­vi­do con el sur­gir de la ten­den­cia re­tro. La ins­pi­ra­ción del pa­sa­do sig­ni­fi­ca el hi­lo con­duc­tor de es­tos mo­de­los, una co­rrien­te a la que las mar­cas se apro­xi­man de muy dis­tin­tos mo­dos. En el ca­so de Kawasaki, en 2018 asi­si­ti­mos a una re­vo­lu­ción ab­so­lu­ta. Su úni­ca re­pre­sen­tan­te du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da en es­tas li­des la su­po­nía la W 650/800, una mo­to que con­me­mo­ra­ba los ini­cios de la fir­ma en el te­rreno de las dos rue­das en la dé­ca­da de los 60 y que, por tan­to, era fiel a un di­se­ño "en blan­co y ne­gro". Aho­ra, la se­rie Z 900 RS pre­sen­ta cre­den­cia­les de mo­to ab­so­lu­ta­men­te mo­der­na con el le­ga­do es­té­ti­co de mo­de­los mí- ti­cos del pa­sa­do "ver­de". ¿Re­cuer­das las Z1 o las más mo­der­nas Zephyr? A mi to­da­vía se me eri­za el ve­llo cuan­do re­cuer­da mi 750 de­co­ra­da "af­ter mar­ket" con el mis­mo co­lor ver­de de la fu­tu­ra Z 900 RS Ca­fe. Fue a me­dia­dos de los 90 y aquel ma­ra­vi­llo­so re­cuer­do se ma­te­ria­li­zó de nuevo en cuan­to me en­con­tré con las Z 900 RS y Ca­fé en el Sa­lón de Mi­lán 2017. Por eso qui­zá no sea to­do lo im­par­cial que de­bie­ra con la nue­va na­ked re­tro de Kawasaki, pe­ro me ten­drás que per­do­nar. No­ble­za obli­ga.

La ba­se de la Z 900 RS es la su­per­ven­tas Z 900. El es­que­ma de mo­tor es idén­ti­co, un cua­tro ci­lin­dros en li­nea de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, con cu­la­tas de cua­tro vál­vu­las y do­ble ár­bol de le­vas en ca­be­za, ali­men­ta­do por cuer­pos de in­yec­ción de 36 mm de diá­me­tro. Pe­ro hay cam­bios in­ter­nos de ca­la­do que, en mar­cha, se apre­cian cla­ra­men­te. La re­la­ción de com­pre­sión pa­sa de 11,8:1 en la na­ked sport a 10,8:1 en la re­tro, y la sex­ta mar­cha es más cor­ta en es­ta úl­ti­ma. Como el par mo­tor es prác­ti­ca­men­te el mis­mo, 98,6 Nm en la sport y 98,5 Nm en la Vin­ta­ge, pe­ro a 7.70 rpm en la pri­me­ra por 6.500 rpm en la se­gun­da, la sen­sa­ción en la RS es más con­tun­den­te en el ran­go de uso más ha­bi­tual en tu día a día. Es como que te lle­ga más di­rec­ta­men­te a tu al­ma, con­tán­do­te his­to­rias de otras épo­cas en cla­ve ac­tual pa­ra que dis­fru­tes aún más de tu ca­mino.

