BMW

R nineT Scrambler

Scooting - - SUMARIO - Pa­blo Re­cuen­co/ Fo­tos Javier Or­te­ga

Des­de el lan­za­mien­to de la pri­me­ra BMW R Nine T en 2013, que con­me­mo­ra­ba el 90º aniver­sa­rio de la mar­ca, BMW ha am­plia­do su ga­ma Heritage apro­ve­chan­do el ti­rón de ven­tas de su al­ma má­ter y el in­ne­ga­ble éxi­to de la mo­da vin­ta­ge. La R Nine T Scrambler lle­gó al mer­ca­do en 2016, pe­ro si­gue ple­na­men­te vi­gen­te gra­cias a la apues­ta in­di­si­mu­la­da de la mar­ca por el seg­men­to re­tro. Des­de en­ton­ces, han lle­ga­do a la fa­mi­lia tres mo­de­los más, Pu­re, Ra­cer y Ur­ban G/S, que su­ma­dos a la roads­ter ori­gi­nal com­ple­tan una sa­ga fan­tás­ti­ca don­de la va­rie­dad de es­ti­los y la ca­pa­ci­dad de per­so­na­li­za­ción las han con­ver­ti­do en au­tén­ti­cas re­fe­ren­cias de su seg­men­to.

Pue­des pen­sar que el he­cho de que en la ac­tua­li­dad ha­ya cin­co ver­sio­nes en lu­gar de dos pue­de pro­du­cir una ca­ni­ba­li­za­ción de ven­tas den­tro de la pro­pia ga­ma, pe­ro lo cier­to es que BMW ha pen­sa­do muy bien to­das ellas pa­ra que ca­da per­so­na en­cuen­tre su R NineT ade­cua­da. Es di­fí­cil de­ci­dir­se por una de ellas, ya que son to­das es­pe­cia­les. Por eso quie­ro ex­pli­car­te por qué la Scrambler me pa­re­ce la más plu­ral y equi­li­bra­da. Sor­pren­de lo prác­ti­ca y pla­cen­te­ra que re­sul­ta. ¡Y con una per­so­na­li­dad in­dis­cu­ti­ble! Si las di­vi­di­mos una a una, la R NineT ori­gi­nal o la Ra­cer es­tán en­fo­ca­das a con­se­guir unas pres­ta­cio­nes más que dig­nas pa­ra de­fi­nir­se como mo­tos pa­ra que­mar adre­na­li­na en sa­li­das de do­min­go por la ma­ña­na; la Ur­ban GS se eri­ge como la op­ción más off road de to­das; y la Pu­re, como la op­ción de en­tra­da a la ga­ma. En­tre to­das ellas, su her­ma­na Scrambler es­tá más dis­pues­ta a ser­vir­te en cual­quier mo­men­to, ya sea du­ran­te una ho­ra, un día, una se­ma­na o un mes, en ciu­dad o en cual­quier ti­po de ca­rre­te­ra. Te se­rá útil pa­ra ir a tra-

ba­jar o pa­ra sa­lir al ci­ne, pa­ra re­co­rrer esa es­pec­ta­cu­lar ru­ta que te han re­co­men­da­do, pa­ra ir a tu bar pre­fe­ri­do o pa­ra mar­char­te de va­ca­cio­nes. Y has­ta ex­pe­ri­men­tar en cam­po.

Cuen­ta con la po­si­ción de con­duc­ción más re­la­ja­da de to­das las va­rian­tes, im­pa­ga­ble pa­ra la usa­bi­li­dad de la mo­to en di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias. Eso es po­si­ble por­que tie­ne un ma­ni­llar más al­to y an­cho que en la R NineT (ni ha­bla­mos de la Ra­cer en es­te as­pec­to) y unos re­po­sa­piés re­tra­sa­dos y ba­jos, que de la mano de su pre­cio­so asien­to de piel es­ti­lo cue­ro a 820 mm del sue­lo, te per­mi­te lle­var las pier­nas bas­tan­te es­ti­ra­das.

Si no eres de los que te vas a me­ter en líos de per­so­na­li­za­ción, es un pun­to más pa­ra la Scrambler. Su es­té­ti­ca es­tán­dar es la más di­ná­mi­ca y plu­ral. Te da la sen­sa­ción de que es una mo­to que le que­da­ría bien tan­to a un chi­co de 20 años como a uno de 55, con un ca­rác­ter ju­ve­nil pe­ro mo­de­ra­do. Ade­más, la com­bi­na­ción de co­lo­res en­tre el de­pó­si­to de alu­mi­nio ce­pi­lla­do y el asien­to de co­lor cue­ro es di­fí­cil­men­te re­sis­ti­ble a cual­quier mi­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.