ENGRASAR LA CA­DE­NA

¿QUIE­RES SOMETER TU MO­TO A UN RÉ­GI­MEN DE "CA­DE­NA PER­PE­TUA"? SE­RÁ DI­FÍ­CIL QUE SEA PER­PE­TUA, PE­RO SÍ HAY PAU­TAS PA­RA QUE TE DU­RE MU­CHO TIEM­PO Y KI­LÓ­ME­TROS CON UNOS CUI­DA­DOS BÁ­SI­COS.

Scooting - - USUARIO - N. Or­te­ga

La ca­de­na de trans­mi­sión es un com­po­nen­te bas­tan­te sim­ple de nues­tras mo­tos. No es un com­po­nen­te ca­ro. De­pen­dien­do de la mo­to os­ci­la­rá su pre­cio des­de po­co mas de 30 €. Pe­ro en ca­sos de mo­tos gran­des y con ca­de­nas más so­fis­ti­ca­das pue­de acer­car­se a los 200 € y eso ya "due­le" más. Ade­más, una ca­de­na en mal es­ta­do des­tru­ye irre­me­dia­ble­men­te el pi­ñón de ata­que y la co­ro­na, por lo que siem­pre se cam­bia el kit de trans­mi­sión com­ple­to (pi­ñón, co­ro­na y ca­de­na), lo cual tam­bién en­ca­re­ce.

Y exis­ten más ra­zo­nes pa­ra con­ven­cer­te. Una trans­mi­sión en buen es­ta­do per­mi­te una ma­yor efi­cien­cia de la mo­to en su con­jun­to, lo cual sig­ni­fi­ca me­jo­res pres­ta­cio­nes y me­nor con­su­mo. En cam­bio, en una en mal es­ta­do pue­de has­ta sal­tar­se los dien­tes de la co­ro­na, pro­vo­can­do in­có­mo­dos ti­ro­nes que afec­tan des­de la con­duc­ción has­ta la in­te­gri­dad de otros com­po­nen­tes de la mo­to y, en ca­sos gra­ves, in­clu­so sig­ni­fi­car que se par­ta y, con suer­te, te que­des ti­ra­do. Si no tie­nes esa suer­te se pue­de en­re­dar en la mo­to y pro­vo­car un ac­ci­den­te, pe­gar un la­ti­ga­zo y par­tir la ta­pa del cár­ter, in­clu­so dar­te a ti. ¿CUÁN­DO REA­LI­ZAR EL MAN­TE­NI­MIEN­TO?

Sin­tién­do­lo mu­cho, no voy a de­cir­te que lo ha­gas ca­da "x" ki­ló­me­tros o días. De­pen­de de mu­chos fac­to­res: la pro­pia ca­de­na que lle­ves, si es de las bá­si­cas o con re­te­nes; de­pen­de de tu mo­to, de su po­ten­cia y par; de­pen­de de tu for­ma de pi­lo­tar, si eres sua­ve con el cam­bio, las re­duc­cio­nes y gol­pes de gas, o no; y de­pen­de, in­clu­so, de por dón­de rue­des: siem­pre en cir­cui­to, en au­to­vía, mu­cha ciu­dad, ca­mi­nos o ca­rre­te­ras con mu­cho pol­vo y su­cie­dad o no.

Em­plea la ló­gi­ca. Lee las ins­truc­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la ca­de­na si es nue­va, o si es la de se­rie, las de la mo­to. Si con­du­ces muy sua­ve y siem­pre en au­to­vías lim­pias y sin ba­ches, pue­des dar­le un po­co más de tiem­po. Por el con­tra­rio, si siem­pre cir­cu­las por ciu­da­des ba­chea­das, por ca­mi­nos o tie­nes una trail que usas por pis­tas, por char­cos o por ca­rre­te­ras en mal es­ta­do, re­cuer­da que tu ca­de­na tra­ba­ja en peo­res con­di­cio­nes.

Una ca­de­na en mal es­ta­do des­trui­rá pi­ñón de ata­que y co­ro­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.