Y lo ha­ces, te lo ga­ran­ti­zo. Si no ha­bías mon­ta­do en mo­tos así en su mo­men­to, te des­cu­bren una for­ma de en­ten­der la con­duc­ción de­por­ti­va con un en­can­to muy es­pe­cial fren­te al con­cep­to RR ha­ti­bual. El ma­ni­llar ele­va­do, más que en la Z 900 y, por su­pues­to, mu­cho más que en una su­pers­port, te tras­la­da a las ca­rre­ras de su­per­bi­kes es­ta­dou­ni­den­ses de fi­na­les de los 70, el au­tén­ti­co ger­men de las prue­bas de es­ta ca­te­go­ría. Si no lo co­no­ces, te acon­se­jo que bus­ques en Goo­gle "Ed­die Law­son Kawasaki 21". Las lu­chas del que pos­te­rior­men­te fue cua­tro ve­ces cam­peón del mun­do de 500 cc con Fred­die Spen­cer (o Da­ve Al­da­na, Wes Coo­ley, Ste­ve McLaugh­lin... ¡me es­toy po­nien­do me­lan­có­li­co"), eran épi­cas con mo­de­los es­té­ti­ca­men­te muy si­mi­la­res a la nue­va Kawasaki. Afor­tu­na­da­men­te pa­ra tu cuerpo, el con­fort es pleno en cual­quier me­dio, ciu­dad o ca­rre­te­ra, bien er­gui­do so­bre su mu­lli­do asien­to de ta­pi­za­do de épo­ca. Es­ta pos­tu­ra sir­ve ade­más pa­ra te­ner una vi­sión me­jor de su ins­tru­men­ta­ción res­pec­to a la na­ked sport de la que de­ri­va, con sus dia­les analó­gi­cos fren­te a la so­lu­ción LCD de la Z 900. Tam­bién in­cor­po­ra una pan­ta­lla di­gi­tal cen­tral con to­dos los da­tos ne­ce­sa­rios, in­clu­yen­do un siem­pre bien­ve­ni­do in­di­ca­dor de mar­cha en­gra­na­da da­do su fer­vor por su­bir de vuel­tas. In­clu­ye uno de los de­ta­lles que la iden­ti­fi­ca como una mo­to ya to­tal­men­te del s. XXI. Dis­po­ne de con­trol de trac­ción KRTC se­lec­co­na­ble en dos mo­dos cu­yo dí­gi­to se en­cun­tra en la par­te su­pe­rior del cua­dro. Es des­co­nec­ta­ble, pe­ro siem­pre es un des­can­so sa­ber que unos "bits" tra­ba­jan por tu se­gu­ri­dad.

Es una mo­to de­li­cio­sa la mi­res por don­de la mi­res. En es­tá­ti­co por la lo­gra­da lí­nea clá­si­ca de su de­pó­si­to-asien­to-co­lín, sin ol­vi­dar unas lla­tas de alea­ción con as­pi­ra­cio­nes de unas de ra­dios. La es­té­ti­ca del es­ca­pe es­tá per­fec­ta­men­te in­te­gra­da en el con­jun­to, más cer­ca de un me­gá­fono que el "ro­bó­ti­co" de la Z 900. Lo cier­to es que la Kawasaki Z 900 RS tam­bién in­cor­po­ra de­ta­lles in­ter­tem­po­ra­les de ca­la­do, como el pre­cio­so fa­ro re­don­do re­tro en el que se ins­cri­ben unas óp­ti­cas LED de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Y, có­mo no, de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, como la hor­qui­lla in­ver­ti­da o las pin­zas fron­ta­les en dis­po­si­ción ra­dial, es­te úl­ti­mo un de­ta­lle ex­clu­si­vo fren­te a la Z 900. De ahí que el com­por­ta­mien­to de sus sus­pen­sio­nes y fre­nos sean de pri­me­ra lí­nea. Es­tas re­mi­nis­cen­cias de tiem­pos pa­sa­dos so­lo co­bran reali­dad en la mar­cha en tus pen­sa­mien­tos, por­que en la prác­ti­ca se com­por­ta como una mo­to 100% mo­der­na. Pí­de­la lo que quie­ras, des­de via­jes de lar­go re­co­rri­do a ve­lo­ci­da­des res­pe­ta­bles, has­ta uso in­ten­si­vo en ciu­dad o de­por­ti­vo en tu ca­rre­te­ra de cur­vas pre­fe­ri­das. Res­pon­de­rá con mu­cha sol­ven­cia, y mu­cho más es­ti­lo.

Es de­li­cio­sa la mi­res por don­de la mi­res, en pa­ra­do o en mar­cha

EL ASIEN­TO pue­de re­du­cir su al­tu­ra en 35 mm me­dian­te una op­ción Er­go Fit. El ma­te­rial es di­fe­ren­te en sus par­tes su­pe­rior y la­te­ral. El ma­ni­llar es más ele­va­do que en la Z 900. La for­ma del DE­PÓ­SI­TO con­si­gue aco­ger per­fec­ta­men­te tus ro­di­llas en...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.