ASÍ LA VE­MOS

Scooting - - CARNÉ A -

Dis­po­ne de una cur­va de par ex­tre­ma­da­men­te pro­gre­si­va, que em­pu­ja con de­ter­mi­na­ción des­de las 3.000 rpm, mues­tra su es­plen­dor en­tre las 5.000 y las 7.500 y se alar­ga a las 9.000 sin con­tem­pla­cio­nes. No tie­ne res­pues­tas agre­si­vas al abrir gas a nin­gún ni­vel, ni si­quie­ra al de­jar­la caer de vuel­tas. Pue­des ma­ne­jar­te en zo­na de cur­vas sin cam­biar de 4ª mar­cha en nin­gún mo­men­to.

El ABS, de se­rie no es pa­ra na­da in­tru­si­vo, y ade­más es des­co­nec­ta­ble. Lo que sí te re­co­mien­do es el op­cio­nal sis­te­ma de con­trol de trac­ción ASC. En ca­so de no re­que­rir la re­gu­la­ción del sis­te­ma elec­tró­ni­co (por ejem­plo, en la pis­ta de tierra), se pue­de des­ac­ti­var con tan so­lo pul­sar un bo­tón, in­clu­so en mo­vi­mien­to.

Echo un vis­ta­zo al cua­dro de ins­tru­men­ta­ción pa­ra sa­ber en qué mar­cha voy y en­cuen­tro que es más pe­que­ño que el de sus her­ma­nas, con una pan­ta­lla di­gi­tal que te mar­ca la ho­ra, los ki­ló­me­tros par­cia­les, y po­co más. Ni ras­tro de la mar­cha en­gra­na­da. ¿Aca­so lo ne­ce­si­to? De­fi­ni­ti­va­men­te no, sim­ple­men­te voy dis­fru­tan­do del ca­mino, pe­ro tam­po­co so­bra­ría.

La hor­qui­lla aguan­ta bien el hun­di­mien­to al uti­li­zar los fre­nos, po­ten­tes pe­ro con tac­to, con un pri­mer ac­cio­na­mien­to pro­gre­si­vo, sin la con­tun­den­cia ini­cial de los fre­nos de una de­por­ti­va, pe­ro con efi­ca­cia so­bra­da. El ABS te per­mi­te al­gu­na ale­gría, aun­que efí­me­ra, an­tes de en­trar en fun­cio­na­mien­to.

Es una mo­to emo­cio­nal. Su es­té­ti­ca, su mo­tor bó­xer con ci­lin­dros con­tra­pues­tos, su sonido... es un con­jun­to que ha­cen de ella una mo­to es­pe­cial. Da vi­da a un seg­men­to, el de las mo­tos re­tro, que es­tá en au­ge ins­pi­ra­das en mo­de­los que ya hi­cie­ron gran­de a BMW en los años 70 y 80. Es pa­ra fiar­se de ellos, ¿no crees?

CON PA­SA­JE­RO

Re­sul­ta su­fi­cien­te­men­te es­pa­cio­sa como pa­ra ir con pa­sa­je­ro, tan­to en ciu­dad, como en ca­rre­te­ra o de via­je, aun­que el asien­to no es ex­ce­si­va­men­te mu­lli­do. La ma­yor dis­tan­cia en­tre ejes que sus her­ma­nas le per­mi­ten al­go más de am­pli­tud, lo que agra­de­ce el acom­pa­ñan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.