EN MAR­CHA

Scooting - - CARNÉ A -

Al mar­gen de di­fe­ren­cias téc­ni­cas y es­té­ti­cas, uno de los de­ta­lles que más de­fi­nen la per­so­na­li­dad de la Z 900 RS fren­te a la Z 900 na­ked es su sonido. ¡Úni­co!

EN CIU­DAD

Las ma­ne­tas re­gu­la­bles son el co­lo­fón a una er­go­no­mía muy ade­cua­da pa­ra uso en cual­quier cir­cuns­tan­cia, tam­bién en ciu­dad. La res­pues­ta del mo- tor ayu­da mu­cho en la sen­ci­llez de uso en la ur­be, sin la más mí­ni­ma acri­tud en la ac­ción de abrir- ce­rrar-abrir gas. Las vi­bra­cio­nes bri­llan or su au­sen­cia y en ace­le­ra­cio­nes o re­ten­cio­nes es to­do sua­vi­dad, con unos man­dos que te fa­ci­li­tan al má­xi­mo la vi­da. El cam­bio si­gue es­ta mis­ma tó­ni­ca, con una sex­ta que te per­mi­te sa­lir des­de 2.000 rpm como si se tra­ta­ra de una mo­to au­to­má­ti­ca.

EN CA­RRE­TE­RA

Un de los en­tor­nos idea­les pa­ra dis­fru­tar de ella son las ca­rre­te­ras na­cio­na­les clá­si­cas. Ro­dar en­torno a 4.500 rpm a 120 km/h se con­vier­te en un pla­cer ab­so­lu­to. La es­ta­bi­li­dad en cur­vas es ex­ce­len­te y su ma­ne­ja­bi­liad sin ta­cha. So­lo en au­to­vía a al­ta ve­lo­ci­dad te en­fren­tas a un "efec­to ve­la" tan des­agra­da­ble como inevi­ta­ble. Pa­ra eso ya es­tá su her­ma­na Ca­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.