HARLEY- DAVIDSON

Roads­ter

Scooting - - SUMARIO - Da­niel Na­va­rro Fo­tos Mi­guel Mén­dez

Una Harley-Davidson es dis­tin­ta. No es una mo­to cual­quie­ra y, sí, de acuer­do, no lle­van una bru­tal tec­no­lo­gía me­cá­ni­ca ni equipamientos desa­rro­lla­dos en las ca­rre­ras. No le ha­ce fal­ta si en­tien­des lo que bus­ca.

Hay que re­co­no­cer­lo. La pin­tu­ra, los acabados del mo­tor, su so­ni­do... Tie­nen mil de­ta­lles­que atraen, que re­sul­tan lla­ma­ti­vos y que me­re­ce la pe­na ob­ser­var y apre­ciar. Cla­ro que si eres de los que te gus­ta el gas, las cur­vas y la tec­no­lo­gía que las mo­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción sue­len ofre­cer, es di­fí­cil que es­te ti­po de mo­to es­té en­tre tus pre­fe­ri­das.

Pe­ro la Harley-Davidson Roads­ter te ayu­da a co­no­cer y a apre­ciar es­te es­ti­lo di­fe­ren­te y par­ti­cu­lar de ha­cer las co­sas por par­te de la mar­ca de Mil­wau­kee. Y lo ha­ce por­que co­mo mo­to "nor­mal" ha ga­na­do mu­cho con res­pec­to a versiones an­te­rio­res. Es me­jor mo­to, fre­na me­jor, vi­bra lo que tie­ne que ha­cer­lo, sue­na muy bien y re­sul­ta có­mo­da, sin las exa­ge­ra­cio­nes de otras cus­tom más ra­di­ca­les, aun­que con su par­ti­cu­la­ri­da­des.

Pa­ra en­ten­der­la, lo pri­me­ro es sa­ber lo que Harley di­ce de es­ta mo­to. Sin ir mas le­jos, lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es ver que pa­ra la mar­ca es­ta mo­to es una "de­vo­ra­do­ra de ca­lles". Cier­to, es­tá di­se­ña­da y he­cha pa­ra re­co­rrer ca­lles en la ciu­dad. Ahí en­cuen­tra su si­tio per­fec­to. La Roads­ter es par­te de la ga­ma Spor­ts­ter de H-D. Es la ga­ma de mo­tos li­ge­ras, den­tro de los pa­rá­me­tros H-D, por en­ci­ma de la se­rie Street. Ten en cuen­ta que es­tás ha­blan­do de una mar­ca pa­ra la que pa­sar los 300 ki­los es al­go más que ha­bi­tual, ja­más un pro­ble­ma, sino una ven­ta­ja te­ner una bue­na can­ti­dad de me­tal ba­jo el asien­to. Harley, en el fon­do, fa­bri­ca mo­tos ca­pa­ces de cru­zar Nor­tea­mé­ri­ca es­cu­chan­do mú­si­ca y con co­mo­di­dad. Y las Spor­ts­ter son, sin em­bar­go, má­qui­nas pa­ra pa­sear por la ciu­dad o sus al­re­de­do­res. Aho­ra bien, si te po­nes, son igual de ca­pa­ces de cru­zar un con­ti­nen­te.

Es­ta ver­sión Roads­ter es­tá en­tre la ga­ma al­ta de las Spor­ts­ter. Se de­fi­ne co­mo una mo­to con un equi­pa­mien­to es­pe­cial en su par­te ci­clo, lo que re­fle­ja con una hor­qui­lla in­ver­ti­da o sus dos dis­cos de­lan­te­ros. So­lo con es­tos ele­men­tos me­jo­ra mu­cho su com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co. Su po­si­ción de con­duc­ción tam­bién es di­fe­ren­te y re­fuer­za su es­ti­lo sport (siem­pre den­tro de los pa­rá­me­tros H-D). Una mo­to que en el fon­do co­rre más de lo que a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce, con un mo­tor muy me­jo­ra­do y una for­ma de an­dar agra­da­ble y efi­caz.

Te dan las lla­ves y te subes. Re­quie­re un mi­nu­to de ob­ser­va­ción, por­que las pi­ñas Harley-Davidson son es­pe­cia­les y ne­ce­si­tas fa­mi­lia­ri­zar­te con ellas. En su fa­vor, son dis­tin­tas, pe­ro in­tui­ti­vas y fá­ci­les en po­cos ki­ló­me­tros. Pul­sas el con­tac­to y el arran­que. En­ton­ces sue­na el bi­ci­lín­dri­co de for­ma dis­cre­ta, pe­ro con­tun­den­te y enér­gi­co, sin so­ni­dos feos. No vi­bra, la­te. Es dis­tin­to a una vi­bra­ción mo­les­ta. Con­tun­den­te, pro­fun­da, y Harley-Davidson, sin du­da.

Las ma­ne­tas son tam­bién un ras­go de iden­ti­dad H-D, an­chas, pe­ro muy có­mo­das. Los man­dos de em­bra­gue y freno no son blan­dos, tam­po­co du­ros. Harley-Davidson no de­be in­ves­ti­gar mu­cho en tec­no­lo­gías de al­tí­si­mo ni­vel, pe­ro es­tá cla­ro que de­di­ca mu­cho tiem­po y re­cur­sos en ajus­tar es­te ti­po de de­ta­lles al gus­to de sus clien­tes. Co­ges el em­bra­gue y me­tes pri­me­ra con in­so­no­ro "clonc" pe­ro con to­tal pre­ci­sión. Tam­bién muy Harley. Suel­tas el em­bra­gue y la mo­to sa­le con sua­vi­dad, des­apa­re­cien­do las vi­bra­cio­nes del to­do, de mo­do que se con­vier­te en to­da una Harley-Davidson, pe­ro no so­lo pa­ra los fa­ná­ti­cos de la mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.